LOS CUATRO SIGLOS DE SAN LUIS 1594 – 25 DE AGOSTO – 1994 ...

LOS CUATRO
SIGLOS DE
SAN LUIS
1594 – 25 DE AGOSTO – 1994

JOSÉ MELLANO – ABELARDO LAVAGGI – JESÚS L.
TOBARES – MARÍA DELIA GATICA DE MONTIVEROS –
CARLOS SÁNCHEZ VACCA

TOMO I

(Año 1994)

INDICE
PROLOGO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .2
VILLA MERCEDES EN SU HISTORIA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 3
INTRODUCCIÓN Y DEDICATORIA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4
1-ANTES Y DESPUES DE LA FUNDACION. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5
2-ORIGEN DE LA “JOYA DE LA LLANURA” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
3-MUJERES EN LA FUNDACION DE FUERTE CONSTITUCIONAL. . . . . 10
4-DE FUERTE CONSTITUCIONAL A VILLA MERCEDES . . . . . . . . . . . . . 11
5- EL GENERAL ROCA Y LA COMANDANCIA DE LA FRONTERA. . . . . 12
6- VILLA MERCEDES EN 1878-1879. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
7-RUDECINDO ROCA Y SU 1º BRIGADA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
8-MATANZA DE INDIOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
9- VIVANDEROS Y ABASTECEDORES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 21
10- AUSENCIA DEL CORONEL ISEAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
11- EL CORONEL ISEAS ENTRE LUCES Y SOMBRAS. . . . . . . . . . . . . . 24
12- EL VERDE CENTINELA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
13-NOMINA DE PRESIDENTES TITULARES, INTERINOS Y
PROVISORIOS DE LA CORPORACIÓN MUNICIPAL DE VILLA
MERCEDES-VICEPRESIDENTES EN EJERCICIO DE LA PRESIDENCIA26
14-REMINISCENCIAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
15- NOMBRES PROPUESTOS, VETADOS O NO CONSIDERADOS. . . . 30
ESTABLECIMIENTO DE LA JUSTICIA FEDERAL EN SAN LUIS (1863 –
1883). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
1-CREACION E INSTALACION DEL JUZGADO DE SECCION. . . . . . . . . 34
2- EL PRIMER JUEZ: FELIX MARIA OLMEDO. GRAVE CONFLICTO CON
EL GOBIERNO LOCAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
3- LOS OTROS JUECES –JUAN PABLO SARAVIA, JUAN ARREDONDO
Y JUAN BAUTISTA DEL CAMPILLO Y SUS COLABORADORES EL
MINISTERIO DE SARAVIA SIGNADO POR SUCESOS
REVOLUCIONARIOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47

4- LABOR DEL JUZGADO. NOTABLE CIFRA DE EXPEDIENTES
CRIMINALES. PROYECTO DE SUPRESIÓN DE GERÓNIMO CORTES
(1878). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
RINCON DE ROSALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
UN SIGLO DE LETRAS PUNTANAS EN SU VINCULACION CON CUATRO
GRANDES MOMENTOS CULTURALES (1880-1980). . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
El LUMINOSO PRECURSOR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 79
LA DECADA DEL OCHENTA EN SAN LUIS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
LOS AÑOS NOVENTA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 81
LAS PRIMERAS ESCRITORAS PUNTANAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
LA SEGUNDA REVISTA “LAFINUR” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 85
ALGUNOS ESCRITORES DE LA EPOCA DEL CENTENARIO Y
SUBSIGUIENTES AÑOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 86
LOS MAESTROS ESCRITORES DE LA PROMOCION DE 1915 Y OTROS
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 87
LOS JUEGOS FLORALES DE 1920 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 88
LOS JURISTAS ESCRITORES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
TRES MUJERES QUE SE DISTINGUIERON EN LA DOCENCIA
UNIVERSITARIA EN EL EJERCICIO DE LAS LETRAS Y EN LA
INVESTIGACIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 91
LA DECADA DE LOS ATENEOS - SEGUNDO IMPORTANTE ESPACIO
CULTURAL . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93
ESCRITORES DE LOS AÑOS '40 Y DESPUÉS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
LITERATURA TESTIMONIAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
EL TERCER IMPORTANTE ESPACIO CULTURAL DE SAN JUAN. . . . . 99
EN EL VIGESIMO ANIVERSARIO DE LA FUNDACION DE LA
ASOCIACION DE EMPLEADOS DEL BANCO DE LA PROVINCIA. . . . . 100
EL CUARTO IMPORTANTE ESPACIO CULTURAL DE SAN LUIS. . . . . 100
LA REVISTA VIRORCO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 103
BREVE PANORAMA DE LA PINTURA Y ESCULTURA DE SAN LUIS . . . 107
INTRODUCCION. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
PRIMER MOMENTO: ARTE INDIGENA (Pictografías y petroglifos). . . 108
SEGUNDO MOMENTO - LOS PRECURSORES (del siglo pasado hasta
1920). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 110
TERCER MOMENTO-LARGO ESTANCAMIENTO (de 1920 a 1948). . . . 113
CUARTO MOMENTO-LA GENERACIÓN DEL `50 Y NUESTRO PAISAJE
(DE 1948 A 1956). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 116
QUINTO MOMENTO – RUPTURA CON EL PASADO (de 1956 a 1970). 121
SEXTO MOMENTO- ECLECTICISMO (de 1970 a nuestros días). . . . . . 126
CONSIDERACIONES FINALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 148



PROLOGO

En el volumen primero de esta obra colectiva explicamos o justificamos las razones
que habían movido a la Junta de Historia de San Luis a promover su edición como un
tributo admirativo hacia la capital puntana que alcanzaba sus primeros cuatro siglos de
vida.

Ahora, en momentos en que anunciamos el segundo volumen de LOS CUATRO
SIGLOS DE SAN LUIS, otras son las reflexiones o acotaciones a que nos convoca tan
promisorio acontecimiento.
En primer lugar se impone agradecer el singular apoyo del Superior Gobierno De
la Provincia que viene haciendo posible las continuas propuestas con que nos sorprende el
Fondo Editorial Sanluiseño, constituido en el referente obligado en cuanto al crecimiento
de la bibliografía que l eva el sel o de nuestra jurisdicción, la cual, por otra parte sólo
puede parangonarse con escasísimas experiencias similares del país.
El hecho de que este emprendimiento continúe, revela una faz importantísima, en
verdad del proyecto original que supuso ante todo reunir el material, ordenarlo y luego
lograr su publicación. El producto bel amente impreso pudo quedar ahí sino se le asegura
su distribución, su difusión este es lo que en verdad ha ocurrido.
El tomo I de LOS CUATRO SIGLOS DE SAN LUIS ha comenzado a circular,
alcanzando y lejanos destinos, correspondientes, estos destinos, al espacio nacional e
internacional.
De la cercanía argentina nos han l egado juicios elogiosos sobre el tomo que
referenciamos, y a partir de esa valoración, de esa apreciación y de ese reconocimiento, es
que aventuramos esta segunda entrega, seguros de que triunfará como la que le ha
procedido en la marcha.
En este libro incorporamos dos testimonios que tienen relación con la historia de
los pueblos de la Provincia, tal el estudio que nos brinda el incansable y sagaz D. José
Mel ano sobre la ciudad de Vil a Mercedes y el que firma el Dr. Jesús Liberato Tobares
sobre el Rincón de Rosales, l amado después Santa Bárbara y hoy Gral. San Martín.
Incorporamos también a este volumen un sesudo estudio del Dr. Abelardo Levaggi sobre el
establecimiento de la Justicia Federal en San Luis, en tanto que la Dra. María Delia
Gatica de Montiveros suscribe una colaboración referida a un siglo de historia de las
letras puntanas, al que suma el Prof. Carlos Sánchez Vacca una valiosa síntesis sobre el
desenvolvimiento de las artes plásticas en San Luis.
Nuestros lectores comprenderán que ésta no es una nueva historia de la Provincia,
ni siguen las colaboraciones que reúne esta obra un desar ol o cronológico, antes por el
contrario ponemos de relieve, rescatamos fenómenos culturales diversos, o vislumbramos
cómo han nacido y crecido, difícil y duramente, poblaciones, núcleos urbanos que son
parte sustantiva de nuestra entidad provincial.
Con la ayuda de Estado que vela por el Bien Común sumamos, reunimos
materiales, construimos cimientos firmes para seguir edificando –desde las letras, desde la
investigación desapasionada- una parte al menos de nuestro futuro provincial.

HUGO A. FOURCADO
Presidente de la J. H. S. L.
RODOLFO S. FOLLARI
Miembro Correspondiente en Buenos Aires





VILLA MERCEDES EN SU HISTORIA

Por José Mel ano



INTRODUCCIÓN Y DEDICATORIA



Cuando las campanas de los templos de San Luis de la Punta repiquen
con alborozados sones en adhesión a los actos conmemorativos de los
puntuales 400 años cumplidos por la Ciudad, a unos 100 kilómetros de
distancia en la relativamente joven Villa Mercedes aproximándose a sus 138
pletóricas primaveras, continuarán formulándose reflexiones e inter ogantes
sobre los hechos ocurridos antes y después de su fundación, no
suficientemente esclarecidos pese al tiempo transcurridos.
Evocamos modestamente algunos cuadros, episodios y antecedentes
que consideramos no deben omitirse en la Historia lugareña, aún no escrita,
dedicando el bien intencionado esfuerzo a los distinguidos colegas y amigos,
Rodolfo S. Follari y Hugo Arnaldo Fourcade.
EN LA FRONTERA DEL RÍO V EN LA SEMANA DE VILLA
MERCEDES DE 1994.
J. M.





1-ANTES Y DESPUES DE LA FUNDACION


El 1º de diciembre de 1994 nuestra ciudad cumplirá 138 años de
existencia y tan venturoso acontecimiento es propicio para formular algunas
reflexiones e interrogantes sobre episodios ocurridos antes y después del acto
fundacional, no suficientemente esclarecidos pese al largo tiempo trascurrido.
Serán en realidad, breves acotaciones, quizás útiles para la Historia de
Villa Mercedes, aún no escrita –repetimos porfiadamente.-
Comenzaremos con una de las tantas incógnitas subsistentes: ¿Estaba
aunque fuera medianamente habitado el lugar elegido para trazar la población
destinada a constituirse en baluarte la avanzada línea fronteriza y en un

homenaje vivo y permanente a la Constitución de reciente sanción, como lo
habían imaginado y deseaba el Gobernador Daract?


LA BATALLA DE LA ENSENADA DE LAS PULGAS

Ciertas referencias indican la existencia de un caserío, amén de
numerosos establecimientos ganaderos o estancias diseminadas en las
proximidades, debiendo tenerse en cuenta al respecto, entre aquél as, las que
vertiera el Intendente Leyes el 27 de abril de 1941 en su discurso inaugural del
monolito recordatorio de la Batalla de la Ensenada de las Pulgas, levantado a
pocos metros de la cabecera Sur del Puente de Hierro, en la Prolongación de la
Avenida 25 de Mayo.
Dijo el Dr. Leyes, entre otras cosas, que en su administración no se
había podido dejar de rendir el homenaje que merecían Luis Videla y sus 100
Infantes inmolados en el lugar, luego de conocer la gloriosa acción a través de
la narración pública del historiador, escritor y poeta, su amigo Eulalio Astudillo
Menéndez, quien también le había ayudado a localizar el sitio donde había
epilogado la tragedia, mediante consultas en los archivos históricos.
Tenemos dudas sobre el lugar exacto, donde se libró el encuentro,
recordando que Mitre al narrarlo, con datos extraídos de la Obra “Ostracismo
de los Carreras” del escritor chileno Vicuña Maqueña, expresa que el
Gobernador Ortiz con sus puntanos había descendido por la margen izquierda
del Río Quinto en busca de los invasores, quienes lo batieron completamente el
13 de marzo de 1821. Pero lo que nos interesa advertir ahora es que, según el
relato mencionado y el testimonio del inglés Yates, oficial de Car eras, éste
habíase hecho dueño de un espacio cuadrangular, entre dos espesos bosques,
teniendo en su retaguardia el lecho del río y su escarpada ribera, mientras que
una hilera de ranchos con arboledas y palizadas protegían su frente en la
dirección que había tomado el enemigo.
Subrayamos lo expuesto: “los puntanos descendieron por la margen
izquierda (el Monolito fue erigido en la margen derecha) y existía una hilera de
ranchos”. Cuando faltaban 35 años para que se fundara Fuerte Constitucional.


DESDE LOS CESARES A LAS PULGAS

Otra versión, aún más antigua, que recogimos en nuestro trabajo
“Noticias del Fuerte San Lorenzo del Chañar” aparecido en el Boletín Nº 6 de la
Junta de Historia de San Luis, se refiere a la presentación que el 5 de
noviembre de 1808 hiciera el vecino y abastecedor de la Frontera Don Juan
Gregorio Blanco ante el Comandante de Armas de San Luis, José Ximénez
Inguanzo, proponiendo mudar el reducto media legua al naciente de donde
estaba emplazado (entre la margen Oeste del Río V y la actual Estación Liborio
Luna), a un paraje llamado El Chañar donde el río hacía cierta rinconada y se
mantenía un ojo de agua que era permanente, con ter eno muy firme, de buena
tierra, tanto para tapias como para adobes.
Agregaba Blanco algo que debemos destacar: “Vecinos inmediatos al
lugar tiene Vd. bastantes, pues desde el Paraje de los Césares hasta otros que
llaman Las Pulgas, hay 50 familias y entre ellas varios sujetos de comodidad y

buena conducta; que tan sólo con esta disposición (la de mudar el Fuerte), se
conseguirá efectuar una población formal”.
Cabe añadir que en la información que mandó instruir Inguanzo
prestaron declaración varios individuos que manifestaron conocer bien el
campo de las Pulgas (expropiado en parte casi 50 años después para fundar la
población de Fuerte Constitucional), por haberlo recorrido continuamente,
residido o haberse avecindado. Entre ellos, Silvestre Gutiér ez, Capitán de las
Milicias Fronterizas, Gregorio Quiroga, Custodio Poblet, Juan Apolonio Pérez y
Pedro Gutiér ez, dueño de una estancia entre Las Toscas y El Oratorio de San
Antonio.


HABITANTES VARONES EN EL AÑO 1818

En una nómina de habitantes varones de la ciudad de San Luis y de su
jurisdicción, fechada el 4 de noviembre de 1818, con expresión de nombres,
apellidos y edades, conforme a lo dispuesto por el Soberano Congreso de ese
año, figuran los partidos de Tapias, Suyuque, Chañares, Saladil o, Intiguazi,
Conlara, Rosario, Renca, Santa Rosa, Bebedero, Estanzuela, Rincón del
Carmen, Morro, Río 5º y Frontera. Es decir, todas las poblaciones puntanas de
entonces.
Para nuestro propósito es interesante la mención de quienes habitaban
la Frontera porque se trata precisamente de la zona que hoy ocupa en parte la
ciudad de Villa Mercedes, pero no podemos omitir tres nombres de vecinos de
la ciudad de San Luis, sus edades y orígenes: Gabriel Príngueles, 62 años de
Mendoza; José León Príngueles, 22 años, de San Luis y Juan Pascual
Príngueles, de 23 años, también de San Luis. Los lectores deberán identificar a
este último como al futuro Héroe de Chancay, con su apel ido modificado, ya
que pasó a l amarse Pringles.
Veamos entonces quiénes fueron nuestros coter áneos, indígenas
aparte, a quienes los bautismos y la civilización no les dejó ni un solo palmo de
sus tierras: Juan Polonio (….) Pérez, 40 años, Marcelino Poblet 75; Pedro
Gutiér ez 80; Nepomuceno Poblet 28; Felipe Ortiz, 36, Borjas Ojeda 51,
Francisco Ojeda 54, Inocencio Blanco 49, Domingo Fernández 37, Francisco
Pérez 35; Cruz Pérez 33; Ramón Blanco 34; Pedro José Gutiér ez 32; Vicente
Quiroga 36; Justo Peralta 75; Polinario Suárez 39; Miguel Ojeda 36; Toribio
Fernández 33; Gerónimo Fernández 32; Juan Fernández 35; Juan Esteban
Fernández 48.
Los dos últimos eran hijos de Don Domingo Fernández, Comandante del
Fuerte San Lorenzo del Chañar y heredaron con una hermana de nombre
Viviana, casada con Don Leoncio Suárez una parte del campo de Las Pulgas
que fuera y habitara muchos años Doña Dionisia Quiroga.


ANTES Y DESPUÉS DE LA FUNDACIÓN

En “Bosquejos de la Vil a” hemos afirmado que en el Archivo Histórico de
San Luis se conservan nóminas de los esforzados pobladores de los diversos
partidos de la provincia que contribuyeran patrióticamente al aprovisionamiento
del Ejercito de los Andes, respondiendo a las conmovedoras y a veces

apremiantes demandas del Gobernador Dupuy. En una de esas listas figura
Doña DIONICIA QUIROGA, de la Frontera del Río Quinto y Paraje de las
Pulgas, donde hoy precisamente se levanta nuestra pujante ciudad.
Doña Dionisio, de quien prometimos ocuparnos en esta nota, dejó “por
juro de heredad” sus pródigas tier as a su hijo Domingo Fernández, alcalde y
comisionado del Fuerte San Lorenzo del Chañar que ya hemos mencionado,
así como a los sucesores de aquél, sus hijos Juan y Juan Esteban y Viviana,
casada ésta con el Capitán Leoncio Suárez, Comandante por aquel entonces
del antiguo reducto.
Suárez compró las hijuelas a sus cuñados y se convirtió con su mujer en
único dueño de la hermosa pradera, a la que condujo por largas acequias el
agua que levantaba desde el Río, mediante una precaria toma, y cultivó
afanosamente cuando sus fajinas en el Fuerte se lo permitían. Hasta que Don
Justo Daract decidió fundar la población que perpetuara sus desvelos
constitucionalistas y protegería los bienes del grupo de ciudadanos altamente
progresista al que pertenecía.


OTROS VECINOS

No sólo Doña Dionisia Quiroga, su hijo y sus nietos, más el Capitán
Suárez, aparecen habitando el lugar expropiado por el gobierno de San Luis
para fundar Fuerte Constitucional. Ello surge de la presentación judicial que por
sí y por su esposo, hace Doña Viviana Fernández de Suárez en febrero de
1857 reclamando el pago del terreno ocupado por el Estado y que les
pertenecía, como decía podía probarlo con testimonios por carecer de
documentos perdidos al emigrar por asalto de los indios.
Solicitó entonces se citara a Juan de la Rosa Pérez, Cruz Pérez, Juan
Nepomuceno Poblet y Casiano Cabreras, que fueron vecinos del paraje de Las
Pulgas, “para que dijeran y confesaran si sabían y les constaba o habían oído
decir que hasta la invasión de los bárbaros del Sur, tenían derecho o la
propiedad de la finada abuela, donde viviera muchos años Leoncio Suárez, quien
abriera la acequia existente para habilitar el campo a la agricultura”.


DOÑA TRANSITO PEREZ

La venta que en 1865 hiciera don Martín Matos, natural de provincia
accidentalmente residente en Mendoza, a Don Amaro Galán y Don Marcelino
Novillo, de la suerte de estancia que heredara de parte materna, permita la
ubicación de otra muy antigua vecina recordando que al practicar la mensura
del terreno ocupado en el trazado urbano del Fuerte Constitucional, el
agrimensor Don Zoilo Pereira Hizo comparecer al sargento José Toledo, viejo
conocedor de la zona, “para que lo pusiera en las taperas de la antigua
habitación que fuera de la finada Doña Tránsito Pérez, madre de vendedor,
donde se dio principio a la operación”.
Con esta referencia final queda revelada la incógnita planteada en la
primera nota.



2-ORIGEN DE LA “JOYA DE LA LLANURA”

El Origen de la actual ciudad de Villa Mercedes, capital del
Departamento Pedernera de la Provincia de San Luis, es “Fuerte
Constitucional”, la población cívico- militar que 1º de diciembre de 1856
fundada al Norte del llamado “Campo de las Pulgas” sobre la margen del Río
Quinto (antiguo Popopis), el Gobernador D. Justo Daract con el auspicio y
colaboración del Presidente del Gobierno de la Confederación Argentina,
General Justo José de Urquiza; del senador Nacional, guer ero de la
Independencia y Comandante de la Frontera Sud de Córdoba, San Luis y
Mendoza, General Juan Esteban Pedernera; del senador mendocino D. Martín
Zapata; del Comisario General del entonces Departamento tercero D. Juan
Gregorio Novillo; del jefe de Policía de la Provincia, D. Juan Barbeito y del Jefe
de Policía en Campaña; Coronel Carmen Adaro; del Jefe de Regimiento de
Guardianes Nacionales de San José del Mor o, teniente Coronel D. Juan Saá;
del Jefe del Regimiento de Dragones auxiliares Nº4 de San Ignacio, Coronel,
D. José Iseas; legisladores, funcionarios de la administración pública,
autoridades departamentales civiles, militares y eclesiásticas, más no pocos
pobladores de estancias vecinas. También el agrimensor militar D. José María
de Rivarola y del Médico francés Martín de Moussy que recor ía el país en viaje
de estudio.


PRIMERAS AUTORIDADES

Formalizada la fundación del Fuerte Constitucional, el General
Pedernera marchó a erigir otro bastión en la frontera del Río Quinto, al que
llamó “3 de febrero”. El Coronel Iseas que el 6 de diciembre de 1856 había
llegado desde San Ignacio, cantón ubicado frente a la actual localidad de
Granville, conduciendo el Regimiento de Dragones Auxiliares Nº 4 organizado
por Decreto del Presidente Urquiza del 22 de agosto de 1854 con la base de
los escuadrones de Dragones de la Unión y Auxiliares de los Andes (el primero
comandado mucho tiempo por el General Don Pablo Lucero en su reducto de
San José del Mor o, el segundo incorporado por decisión de D. Juan Manuel de
Rosas a la División que el mando del General José Ruiz de Huidobro,
expedicionara en 1833 por los dominios del Cacique Yanquetruz); quedó
comandando las fuerzas que custodiaban la zona, teniendo como segundo Jefe
al Teniente Coronal D, Cecilio Ortiz. En marzo 1861, ambos fueron
remplazados por el Coronel D. Felipa Saá y por el Teniente Coronel D.
Benjamín Astudil o, respectivamente.
Los escuadrones de milicianos del Morro que con su bizarra presencia
acunaran el acto fundacional, con su prestigioso Jefe el teniente Coronel D.
Juan Saá a la cabeza, se retiraron el 28 de diciembre. Por su parte D. Juan
Gregorio Novillo lo hizo el 15 de enero del año siguiente, luego de haber
dirigido los primeros trabajos de construcción del Cuartel y abastecido de carne
a los carpinteros, albañiles y peones ocupados al efecto. Fue reemplazado por
D. Carmen Adaro.



3-MUJERES EN LA FUNDACION DE FUERTE
CONSTITUCIONAL

Desde Doña Tránsito Pérez, Dionisia Quiroga y su nieta Viviana
Fernández de Suárez, primitivas propietarias de gran parte de la tier a donde
hoy se levanta la ciudad de Villa Mercedes, son muchas las mujeres vinculadas
a la empeñosa acción fundadora al estoico período inicial de verdadera atalaya
del desierto, avanzada de la civilización y monumento vivo de la Constitución
Nacional recién jurada.
Abuelas, madres, esposas o hijas de los primeros pobladores;
compañeras abnegadas de los militares y civiles que dieran vida al reducto; o
participaran en excursiones a distancias infinitas, son las mujeres que
injustamente han olvidado los dispensadores de honores que no vacilarán en
fundir placas de bronce y cubrir la nomenclatura urbana con ciertos nombres
que nada significan en la historia vernácula, y de supuestos personajes de
nefasta actuación pública para los intereses de la República.
Nada menos que 52 mujeres recibieron sitios para poblar “Fuerte
Constitucional”, -emplazado por sus fundadores en las proximidades de las
ruinas del “Fuerte Viejo”, ex “San Lorenzo del Chañar”-, en el reparto que
realizara a partir de 1º de abril de 1857 la Comisión Distribuidora presidida por
el infatigable Coronel Iseas e integrada por el Juez de Paz D. Juan J. Carrizo.
Se trata de una cantidad respetable teniendo en cuenta que los
beneficiados fueron 621 de los cuales 420 eran militares y 149 civiles. Demos
nombres para que el olvido no sea total y definitivo:
Tránsito Figueroa – Elena Fernández – Josefa Miranda – Mariquita
Blanco – Gabriela Junco – Juliana Amaya – María Fúnez – Mariquita Morena –
Rosa Figueroa – Ursola Ortiz – Ventura Quiroga – Petrona Tello – Doña
Saturnina (?)- Remigia Ortiz – Ines Ortiz – Ubalda Domínguez – Rosario y
Geromita Gómez – Eusebia Lucero – María Estrada – Norberto y Presentación
Soria – Bailona Giménez – Faustina Zambrano – Juana Pacheco – Luisa
Bustos – Gregoria Sosa de Vásquez – Juana y Justa Giménez – Victoria Ortiz –
Eugenia Gatica de Villalba – María del Rosario Luna – Ascensión Miranda –
Juana A. Ríos – Escolástica Zamora – María Jofré – Petronila Frías – María
Ibarra – Jacinta Escudero – Dionisia Ibarra – Juliana García – María Ontiveros
– Santos Valdez – Estefanía Palacios – Claudia Peñaloza – María Antonia
Alfonso – Rosa Gauna – María Quevedo – Dolores Peñaloza – Petrona Videla
– Pascua Ortiz – María Alcaraz – María del Tránsito Vázquez – Tomasa
Lucero.


VIUDAS Y CHINAS CUARTELERAS

Los rigores de las campañas exploradoras, las luchas con los indios y
las frecuentes epidemias de viruela mermaron considerablemente al
contingente poblador y es la razón del gran Número de viudas que desde 1880
figuran como propietarias por herencia en el Padrón de Sitios levantado por
Don Froilán Quiroga por orden de la Municipalidad.
Citemos algunas:
Juana Suárez de Ortiz – Margarita Junco – Águeda B. de Astudillo –
Jesús Q. de Pérez – Lucía Muñoz de Vílchez – Damasia Sosa – Justa

Calderón – Carmen Suárez – Carmen Calixto Sarmiento – Fabiana Suastes –
Estaurofila Sosa de Sosa – Juana Martínez – Eusebia Ortiz de Caimo – María
Blanco – Celestina Ortiz – Eufrasia de Fernández – Concepción M. de
Domínguez – Romana N. de Carmelino – Dolores F. de Becerra – Gregoria N.
de Fernández – Jacinta G. de Barreras – Catalina Vílchez de Pérez.
Especial mención cabe hacer de las Mirandas, guapas mujeres que con
la Posta heredada y su proverbial hospitalidad dieran nombre a una calle y
luego a un barrio.
De las Chinas Cuarteleras o “Fortineras” nos ha dejado un hermoso
retrato Don Jesús Chandás en su impagable “Villa del Guadal”, donde
rememora su niñez Villamercedina.
“…Las Cuarteleras……. ¡Cuánto le debe nuestro Ejercito a estas
heroicas mujeres!...Ellas fueron las Nigthingales que corrían a mitigar dolores y
curar heridas y cerrar los ojos a los moribundos…Había que verlas con que
desprendimientos de su propio ser, corrían por leguas y leguas a la par de los
soldados para llevarles agua, darles de comer un pedazo de carne después de
horas y horas de marcha. Las cuarteleras fueron el paño de lágrimas de
soldados, jefes y oficiales…ellas hacían las veces de madres, de hijas, de
esposas, allí donde había que luchar con el enemigo, con las vicisitudes del
tiempo y con el misterio de la naturaleza…Las últimas cuarteleras las vimos y
se vieron por siempre jamás en los campamentos de Villa Mercedes”.1
Otro valioso testigo, el Comandante Prado en “La Guer a al malón”
expresa:
“…Sin las chinas cuarteleras la existencia hubiera sido imposible,
gracias a ellas hasta las fiestas patrias – que se celebraban hasta con

epidemias de viruela - , adquirían singular relevancia”.


NATURAL DE LA VILLA

¿Quién fue la primera mujer que nació en nuestro ter uño? .La
investigación realizada nos l eva a Hilaria Muñoz que al bautizar el 31 de
agosto de 1871 en Villa Mercedes a su hija Verónica Pacheco Núñez el
Capellán de las fuerzas militares que custodiaban la frontera del Río Quinto,
Luis Rodríguez Castro, declaró ser casada con José Pacheco, de la provincia
de Córdoba, tener 15 años de edad y “ser natural de esta Vil a”.
Nacida entonces en 1856 Hilaria Muñoz podría ser la primera mujer
dada a luz en el ex Fuerte Constitucional.


4-DE FUERTE CONSTITUCIONAL A VILLA MERCEDES

Escasamente 4 años, 10 meses y 11 días habían transcur ido desde el
1º de diciembre de 1856 en que el Gobernador Justo Daract y el Comandante
de la Frontera del Río Quinto, el General de la Independencia Don Juan

1 Jesús Chandás en la Revista del Centenario.1956.
pags.129/213. (Talleres Gráficos Savino. Río (VI)
 Comandante Prado. La guerra al malón. Editorial Universitaria de Buenos Aires.1977. Pág. 60.
 Libro de Bautizos y Confirmaciones iniciado en 1870 por el padre Marcos Donati. Archivo de la iglesia
Matriz de Nuestra Señora de las Mercedes.

Esteban Pedernera, fundaran la población denominada Fuerte Constitucional,
cuando la Sala de Representantes de la Provincia presidida por el presbítero
Francisco Javier González Pena, sancionó con fuerza de Ley la solicitud
elevada por el Gobernador interino Coronel Carmen José Domínguez que le
había hecho l egar confidencialmente el Coronel graduado Don Felipe Saá, a
cargo del mando de la guarnición desde la desdichada sublevación del Coronel
Iseas, instigado según el historiador puntano Nicolás Jofré “por un travieso
periodista llamado Domingo Faustino Sarmiento”.
Expresaba el Coronel Saá que como habían dispuesto, con los vecinos,
bautizar la Iglesia con el, nombre de Mercedes, deseaba le mandaran lo más
pronto posible, un Decreto denominando Villa Mercedes a la población.
Por su parte el Coronel Domínguez se dirigió a la Sala de
Representantes en los siguientes términos:
“Tiene el Gobierno la satisfacción de anunciar a Vuestra Honorabilidad,
que concluido el Templo Provisional que a costa de grandes esfuerzos se
preparaba Fuerte Constitucional, ha sido colocado bajo la advocación de
Nuestra Señora de Mercedes, y toda la numerosa población tan generosa que
con tanto celo ha empeñado sus piadosos esfuerzos hasta ver establecida la
Iglesia se empeña hoy para que le sea concedido el nombre de Villa Mercedes
a esa floreciente localidad.
Tan justa solicitud no puede menos que recomendarla el Gobierno a la
superior consideración de Vuestra Honorabilidad, conforme a los deseos de los
citados pobladores y los del señor Comandante General de la Frontera,
Coronal Don Felipe Saá, por cuyo conducto ha sido dirigida la enunciada
petición.
El 12 de octubre de 1861, es decir, hacen 133 años, se dispuso:
Art.1º.-Desde esta fecha en adelante se denominara Villa de Mercedes a
la que antes era Fuerte Constitucional.
Curiosamente otro texto, igualmente valedero, puesto que lleva firmas
autenticas del Presidente y del Secretario de la Sala omite la preposición,
resultando como nombre sancionado el de Villa Mercedes. Años después,
precisamente desde el 14 de julio de 1896, Ciudad de Villa Mercedes.
Complementando lo referido sobre el Templo cabe agregar que estaba
ubicado en el Sitio 7 de la Manzana Nº 2 del trazado original del Fuerte
Constitucional, sobre la actual calle Potosí entre Balcarce y Belgrano, frente a
la plaza 16 de diciembre de 1856, hoy Lafinur.


5-EL GENERAL ROCA Y LA COMANDANCIA DE LA FRONTERA

La línea fronteriza del Sud de las provincias de Córdoba, San Luis y
Mendoza, fue adelantada y consolidada sobre la margen izquierda del Río
Quinto, el 1º de diciembre de 1856, con la creación de la población
denominada “Fuerte Constitucional” habiéndose designado Comandante en
Jefe de la misma, por Decreto del Presidente de la Confederación Argentina
Don Justo José de Urquiza del 4 de agosto de ese mismo año al Brigadier
General Don Juan Esteban Pedernera, ascendido a ese grado el 7 de julio del
año anterior.
Pedernera, en cierto modo, sucedió al Comandante de la División del
Sur, Brigadier General Don Pablo Lucero, fallecido en San José del Mor o el 10

de marzo de 1856, y ejerció el cargo hasta el 5 de marzo de 1860 es decir, 3
años, 7 meses y 1 día.
Cronológicamente, el segundo Comandante de dicha Frontera, con
asiento en la población mencionada, que desde el 14 de octubre de 1861 pasó
a llamarse Villa de Mercedes, fue el Coronel Don José Felipe Saá (del 30 de
marzo al 7 de julio de 1861), reemplazado por el Jefe de Regimiento 4 de
Caballería de Línea, Coronel Don José Iseas, hasta el 1º de diciembre de 1868
en que asumió el cargo el General Don José Miguel Ar edondo, para
desempeñarlo hasta el 19 de agosto de 1873.
Luego, sucesivamente, ocuparon la Comandancia; el General Don
Teófilo R. Ivanowski (28/11/73 al 24/ 9/ 74); el Coronel Don Julio Ruiz Moreno
(1/11/74 al 5/4/80); el Coronel Don Rudesindo Roca (29/ 7/ 78 al 13/ 2/ 80) y en
ausencia de estos últimos, por haber salido a campaña o destinados en
comisión en otras provincias, el Coronel Don Leopoldo Nelson y los Coroneles
Carlos Panelo y Ernesto Rodríguez. También el Coronel Don Manuel Baigor ia
ejerció la Jefatura de la Comandancia a que nos estamos refiriendo, del 27/ 11/
71 al 7/ 10/ 73, pero alternando su residencia en el Fuerte “3 de Febrero” Río
Cuarto y otros lugares.
En realidad desde el 6 de julio de 1857 en que fuera designado
Comandante General de la Línea, el General Don Julio Argentino Roca antes a
cargo del sector de Córdoba, Vil a Mercedes dejó de ser el asiento natural de la
Comandancia, la que pasó a la ciudad de Río Cuarto donde aquél se había
radicado con su familia. Ello, contra la opinión del Ministro de la Guerra, Dr.
Adolfo Alsina y de antecedentes favorables invocados en sus informes por el
propio Roca, que aconsejaban no modificar la situación. Veamos algunos:
El 6 de octubre de 1875 Alsina envía a Roca sus proyectos sobre
telégrafo y construcciones en la nueva línea de fronteras, acotándole que en la
Cámara de Diputados habían sido muy atacadas las comandancias generales,
insistiéndose en que no se prestaban ningún servicio práctico por estar, como
la del Río Cuarto, completamente internada. Declara, además, que cada día se
convencía más de que debía avanzarse esa línea y que eso se expresaba en
una de las leyes que se adjuntaba. Roca contesta que Río Cuarto era el centro
de la segunda línea de frontera de Córdoba y cabeza de las fronteras del
interior, y que si la Comandancia General residiese en Villa Mercedes, todas
las comunicaciones con su Jefe, y aun el mismo vestuario(...) tendría casi
siempre que recorrer doble camino, como sucedía en tiempo de Ar edondo.
Además, teniendo Vil a Mercedes fer ocar il y telégrafo, era como si la
Comandancia estuviera en ella…
No obstante lo dicho, agrega que la adopción del Río Quinto no fue un
avance de la frontera sino la corrección de la línea de Vil a Mercedes a Junín y
que además, dicho Río presentaba hasta más al á de la Ramada, una bar era
natural por sus elevadas barrancas a pique y su lecho cenagoso, “cayendo de
su peso la designación de la frontera al í”.
Roca también afirma, en la misma respuesta a Alsina, “que Sarmiento y
Villa Mercedes, podían ser los puntos de depósitos y residencia de las tropas;
que en Villa Mercedes se podía contar con algunas cuadras de alfalfa, y

REFERENCIAS: “Ante la Posteridad”, publicación de la Comisión Nacional de Homenaje al Teniente
General Julio A. Roca – Bibliografías Argentinas y Sudamericanas de Jacinto R. Yaben – “El Baúl de
Avellaneda”, cor espondencia 1861-1885 compilada por Julio Avellaneda.


aglomerados en ellas el forraje, para no carecer de él en ningún tiempo, sería
suficiente para terminar con la cuestión indios.
En otra respuesta, hábilmente calibrada como para no aparecer
oponiéndose a los proyectos del Ministro, Roca dice “…para dominar a los
indios Ranqueles y eseñorarnos de los territorios que ocupan no debemos
abandonar la línea del Río Quinto, que debe ser nuestra base de operaciones”.
La posición del General Roca sobre el asiento definitivo de la
Comandancia de la frontera, causó malestar en San Luis, donde habían
trascendido algunos de los atrevidos juicios que vertiera en los desembozados
trabajos electorales realizados bajo su dirección para asegurar los 10 electores
de la provincia a favor de Avellaneda. Precisamente a éste, el 13 de febrero de
1874, habíale escrito:
“Cumpliendo sus instrucciones en San Luis he hacho un der oche de
promesas a su nombre; promesas que creo no han convencido mucho al
animal que tienen de Gobernador (Lindor Quiroga), a quien muy
simuladamente, le he hecho algunas amenazas por cuenta mía”.
En otra epístola, del 25 de marzo, el futuro héroe del Desierto y dos
veces presidente de la Nación escribía al mismo destinatario:
“…aquí se tocan todos los resortes que asegurarán nuestro triunfo. Los
entuertos de Ivanowski y del Gobernador están medio enderezados. No cabe
duda: estos dos tipos, a designio, nos han hecho mucho mal y expuesto a
perder San Luis”.
Finalmente un consejo muy propio de tucumano zorro, como ya se le
llamaba:
“A Vd. No le conviene que vuelva más Ivanowski… y tiene que
deshacerse de este pobre hombre que no puede servirle ni de Jefe de Frontera
de San Luis, y es mejor que sean otros los que le quiten ese estorbo”.
Así fue: Ar edondo


Al margen de la epopeya

6-VILLA MERCEDES EN 1878-1879

¿Qué ocur ía en “La Joya de la Llanura” (expresión de Don Rufino
Barreiro) – oportunísima -, cuando tuvieron lugar las operaciones ofensivas que
culminarían con la Conquista del Desierto?
Trataremos de referir, sucintamente, algo de lo más importante: La
Corporación Municipal, de reciente creación, cumplía dificultosamente su
cometido, reuniéndose con quórum estricto debido a la prolongada inasistencia
de su Presidencia, Don Alfonso Alvarez, renunciante en septiembre del ‘77, y
de la impugnación que “por inconducta” fuera objeto el Vicepresidente, cura
pár oco Don José A. Cardinale. En enero del ’78 integraban el cuerpo, Pedro
Hormeche, Olegario Sosa, Eulogio Lucero y Francisco Godoy, presidiendo
interinamente Don José A. Lespinasse, asistido por el Secretario y Contador,
rentado, Don Moisés Sarmiento. En mayo se incorporan Eugenio Minviel e,
León Lagardere, José María Maidagán y Francisco Capdevil a, siendo el
primero designado Presidente y Godoy Vicepresidente: Secretario Interino,
luego confirmado, Don Marcolino Miranda.

Un año después, por ausencia de Minviel e, que al final renuncia en julio,
presiden sucesivamente las sesiones de Capdevilla, Sosa y Lagardere, hasta el
21 de ese mes, en que es designado titular Don Ramón Moreno, quien se
desempeña con algunas intermitencias hasta septiembre de 1888, en que es
elegido Don Antonio Ardiles. A Moreno lo acompaña como Secretario “en
propiedad”, don Faustino Quiroga, por haber renunciado Miranda.
“En el periodo indicado la corporación adopta las siguientes
disposiciones: determina cuales son los impuestos que debe percibir; adjudica
la licitación del servicio de limpieza de la población por la suma de 15 pesos
fuertes mensuales al Sr. Regalado R. Rodríguez con la garantía “moncomun et
insolidum” de don Custodio Poblet, autoriza al Comisario Municipal don José
Ibarguren a hacer emparejar un pantano que se formaba en la calle de la
Estación”; reclamó al Receptor de rentas los fondos destinados a la
municipalidad por el Gobierno de la Provincia, de los impuestos de peaje y de
carga y descarga de plumas de avestruz; deniega las solicitudes de varios
vecinos, entre ellos Pedro Adaro, Bernardo Belzunce, Ángel Banfi, Claudio
Quiroga y Fray Marcos Donati, para que se abriera paso a la bajante del Río,
se construyeron algunos puentes y se habilitara una calle entre la prolongación
de Lavalle y 9 de Julio.
En junio del ’78 requiere al Teniente Coronel Don Julio Ruiz Moreno,
Comandante en Jefe de la Frontera, disponga que el Médico Militar asista a los
enfermos de viruela cuando el Comisario Municipal le avisara dónde se
encontraban, y se les diera los remedios que necesitaran. Asimismo, autoriza al
Sr. Ibarguren a contratar un carro para conducir los muertos al cementerio,
“siempre que el alquiler no excediera de un peso boliviano por cadáver”.
Acordó pagar a los empleados el día 15 de cada mes, obligándolos a
recibir los pesos fuertes a diez y medio real, como los proveía el Gobierno a la
Corporación (en plaza se recibían a 9 reales), y teniendo en cuenta que
algunas remuneraciones eran “bastantes crecidas”, dispuso rebajarlas de
manera que el Secretario-Contador percibiera 25 pesos mensuales, el
Comisario 15 y el Portero 6. Más adelante ordenó al Panteonero plantara
algunos árboles en el cementerio; prohibió la carneada de animales en la Plaza
de Carros de la Estación por ser perjudicial a la higiene pública y dispuso la
construcción en las proximidades de este lugar, en ter eno de Don Olegario
Sosa, en una represa de 15 varas de circunferencia para dar agua a las tropas.
También dispuso la construcción, por 50 pesos bolivianos, de un Rancho de 5
varas cuadradas, de una sola agua, en la Boca- Toma del Río, para residencia
permanente del Tomero, y el adorno de la Plaza del Progreso con árboles que
solicitara al vecindario, realizando la plantación varios presos cedidos por el
Juez Correccional.
Sancionó la Ordenanza Nº 26 prohibiendo a quien tuviera que tapear o
edificar en el radio municipal, sacar tierra de la calle y la Nº 27 prohibiendo dar
agua a grupos de animales en las acequias del municipio; solicitó al señor
Valentín Luco permiso por dos años para extraer ramas de su campo de las
Pulgas, destinadas a la conservación de la Toma del Río, grave y permanente
preocupación de la comunidad. Al respecto, puso en conocimiento del nuevo
Jefe de la Frontera, los acuerdos existentes para atender dicha Toma
reclamando la cesión de gente para efectuar los trabajos pertinentes
proyectados por el Agrimensor de Río Cuarto, Señor San Remy Urban.

Dos días después de la hor orosa hecatombe del Pozo del Cuadril, es
decir, el 28 de octubre, bajo la presidencia de Don Eugenio Minvielle, la
Corporación consideró favorablemente el pedido del Coronel Leopoldo Nelson,
para que una Comisión Municipal inspeccionara las raciones que el ejército
daba a los indios. (Suponemos que a los sometidos e internados de la
población, ya que los otros eran perseguidos y cazados como fieras a pocas
leguas de la margen Sud del Río Quinto). En los dos meses restantes del año
habilita a pedido de Don Marcelino Novillo, una calle poco transitada para
cancha de carreras de caballos; fija en 4 reales bolivianos el precio del viaje en
coche, de Villa a la Estación apoderada a Don Buenaventura Sarmiento para
que la represente en el juicio que mantiene contra el Cura Cardinali,
reemplazando así a Don Agustín Adaro y al Dr. Mauricio P. Daract; prohíbe
curar y vender remedios a conocidas señoras l amadas Mariquita, Deciderial,
Juana, y a los manos santas, Vicente Franccanini, Pallet; López y otros; e inicia
interminables consultas a raíz de la solicitud presentada por Don Saturnino
González y Camarero, Director de la Escuela Graduada y Superior de Varones,
para que se le concediera un terreno municipal en el Bajo del Río, próximo a la
población, para establecer una Quinta Agrícola anexa a dicha escuela.
En los primeros días del ’79 la Corporación Municipal designa a los
señores Alfonso Alvarez, Francisco Godoy, Luis Belock, Rufo Videla, Faustino
Quiroga, Manuel Salinas y Lorenzo Benci, para integrar la Comisión Pro-
Templo, disuelta a fines del año anterior; declara obligatorio el pago del
derecho de irrigación para todos los ter enos del municipio; encomienda a
Eulogio Lucero, Francisco Capdevilla, Olegario Sosa, Pedro Callaba y Gonzalo
Videla, para que examinen y presupuesten el trabajo de la Toma, cuya
trinchera se resuelve extender a dos cuadras de largo para que conduzca
mayor cantidad de agua a la población. El trabajo es confiado a Don Ricardo
Capdevilla a quien se considera “uno de los hombres más instruido en la
materia”, y como el Coronel Nelson hiciera entrega de la precaria obra
existente que estaba a cargo de la Comandancia de la Frontera, fue necesario
nombrar un Tomero, siendo éste Don Victoriano Argüel o, con un sueldo
mensual de 30 pesos.
Una solicitud del Redactor del periódico “El Porvenir”, Don Zoilo Tel o,
para que se le concediera una subvención de 20 pesos fuertes, o lo que fuera
posible, para el fomento de su imprenta, fue denegada por encontrarse la
Corporación “escasa de fondos”; continúa en estudio la cesión del terreno del
Bajo del Río solicitado por el educacionista González y Camarero, que a esa
altura ofrece pagar 9 reales bolivianos por cuadra cuadrada, “con la condición
de que se forme unas plantación que detuviera las avenidas o crecientes, que
perjudicaban a la población”. En julio la Corporación acepta la propuesta del ex
Gobernador de la Provincia, Don Lindor L. Quiroga, asociado con Simón
Lucero, su cuñado, para construir en la parte más céntrica de la Villa un
Mercado Público; denuncia al Cura Cardinali, que se niega a visar las boletas
de sepultura; solicita a Fray Marcos Donati informe sobre el paradero de unos
objetos que se tiene conocimiento condujera de Buenos Aires, para la Iglesia;
llama a licitación pública para establecer el servicio de alumbrado en las calles
Balcarce y 3 de febrero (hoy Pedernera), desde la Plaza 6 de Diciembre (hoy
Lafinur) hasta Junín, debiendo emplazarse en total 30 faroles; sanciona el
Presupuesto de Gastos y Cálculo de Recursos para el año 1880, designa al

Teniente Coronel Don Carlos Panelo, a Don Jaime Majó y a Don Jeremías
Ramallo, para reforzar la Comisión Pro-Templo.
A fines de diciembre, con gran decisión por Don Ramón Moreno, decide
pedir explicaciones al Jefe de la Frontera, Coronel Don Rudesindo Roca, por
haber hecho ocupar con soldados de líneas las acequias que formaban el
Canal del Sud, los que habían destrozado las compuertas cerradas con
candados y dejado sin agua a la mitad de la población, para regar sementeras
propiedad del Coronel, atendidas por Don Custodio Poblet. Don Nicolás Jofré
tercia en la cuestión reclamando el agua que los soldados habían substraído de
su turno, quedando evidenciado que el jefe mencionado “venía infringiendo
desde hacía algún tiempo las leyes y ordenanzas”.
(Volvamos un poco)


OPERACIONES MILITARES

Desde el 29 de julio de 1879, en fecha en que Rudesindo Roca asume la
Comandancia de la Frontera, se advierte en Villa Mercedes grandes
preparativos militares para acelerar las operaciones ofensivas contra los
Ranqueles, pese a que el 24 de junio de ese año se había concluido la
redacción del “Tratado de Paz” entre el Gobierno Nacional y las tribus de los
Caciques Epugner Rosas y Manuel Baigorrita, firmado el 30 de Julio, por Martín
López, secretario del Cacique Huenchugner, que representa a Epugner y
Patricio Uribe, secretario del Cacique Cayupán que representaba a Baigorrita.
También firma el Comisionado del Ministro de Guerra y Marina, Coronel
Manuel Olascoaga y como testigo, Fray Marcos Donati. El documento, que
lleva el Nº 1346 de la División Historia del Ejército, fue aprobado por el
Presidente Avellaneda y su Ministro Julio A. Roca.
Este, precisamente, tres años antes había objetado la idea del Dr. Alsina
de avanzar la línea de la Frontera, diciendo:
Para establecer la línea de la altura del Cuero, debemos dar por rotas
las paces con los Ranqueles que, la verdad sea dicha, han cumplido fielmente
sus compromisos, a pesar de haber quedado completamente abandonada la
Frontera, con motivo de la rebelión de Septiembre”.
Haciendo caso omiso de los tratados, el rudo Coronel Roca, apresó en
octubre las comisiones de Baigorrita y Namuncurá, l egadas a Vil a Mercedes a
retirar el racionamiento, vestimenta, y sueldos convenidos, y el 26 de ese mes
ultima despiadadamente a los indios de Epugner, provocando este incalificable
hecho gran indignación en la población mercedina y la protesta de los frailes
que cumplían su sagrado ministerio en la frontera evangelizando a los salvajes.
Según el parte del Comandante, el resultado de estas primeras operaciones,
arroja: 50 indios muertos, 210 de lanza y 40 de chusmas, detenidos; más 300
caballos y 40 mulas, digamos, “conquistadas”. Entre los indios tomados se
encuentran los caciques Chocaleto, Rancomún, Painé, Sopal o, Juancito
Chiliquil, Lefincurá y 8 capitanejos .Todos fueron conducidos a Vil a Mercedes,
donde se cosechaban Ranqueles, y a poco andar nada se sabía de el os,
sospechándose que quienes lograron sobrevivir, no siendo viejos, pasaron a
ser peones baratos de grandes Estancias de Buenos Aires, Córdoba y el
Litoral. Las chinitas, por supuesto, a servir en casa de familias que las
solicitaran.

El 8 de noviembre, al frente de 6 jefes, 10 oficiales, 279 soldados, a tres
caballos por hombre y arreando 300 yeguas para alimentación, el implacable
Comandante emprendió una nueva expedición al Sud con el propósito
inquebrantable de exterminar las tribus Ranqueles. Regresó el 25 del mes
citado trayendo prisionero al Cacique Melideo, 5 capitanejos, 76 indios de lanza
y 230 de chusma, todos casi desnudos, sin armas y medio muertos de hambre.
El suceso conmoción a Vil a Mercedes, donde no se hablaba otra cosa que la
cuestión indios.


7-RUDECINDO ROCA Y SU 1º BRIGADA

El 6 de abril de 1879, a media mañana, ar ibó a la Estación del
Ferrocarril Nacional Andino, procedente de Río Cuarto, el Coronel Don
Eduardo Racedo, Comandante en Jefe de la Tercera División del Ejercito
Expedicionario que al mando del Ministro de la Guerra, General Don Julio
Argentino Roca, Cumpliría la etapa más celebrada de la “Conquista del
Desierto”, (Se l egó a titularla “Tercera Epopeya Nacional” “Marcha Triunfal”,
“Epopeya Homérica” y con otros adjetivos no menos entusiastas). Impartió sus
últimas órdenes el Coronel Roca, revistó los Regimientos formados en la Plaza
del 6, frente al Cuartel, y marchó de inmediato hacia Sarmiento Nuevo, donde
debía ultimar detal es en la preparación de la 2ª Brigada de su Ejército,
destinado en el Plan General de Operaciones a ocupar los campos de Leuvucó
y Poitagüe, batiendo prolijamente a las aterrorizadas tribus ranquelinas.
Esta 3ª división que, seguía en importancia a la 1ª comandada por el
propio Ministro, fue dividida en dos Brigadas estando la denominada “Vil a
Mercedes” constituida por las fuerzas que guarnecían la Frontera Sud de
Córdoba y San Luis; Batallón Nº 3 de Infantería de Línea, con 2 Jefes, 17
Oficiales, 263 individuos de Tropa y 27 familias al mando del Mayor Don Pedro
O. Falcón, Regimiento Nº 9 de Cabal ería de Línea con 2 Jefes, 8 Oficiales, 255
de Tropa y 31 familias, “Indios Amigos” del Cacique Cayupán con un Jefe, 2
Oficiales, 50 de tropa y 1 familia. (Pastor incluye a un Escuadrón de Guardias
Nacionales de San Luis, con los Capitanes Claudio y Feliciano Quiroga, que no
figuran en los textos descriptivos que hemos consultado).
El 10 de abril la 1ª Brigada, con el Coronel Roca al frente cruzó el Río
Quinto, internándose en la rastril ada senda que conduciría al Médano
Colorado, lugar fijado para reunirse con la 2º, de Sarmiento Nuevo. En el
improvisado Hospital Militar, por indicación del Dr. Benjamín Dupont, quedaron
media docena de hombres que padecían enfermedades crónicas, y en el
Cuartel, muchos más, atacados de tisis pulmonar, hernias, males agudos,
complexión deficiente, avanzada edad, y falta de experiencia en el manejo de
las armas o de vigor para afrontar las contingencias de prolongadas marchas.
Toda la población de Vil a Mercedes despidió con entusiasmo a la fuerza
expedicionaria y no obstante estar habituada al siempre bullicioso movimiento
de tropas, desde las célebres batidas de Arredondo, quedó asombrada por el
pintoresco desfile que presenció, exaltado por vibrantes toques de clarines,
marciales sones de las bandas, relinchos y bufidos de los bueyes y caballada,
crujir de los ejes de las grandes carretas que conducían la impedimenta, voces
estentóreas de mando, gritos de saludos y recomendaciones, risas y bromas
de las cuarteleras que cabalgaban hasta con niños pegados a sus pechos y

otros asidos a las espaldas, sobre impresionantes pilas de mantas, útiles de
cocina entre los que sobresalían ol as y pavas, asadores, y los enseres más
heterogéneos que pudieran concebirse. Todo, cubierto por la espesa polvareda
que levantaba la propia caravana del guadaloso camino y los ladrillos
multiplicados, implacables y mortificadores, de la perrada que seguía a sus
dueños. Más atrás, a prudente distancia, los pesados car os de los vivanderos
o abastecedores, pronto a hacer sus negocios en el momento oportuno.
En septiembre la 3ª División había culminado los objetivos que le fijaran
y sus Brigadas regresaron a los acantonamientos habituales. Los resultados
dados a conocer apuntan 641 prisioneros tomados, o sea, 49 cautivos
rescatados, 123 indios de lanza y 469 chusmas sometidos por la fuerza, de los
cuales 317 fueron conducidos a Villa Mercedes por el Mayor Don Juan Antonio
Alvarez, 118 a Río Cuarto por el Comandante Don Sócrates Anaya, 153
muertos por la viruela y otras enfermedades, 51 dados a diversos Jefes y
Oficiales, y 2 fugados de la Guardia. El escuadrón de “Indios Amigos”conducido
por Cayupán, fue el que más bajas sufrió: 13 muertos, 10 el Batallón 3 de
Infantería, y 7 el 9 de Caballería. De los indios tomados prisioneros entre abril y
agosto murieron 10, 36 chicas y 31 chicos.
El Coronel Roca que como casi todos los jefes militares actuaban
activamente como agente electoral trabaja abiertamente por la candidatura a
Presidente de la Nación de su hermano y Ministro de la Guerra, convertido ya
en “Héroe del Desierto”, General don Julio Argentino Roca; auspicia la
aparición de “El Río Negro”, periódico noticioso y popular, según se anunciaba,
y también como “órgano de los intereses generales del pueblo”; amenaza a los
opositores, conocidos partidarios del General Mitre y sorpresivamente recibe
esta significativa nota cuya copia obra en nuestro archivo.
“Vil a Mercedes, octubre 20 de 1879 Sr. Coronel Don Rudesindo Roca,
Presente. Muy señor mío: Según las demostraciones públicas del 17 del
corriente, se sabe que en cierto número de vecinos estamos amenazados de
una y mil cosas. Y como no tenemos dos Regimientos y un Batallón en que
apoyarnos para luchar de potencia a potencia con V. para hallar las garantías
que necesitamos, sentimos la necesidad de colgarnos de las campanas de
Buenos Aires y echarlas a vuelo, pero como todo lo sucedido puede ser causa
de la mala impresión de un cuento, para que conozca una vez siquiera que
nuestra conducta es llevar siempre por bandera la hidalguía antes de dar un
paso que sabe dónde puede conducirnos, en nombre de mis amigos me
permito pedirles una entrevista a la hora y en el punto que V. se sirva indicarme
por creerlos así convenientemente tanto para su tranquilidad como para la
nuestra. (Fdo.) Rufino Barreiro”.
Se hizo fama de que el recio Coronel había encontrado en Vil a
Mercedes la horma de su zapato.


8-MATANZA DE INDIOS

Ocurrió en 1878 en Villa Mercedes, Río Quinto por medio, y fue un
episodio horroroso de la Conquista del Desierto que la historiografía conocida
sobre el tema, no profundiza debidamente, soslayando su tremenda
significación, habiendo gozado empero de la difusión encomiástica de las
crónicas oficiales de la época.

Está reflejado dramáticamente en la sobria comunicación oficial que el
Coronel Don Rudesindo Roca, Comandante de la Frontera Sud de San Luis,
con asiento en nuestra población, dirige a su hermano Julio Argentino, General
y Ministro de la Guerra, el 27 de octubre del año citado, diciendo:
“Ayer l egó la Comisión de Epumer: eran 100 lanzas, salí dos leguas de
aquí a recibirlos, al intimarles prisión resistieron, dando una carga sobre las
fuerzas que había colocado a su retaguardia, l evándoselas por delante y
huyendo enseguida al desierto .La persecución fue rápida y fuerte. Una hora
después todo había concluido: 50 indios quedaron muertos en el campo, 45 en
nuestro poder y 5 escaparon…”.
El parte al Inspector y Comandante General de Armas explicita que “en
vista de las instrucciones recibidas del señor Ministro de la Guer a” ha
apresado tres comisiones de indios, después de vencer serias dificultades,
“pues la mayor parte de los Ranqueles estaban vinculados por lazos de
amistad y relaciones mercantiles con una mayoría considerable de los vecinos
de los departamentos, y de Villa Mercedes en particular”. Las comisiones de los
caciques Baigorrita y Namuncurá fueron las que se tomaron primero, en la
población, sin que ofrecieran resistencia. Con la gente de Epumer, como se ha
visto, se adoptó otro temperamento: Se recibió fuera de la población y como no
se entregará, según el Coronel Roca, se hizo uso de los rémington y medio
centenar de indios amigos” quedaron tendidos en el corto trayecto que
alcanzaron a recorrer huyendo despavoridos.
Repárese que se trataban de comisiones de tribus sometidas, las que
frecuentemente concurrían a Vil a Mercedes a realizar compras, visitar
parientes internados en la población, o retirar los vicios” que el Comandante de
la Frontera debía entregarles en cumplimiento de pactos celebrados con toda
solemnidad. Muchos de ellos, poco antes, habían visitado en Buenos Aires al
presidente Avellaneda, en compañía de Fray Marcos Donati, vestidos y
subvencionados en los ministerios y aún agasajados por la propia esposa del
primer mandatario.
De la espantosa matanza que estamos recordando, y de otras similares,
tenemos en nuestro archivo testimonios irrefutables; el 1º de octubre de 1878,
Don Rufino Barreiro desde Mendoza escribe a Ventura Ramallo (VM)
diciéndole entre otras cosas “que suponen que Marcos Domínguez ya habría
regresado de su peligrosa expedición, la que haría eco en los faustos históricos
de los hombres guapos que pululaban las calles y los campos de Villa
Mercedes(...); que en una caja de fósforos había visto un grupo que
representaba una excursión al desierto, encontrado en su jefe un gran parecido
a Domínguez; que recién comprendía que la fama de esa expedición había
llegado a Europa y que los fabricantes de fósforos la habían litografiado y
estampado en sus cajas para explotar la novedad”.
En otra nota, del 24 de octubre, Barreiro pregunta directamente a
Domínguez “que tal anduvo la lanza en su célebre expedición al desierto y si
mató muchos salvajes”. Finalmente el 9 de noviembre, contestando una carta
de Don Jeremías Ramal o del 29 de octubre, Bar eiro dice:
“No me alegro de la matanza de los indios que se ha producido en Vil a
Mercedes, pero sí de la ruptura de esos tratados vergonzosos del Gobierno

REFERENCIA: Memorias del Ministerio de Guerra y Marina – “El baúl de Avel aneda”, carta del
Presidente al General Roca – Diarios “La Nación “y “La Prensa” – Correspondencia de Don Rufino
Barreiro – Archivo Franciscano de Río Cuarto.

Nacional con ellos, que venía poniendo a dos mil ones de habitantes civilizados
como tributarios de un insignificante números de salvajes. Sin duda, por el
momento esos sucesos traerán inconvenientes, pero ellos serán la base del
monumento de garantías requeridas para la vida y la propiedad del futuro”.
A las comunicaciones del Coronel Roca dando cuenta de las
sangrientas acciones, el General don Julio Argentino Roca contestó.
“Se ha portado bien y el señor presidente me encarga decirle que esta
satisfecho de su conducta”.
Por su parte, el Prefecto Misionero, Fray Moisés Alvarez recogiendo el
repudio que el suceso provocara en la frontera, escribía indignado a Fray
Marcos Donati, desde Villa Sarmiento, el 31 de octubre de 1878:
“…quiero que averigüe bien, cómo ha sido la matanza de los indios.
Siendo esto una cosa sumamente grave, quiero que no se excuse. Me parece
que ha de ser necesario que la Prefectura proteste y se retiren los frailes que
hasta ahora han servido de instrumento para matar a unos pobres bárbaros
indefensos…”


9-VIVANDEROS Y ABASTECEDORES

Vivandero es el individuo que vende víveres a los militares en marcha o
en campaña, ya l evándolos a la mano, ya en tiendas o cantinas. Abastecedor,
el que abastece, que da abasto. Por extensión la Real Academia, el a sabrá
porqué, asigna también ese carácter al acaparador, agiotista, almacenista,
contratista, importador, negociante especulador, tratante, vendedor y traficante.
A los cantones y fortines de las líneas de fronteras concur ían periódicamente
los vivanderos, o seguían las expediciones como las que tuvieron lugar en la
Conquista del Desierto, en grandes carretas cargadas de mercaderías y
“vicios”, especialmente yerba, tabaco y papel, jabón, ginebra y ropas, que no
proveía el Ejército o lo hacía en cantidades mínimas.
Néstor Tomás Auza afirma que los vivanderos l enaban una función
comercial que se necesitaba sobre todo en los lugares alejados, sin población
civil; que para ejercer esa actividad no requerían permiso especial y la
practicaban libremente, obteniendo buenas ganancias ya que sabían explotar
de manera conveniente las necesidades de los soldados, pero que lo hacían a
riesgo constante de la vida, al atravesar largas jornadas a marcha lenta,
recorriendo largas distancias.
Hace muchos años conocimos a un vecino de nuestro Bar io que en su
mocedad había sido vivandero. Se l amaba José Goya había amasado una
respetable fortuna y establecido en un Hotel en calle París (hoy Aviador
Origone), frente a la Estación de Fer ocar il Nacional Andino. Solía referir con
mucha gravedad las peripecias de la 3ª División del Coronel Racedo, que
siguió con un car o de abastecimientos hasta el campamento de Pitre-Lauquen
en el invierno de 1879, la matanza de indios indefensos y las especulaciones
de rigor en la compra de mulas para el Ejército que se realizaban en Vil a
Mercedes.
Sobre abastecedores de aquella época tenemos referencias inéditas
que, no obstante su carácter circunstancial por haberse vertido en cartas
privadas que trataban diversos asuntos, bien analizadas y correctamente
vinculadas con acontecimientos conocidos, arrojaban mucha luz en contornos

olvidados desconocidos de la célebre campaña a los dominios ranquelinos.
Nos limitaremos, pues, a reproducir algunos pár afos y que los lectores,
especialmente los más advertidos, saquen sus propias consecuencias: Don
Rufino Barreiro, desde Mendoza, contesta el 24 de enero de 1879 una carta
que desde Villa Mercedes le enviara don Jeremías Ramal o, y le dice:
“Ya suponía que le iría mal en Buenos Aires y por los tigresos que
pretendían y al fin sacaron la Proveeduría (de las fuerzas de la Frontera). A
ellos les conviene ganar aunque no sea más que para comer; y les conviene
hasta perder.(...)En definitiva que con estos individuos que todo les conviene, no
se puede competir”….
El mismo corresponsal, en la misma fecha, escribe a los Sres. Maidagán
Larrazábal & Cía., una de las más importantes firmas de ramos generales de la
provincia de, con San Luis, con asiento en Villa Mercedes, que se preparaban
para abastecer a las tropas expedicionarias, diciéndole:
“Hace mucho tiempo que Don Ataúlfo Hoyos me dijo que en pocos días
más les mandaría el resto de la harina, y como no sé si esa promesa se ha
hecho efectiva, les prevengo que los mil quinientos quintales los he pagado
íntegros al contado, en el momento de hacer el contrato, según recibos que
obran en mi poder. Ahora bien; como Hoyos murió el 17, no sé si me tocará el
clavo de la harina que pudo quedar debiendo”.
A su entrañable amigo, Don Benito Echesortu, le dice que mucho se
alegra haya podido formar su Estancia “el único negocio seguro en el país”, y
que no le extraña el buen resultado obtenido con la alfalfa “teniendo en cuenta
la gran demanda de pastos por la concentración de cabal adas necesarias al
movimiento de las Fuerzas, pero que una vez establecidas las fronteras en el
Sur, la cuestión pastos dejaría de ser negocio”.
Más adelante, ya internada en el desierto la 3ª División, Bar eiro escribe
y telegrafía a los abastecedores mercedinos, diciéndoles que sobre tropas (de
cargas), les había contestado según se presentaban las cosas; que un
dependiente de la casa (de Don Eliseo W. Marengo), había recor ido en coche
todos los departamentos donde se sabía había troperos, y muchos habían
venido luego a tratar, pero que al enterarse que recién cargarían en Vil a
Mercedes para salir rumbo al Sur, 80 leguas, no encontraban suficientes
garantías, ni aún con la escolta que les ofrecieran. Indudablemente, los indios
aun inspiraban pánico a los ar ieros mendocinos.
Finalmente, luego de numerosas transacciones de menor cuantía,
Barreiro anuncia que el 29 de mayo saldrían de Mendoza a Vil a Mercedes, 36
mulas con cargas, de la tropa de Don Miguel Ramírez, especialmente
contratado para proseguir viaje hasta Poitagüe, a 60 centavos chirola por
arroba de carga, llevando el capataz instrucciones de su patrón al alquilar las
mulas por mes, si convenía. Eso sí, debía garantizarse la pérdida de mulas en
caso de invasión o ataques de los salvajes. La vida de los troperos, al parecer,
podía jugarse.


10-AUSENCIA DEL CORONEL ISEAS


REFERENCIA.: El Ejército en la época de la Confederación, por Néstor Tomás Auza – La Conquista del
Desierto, por Eduardo Racedo – Correspondencia de Don Rufino Barreiro.

Contrariamente a lo expresado en versiones bastamente difundidas, el
Coronel Don José Iseas no participo en las operaciones que se realizaron en
1878 y 1879 desde el Río Quinto hasta el confín patagónico, evocadas hoy
como culminación de la secular lucha por la conquista del desierto.
Tampoco asistió, como se cree, a la fundación del Fuerte Constitucional,
ni intervino en la revolución mitrita del ’74 en la que tomara posición por uno u
otro bando, toda la población civil y militar de Vil a Mercedes.
¿Qué ocur ió para que el recio guer ero no pudiera agregar su extensa
foja de servicios, su participación de hechos de tanta trascendencia?
Simplemente: el 1º de diciembre de 1856 se encontraba en el Fuerte San
Ignacio tratando de remontar su Regimiento para acompañar al Gobernador
Daract y al General Pedernera al Paraje de las Pulgas, punto determinado para
la erección de la nueva población, y a principios de 1872 había solicitado su
relevo por enfermedad traslado a Buenos Aires a gestionar el pago de haberes
atrasados y la entrega de premios obtenidos en su prolongada campaña.
No es exacto que haya integrado la Corporación Municipal de Vil a
Mercedes, como vocal, cargo para el que según Yaben (“Biografías
Argentinas”*) habría sido designado el 24 de noviembre de 1877, pero si es
cierto que falleció en nuestra ciudad el 6 de agosto de 1882, según consta en la
partida de defunción obrante en el Archivo Municipal en copias de cartas de
nuestro propio repositorio que confirman este hecho y revelan pormenores
inéditos del juicio sucesorio.
La trascripción de dichas cartas, singularmente cáusticas teniendo en
cuenta la personalidad que las suscribe, hace innecesario agregar alguna
aclaración al respecto:
“Vil a Mercedes, setiembre 19 de 1896 Sr. Don Estanislao Viñales. La
Bolsa. Buenos Aires. Mi Querido amigo: con motivo de la grave enfermedad de
Eulogia, no he podido picanear a su viuda, que es una potala (Piedra que,
atada a la extremidad de un cabo, sirve para hacer fondear los botes o
embarcaciones menores). Al fin conseguí hacerla entrar para que se molestara
en ordenar se hiciera el Poder, lo mande autenticar, y habiéndomelo devuelto
el sábado, no podía mandárselo antes de hoy. También le adjunto las
pintorescas fojas de servicio. El hombre, afortunadamente, murió el 6 de agosto
de 1882. Su declaratoria de heredera universal no puedo mandársela porque
no ha abierto juicio sucesorio; pero he creído que se podía salvar la cosa con
un documento supletorio, ante el Juez de Paz, con declaración de testigos, y le
he dicho que haga eso, y en cuanto me lo dé se lo remitiré; es decir, en cuanto
consiga que Doña Justina se ocupe de ello. ¡Es tremenda!. . También cuando
Dios quiera le conseguiré el documento privado. ¿Sabe lo que hay?. .Tenía la
cosa prometida a otro, que pensaba hacer lo que V. piensa”.
“Vil a Mercedes, setiembre 30 de 1896. (Al mismo destinatario).
Le adjunto el documento privado de Doña Justina. Está esperando un
sobrino, abogado, que viene mañana de San Luis, para que le levante las
informaciones testimoniales que justificarán que es única y universal heredera.
Una vez terminado, ella se lo remitirá, porque creo que yo no estaré”.
“Vd. sabe que el hombre (ISEAS) no debe haber dejado nada en el
tintero cuando se puso a biografiar sus sacrificios y heroicidades patrioteras; y
desde el 80 en adelante ¡que quiere que hiciera!

REFERENCIAS: Revista del Centenario de Villa Mercedes – Biografías Argentinas y Sudamericanas de
Jacinto R. Yaben – Correspondencias de Don Rufino Barreiro.

A mi juicio, demasiado hizo con vivir dos años más en medio de la negra
y de la limeta…” (Fdo:) RUFINO BARREIRO.
Sus restos descansan en el llamado Panteón de los militares, del
cementerio local. Una placa de mármol blanco, sobre una truncada columna,
expresa:
“Coronel Don José Iseas. 1814-1882. virtuoso militar que consagró 51
años al servicio de la Patria. El Regimiento 4 de caballería en memoria del que
fue meritorio Jefe. 1931”.


11- EL CORONEL ISEAS ENTRE LUCES Y SOMBRAS

“Se ha acusado a Iseas de cruel y arbitrario. Si en muchos de
sus actos se revela como tal, es justo también advertir que las
tropas de su mando estaban formadas, en su mayor parte, por
bandidos condenados al servicio militar de fronteras y que a
diario tenía que habérselas con el indio bravío y el astuto
montonero, en una lucha de emboscadas, de sorpresas y de
exterminio. Tampoco los bárbaros daban cuartel y resolvían de
inmediato el destino de los enemigos que caían en sus manos.
También Iseas era el primero en exponer su vida en ter ibles
cargas y entreveros a lanza, sable, puñal y boleadoras. Sólo su
bravura, su arrojo y su temeridad, pudo contener al gaucho
malhechor y al indio feroz”.

JUAN W. GEZ
(Historia de San Luis)
José Iseas participó en el combate de “Las Acol aradas” y en la batida de
infieles conducida en marzo de 1833 por el General Ruiz Huidobro.
Luego, a las órdenes del Coronel Argañaraz, asistió al combate donde
cayó prisionero el Cacique principal Carrané, y al sangriento encuentro de “La
Pampa del Molle”, donde fue muy mal herido. No fue, como relata Yaben
siguiendo a Gez, fundador de Fuerte Constitucional, ni esta población se
levantó “donde antes existió el Cantón de las Pulgas”, como lo hemos aclarado
en nuestro trabajo “Noticias del Fuerte San Lorenzo del Chañar”. En cambio, es
cierto que combatió rudamente muchos años contra los montoneros, luego de
haber servicio en las fuerzas federales de los generales Quiroga y Pacheco,
hallándose en la batal a de Oncativo; en la campaña de Cuyo; en la Toma de la
plaza de Río Cuarto a cuyas consecuencias perdiera la vida el heroico Pringles;
en la batalla del Rodeo de Chacón; en la persecución del ejército de Lamadrid
hasta Tucumán; en Monte Grande y la Ciudadela donde fuera destruido el
ejército unitario, en Sauce Grande, Entre Ríos, contra el Ejército Libertador del
General Lavalle; en la célebre batal a de Caaguazú; y en cientos de acciones
más que no referiremos por ser nuestro propósito, solamente mencionar
episodios relacionados con “La Conquista del Desierto”, ocur idos en la
jurisdicción de San Luis.
Digresión aparte, entonces apuntaremos que Iseas en septiembre de
1863, en los Molles, 6 leguas al Sur de Villa Mercedes, puso en fuga a los
indios que dirigidos por el Cacique Baigorrita, habían sorprendido y ultimado

íntegramente una partida exploradora que marchaba al mando de un teniente.
El 21 de enero de 1864 se produjo el ataque (sic) a Villa Mercedes encabezado
por Juan Gregorio Puebla, existiendo sobre el hecho numerosas versiones que
difieren de la muy conocida y repetida de Gez.
Una de ellas, de Don Belarmino T. Olguín, basada en el testimonio de
Don Claudio Soria, un antiguo vecino de Villa Mercedes, nos dice que
desmontado Puebla a raíz del certero tiro que disparara Don Santiago Betbeder
desde el techo de una casa, fue ultimado a sablazos, en el suelo, luego
enlazado y arrastrado hasta el Cuartel, donde por orden del Coronel Iseas se le
arrojó al cor al para que fuera pisoteado por la cabal ada. Finalmente,
sepultados sus restos en el bajo del Río, fueron rescatados en la noche por los
indios, sus compañeros del asalto que le costara la vida.
Iseas, al frente del Regimiento 4 de Caballería de Línea, también
mantuvo encuentro contra los infieles en Uejeda, Medanito, Morteritos, Achiras,
El Lechuzo y Laguna de los Trapales, habiendo contribuido sin duda alguna
con su tenacidad y bravura, a levantar más de un mojón en los disputados
campos que tanto trajinó.


12-EL VERDE CENTINELA

Árbol o hierba, gigantesca, el Ombú (Phytolacca di cica), de la cal e
Guayaquil, continúa siendo un CENTINELA VERDE como fuera en el remoto
talaya lugareño ubicado en la ciudad encumbrada de la tierra pródiga, de la
llanura infinita, junto al río travieso, el monte abigar ado, la fauna errátil y
heterogénea.
Desde su densa copa de elípticas y alternas hojas acuminadas solitarias
en el paraje, vio un día l egar a lo lejos la nutrida caravana que con el
Gobernador Daract y el General Pedernera al frente, bajo la mirada atenta y
acogedora de los milicianos del Morro, conducidos por el bizarro Teniente
Coronel Don Juan Saá, venía a fundar la población del Fuerte Constitucional y
la Comandancia Sur de la Frontera de San Luis, Córdoba y Mendoza.
Divisó en la cálida primera quincena de diciembre de 1856 el esfuerzo
de Don Juan Gregorio Novillo, Comisario General del 3er departamento, para
concluir con sus adoberos, improvisados albañiles y maestros carpinteros, los
muros y albañales del Cuartel destinado a las fuerzas de línea que se
acantonarían en el lugar; la limpieza de antiguas acequias abiertas por Don
Leoncio Suárez, yerno y sucesor de Don Domingo Fernández, Comandante del
vecino Fuerte “San Lorenzo del Chañar”; construcción de la Boca-Toma para
levantar el agua del río; y otros trabajos de primera necesidad.
Observó la mensura de las 20 cuadras destinadas a cabecera de la
población, en la margen izquierda del pretérito Popopis; la delineación de las
primeras calles, manzanas y solares, que realizara el agrimensor militar José
María de Rivarola, y el reparto y adjudicación de éstos, efectuados por el
Coronel Iseas y el Juez de Paz Don Juan José Car izo, entre los jefes,
oficiales, soldados, paisanos, algunos indígenas, mujeres y “cuantos quisieran
avecindarse”.
Años después, soportando en su transcur ir vientos huracanados,
heladas paralizantes, sequías interminables, plagas de toda índole,
reverdeciendo siempre sus largos pecíolos entre racimos de flores, fue testigo

de la última visita que en 1881 hiciera el benemérito General Pedernera a sus
familiares, los Quiroga, en la finca de “Las Azoteas”, hasta donde alcanzaba su
sombra mañanera.
Contempló el desfile airoso de los regimientos de la División de Artil ería
que en 1895 bajo el mando del General Reynolds estableciera el Campamento
militar y Polígono de Tiro, al Sudeste de la población; la circulación desde ese
lugar hasta el Hotel de Inmigrantes, convertido en Hospital Militar, y a los
galpones de cargas de los ferrocarriles, de las vagonetas decauville cargadas
de maderas y leñas del aser adero “El Sauce” de los Hermanos Minviel e; el
extraordinario movimiento que a principios del siglo produjeran los grandes
remates ferias animados por la verba cautivante del doctor Miguel Benito
Pastor, en el Hipódromo Puntano, frente a “San Amaro” (Casa-Quinta de Don
Amaro Galán, luego de su hijo político Rufino Bar eiro); el traslado del
Matadero Viejo desde Europa y San Juan hasta la costa del río; y al á por la
década del ’20 el trabajo fecundo de laboriosos gringos (Colombo, Aiel o,
Federico, Guerra y otros), que casi a sus pies labraban la tierra, abastecían la
ciudad y exportaban sus nobles productos.
¡Cuantas cosas podría contarnos este maravilloso Centinela Verde!...
Que debe preservarse celosamente por su alto valor histórico; por haber velado
y velar aún los sueños de grandeza de una comunidad que marcha
aceleradamente en busca de su mejor destino.


13-NOMINA DE PRESIDENTES TITULARES, INTERINOS Y
PROVISORIOS DE LA CORPORACIÓN MUNICIPAL DE VILLA
MERCEDES-VICEPRESIDENTES EN EJERCICIO DE LA
PRESIDENCIA



(Fecha de elección, nombramiento o asunción y cese en el cargo)
Carácter
-4-74 -
– 24-09-74 Juan E. Córdoba
Titular
12-01-75 -10-07-75
Pablo Minvielle-Otto
Intendente (…)

Mann
09-07-75 21-08-75
José A. Novil o
Provisorio
21-08-75 11-12-75
Vicente Sallorenzo
Titular
11-12-75 1º-01-76
Amaro Galán
Vice en ejercicio
1º-01-76 05-02-76
Vicente Sallorenzo
Titular
05-02-76 11-03-76
Amaro Galán
Vice en Ejercicio
11-03-76 18-03-76
Vicente Sallorenzo
Titular
18-03-76 11-05-76
Amaro Galán
Vice en Ejercicio
11-05-76 24-07-76
León Lagardere
Titular

 No alcanzó a organizar debidamente sus funciones por haberse disuelto la Corporación al participar sus
miembros en la revolución mitrista encabezada por el General José Miguel Arredondo el 24 de setiembre
de 1874.
 La denominación de “Intendente” no se utiliza hasta1887. Ot o Mann, presumiblemente era empleado
de los Hermanos Minvielle y Don Pablo había delegado en él funciones que le eran propias.

24-07-76 27-07-76
Amaro Galán
Vice en ejercicio
27-07-76 31-07-76
León Lagardere
Titular
31-07-76 27-08-77
Amaro Galán
Vice en ejercicio
27-08-77 03-09-77
Alfonso Alvarez
Titular
03-09-77 10-09-77
Olegario Sosa
Provisorio
10-09-77 29-09-77
Alfonso Alvarez
Titular
29-09-77 15-10-77
Olegario Sosa
Provisorio
15-10-77 14-05-78

José Lespinasse
Vice en ejercicio
14-05-78 31-05-78
Pedro Hormeche
Provisorio
31-05-78 31-05-79
Eugenio Minvielle
Titular
31-05-79 09-06-79
Francisco Capdevilla Vice en ejercicio
09-06-79 21-07-79
Olegario Sosa
Vice en ejercicio
21-07-79 21-07-79
León Lagardere
Interino
21-07-79 23-03-80
Ramón Moreno
Titular
23-03-80 19-07-80
Olegario Sosa
Vice en ejercicio
19-07-80 16-09-80
Francisco Capdevilla Provisorio
16-09-80 20-09-80
Olegario Sosa
Vice en ejercicio
20-09-80 04-10-80
Antonio Ardiles
Titular
04-10-80 18-10-80
Francisco Capdevilla Interino
18-10-80 05-09-81
Antonio Ardiles
Titular
05-09-81 06-10-81
A. Custodio Poblet
Interino
06-10-81 01-10-86

Antonio Ardiles
Titular
01-10-86 16-08-87

Pablo Minvielle
Titular
16-08-87 25-05-88
Faustino Quiroga
Vice en ejercicio
27-05-88 13-07-88
Abel Gutiér ez
Titular


14-REMINISCENCIAS

●Dos diarios mercedinos, “El Tribuno” (aparecido en 1917), y “San Luis”
(aparecido en 1926), se imprimieron en sus talleres gráficos propios ubicados
casi en ambos extremos de la Avenida Mitre.



●En 1930 la Empresa de Ómnibus “Federal Six” de Camilet i Hnos.
anunciaba que a fin de mejorar sus servicios en beneficio de sus buenos y
distinguidos favorecedores (…), pondría en circulación dos ómnibus Hispano
Suizo con capacidad para 36 pasajeros sentados cómodamente. La promoción
agregaba que en ese refuerzo Villa Mercedes quedaría a la altura de la Capital
Federal en esa clase de servicio.



 José Arturo Lespinasse.
 Fue designado Intendente Municipal el 13 de julio de 1887. por decreto del Gobernador de la provincia.
Don Eriberto Mendoza.
 Prácticamente el Honorable Consejo Deliberante celebró su primera sesión como tal, el 25 de febrero de
1887, de acuerdo a la Ley de Régimen Municipal que regía desde el primero de enero de ese año.


●El 4 de enero de 1931 se iniciaron nuevos trabajos de “petrolado” de la
Avenida Mitre, en un vano intento descubrir los interminables baches de su
calzada. Con tal motivo fue clausurado por largo tiempo el trayecto entre
Plazoleta Origone y la Casa Municipal.



●El 23 de enero de 1927 el Martillero Don Miguel Roig remató 9 lotes de
terrenos ubicados en calle Colombia, entre Avenida Mitre y General Paz,
obteniendo un precio promedio de Mil Ochocientos Cuarenta y Cinco pesos,
pagaderos en 60 mensualidades.



●A principios de 1929 la Bicicletería de la Del a Vedova & Gualdoni,
Instalada en Avenida Mitre y Ardiles, anunciaba que para dar mayor impulso al
ciclismo, había resuelto efectuar sus ventas en doce mensualidades. Además,
ofrecía su tal er de reparaciones de armas, fonógrafos y relojes.



●En febrero de 1927 la Casa de música de Domingo L. Blanco ubicada
en un gran salón que se extendía sobre la Avenida Mitre, desde Almagro (hoy
Juan B. Justo), hasta el Avenida Hotel, anunciaba haber iniciado la venta de los
afamados discos “Víctor” con la grabación de la zamba típicamente puntana
“Viva San Luis”, de la cual era autor el prestigioso compositor Don Ricardo
Arancibia. Interpretaba la pieza el dúo Magaldi-Noda.


●El 7 de julio de 1930 la Compañía Argentina de Teléfonos inició en
Avenida Mitre Esquina Necochea la construcción de un moderno edificio para
su nueva central telefónica automática, cumpliendo así, la promesa hecha a
sus clientes y público en general de dotar a Villa Mercedes de un servicio
telefónico de primer orden, “a la altura del prestado en las ciudades más
importantes del mundo”.



●El 10 de julio de 1933 la Intendencia Municipal inició la renovación del
arbolado de la Avenida Mitre con plátanos donados por la Administración del
Ferrocarril Pacífico.



●En el Teatro Avenida, el 9 de febrero de 1927, se llevó a cabo una
velada artística organizada por el club Sportivo Pringles con la colaboración del
Centro Filodramático de Aficionados, quienes interpretaron la comedia reidera
titulada “Silvano Abrojos” y el drama gauchesco “Tranquera”.




●En 1929 el Intendente Municipal, Sr. Reynaldo A. Pastor, llamó
públicamente la atención del Empresario de Ómnibus Don Ernesto Moret i, por
abuso que hacían sus “chauf eres” de las cornetas de los vehículos que
circulaban por la Avenida Mitre, recordándole además que las bocinas sólo
debían hacerse sonar en las bocacal es o por causas imprevistas.



●El 30 de junio de 1930 se instaló en Avenida Mitre 1231 la Estación de
Servicio “Camilet i”, sucesora de Mauro González promocionando la bondad de
sus lavados y engrases “para mantener nuevos los coches y obtener una
buena suspensión”.



●El famoso Circo “Hagenbeck”, uno de los más grandes del mundo,
levantó su gigantesca carpa en Avenida Mitre y Maipú, frente a la actual Plaza
San Martín. Prácticamente toda la población se volcó a sus funciones para
presenciar un espectáculo nunca visto en la ciudad.



●En 1918 el Intendente Guillet respondiendo a una solicitud de la
Sociedad Conductores de Carruajes, expresó que no se consideraba
autorizado para limitar el servicio que los ómnibus prestaban en la Avenida
Mitre, y que la prohibición para los Cocheros de buscar pasajes en el andén
ferroviario se debía a que no podían quedar solos los car uajes y desatendidos
los caballos.



●El 25 de julio de 1926 se realizó en el Cine Teatro “Avenida” una
reunión de vecinos para considerar la posibilidad de constituir una empresa
tranviaria que explotara el servicio, por Avenida Mitre, entre el Centro y la
Estación.



●Por convenio realizado entre las Compañías “Unión Telefónica del Río
de la Plata”, “Telefónica Argentina”, y “Al América Cables”, se inició el servicio
de larga distancia el 11 de junio de 1930, debiendo el público interesado acudir
a una cabina especial de esta última, instalada en sus oficinas de Avenida Mitre
esquina Vicente Dupuy.



●El 29 de julio de 1914, reunido el Honorable Consejo Deliberante bajo
la presidencia de Don Nicolás Origone, aprobó la Ordenanza Nº 157 por la cual

se disponía el cier a de los sitios baldíos existentes en la Avenida Mitre desde
Piedras (Edison) hasta San Juan, “con mural as de material cocido,
perfectamente revocadas y de 2,50 metros de altura”.





Apertura y denominación de cal es y avenidas

15-NOMBRES PROPUESTOS, VETADOS O NO
CONSIDERADOS

“…El método científico de investigación obliga a ser cauto. La
tarea resuelta así dura, pesada, abrumadora, desesperante a
veces pero hay que verificar cada fecha, cada nombre y cada
autoridad y cada autenticidad, cada actitud, cada idea, si es
posible cada intención y cada sentimiento”

VICTOR SAA

Hace un siglo, cuando presidía el Consejo Deliberante Francisco
Píscopo, respetable boticario de la Vil a, influyente militante del Partido
Autonomista Nacional y Cónsul del Reino de Italia que le otorgó el pomposo
título de “Cabal ero”, fue sancionado un Acuerdo con el Nº 92 tendiente a
nominar numerosas calles de ciudad, parcialmente abiertas, que sólo se
conocían por el nombre de algún antiguo vecino que en el a se domiciliara o
tenían sus potreros.
Mucho tiempo había transcur ido desde que se autorizara al concejal,
cura pár oco José Félix Gómez, a redactar un proyecto de nomenclatura, lo
mismo que desde la designación de sus pares Juan Páez y Paz Gatica, “para
que propusieran los nombres que debían l evar las cal es adyacentes que
carecían de el os”. Nada menos que nueve y siete años, respectivamente.
En que la tarea no era tan sencilla, porque como lo hemos apuntado en
una nota anterior, subsistían enfrentamientos ideológicos ancestrales y heridas
de contiendas aún no cicatrizadas, más las apasionadas luchas electorales
periódicamente sostenidas con creciente violencia, que dividían rotundamente
las opiniones sin posibilidad de conciliarlas.
Un nombre digno para unos no lo era para otros. Las propuestas no
encontraban el apoyo necesario y el problema continuaba prolongándose.


SOLUCION PARCIAL

El acuerdo mencionado, desprolijo como todos los de esa época y-
muchos de los actuales-, no pasó a ser una solución parcial ya que no alcanzó
el objetivo perseguido. Por el Artículo 1º se daban nombres a las calles que
corrían de Este a Oeste, al norte de las Piedras (Marconi), divididas por la 3 de
Febrero (Pedernera), del modo siguiente:

Toribio Mendoza y Mauricio Orellano a la que pasaba al Sur del Mercado
Público (hoy Ameghino y Urquiza). Los primeros nombres fueron vetados.
Zoilo Concha y Rafael Cortez, a la que pasaba al Norte de dicho
Mercado. (En la actualidad la primera se denomina Rivadavia mientras que la
segunda mantiene el nombre).
Ministro F. Berrondo y Río Bamba (Riobamba), a la que pasaba frente a
la Quinta de Don Crisanto Fernández (…) Vetados ambos nombres (hoy la ex
calle 71 lleva el nombre de Ministro Berrondo y Riobamba, mal escrito, sigue
denominándose a la que cor e entre España (Suipacha y Junín). Los nombres
vetados corresponderían a las actuales cal es Justo Daract y Juan Llerena.
General Necochea y General Alvarado. El primer nombre subsiste aún
cuando se le ha privado como a muchos, de su grado militar. El segundo “no
corrió” y en la actualidad la cal e se denomina Gobernador Alric.
General Sarmiento y General Sucre. Nombres propuestos a la calle “por
donde corría la Vía del Tranway del señor Minviel e a la Estación La Rioja”. El
primero se mantiene, pero libre de los entorchados que tanto le agradaban. El
segundo fue reemplazado por Libertad y civilmente pasado a la ex calle 40 al
1300.
Maipú y Chacabuco. Los dos nombres fueron aceptados y felizmente se
mantienen. Esa calle concluía al este en la propiedad de don Alejandro
Martínez, recordada con el nombre de “3 de Febrero”, la fecha de la caída de
Don Juan Manuel de Rosas precisamente en la batalla de Monte Caseros.
(Actualmente esa calle se denomina Manuel Láinez).
Paraguay y Venezuela. La primera, que pasaba “frente al lado Norte de
la Casa de Don Cruz Gatica” (hoy costado lateral de la cancha del Club
Sportivo Pringles), mantiene ese nombre. La segunda no fue aceptada hasta
años después en que apareció en la cuadra anterior al Uruguay, de donde se
inicia la numeración de las cal es que cor en de Sur a Norte.
Colombia y Ecuador. Al Este la primera, al Oeste la segunda “al Norte
del Mercado de la Estación”, hoy Palacio de los Deportes José María Gatica.
Coronel Vicente Dupuy y General Bolívar. La cal e que aún l eva el
nombre impuesto por el Acuerdo Nº 92 pero sin los grados militares, pasaba
“por la casa del Sastre Brandan” (…)
Almagro y Solís. La primera, al Este, hoy l eva el nombre del líder
socialista Don Juan B. Justo. La segunda, al Oeste, la de Comandante Videla
ubicada a la altura del 1700 de Pedernera Solís fue desplazada dos cuadras
más ar iba. La calle pasaba “frente a la casa del señor Cantizani” (hoy local de
la Sucursal Nº 1 de Encotel del Bar io Estación).
Magallanes y Pizarro. La segunda mantiene el nombre que se le
asignara. La primera “al Norte de la Plaza Colón”, (hoy Pringles) lleva el
nombre del Dr. I. de la Torre.
Roca y Avellaneda. La calle que corría de Este a Oeste “frente a las
estaciones ferroviarias y conocida como calle París” pasaba a denominarse
Roca al Este y Avellaneda al Oeste. Ambos nombres fueron vetados y esos
tramos se denominan Hilario Cuadros y Avenida Aviador Origone,
respectivamente.
Córdoba y Paraná. Estos nombres, propuestos para la cal e que pasaba
por el frente Sur de la Quinta del señor Pedro Encinas, cor iendo de Este a
Oeste, también fueron vetados. Más adelante se llamó Córdoba a los Palitos
Blancos, (Ardiles) primero, y después a la cal e Nº 15, hasta hoy. El nombre de

Paraná, presumiblemente, fue resistido por interpretarse que se trataba de un
homenaje al Presidente del Gobierno de la Confederación Argentina, General
Urquiza.


OTROS VETOS

Por el Artículo 2º del Acuerdo Nº 92 se denominaba “Avenida Coronel
Ardiles” al bulevar continuación de la cal e General Laval e. Se vetó “por la
opinión pública” (…)
Por el Artículo Nº 3 se dio el nombre de “Justo Daract” al bulevar
mandado a abrir en el límite Este del ejido municipal, hoy cal e Amaro Galán.
La iniciativa no prosperó.
En el artículo subsiguiente se dispuso denominar Capitán Tor es “a la
calle sin nombre que corría de Sur a Norte al Oeste y al Este de la Quinta del
Señor Alejandro Soria”. Se vetó. (Actualmente es la cal e Güemes, así a
secas).
También fue vetado el nombre de Santiago Betbeder con que se
deseaba reemplazar al de Río Bamba (Riobamba).


SIN CONSIDERACIÓN

Proyectos y propuestas que nunca fueron consideradas pasando a
engrosar el polvo y las telarañas de algún archivo o el recóndito cajón de algún
escritorio de desaprensivos ediles, referidas a denominaciones de calles, son
numerosas, valiosas algunas, significativas y originales otras. Así, sin agotar la
nómina, podemos recordar que el 9 de octubre de 1908 el Consejo Deliberante
giró a la Comisión de Obras Públicas la solicitud presentada por Don Aditardo
Navarro y otros vecinos, para que se procediera, a la apertura de la calle
interceptada por terrenos cercanos a la Sucesión Leguizamón, entre Sarmiento
y Maipú, y se le bautizara con el nombre de “Leandro N Alem”.
El 1º de junio de 1929 el Intendente Martínez elevó al Consejo
Deliberante un proyecto de Ordenanza denominado ciudad “Teniente General
Julio Argentino Roca”. Pero no pasó de un proyecto “sui generis” que nunca se
presentó, pese a la difusión periodista que se le dio.
Ocurrió que el Presidente de la Comisión Nacional Pro Monumento a
Roca, Almirante Domec García, invitó a las autoridades locales a adherirse a la
inauguración de la obra, en la Capital Federal, y Don Guillermo Domínguez y
su ilustrado secretario, el joven Emilio Casañas Lemos, gentilmente se hicieron
presente con el Decreto aludido, expresando:
“…considerando que Roca, el eminente estadista, estratego y Presidente
de la Nación; conductor de la cruzada inspirada en el más puro patriotismo
contra la barbarie; conquistador del desierto y fundador de los pueblos y
ciudades que propulsaron la grandeza del país y que en el orden exterior
reafirmó la paz continental y fue emblema de concordia, de paz y de trabajo,
merece ser honrado por todos nuestros conciudadanos, por su obra inmensa,
fecunda y patriótica, que lo consagra como a uno de los prohombres de nuestra
nacionalidad, el Intendente Municipal.
DECRETA



Art.1º.-Adherirse al homenaje que el país tributa al Teniente General
Julio Argentino Roca, auspiciar toda iniciativa dentro del vecindario tendiente a
honrar la memoria pública del insigne ciudadano.
Art. 2º.- Elevar al H. Consejo Deliberante un Proyecto de Ordenanza
designando con el nombre de Teniente General Julio Argentino Roca una cal e del
Municipio.
Art. 3º.- La Bandera Nacional permanecerá izada en el Palacio Municipal
durante tres días consecutivos.
Art. 4º.-Pásese nota con copia del presente Decreto al Señor Presidente
de la Comisión de Homenaje, Almirante Manuel Domec García.

Fdo: GUILLERMO C. DOMINGUEZ-Intendente.
E. Casañas Lemos – Secretario.


Excusamos decir que del vecindario no partió ninguna iniciativa
tendiente a honrar al célebre “Zor o”, como políticamente se le l amaba; ningún
proyecto fue considerado por la razón ya apuntada; y el nombre de Roca sigue
ausente en la nomenclatura urbana. Será que no se le ha perdonado der otara
al General Arredondo, de hondas vinculaciones con las mitristas de Villa
Mercedes a Río Cuarto y nos quitara con su injusto arbitraje buena parte de la
zona Norte y Este del territorio sanluiseño. ¿O todavía perdura el hor or que
desencadenó con la tremenda matanza de indios en Pozo del Cuadril?


INEXPLICABLE

Algunos motivos para que se desestimaran nombres, se vetaran
rotundamente o simplemente no se tuvieran en cuenta, hemos expuesto
sucintamente, llegando a la conclusión que resulta inaceptable esta última
situación. Más aún, inexplicable razonablemente la actitud de los ediles que no
se molestan en analizar propuestas serías, formuladas por entidades y
personas de notoria responsabilidad. El pase a Comisión, para que duerman el
sueño eterno, es la fórmula que antes y ahora se utiliza para enervar muchas
iniciativas valiosas, que ellos han sido incapaces de concebir.
Sin ir muy lejos, podemos señalar que un proyecto de ordenanza bien
meditado y excepcional informado, para nominar varias calles de la ciudad,
presentado por la Junta de Estudios Históricos de Vil a Mercedes, yace inerme
en la Comisión de legislación desde hace tres largos años. Por inercia o por no
compartir estos fundamentos:
“…los nombres propuestos, de sobresalientes figuras de pasado
lugareño que contribuyeran a su destacada caracterización, fueran primigenios
poseedoras de la tierra, o impulsaran y consolidaran su proyecto con el trabajo
fecundo y creador, merecen el recuerdo imperecedero de la comunidad y el
homenaje en muchos casos postergado injustamente…”.
Es evidente que el Cacique Cayupán, Juan Gregorio Novil o, Fray
Marcos Donati, los doctores Pedro Oden y Carlos Goudard, el Coronel Ernesto
Rodríguez, Belisario Olivera, Aníbal J. Luna, José Bor ás, Edmundo Wernicke,

el General Juan Saá, el Ingeniero Vulpiani, el Maestro González Camarero, y
muchos otros auténticos precursores olvidados…deben seguir esperando.





ESTABLECIMIENTO DE LA
JUSTICIA FEDERAL EN
SAN LUIS
(1863 – 1883)


Por Abelardo Levaggi1



1-CREACION E INSTALACION DEL JUZGADO DE SECCION

La Justicia Federal creada por la Constitución de 1853 comenzó a
funcionar en la provincia de San Luis hacia febrero de 1864. Hasta esa época,
pese a los esfuerzos hechos por el Gobierno de la Confederación Argentina en
la década anterior, el nuevo fuero no pudo ser establecido en ésa ni en las
demás provincias 2.
Desde que fue electo presidente de la Republica Bartolomé Mitre, él y su
ministro de Justicia, Culto e Instrucción Pública, Eduardo Costa, se abocaron a
la tarea de organizar el poder constitucional faltante. El primer paso que dieron
fue la formación de la Corte Suprema.
Notificado de ello por Costa, el Gobernador puntano, Coronel Juan
Barbeito, le respondió con una conceptuosa nota, datada el 21 de marzo de
1863. “Me he complacido sobremanera –le manifestó- con la perspectiva tan
halagüeña que presenta la Nación Argentina, habiendo por primera vez
conseguido la constitución de los tres altos poderes en que, como dice V.S., la
sociedad moderna ha delegado la soberanía del pueblo y de cuya
independencia y equilibrio depende la libertad y la conservación de los
derechos que ella ha conquistado. Acepto con agrado las felicitaciones que V.
S. me dirige por tan plausible acontecimiento, y me hago un deber, en
reproducírselas con la mayor cordialidad y entusiasmo rogándole al mismo
tiempo se digne presentárselas también Excmo. Señor Presidente de la
República3”.

1 Investigador Principal del CONICET con lugar de trabajo en el Instituto de Investigaciones Jurídicas y
Sociales “Ambrosio L. Gioja” de la Universidad de Buenos Aires.
2 Ver: Beatriz Bosch, “el Poder Judicial en la Confederación Argentina (1854-1861)”, en Revista del
Instituto de Historia del Derecho Ricardo Levene, 15, Buenos Aires, 1964, 11-36; y Clodomiro Zavalía,
Historia de la Corte Suprema de Justicia de la República Argentina en relación con su modelo americano,
Buenos Aires, 1920, cap. III: “El Inter egno de la Confederación” (45-52).
3 Gilberto Sosa Loyola, La tradición jurídica de San Luis. Una centuria 1844-1944, Buenos Aires, 1944,
81-82.

Hecho, esto, Mitre remitió al Senado la lista de los candidatos a ocupar
los Juzgados de Sección, que contemplaban, sumados a la Corte, la estructura
que la ley 27 le había dado a la Justicia Federal. Para San Luis, el nominado
fue Félix María Olmedo.
Obtenido el acuerdo, el presidente dictó el decreto del 4 de julio de 1863
por el cual designó a los jueces, Olmedo entre el os (art.1); fijó su residencia en
las capitales de las provincias respectivas con excepción de los de Santa Fé y
Entre Ríos (art.2); y dispuso que prestaran el juramento de ley, “siendo posible,
en manos del Presidente de la Corte Suprema de Justicia, y si no lo fuere, lo
prestarán ante los Gobernadores de Provincia, a quienes se comisiona al
efecto” (art. 3) 4.
Por otro decreto, del 9 de octubre, dispuso que “estando ya promulgadas
las leyes que han de regir los procedimientos de la Justicia Federal, y allanados
los obstáculos que han impedido hasta ahora su ejercicio”, la Corte Suprema y
el Juzgado de Sección de la Provincia de Buenos Aires principiarán al ejercicio
de sus funciones el día 15, y en las demás provincias los jueces de Sección,
luego instalación de sus respectivos Juzgados”, y “tan pronto como les sea
posible” fijarán por edictos el día en que hubieran de principiar el conocimiento
de las causas de su jurisdicción5 .
El mismo día 9, el mismo Costa se dirigió al Gobernador Barbeito,
acompañándole el texto de las leyes sobre la Justicia Federal, y de los decretos
sobre dotación de su personal. Le señaló que “al anados así los inconvenientes
que retardaban el ejercicio de la Justicia Nacional, muy en breve comunicaré a
V. E. la época en que los expresados Tribunales entrarán a desempeñar sus
importantes funciones6”.
Cuatro días después volvió a escribirle. Le remitió una copia del decreto
del día 9, y le reiteró la recomendación, que Barbeito había acogido “con la
solicitud que era de esperarse, prometiendo al Gobierno Nacional prestar toda
la cooperación que se requiera para facilitar el ejercicio de la Justicia Nacional”.
Esperaba que sus “importantes resultados” se hicieran sentir “muy en breve en
toda la República”7.
Ante un nuevo oficio del ministro, el Gobernador le acusó recibo el 16 de
diciembre, y se hizo eco de la recomendación que contenía, “relativa a que
preste mi cooperación al Juez federal de esta Sección, a fin de que en el
ejercicio de sus funciones cuente con los elementos necesarios para proceder
a la captura de los individuos que deberán ser sometidos a juicio y puestos en
seguridad hasta la conclusión de los procesos. El Gobierno de San Luis –le
contestó– interesado vivamente en que una vez instalada la Justicia Federal en
esta Sección, el Juez de el a no encuentre obstáculos que puedan estorbarle el
ejercicio de su alta misión, se hace un deber en asegurar a V. E. que procurará

4 Archivo General de la Nación (AGN), Registro Nacional de Departamentos de Justicia, Culto e
Instrucción Pública. 1862-1870, 23-24 y 24-25. X 44-10-8. El decreto, también en : Memoria Presentada
por el Ministro de Estado en el Departamento de Justicia, Culto e instruc ión Pública al Congreso Legislativo
de 1864, Buenos Aires, s/a, 3-4. El volumen mecanografiado “Cámara Federal de Apelaciones de
Mendoza. Historial. 1862-1871. Tomo 2º B”, que existe en la Biblioteca de dicha Cámara, incluye un
Legajo Nº 26 titulado “Legajo referente al recuerdo del pueblo de San Luis”, Eduardo Riquelme
Mendoza, y la Secretaría de Estado de Justicia de la Nación. Se dice al í que Olmedo fue nombrado por
acuerdo de 4.7.1863 (p.416).
5 Memoria…1864, cit., 5.
6 Archivo Histórico de San Luis (AHSL), carpeta 163, documento 17.602.
7 Idem, doc. 17.609.

allanar las dificultades que surgiesen llegado el caso, ofreciendo el concurso de
la fuerza pública y demás recursos que estén en su posibilidad””.8”
Por otra parte, Costa cursó a los jueces una circular, fechada el 15 de
octubre. Les envió –también a el os- una copia del decreto del día 9, y les
impartió algunas instrucciones. Cada juez debía tomar las medidas que
estimase conducentes a “la más pronta instalación” del Juzgado Seccional a su
cargo.
Asimismo les participó, que en esa fecha escribiría a cada Gobierno
provincial a objeto de que, “si en algún edificio público, situado
convenientemente, existiese un número de piezas que no ocupase el servicio
de la misma Provincia y que pudieran convenir para la instalación del Juzgado
sean, puestas a la disposición” del juez. Si eso no era posible, éste procedería
a “alquilar por cuenta de la Nación un local aparente y en una situación central,
y a proveerlo de los muebles y útiles indispensables”, para lo que recomendaba
“a su discreción una prudente y severa economía”.
Creía que con “una pieza para el despacho, una sala de audiencia (que
podría en caso necesario servir también para el despacho) y una o dos piezas
más para el escribano y ordenanza, es decir, con tres o cuatro piezas estarán
llenadas las necesidades del servicio en cuanto al local. Y en cuanto al
amueblamiento bastará un par de escritorios o mesas para el despacho, un
estante para el archivo y la dotación de sil as competentes”.
Con referencia a la Ley de Organización de los Juzgados de Sección,
sancionada el 12 de agosto de 1863, y promulgada el día 26, les hizo presente
que tendrían, para su despacho y servicio, un escribano de actuación y
diligencia, un oficial de justicia y un ordenanza, y que su nombramiento lo
harían el os la primera vez en “personas que sean mayores de edad, gocen de
buena reputación y acrediten ante el os una instrucción suficiente para
desempeñar el oficio a que aspiren”.
Como no podía determinarse de antemano la compensación que
recibiría cada uno, ni sería igual en todas las provincias, la ley había dejado su
propuesta “al buen juicio de los Jueces”. Con tal objeto, se dirigirían a la Corte,
teniendo en cuenta para hacer la proposición “la manera en que en esta
Provincia es retribuido el trabajo, y la más o menos facilidad que ofrece en el a
la vida”.
Dado que estaba retardada la instalación de la Justicia Federal, por
inconvenientes que no había podido preverse, el Gobierno deseaba
“apresurarla en cuanto sea posible, para que no carezca por más tiempo la
República de este poderoso resorte de nuestras instituciones, que tan grande
influencia está l amada a ejercitar en la tranquilidad y bienestar de los pueblos”.
Esperaba, pues, que se apresuraran a tomar las disposiciones
convenientes para principiar el ejercito de sus funciones tan pronto como les
fuera posible. Por edictos, que harían publicar en los periódicos, y fijarían en
los lugares más públicos, avisarían el día en que comenzaran a conocer de las
causas. También se lo comunicarían al Ministerio para que empezase a liquidar
las asignaciones del los empleados9.
El 2 de febrero de 1864 Olmedo Habría prestado el juramento ante el
Gobernador, y abierto al público las puertas del Juzgado una vez resuelto el

8 Sosa Loyola, ob. Cit., 82.
9 Memoria…1864, cit., 6-8.

problema de la elección de sede. El 22 de ese mes la Corte Suprema le
comunicó al ministro que se había verificado la instalación, y le remitió el
presupuesto de sueldos para los empleados subalternos del Juzgado –que
serían el escribano secretario, el oficial de justicia y el portero, quienes
formaban la planta permanente-, y demás necesidades del mismo. El 25 le
informó Costa de su aprobación por el Gobierno Nacional10.
La “Razón del archivo, útiles de oficina y demás existencias del Juzgado
Nacional de San Luis”, firmada por Olmedo el 7 de agosto de 1865, nos da una
idea de las condiciones en que se desenvolvió el tribunal. Constituían la
biblioteca los siguientes volúmenes:
“Tres ejemplares del 1er tomo del Registro Nacional compilado por el D.
D. Ramón Fer eira, Fiscal de la Nación”.
“Tres id, del tomo 2º de id. id. id id.”.
“Tres id, del tomo 3º de id. id. Id”.
“Un Ejemplar del 1er tomo del Registro de la República Argentina
correspondiente al año 1862”.
“Uno id, del tomo 2º de id. id. id, correspondiente al año 1863”.
“Dos ejemplares del tomo 3º de id. Id, id, del 1er semestre
correspondiente al mismo año”.
“Dos Ejemplares de la ‘Colección de leyes y decretos sobre Justicia
Nacional’”.
“Dos ejemplares ‘Breve exposición de la Constitución de los E.U. de
América’, por José Story”.
“Uno id. ‘Del Gobierno y Jurisprudencia Constitucional de los Estados
Unidos’por James Kent, traducido por A. C. Albano”.
“Un ejemplar ‘Reglamento para los Juzgados Seccionales’”.
“Uno id. ‘Reglamento para el orden interior de la Suprema Corte y
organización de sus oficinas’”.
“Un pliego que contiene impresa la ley del procedimiento judicial en las
causas de contrabando”.
“Un ejemplar Ley de papel sel ado para 1864”.
“Uno id. id. de id. id. para 1865”.
“Un ejemplar ‘Fal os de la Suprema Corte de Justicia Nacional’: 1ª
entrega”.
“Uno id. Fal os de id. id. id, de id. Id: 2ª entrega”.
“Un ejemplar ‘Decreto sobre Patentes Industriales’”
“Dos ejemplares ‘Ley de Elecciones para la República Argentina’,
sancionada por el Congreso Nacional el 7 de noviembre 1863”.
“Un ejemplar ‘Memorias del Ministerio del Interior, presentada al
Congreso Nacional de 1864’”.

10 Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN), Ministerio de Justicia. Notas varias. 1863-1875, v. 1,
Nº 47. “Legajo….San Luis”, cit., 416. Por ley de 1862 se había fijado en 250 pesos platas mensuales el
sueldo de los jueces de Sección. El 13.6.1863 el senador Martín Piñero presentó un proyecto de ley por el
cual variaría el sueldo según fuese el Juzgado. Al de San Luis, como al de la mayoría de las provincias (se
exceptuaban las del Litoral), le correspondería 150 pesos. Entre los fundamentos, dijo: “No es posible que
un Juez Federal de la Provincia de Buenos Aires goce de un sueldo de 250 fuertes, y que un Juez Federal
de San Luis disfrute la misma cantidad. No solamente es falta de buena razón, sino que no es justo,
porque todos los sueldos que se pagan, son en remuneración al trabajo que se efectúa y en relación al
lugar en que se ejerce el empleo”. El proyecto fue rechazado (República Argentina. Congreso Nacional.
Cámara de Senadores, Sesiones de 1863, Buenos Aires, 1891, 104).

“Uno id. ‘Memoria Presentada por el Ministerio de Justicia, C. e I. P. al
Congreso Legislativo de 1864’”.
“Un ejemplar ‘Mensaje del Gobierno Argentino, presentado al Congreso
el 1º de mayo de 1865’”.
Varias notas oficiales del Ministerio de Justicia, y Secretaría de la
Suprema Corte, en número de 2711”.

Los “Útiles de la oficina” eran:
“Tres manos papel de oficio”.
“Un tintero de dos vasil os de cristal con tapas de id., de pie de madera
con cajón, barnizado negro, y una campanil a; todo sin ningún uso ni
detrimento”.
“Cincuenta y nueve carpetas de lienzo con barniz azul por fuera, para
incluir oficios”.
“Catorce id., para id de papel blanco”.
“Dos cajitas plumas de acero, una completa y otra empezada”.
“Media docena de astiles para usar de aquél as”.
“Una caja de latón que contiene los dos sel os del Juzgado, un frasquil o
de tinta azul, un cepillito y la almohadilla correspondiente”.
“Catorce varil as de lacre rojo”.

Por último, el “Menaje de Oficinas” lo constituían:
“Un cajón con esta marca de tinta roja: F.O. 1. Que contiene una docena
de sillas”.
“Otro id., con la misma marca de id., que contiene el mismo número de
sillas, Nº 2”.
“Otro id. con la marca F.O. de tinta roja, y 3 de negra, que contiene
media docena de sillas de esterilla, y que por haber llegado abierto del Rosario,
en parte de él, sufrió el menoscabo de la otra media docena en la casa donde
quedaron todas las piezas del Juzgado durante ausencia del que lo ha servido”.
“Otro id., con la marca F.O. 4 de tinta roja que contiene otra docena de
sillas”. “Otro id., con la marca F.O. 5 de tinta roja, que contiene un par de mesas
de escritorio”.
“Otro id., mayor con la marca F.O. 6 de id., que contiene un armario para
el archivo del Juzgado”.
“Una armazón de tablas con rejil a que incluye un sil ón giratorio de
escritorio con la marca F.O. 7”.
“Un rol o de estera, for ado en arpillera con la marca F.O. de tinta negra”.
“Otro id., de jergón para alfombra, for ado en id., con la misma marca y
tinta”. “Otro id., de arpillera para sentar la alfombra con la id. id., y ligado con
una cuerda”.
“Nota: que todos los objetos de este último capítulo que precede están
tal cual se recibieron del Rosario, sin ningún uso, ni otro detrimento que el

11 En una nota puesta a continuación de la “Razón” declaró Olmedo “que habiendo quedado desde el
principio en Córdoba, algunos libros pertenecientes al archivo del Juzgado, se obliga el que lo ha servido,
a remitirlos de de allí encajonados, para que así, por separado, formen una adición al cajón que queda ya
cerrado y entregado con lo principal del archivo”. No resulta de inventarios posteriores que dichos libros
hubiesen sido recibidos.

sufrido, según se ha expresado ar iba, en el cajón Nº 3 siendo de advertir que
dos de los cajones 1, 2, 3 y 4, contienen sillas de esterilla, y los otros dos, sillas
de madera; como igualmente, que el del Nº 3 queda hoy y se entrega bien
asegurado”12
Con relación a la biblioteca, hay que destacar, que los únicos libros de
doctrina que figuran en ella son los comentarios de la Constitución de los
Estados Unidos de Story y de Kent, circunstancia que explica –sumada a la
teoría del modelo- el hecho de que, a la hora de interpretar la Constitución
Argentina, los jueces citasen la opinión de esos autores.


2- EL PRIMER JUEZ: FELIX MARIA OLMEDO. GRAVE
CONFLICTO CON EL GOBIERNO LOCAL



Quedó dicho que el primer Juez federal de San Luis fue Félix María
Olmedo. Cuando asumió el cargo ya estaba en una edad avanzada: contaba
60 años. Registraba una antigua adhesión al partido unitario. Había nacido en
Córdoba el 20 de noviembre de 1804, y era hijo de José Ramón Olmedo y
Margarita Videla. Allí se graduó en Jurisprudencia en 1862 e inició su car era
profesional como defensor de Pobres y Menores, y luego como procurador de
la ciudad. Al ocupar el gobierno de la provincia el General José María Paz fue
su secretario personal, y en 1830 se lo eligió diputado a la Legislatura.
A la caída de Paz emigró a Buenos Aires, y luego –perseguido por
Rosas- a Montevideo, donde se desempeñó como auditor general de Guer a y
agente fiscal. Después de la batal a de Caseros regresó a Córdoba, y fue
nombrado asesor general de Gobierno y auditor de Guerra. También fue
ministro del Gobernador delegado Jerónimo Jofré. Creado en 1853 el Superior
Tribunal de Justicia, se lo designó presidente, pero al poco tiempo trocó el
puesto por una banca en la Legislatura. En 1861 acompañó al Gobernador
José Alejo Román como ministro. Una vez finalizadas sus funciones como juez
de Sección de San Luis presidió en Córdoba la Convención constituyente de
1870. Falleció en su ciudad natal el 20 de noviembre de 187813.
Sin poder asegurar que Valentín Luco haya sido el primer escribano
secretario del Juzgado, consta en expedientes de 1864 que en ese año ejerció
la función, y que sino el primero, fue uno de los primeros en hacerlo14.
A pocos meses de iniciado su cometido, Olmedo tuvo un serio problema
con las autoridades puntanas, que a la postre lo llevó al alejamiento del cargo.
Fue el primer conflicto grave que se suscitó entre la magistratura federal y un
gobierno de provincia.

12 “Exp. Nº 82. Legajo de varios inventarios de los útiles del Juzgado de distintos años”. Archivo del
Juzgado Federal de San Luis (AJFSL), leg. 3.
13 Vicente Osvaldo Cutolo, Nuevo diccionario biográfico argentino (1750 – 1930), V, Buenos Aires,
1978, 159.
14 El 24. 12. 1864 Luco – de origen chileno y nacionalizado argentino – se presento ante el Gobernador
solicitando habilitación para abogar la que le fue concedida por resolución del 8.2.1865 (“Exp. de D.
Valentín Luco sobre habilitación para abogado”. AHSL, carp. 166, doc. 18. 416). El “Legajo… San
Luis”, cit., dice de los escribanos, que “recién a partir del año 1900, se tienen noticias ciertas” sobre el os,
y como los presuntos primeros cita a P. Panelo y Eduardo Daract.

El comerciante alemán Augusto Horney, que presentaba en Renca a la
sociedad Domingo Mendoza y Hermano, de Buenos Aires, demandó la
inconstitucional de la ley del 3 de julio de 1862, que bajo el nombre de “derecho
municipal” había establecido un derecho de exportación sobre los frutos del
país que salían de la provincia, y reclamó el reintegro de las sumas cuyo pago
le había sido exigido. El fundamento de la acción era que según la Constitución
Provincial el Gobernador no podía imponer contribuciones, a falta de
presupuesto; en que la Constitución Nacional no admitía más aduanas que las
nacionales; y en que pese a su nombre los derechos no eran municipales
porque en la provincia no había municipalidades.
Meses después aclararía Horney, que su demanda era, en realidad,
contra el comisario encargado del cobro del impuesto, y no contra la provincia
de San Luis, y que la suspensión del cobro que pretendía era exclusivamente
con relación a su casa de negocio, y no con carácter general.
El juez dio curso a la demanda, y emplazó al comisario recaudador de
Renca, José Agustín Olmedo, para que la contestase. Además por oficio del 6
de agosto, hizo saber de ella al Gobierno de la provincia, y le pidió que le
informara lo antes posible sobre los puntos a que se contraía. Resolvió,
asimismo, que se suspendiese “por ahora y hasta la última resolución de este
negocio, la extracción del impuesto” referido; notificó a los comisarios de los
departamentos, que se abstuvieran de recaudarlo; y mandó fijar carteles,
avisando a la población que no debía pagarlo.
El gobierno se dispuso a resistir, rechazó las decisiones del juez, y le
mandó al comisario de Renca, por nota del 11 de agosto, que no cumpliera sus
órdenes, y que en caso de recibirlas se las remitiera. Además, trasladó el
problema al Gobierno Nacional.
El 10 de agosto fue en queja al ministro de Justicia, haciéndole saber los
procedimientos del Juez, a quien acusaba de “convertir la soberanía de esta
Provincia no delegada por la Constitución Nacional, en grosero sarcasmo”.
También le escribió al ministro del Interior, Guil ermo Rawson, manifestándole
su extrañeza de que, “sin otra causa que haberle negado su competencia se ha
convertido el Juez de Sección, en enemigo declarado de este pueblo, hasta el
extremo de arrojarle un insulto grosero, haciéndose custodiar por cuatro
soldados armados, para pasar dos cuadras que dista de la suya en la que para
el querellante”. Le imputó encaminar al pueblo a la sedición, al intimarle que
desobedeciera la ley15.
La gravedad del conflicto hizo que trascendiera a la prensa de Buenos
Aires. “La Nación Argentina” asumió la defensa del Gobierno puntano, y “El
Nacional”, la del Juez. Este calificó al hecho de “escandaloso”, e indicó la
existencia de “un espíritu contrario a la administración de justicia federal, que
ha producido debates impertinentes entre ambos poderes, y resistencias
criminales”. “Pueblos y gobiernos –agregó- están interesados en que los jueces
de Sección sean respetados, en que sus mismos er ores sean combatidos en
el terreno legal, por medio de la apelación de la alta corte, pero no por medio

15 “El Gobierno de San Luis, quejándose de procedimientos indebidos del Juez Seccional de la misma
Provincia”, en Fal os de la Suprema Corte de Justicia Nacional, 1 Buenos Aires, 1864, 292-294. José
Agustín Olmedo al Ministro general de Gobierno, Faustino Ber ondo: Renca, 17,8. 1864 (AHSL, carp.
166, doc. 18.256). Eduardo Costa al Gobernador: Buenos Aires, 26.8.1864 (Idem, doc.18.275). Sosa
Loyola, ob.cit., 84-85.


de la desobediencia rebelde a sus mandatos, ni por la discusión
desmoralizadora de sus autos”.
“Es necesario que los Gobiernos de Provincia –reflexionó- se convenzan
que ante los jueces federales son iguales a los particulares, que si una
sentencia les perjudica no la deban resistir por derecho propio sino que la
deban apelar, buscando más ar iba el reconocimiento de sus derechos. ¿Siguió
ese camino sencillo y legal el Gobierno de San Luis? El auto de fecha 6 no fue
apelado –por nota 10 del Gobierno de San Luis-, 4 días anterior, se increpó al
Juez su incompetencia, y se declaró la negativa a obedecerle. El Juez Federal
en esos momentos era superior al Gobierno porque juzgaba uno de sus actos,
éste no podía tratarlo de igual a igual, ni negarle por derecho propio su
incompetencia sin cometer un desacato a la autoridad, una rebelión16…”.
Unos días después, “un vecino de Mendoza” retomó el caso para opinar,
que era “más grave el delito de los poderes públicos de San Luis estableciendo
derechos a la exportación de frutos, que el posible er or de un juez que acepta
una demanda que podía cor esponder a un tribunal superior…. la energía y el
talento de los jueces federales de Sección son la única salvaguardia nuestra en
los pueblos del Interior17”
La existencia de la Jurisdicción Federal suponía una nueva distribución
de competencias entre las provincias y la Nación, y una limitación a la
autoridad de los Gobernadores sobre sus gobernados. Especialmente, en esos
primeros momentos de vigencia de la institución federal, no alcanzaron todos a
comprender dicha limitación. Acostumbrados, como estaban, los Gobernadores
a ejercer un poder casi indiscutido dentro de sus provincias, y hasta a someter
a sus dictados políticos a los jueces, que por otra parte el os mismos
nombraban, les costaba aceptar que un juez también, pero con una autoridad
que no provenía de la provincia sino de la Nación, pudiera poner en entredicho
sus decisiones, y llamar a juicio a sus funcionarios como si fueran unos
particulares más.
Esto explica que se necesitase de un cierto tiempo para acomodar las
mentalidades a la nueva estructura constitucional, y que hasta tanto eso se
lograba, ocurriesen por ambas partes desafueros como el presente.
A todo esto, Olmedo, sin inmutarse, seguía adelante con sus
procedimientos. Por intermedio del Juez de Paz de Renca, Lindor Quiroga, citó
a comparecer al comisario, y éste, cumplimiento con las instrucciones que
tenía, se limitó a pasar la nota al Gobierno, “el que sabrá ordenarme y sabré
obedecerle en todo caso18”. Por otra parte, Olmedo citó al Gobierno a contestar
la demanda en el tribunal, bajo el concepto de que no había autoridad en la
provincia que pudiera poner trabas al ejercicio de su jurisdicción19. Muy seguro
se sentía, creyéndose respaldado por la Constitución Nacional.
Costa, entretanto, había dado intervención a la Corte. El procurador
general, Francisco Pico, opinión que por el art. 101 de la Constitución, y el 1º,
de la Ley 48, el conocimiento de la causa le correspondía a la Corte por
jurisdicción originaria, y que el proceder del juez era “nulo atentatorio no sólo

16 “La Justicia federal”. 2.9.1864.
17 “Justicia federal”.El Nacional 9.9.1864.
18 Quiroga a José Agustín Olmedo: Renca, 25.8.1864 (AHSL, Carp. 166, doc. 18.270). J. A. Olmedo a
Quiroga: Villa de Dolores, 25.8.1864 (Idem, doc. 18.271).

19 Sosa Loyola, ob. Cit., 84.

por falta de jurisdicción sino por haber ordenado la suspensión de leyes
provinciales por edictos públicos, en términos generales, fuera del caso
especial de la causa, lo que está fuera de las atribuciones del Poder Judicial”.
No era, sin embargo, al presidente de la República a quien le cor espondía
remediar esos males sino a la Corte.
Esta, con el voto de Francisco de las Carreras, Salvador María del Car il,
Francisco Delgado y José Bar os Pazos, fal ó el 7 de setiembre que no debía
tomar conocimiento de una causa sino “cuando es provocada por parte
legítima, y ordenó devolverla al ministro20.
El 28 de setiembre Barbeito volvió a quejarse al ministro del Interior de
los “procedimientos cada vez más extraños del Juez”, que iban “causando
consecuencias positivamente funestas al país y tomando más incremento”.
Expresó que los comerciantes se negaban a pagar el derecho en cuestión, y
que su deber lo constituía en la “dura necesidad de tomar medidas
coercitivas21”.
Como Horney seguía siendo perseguido por el cobro de esos derechos,
formuló una nueva demanda, esta vez “pidiendo indemnización de daños y
perjuicios contra D. Mamerto Gutiér ez y D. Amador Lucero por haber
embargado a título de Rematadores de los Derechos Municipales, un
cargamento de cueros al pasarlos de un punto a otro de la Provincia22”.
Opuesta, ahora sí, la excepción de incompetencia de la Justicia Federal
para conocer de la causa, Olmedo la rechazó por su auto del 9 de noviembre,
en los términos siguientes:
“Vistos: y considerando:
1º Que los actos del Gobernador de la Provincia en desconocimiento de
la competencia de este Juzgado para la suspensión que en 6 de agosto del
corriente año ordenó se hiciera temporariamente al cobro del impuesto de que
los demandados son rematadores, no importa una decisión legítima a que
éstos puedan atenerse, ya porque el Gobierno no es un tribunal o autoridad a
cuya aceptación o juicio esté sujeto al proceder de la Justicia Seccional, como
porque ésta no ha hecho ni intentado hacer de él o la Provincia, una parte de la
causa provocada por Horney.
2º Que, aunque transmitidas a los rematadores las acciones del
Gobierno, no es de decirse en jurisprudencia federal que ellos se identifican
con éste cuando por el ejercicio de esas acciones son demandados ante el
Juez de la Sección; pues que para esto sólo se considera el hecho de su
personalidad en los actos que motivan la demanda.
3º Que, por este fundamento, aunque los Jueces de Sección pueden
juzgar a los Gobernadores de Provincia, más si a los agentes o ejecutores de
sus órdenes inconstitucionales, a cuya condición adhieren los rematadores, por
cuanto, si cobran para sí el impuesto, lo hacen con la autorización y el auspicio
del Gobierno, sirviendo a esto de comprobante la posibilidad y actitud en que
ellos se declararan de devolver a aquel mismo sus acciones si este Juzgado
insiste en atender la demanda.
4º Que para juzgar de esta misma no es menester tomar en cuenta la
validez o nulidad de la ley de ese impuesto, sino sólo el mandamiento de
suspender su exacción al demandante, y que por tanto, el conocimiento de la

20 “El Gobierno de San Luis…”, cit.
21 Sosa Loyola, ob. Cit., 85.
22 AJFSL, leg. 1.

causa no puede incumbir a otro juzgado, sea de Sección o Provincia, como
pretenden los rematadores; se declara no haber lugar a la declaratoria de
incompetencia solicitada por éstos, quienes deberán evacuar el traslado de la
demanda pendiente dentro del término que la ley prefija, y hágase saber23”.
Comprobada por el gobierno la inflexibilidad de Olmedo, y su firme
determinación de l evar adelante sus acciones, recurrió, como lo había
anunciado en su nota del 28 de setiembre, a las “medidas coercitivas”, mas no
sólo contra los comerciantes –como se había podido interpretar- sino contra el
propio juez.
En la noche del 3 de diciembre –cuenta Sosa Loyola-, “al regreso de una
de sus andanzas galantes, seguramente espiado, fue lapidado a la manera
judía durante el trayecto por un grupo de gubernistas hasta llegar a su
domicilio. Fue reconocido el personaje por su alto galerón de ocho luces,
infaltable en él24”. Olmedo dirá en su renuncia –como se verá- que el ataque no
pudo ser de hecho y que se redujo a insultos verbales.
Como correspondía, denunció el hecho ante la Corte, y manifestó
temores por su seguridad personal. El tribunal la nota al Ministerio de Justicia el
9 de enero de 1865, y le dio licencia al Juez, quien se trasladó a Córdoba.
Costa, por oficio del día 27 transmitió al Gobernador de San Luis la
preocupación del Gobierno Nacional.
“Aun cuando el Gobierno confía en que V. E. se habrá apresurado a
tomar medidas enérgicas para reprimir y castigar el atentado cometido contra la
persona de ese funcionario –manifestó-, puesto que no escapará a la
penetración de V. e. cuándo conviene garantizar a los jueces su seguridad
personal, para que puedan ejercer con libertad e independencia las funciones
del alto carácter que revisten, he recibido encargo de dirigirme a V. E.
recomendándole encarecidamente haga todo esfuerzo para evitar que, en lo
futuro, se repitan incidentes de esta naturaleza, a fin de asegurar el libre
ejercicio de la Justicia Nacional en esa Provincia, y el debido acatamiento a sus
decisiones, no permitieron que para reparar las injusticias que alguna vez se
crea encontrar en ellas, se haga uso de otros medios que los que las leyes han
marcado con tal objeto25”.
El gobernador, en su contestación, dijo con ironía que el Gobierno había
mirado “con profundo desagrado” el acontecimiento; que en cuanto lo supo
ordenó una investigación sin resultado alguno satisfactorio, pese a que el juez
se abstuvo de darle parte; y que si bien había ordenado medidas preventivas
temía de su ineficacia porque “a causa de la escasez de las Rentas de la
Provincia” era “muy diminuto el número de gendarmes26”.

23 “Juzgado Nacional en San Luis. Año de 1864. D. Augusto Horney pidiendo indemnización de daños y
perjuicios contra D. Mamerto Gutiér ez y D. Amador Lucero por haberle embargado a título de
Rematadotes de los Derechos Municipales, un cargamento de cueros al pasarlos de un punto a otro de la
Provincia”. AJFSL, leg. 1.
24 Ob. cit, 91, nota 6. El “Legajo… San Luis”, cit, 416 dice que “fue atacado e injuriado por un grupo de
personas, al cruzar la plaza Independencia, y cuenta la tradición que el tal ataque que se produjo a la
vuelta de una de las tantas veces que el mismo frecuentaba las casas ‘non santas’ de los suburbios de la
ciudad”
25 AHSL, carp. 168, doc. 18.482. el mismo día 27, Costa respondió a la Corte, acusando recibo de su nota,
acompañada de los documentos que daban cuenta de la “tropelía” cometida, y participándole que ya se
había dirigido al Gobierno de esa provincia, CSJN, Ministerio…, Nº 144.

26 Sosa Loyola, ob. cit., 86.

Resultaba que el Juez, con sus procedimientos contrarios a la exacción
de los derechos de exportación, era el culpable de que la provincia no pudiera
garantizar la seguridad de sus habitantes, incluso la suya.
Finalmente, el Gobierno puntano decidió someter el caso a la Corte. Se
hizo representar al efecto por Francisco de Elizalde quien, entre fines de 1864 y
principios de 1865, reclamó del Tribunal que avocase a sí los autos formados
por el Juez de Sección, por cor esponderle originaria y exclusivamente el
conocimiento de la causa. Le pidió, también, que declarase nulos los
procedimientos de aquél, y que repusiese la causa al estado de la demanda.
Sobre Olmedo dijo que su ignorancia en la materia no podía suponerse
en un letrado que ocupaba un lugar en la magistratura de la Nación, y que por
eso le encargaba su mandante que lo acusara de “haber procedido a
sabiendas, produciendo con sus actos atentatorios a la soberanía del Estado
un inmenso trastorno en el mecanismo de la administración provincial”, y de
“haber concitado al pueblo a la rebelión, invitándole a desconocer las leyes
sancionadas en aquella Provincia”.
La Corte, el 18 de enero, interpretó la presentación de Elizalde como
introductoria de una cuestión de competencias contra el Juez, por conocer y
proceder en una causa que correspondía a la jurisdicción originaria de aquél a.
Pidió, pues, al magistrado, que informara al respecto, con la prevención de que,
si era cierto que estaba conociendo de una demanda entablada contra la
provincia, suspendiera todo procedimiento y le remitiera los autos originales. En
cuanto a la acusación contra su persona, declaró que no podía conocer por ser
incompetente para hacerlo.
Una vez recibido el informe, dictó el 20 de julio de 1865 el siguiente fallo:
“Vistos y considerando:-Primero, que aun cuando la demanda de D.
Augusto Horney, sobre devolución de derechos que le obligó a pagar un
recaudador de rentas de la Provincia de San Luis, el decreto recaído en el a, el
edicto mandado publicar y las órdenes circulares para su cumplimiento,
autorizan la interpretación que les dio el Gobierno de San Luis, y en la cual se
fundó para ocur ir a la Suprema Corte, por medio de su apoderado, pidiendo la
suspensión de los procedimientos del Juez de Sección y la avocación de la
causa por este Superior Tribunal; ese concepto se rectificó por el mismo juez,
aun antes de otorgarse el poder de foja primera, en varias providencias
posteriores que se transcriben en el número ciento noventa y seis del periódico
‘El Porvenir’ que obra entre los documentos que presentó el apoderado, y en la
copia que el juez acompaña a su informe de foja cuarenta, donde declara
terminantemente: que tomó conocimiento de la demanda de Horney
entendiendo que ella se dirigía contra el recaudador de Rentas, no contra la
Provincia de San Luis, a la cual no mandó comparecer reconociendo que era
incompetente para sujetarse a su jurisdicción y a sus órdenes para la
suspensión, durante el pleito, del cobro del impuesto se referían a Horney
solamente, no a los demás que se hal asen comprendidos en la disposición de
la ley provincial que lo estableció: todo lo que reproduce en el citado informe;
Segundo, que no se cita ningún acto del Juez de Sección, posterior al
otorgamiento del poder, para entablar la competencia, que revele su intención
de proceder contra la Provincia de San Luis, y lejos de eso, el apoderado de
ésta ha instruido a la Corte en su informe oral de que Horney ha desistido de
continuar su pleito ante aquel juzgado, y ha puesto ante ésta su demanda.
Tercero, por consiguiente, cualquiera que sea el juicio legal que deba formar en

los procedimientos que motivaron la queja del Gobierno de San Luis, el
reconocimiento que el Juez de Sección hace de su incompetencia para conocer
de la causa una Provincia es parte, el desistimiento de Horney del pleito que
inició ante él, y su demanda ante la Suprema Corte sobre el mismo asunto,
hacen que no tenga ya objeto la resolución del incidente, pues lo que se
pretendía por el apoderado del Gobierno de San Luis se ha verificado a
consecuencia del, proceder de Horney; por lo tanto archívese este
expediente…”. Firmaron De las Car eras, Del Car il, Barros Pazos y José
Benjamín Gorostiaga27.
Por todos conceptos, la situación de Olmedo en San Luis había tornado
insostenible, sobre todo después del atentado, que motivó su viaje a Córdoba.
Fue así que el 21 de enero de 1865, o sea mucho antes del último fal o de la
Corte, desde Río Cuarto, donde se encontraba en transito a San Luis, envió su
renuncia como Juez federal al ministro de Justicia. El texto, que transcribo “in
extenso”, es el siguiente:
“Regresando a la Capital de San Luis de la de Córdoba, donde he
estado poco tiempo con licencia que al efecto obtuve de la Suprema Corte de
Justicia, he llegado en la tarde de hoy a este destino en que, al favor de mi
comunicación con personas bien instruidas, y lectura del periódico que se
publica en San Luis, he conocido el inminente riesgo a que exponía mi
seguridad, y mi existencia tal vez, si perseverara en el propósito de
reinstalarme allí para continuar el ejercicio de mis funciones públicas”.
“A un escandaloso ataque que, no pudiendo ser de hecho, se redujo a
insultos verbales y estrepitosos contra mi individuo, por doce o catorce
hombres disfrazados que el día 3 de diciembre último por la noche, se
presentaron en la plaza pública y a la puerta de mi habitación cuando l amaba a
ella para que se me abriera; se ha añadido ahora, durante mi ligera separación
de aquel pueblo, la concurrencia de tres acontecimientos que persuaden el
justísimo temor que manifiesto, y son los que paso a detallar.
El 1º es que, el Gobierno de ese país ha echado por tier a el
mandamiento que dicté para que se suspendiera hasta nueva providencia el
cobro de un impuesto, llamado allí Municipal, al extranjero y socio de una casa
de comercio de nacionalidad argentina, D. Augusto Horney, haciendo valer
contra éste la coacción del encarcelamiento, hasta lograr que depusiese su
denegación a esa exigencia, sostenido de esa prescripción judicial.
El 2º es que, teniendo el mismo Horney juicio pendiente contra los dos
rematadores del mismo impuesto, por daños de un embargo que pusieron a la
traslación de un cargamento de productos nacionales que hacía un punto a otro
de la provincia misma para exportarlos después; aquel a Autoridad ha frustrado

27 “El Dr. D. Francisco Elizalde, en representación del Gobierno de San Luis, contra el Juez Seccional de
la misma Provincia”, en “Fal os…, cit. 2, 1886, 94-101.
A todo esto, Domingo Mendoza y Hermano había demandado ante la Corte de la Provincia por
devolución de los derechos de exportación que le habría cobrado. Elizalde, siempre en representación de
San Luis, opuso la excepción de incompetencia, sosteniendo la tesis de que una provincia no podía ser
demandada ante la Corte Federal. En su fallo trascendental, pronunciado el 3.5.1865, el tribunal, con el
voto de De las Carreras, Del Carril, Delgado y Barros Pazos, reivindicó su competencia, y rechazó la
excepción (Fal os…, cit, 1, 485-498). La sentencia final la dictó el 5-12-1865. Votaron en esa
oportunidad De las Carreras, del Carril, Barros Pazos, José Benjamín Gorostiaga y el conjuez
Bernardo de Irigoyen. Fue otra decisión memorable, porque declaró la inconstitucionalidad de
la ley provincial cuestionada, e hizo lugar a la devolución de los impuestos percibidos desde la
fecha de la demanda (Fal o…, cid, 3, 1867, 131-138).

los procedimientos de uno y otro juicio, disponiendo que Horney pague a los
rematadores lo que le exigían por su impuesto, aun sin haber hecho la
extracción del cargamento fuera de los límites de la Provincia.
El 3º es que, toda la fuerza del 6º Batal ón de Línea, único baluarte en
que he podido apoyar el interés de mi seguridad personal durante mi existencia
en aquel destino, ha dejado ya esa plaza para pasar a otro punto, sin
reemplazo por otra fuerza de igual dependencia que, medianamente al menos,
me inspire confianza de vivir allí tranquilo, si he de conducirme con la libertad
que exigen el sostenimiento y aplicación de la Justicia.
Hago, pues, en presencia de estos hechos, la más formal renuncia al
Ministerio de Juez Seccional que el Gobierno de la República se dignó
confiarme, y desde luego voy a ponerme en regreso a la Capital de esa
Provincia, a que también soy conducido por el recelo y serios cuidados que me
impone una malsana salud unida a mi edad sexagenaria”.
El Poder Ejecutivo, por providencia del 9 de febrero, suscripta por Mitre,
y refrentada por Costa, se la rechazó en los siguientes términos:
“No siendo bastantes las razones en que el Juez Seccional la Provincia
de San Luis funda su renuncia, 1º porque el Gobierno de la Provincia de San
Luis ha declinado de toda participación en el atentado del día 3 de diciembre, y
lo ha reprobado, como era de esperarse, ofreciendo castigar a sus autores; 2º
porque las órdenes que dice haber dictado el mismo Gobierno de San Luis en
desconocimiento por lo resuelto por aquel Juzgado, serán revocadas por la
Suprema Corte de Justicia, si a ello hubiere lugar, que quedará de esta manera
restablecida la autoridad y prestigio de la Justicia por los medios que la
Constitución ha marcado; -hágase saber al expresado Juez de Sección de la
Provincia de San Luis, vuelve a ponerse al frente de su Juzgado en la
seguridad de que el Gobierno Nacional sabrá hacer respetar, en su persona, si
contra ella llegare a atentarse, los derechos y garantías que la ley común
acuerdan a todos los ciudadanos y habitantes de la República, y que con
especialidad deben de ser guardados a los magistrados que necesitan de la
más amplia libertad e independencia para ejercer su difícil Ministerio…”.
Al enviarle una copia de ambos documentos al Gobernador de San Luis,
el 22 de febrero, Costa le reiteró las ideas que le había expuesto el 27 del mes
anterior. “Todos sus esfuerzos –lo exhortó- deben encaminarse a sostener la
autoridad y prestigio de la Justicia Nacional, sin lo cual no puede existir la
libertad e independencia que deben caracterizar siempre sus actos. El
Gobierno Nacional está resuelto a no omitir esfuerzo para conseguir este
propósito en el cual espera ha de ser siempre secundado por el de esta
Provincia, y es por estas consideraciones que ha dispuesto que el Sr. Olmedo
vuelva a ponerse al frente del Juzgado, contando con que en su persona han
de ser respetadas todas las garantías que le cor esponden en su doble
carácter de ciudadano y de magistrado, sin que el Gobierno de la Nación se
vea obligado a tomar más medidas en tan desagradable incidente28”.
En la Memoria que Costa suscribió el 30 de mayo de 1865, para ser
presentada al Congreso Nacional, expuso, como si nada hubiera ocurrido, que
los tribunales de la Nación seguían “con toda regularidad” el ejercicio de sus
importantes funciones, y tan sólo, en una nota perdida, aclaró el subsecretario
del Ministerio, que faltaba la estadística del Juzgado de San Luis porque “el

28 AHSL, carp. 168, doc. 18.523.

Juez ha estado ausente sin ejercer el cargo durante algún tiempo”, sin decir
tampoco la causa.29
Pese a que el Gobierno Nacional intentaba restarle gravedad al
incidente, lo cierto es que la suerte de Olmedo ya estaba decidida, y que no
podía permanecer más en el puesto. Lo más probable es que haya insistido en
su renuncia. Lo cierto es que por decreto del 3 de mayo fue nombrado en su
reemplazo Juan Pablo Saravia.30 Como se demoró su ar ibo a San Luis, el 7 de
agosto Olmedo entregó al Gobierno provincial, ante escribano, el archivo, útiles
y demás existencias del Juzgado31.



3- LOS OTROS JUECES –JUAN PABLO SARAVIA, JUAN
ARREDONDO Y JUAN BAUTISTA DEL CAMPILLO Y SUS
COLABORADORES EL MINISTERIO DE SARAVIA SIGNADO
POR SUCESOS REVOLUCIONARIOS


Le tocó a Juan Pablo Saravia la delicada misión de reconciliar a la
Justicia Federal con la provincia. Había nacido en Salta el 26 de junio de 1820,
siendo hijo de José Domingo Saravia y María Josefa López y Plazaola.
Graduado en Leyes en Bolivia, donde su familia estaba exiliada, regresó en
1845, y fue designado defensor general de Pobres y Menores, en 1852 Juez de
Paz, y en 1855 de Alzada, además de diputado constituyente. En 1860 se lo
nombró jefe político de Anta, y al año siguiente secretario general interino y
ministro general, cargo éste que desempeñó durante los gobiernos de Juan N.
Uriburu, José María Todd y Delfín Leguizamón. Otro aspecto de su trayectoria
fue la defensa de la Colonia Rivadavia con motivo de las luchas con los indios.
Entre junio de 1873 y de 1875 ocupó el Gobierno de Salta siendo
designado después diputado provincial y vocal del Superior Tribunal de
Justicia. De 1879 a 1883 fue inspector general de Escuelas, y una vez más
vocal de la Cámara de Justicia. Fal eció en la ciudad de Salta el 3 de diciembre
de 1893, a los 73 años de edad32.

29 Memoria presentada por el Ministro de Estado en el Departamento de Justicia, Culto e Instruc ión Pública
al Congreso Nacional de 1865, Buenos Aires, 1865, III y 29. Menciona el conflicto: Juan W. Gez, Historia
de la Provincia de San Luis, II, Buenos Aires, 1916, 199-200.
30 Saravia al Gobernador Justo Daract: San Luis, 14.7.1866 (AHSL., carp. 172, doc. 19.386). El
“Legajo…San Luis”, cit., dice que Olmedo renunció en marzo de 1865. Ministerio de Justicia e
Instrucción Pública. Dirección de Justicia. Tribunales de la Nación. Su composición sucesiva desde el 18 de
octubre de 1862 hasta el 18 de octubre de 1937, Buenos Aires, 1938,136. Esta publicación tiene muchos
errores, como el de datar el nombramiento de Saravia el 3 de agosto en vez del 3 de mayo.
31 Idem. La nota 12.
32 Cutolo, ob. cit., VI, 1983, 692-693. En la sesión del Senado del 3.8.1865, en la que la Cámara dio su
acuerdo para la designación de Saravia, expuso Angel Elías, que la Comisión de Peticiones “no ha
trepitado aconsejar a V. Honorabilidad concedáis el acuerdo… porque ha tomado informes muy
fidedignos sobre las condiciones constitucionales que se requieren para desempeñar ese puesto y debe
decir que el Sr. Saravia hace veinte años que es abogado recibido en la República, que en la provincia de
Salta ha ejercido diferentes veces la magistratura con bastante aplauso de todo el mundo… ” (Congreso
de la Nación Argentina, Diario de sesiones de la Cámara de Senadores. Período de 1865, Buenos Aires 1892,
244-245.)

Aunque nombrado por decreto de Mitre del 3 de mayo de 1865, el nuevo
juez sólo se hizo cargo de sus funciones en julio del año siguiente, de modo
que hasta entonces continuaron los problemas en el Juzgado, motivados esta
vez por la prolongada vacancia en que estuvo.
El 27 de abril de 1866, el ministro Costa comunicó al Gobernador Justo
Daract que había recibido una nota de Saravia del día 26 del mes anterior en
que le participaba que “pocos días después” se pondría en marcha para esa
ciudad, con el objeto de tomar posesión del Juzgado.
“Creo excusado recomendar a V.E. –añadía- preste sus buenos oficios
para que el Sr. Saravia no encuentre inconvenientes en abrir cuanto antes el
despacho de su Juzgado V.E. que comprende bien la alta importancia de la
Justicia Nacional, tomará a no dudarlo todas las medidas necesarias para que
los habitantes de San Luis puedan volver a gozar como los demás de la
República de las ventajas de tan benéfica institución33”.
El 14 de Julio Saravia se dirigió a Daract para presentarse, participarle
su nombramiento, y explicarle que “circunstancias independientes de mi
voluntad” retardaron su ar ibo hasta el día 11, pero que ya estaba dispuesto a
ocuparse “cuanto antes” en el desempeño de su destino, tomando posesión del
mismo, y que a ese fin el Gobernador podría tomar las determinaciones que
juzgase convenientes.
“Al aceptar este destino y trasladarme aquí –agregó-, ha sido animado
de los mejores deseos a favor de esta Provincia; por consiguiente me propongo
hacer en favor de su adelanto y progreso, cuanto me sea posible en la esfera
legal de sus atribuciones”.
“No podré ofrecer a V.E. y por conducto de V.E. a esta Provincia
grandes luces, y un conocimiento profundo de la jurisprudencia, que no es
dado a todos poseer; pero sí una conciencia pura y recta y un corazón sano y
desapasionado, que garantizará la imparcialidad de mis resoluciones: cuento
asimismo para apoyar mis decisiones con la cooperación de V.E., sin la que mi
acción será ineficaz34”.
No podía hacer una mejor presentación de sí mismo, sobre todo
después de las desgraciadas circunstancias que habían rodeado su antecesor.
Más que un sabio jurisconsulto necesitaba San Luis un varón prudente, que
supiera conducir con buen tino la nave de la Justicia Federal, en unas aguas
todavía agitadas por el recuerdo de pasadas bor ascas.
Dos días después el Gobernador le recibió el juramento de ley35.
El acta que de la ceremonia labró el escribano público de Gobierno y
Hacienda, Víctor Tula, dice lo siguiente:
“En la ciudad de San Luis a diez y seis días del mes de julio de mil
ochocientos sesenta y seis, reunidos en el Salón del Despacho de Gobierno
por invitación especial de S.E. el Sr. Gobernador Don Justo Daract, los
miembros del Poder Judicial y algunos otros ciudadanos, fue introducido por S.
E. el Sr. Gobernador, el Sr. Dr. Dn. Juan Pablo Saravia y presentado en el
carácter de Juez Nacional de Sección en la Provincia de San Luis. Acto

33 AHSL, carp. 171, doc. 19.287.
34 AHSL, carp. 172, doc. 19.386.
35 Por oficio del 3.8.1865, Costa le había dicho que “habiéndose nombrado al Dr. Dn. Pablo Saravia, para
desempeñar el Juzgado Nacional de Sección de esa Provincia, espero que se servirá V. E. recibirle el
juramento de ley, y hacerle entrega del archivo, muebles, etc., del Juzgado” (AHSL, carp. 169, doc.
18.794).

continuo y en virtud de la Comisión conferida con fecha tres de agosto de mil
ochocientos sesenta y cinco por el Eximo. Gobierno de la Nación, el Sr.
Gobernador declaró l egado el momento de prestar en sus manos el juramento
de Ley, y el Dr. Dn. J. Pablo Saravia puesto de pie con la mano derecha sobre
los Evangelios, lo prestó en la forma prescripta; quedando con esto terminado
el acto de que se levantó la presente para constancia, firmándola S.E. el Sr.
Gobernador, el Sr. Ministro de Gobierno y el Sr. Juez de Sección, Dr. Dn. J.
Pablo Saravia por ante mí el Escribano de Gobierno de que doy fe. Justo
Daract, Faustino Berrondo, J. Pablo Saravia, Víctor Tula. Escribano Público de
Gobierno y Hacienda36”.
No estuvo exenta de sobresaltos la gestión del nuevo magistrado. Poco
tiempo después de su inicio, la agitación que había comenzado en Mendoza y
San Juan se extendió a San Luis favorecida por el disgusto que ocasionaba en
la población el despacho de contingentes para combatir en el Paraguay. El 20
de diciembre se sublevaron los efectivos que comandaba Carmen Adaro en el
Alto de los Chosmes y, entre otros, Saravia consideró prudente alejarse de la
provincia37.
Hasta la batalla de San Ignacio, librada el 1º de abril de 1867, en la que
las fuerzas nacionales, al mando del Comandante Luis María Campos,
derrotaron a las milicias revolucionarias, que acaudillaban al general Juan Saá,
la situación estuvo fuera del control de las autoridades legales. Daract había
sido preso y conducido a Mendoza. Aun ausente, el 5 de abril asumió el
gobierno en forma interina José Rufino Lucero y Sosa38, quien, entre sus
primeros actos, invitó al Juez Federal a regresar, señalándole la necesidad de
su presencia.
El 17 de abril le contestó Saravia desde Rosario, adonde se había
retirado, que siendo conocida la causa por la que se encontraba allí, creía no
tener necesidad de esforzarse en persuadirlo, que “esperando, tan solo, el
tener conocimiento, de que en esa capital imperasen las instituciones
nacionales, desconocidas por los rebeldes, y que se restableciera el orden,
para regresar a ella”. Se habría puesto en marcha ese mismo día, si las
condiciones del camino no se lo impidieran, pero aprovecharía con gusto la
primera oportunidad segura que se le presente para hacerlo39.
Una vez en la capital, fue tanto su celo en perseguir a los rebeldes, que
se necesitó alquilar una casa, la de Cleofé V. de Rodríguez, para alojar a tantos
presos, porque en el estrecho cuartel que servía de cárcel la aglomeración ya
era excesiva40.
Además de esos problemas políticos, que se repitieron, aunque sin
obligarlo a ausentarse, los tuvo de salud, y con tal persistencia, que al cabo de
unos años provocaron su traslado y renuncia definitiva al cargo. El 20 de
febrero de 1868 escribió desde San Luis al ministro Costa, que cuando en
octubre de 1865 había aceptado el destino de juez nacional no fue “por el lucro
u honor que de él reportaría, sino estimulado por ese sentimiento cívico que
debe animar a todo ciudadano para concurrir con sus servicios siempre que la

36 AHSL, carp. 172, doc. 19.387.
37 Urbano J. Núñez, Historia de San Luis, Buenos Aires, 1980,509.
38 Idem., 510-511.
39 AHSL, carp. 175, doc. 19.839.

40 Núñez, ob. cit., 517.

patria se lo requiera. Mas la abnegación patriótica como todo noble sentimiento
tiene su límite, el cual ultrapasado, se convierte en nocivo, ya a la sociedad, ya
al propio individuo”.
El límite del cual hablaba era, precisamente, la salud, y por ese motivo
presentaba su renuncia. “Mi salud decadente –añadió-, el no haber un
facultativo en ésta, bajo cuya dirección pueda pararla, y las razones que en mi
carta confidencial (que por confidencial no se conocen) expreso a V.E. me
comprometen a dejar el país y buscar en otra parte el auxilio de la ciencia para
reparar mi salud”. Esperaba que el Gobierno aceptase su renuncia.
El 20 de abril le contestó Costa que “a pesar de las razones poderosas”,
que le impulsan a dar ese paso, el Gobierno había resuelto “no resolver sobre
ella por ahora”, hasta tanto se reuniera el Congreso, para pedirle el acuerdo
correspondiente, teniendo en vista que a más de los inconvenientes que traería
el nombramiento de un juez en comisión, por los pocos días que faltaban para
la apertura de las sesiones, no sería fácil encontrar una persona que quisiera
aceptar un nombramiento de duración precaria41.
Abierto el período de sesiones, tampoco el dio curso a la dimisión, lo que
determinó que con cierta frecuencia Saravia tuviera que ausentarse de San
Luis para ocuparse de su salud. Esto no significó, empero, que descuidara su
trabajo. No sólo eso. Electo convencional constituyente –en una dualidad de
funciones de dudosa compatibilidad- entre 1869 y 1870 integró la Comisión
encargada de proyectar las reformas a la Constitución Provincial de 1855. El 12
de abril de 1871 fue uno de los firmantes del nuevo texto. Además, en marzo
de 1870, le fue confiada –junto con Justo Daract y Juan Barbeito- la formación
de una biblioteca en el Colegio Nacional.42
En ese año de 1870 se declaró incompetente en la causa que seguía el
Fisco Nacional contra el mayor Raymundo Loyola, para que devolviese las
sumas de dinero que fraudulentamente había cobrado del Tesoro Público. En
el proceso penal el presidente de la República había sobreseído por
insuficiencia de pruebas para condenar a Loyola. Por su sentencia del 24 de
noviembre, Saravia sostuvo que el hecho que motivaba el juicio, “siendo
cometido o atribuido a un militar en actual servicio, y considerados por las
ordenanzas militares como un delito judiciable, por ante Consejo de Guerra, lo
que está confirmado, tanto por el giro que desde el principio se dio a este
asunto, cuando por estar declarado ya por la Exima. Suprema Corte de
Justicia, el 18 de abril de 1869, en el caso idéntico del juicio seguido al
Sargento Mayor D. Dalmiro Hernández que es y cor esponde su conocimiento
a la jurisdicción militar por Consejo de Guer a y no a los Tribunales ordinarios
de la Nación; (…) que siendo un principio general, y de derecho que lo
accesorio sigue a lo principal, siendo en este caso completamente accesoria la
acción civil de la criminal, puesto que no justificándose ésta, no existiera
aquella, mal pueden desligarse ni dividirse, y mucho menos someter la acción

41 Memoria del Ministerio de Justicia, Culto e Instruc ión Pública. 1868, Buenos Aires, 1869, 54-56.
42 Núñez, ob. cit., 517,519 y 526. Su interés en el bien público lo había l evado a presidir la Comisión
Sanitaria para la prevención del Cólera en 1867, la Comisión Central de Instrucción Primaria en 1868-
1870, la Comisión Examinadora del Colegio Nacional en 1869, y la Comisión para verificar la calidad de
los materiales empleados en la construcción del dique Potrero de los Funes en 1870-1871. Además, fue
tesorero de la Comisión de Socor os a Buenos Aires, formada con motivo de la epidemia de fiebre
amarilla (“Legajo…San Luis”, cit., 416).


criminal a una jurisdicción, y la civil a otra distinta, lo que traería la aber ación
jurídica, de que una misma persona por el mismo hecho, sea juzgada por dos
jueces de distinta jurisdicción, no siendo difícil de que si tal hecho se admitiera,
un juez sin falta a la justicia y con sujeción a las leyes de su fuero, declarara la
delincuencia del individuo, que con igual justicia legal pero en distinto fuero,
hubiera sido declarado inocente…”.
Además, afirmó “que los delitos de defraudación de fondos de la Nación
cometidos por militares en ejercicio de sus funciones, corresponden a la
jurisdicción militar (…). Que siendo por lo general y muy especialmente en el
presente caso, la acción civil accesoria a la criminal, aquél a no puede
separarse y tiene que seguir el fuero de ésta…”.
La Corte, ante la que apeló el procurador fiscal, por su fal o el 3 de junio
de 1871, suscripto por Del Carril, Delgado, Barros Pazos y Marcelino Ugarte,
revocó la sentencia de Saravia, fundándose en que la acción penal y la civil
que nacen de un delito son independientes entre sí, y que para conocer de la
demanda civil era competente el Juez de Sección conforme al art. 2, incisos 5 y
6, de la ley 4843.
Llegado a abril de 1872, pidió una licencia temporal para pasar a Salta a
fin de atender su salud quebrantada. El Gobierno Nacional se la acordó,
previniéndole que tan pronto como se lo manifieste su estado regresaría a
ocupar su puesto44.
Un mes después el Poder Ejecutivo intentó otra solución. Como Saravia
había manifestado “cuán penosa” era su residencia en San Luis, por ser su
clima “de todo punto desfavorable a su salud”, lo que lo obligaba a frecuentes
ausencias, que podían dañar el servicio público, resolvió trasladarlo al Juzgado
de Mendoza, que estaba vacante, y nombrar un nuevo juez en San Luis45.
Según una versión, el afectado no estuvo de acuerdo con la solución, y
antes que se pronunciara el Senado, presentó la renuncia al cargo en términos
irrevocables, atentos los cuales al Gobierno se la aceptó por resolución del 4
de setiembre de ese año de 1872, “agradeciéndole encarecidamente los
prolongados servicios que ha prestado a la Nación en el desempeño de su
empleo46”. Lo cierto es que, vuelto a Salta, ocupó importantes funciones en el
Poder Ejecutivo.
Durante el tiempo de su actuación Saravia fue secundado por los
secretarios o actuarios (en los documentos se usan ambos nombres) Luis
Gómez, a quien designó el 31 de julio de 1866; Primitivo Vílchez, que renunció
en setiembre de 1871 para hacerse cargo de la Administración de Cor eos; y
Juan Crisóstomo Olivera, que era oficial de justicia, y a quien nombró

43 “El Fisco Nacional contra el mayor D. Raymundo Loyola, por devolución de valores fiscales”, en
Fal os…, cit., 10, 1886, 139-148.
44 Conf. Nicolás Avel aneda a la corte: Buenos Aires, 23.4.1872. CSJN, Notas del Ministerio de Justicia.
Nombramientos, licencias, jubilaciones, suspensiones, exoneraciones, etc. 1863-1889, v. 1, Nº 38.
45 Mensaje del Presidente Sarmiento al Senado: Buenos Aires, 28.5.1872, en Memoria presentada al
Congreso de 1873 por el Ministerio de Justicia, Culto e Instruc ión Primaria Doctor Dn. Nicolás Avel aneda.
Buenos Aires, 1873-642.

46 AGN, Registro Nacional Departamento de Justicia, Culto e Instrucción Pública. Año 1870-1874, 205.
X 44-10-9; y Memoria…1873… cit., 656. El “Legajo…San Luis”, cit, 416, consigna que se ausentó a
Salta el 19.4.1872, “en donde es nombrado Secretario General y luego Ministro General de Gobierno.
Debido a ello, el 4 de setiembre de 1872, renuncia al cargo del Juez de Sección de San Luis”.

47
interinamente en reemplazo del anterior . Olivera figura como secretario en los
expedientes hasta mediados de 1875, señal de que fue confirmado.
Sobre la dotación del escribano, expuso Saravia al ministro Costa en
una nota del 31 de diciembre de 1866, que creía que su falta lo pondría muy
pronto en dificultades, pues “con sólo las actuaciones en un país de poca
población, y por consiguiente de pocos asuntos, no puede tener un individuo, ni
aproximadamente un medio de subsistencia, quitándole, sin embargo, un
tiempo que podría emplear en otra ocupación más productiva”. Juzgaba
conveniente que se le designase “algún sueldo… para evitar el mal que me
presagió, y que por absoluta carencia de hombres, me será muy difícil
reparar48”.
El 29 de mayo de 1867, con motivo de la revolución que había sucedido
en la provincia, el comisionado nacional general Wenceslao Paunero nombró
procurador fiscal a Mamerto Gutiér ez, ex rematador de derechos municipales49
Lo más probable es que no haya sido el primero, y que otros, antes que él,
hayan ocupado el puesto “ad hoc”. Por decreto del 30 de noviembre de 1869,
sin considerandos, Gutiér ez fue separado del mismo, y nombrado Valentín
Luco en su reemplazo50.
Nueve causas en las que intervino Saravia llegaron a la Corte. En seis
oportunidades confirmó ésta sus decisiones, y en tres las modificó51.
En lugar suyo, el Gobierno Nacional pidió acuerdo al Senado para la
designación de Juan Ar edondo, “abogado que ha ocupado diversos puestos
judiciales en varias provincias”, según el mensaje que le dirigió con ese fin el
28 de mayo de 187252.
Sólo el 21 de setiembre se lo prestó la Cámara. José M. Arias fundó el
dictamen favorable de la Comisión de Peticiones en las condiciones de
idoneidad y honradez” del candidato. Por su parte, Daniel Aráoz objeto que el
Poder Ejecutivo hubiera pedido el acuerdo con anterioridad a la renuncia de
Saravia, o sea, antes que se produjera la vacante. Arias y Wenceslao D.
Colodrero dieron explicaciones de las que resultaba que el Gobierno había
procedido de la mejor buena fe en este asunto y sin la menor ofensa para el
Doctor Saravia, a quien… había hecho la merecida distinción por sus largos
servicios desempeñados en la magistratura53”.
El nombramiento se hizo por decreto del 25 de setiembre54.
El 9 de noviembre prestó el juramento de ley ante el Gobernador55.

47 Saravia a Daract: San Luis, 31.7.1866 (AHSL, carp. 172, doc. 19.412). Saravia a Avellaneda: San Luis,
2.10.1871, y Avellaneda ala Corte: Buenos aires, 3.11.1871 (CSJN, Notas…, cit., Nº 21 y 22).
48 Memoria presentada por el Ministro de Estado en el Departamento de Justicia, Culto e Instruc ión Pública
al Congreso Nacional en 1867, Buenos Aires, 1867,12.
49 Mamerto Gutiér ez a los ministros Juan A. Barbeito y Faustino Lar ondo: San Luis, 6.6.1867 (AHSL,
carp. 176, doc. 19.950).
50 AGN, registro…1862-1870, cit., 424; y Memoria del Ministerio de Justicia, Culto e Instruc ión Pública.
1870, Buenos Aires, 1870, 21-22. El “Legajo…San Luis”, cit., 418, se lamenta de contar sólo con escasos
antecedentes de los fiscales.
51 Fal os…, cit., 4, 7, 9, 10, 11.
52 Idem la nota 45.

53 Congreso de la Nación Argentina, Actas de las sesiones de la Cámara de Senadores. Período de 1872,
Buenos Aires, 1894, 233-234.

54 AGN, Registro… 1870-1872, cit., 215-216; y Memoria…1873…, cit., 659-660.


En diciembre de ese año, Ar edondo presidió la Comisión Examinadora
de los Alumnos del Colegio Nacional56.
A él le toco intervenir, tiempo después, en el procesamiento de los
revolucionarios mitristas de 1874, opositores al presidente electo Nicolás
Avellaneda, y cuya cabeza en San Luis era el ex Comandante general de la
Frontera, con sede en la villa de Mercedes, poco antes reemplazado por Julio
A. Roca, el general José Miguel Ar edondo, a quien seguramente lo ligaba
algún lazo de parentesco. El general había entrado en la ciudad de San Luis,
donde tenía el apoyo del Gobierno, que presidía otro mitrista, Lindor Quiroga.
De allí había pasado a Mendoza, donde había sido der otado por Roca en la
batalla de Santa Rosa, y huido a Chile57.
En julio de 1857 mantuvo el juez un entredicho con el Ejecutivo
Provincial con motivo de la entrega de fondos provenientes de multas, no
obstante lo cual, en octubre del mismo año, acompañó al Gobernador Rafael
Cortés a la inauguración del fer ocar il a Vil a Mercedes58.
También su salud sufrió algún quebranto. Cuando en enero de 1877
debió remitir al Ministerio de Justicia la estadística del Juzgado, no lo hizo él,
sino el secretario Francisco Barbosa, por orden suya, dado que se encontraba
“en el interior de la Provincia reparando su salud”59.
Secretarios de Juzgado fueron, en tiempos de Arredondo, primero Juan
C. Olivera, que actuó hasta 1875, y desde el 22 de febrero de ese año, Manuel
de Ahumada. No obstante esto, y sin poder establecer la causa, todavía en el
mes de junio seguía figurando Olivera. Desde 1876 el puesto lo ejerció
Francisco Barbosa quien seguía en funciones al término del período que
estudio. Su primera designación habrá sido interina porque el 28 de noviembre
de 1882 la Corte le informó al ministro de Justicia de su nombramiento en
propiedad.60
Cuando Arredondo se hizo cargo del Juzgado, Valentín Luco era el
procurador fiscal. El 29 de diciembre de 1874, con motivo de la rebelión
mitrista, el Poder Ejecutivo Nacional dispuso que los procuradores abriesen los
juicios correspondientes en las provincias afectadas, entre ellas San Luis61, y al
día siguiente, seguramente porque ya había cesado Luco, y el cargo estaba
vacante, nombró al “Ciudadano Dn. Moisés Lucero62”.La ley 777, sancionada el
20 de junio de 1876, suprimió en ése y en otros Juzgados de Sección el

55 Conf. Avellaneda a la Corte: Buenos Aires, 13.11.1872 (CSJN, Notas…1863-1889, cit., Nº 59). En el
“Legado…San Luis”, cit., 417, se dice que juró el día 7.

56 “Legajo…San Luis”, 417.

57 Gez, ob. cit., 254-273; Carlos Eduardo Sosa Reboyras, “San Luis en las contiendas de 1874”, en
Academia Nacional de la Historia, Segundo Congreso de Historia Argentina y Regional, II, Buenos Aires,
1977, 497-504; y Rodolfo S. Follari, “San Luis 1874-1880. Panorama político y cultural”, 291-307, en
Investigaciones y Ensayos, 27, Buenos Aires, 1979, 291-322.
58 “Legajo…San Luis”, cit., 417.
59 20.11877. Memoria presentada al Congreso Nacional de 1877 por el Ministro de Justicia, Culto e
Instrucción Pública Doctor Don Onésimo Leguizamón, Buenos Aires, 1877, 102.
60 Conf. Francisco B. Madero a la Corte: Buenos Aires, 5.12.1882. CSJN, Notas…1863-1889, cit., Nº 52.
61 AGN, Registro Nacional. Departamento de Justicia, Culto e Instrucción Pública.12.10.1874-8.1877, 23-
24. X 44-10-10; y Memoria presentada al Congreso Nacional de 1875 por el Ministro de Justicia, culto e
Instruc ión Pública Dr. D. Onésimo Leguizamón, Buenos Aires, 1875, Anexo Justicia, 18-19.
62 AGN, ídem, 24.

empleo de procurador fiscal, que volvió a ser cubierto “ad hoc” cuando fue
necesario, hasta su restablecimiento por la ley 1572 en 1885.
La plaza de Oficial de Justicia tuvo varios titulares en esos años. La
venía ocupando Lino Páez, quien renunció el 30 de junio de 1873. En el texto
de su dimisión asentó que la había desempeñado “con la posibilidad que mis
escasas aptitudes me han permitido”. Le fue aceptada el 1º de julio, dándosele
las gracias por los servicios prestados. A propuestas del juez, la Corte nombró
a Amancio Ordóñez, como se lo comunicó al Juzgado el 12 de julio63.
Ordóñez dimitir el 10 de febrero del año siguiente, al no poder
desempeñarlo por más tiempo a causas de sus “atenciones particulares”. En la
misma fecha el juez le aceptó la renuncia, nombró interinamente a Esperidión
Orosco, y propuso su confirmación a la Corte64 Las fatigas que exigía el cargo
no estaban suficientemente compensadas, y es así que el 11 de febrero de
1875 asumió otro oficial de justicia más: Teodoro Gigena.
De seis expedientes en los que intervino Arredondo conoció la Corte.
Cuatro veces confirmó sus fal os, y dos los modificó65.
Los últimos meses de su actuación fueron agitados, ya que se vio
envuelto en un conflicto político local, con la consecuencia de que se volvió
persona no grata para el gobierno que presidía Toribio Mendoza.
Según cuenta Sosa Loyola, por denuncias del club político opositor
llamado Conciliación, Ar edondo dispuso la prisión e incomunicación del juez
de alzada del tercer departamento, correspondiente a Villa Mercedes, Santiago
Funes, acusado de haber violado la ley electoral en la inscripción de los
electores. “El Oasis”, órgano del partido oficialista, inició una campaña contra
él, diciendo que había “puesto en ejercicio colgando del asta bandera que
ondea en la puerta de su Juzgado, a la soberanía de la provincia, como en
circunstancias extraordinarias, y bajo la presión de épocas calamitosas, se
colgaran de los árboles de nuestros caminos a los desgraciados puestos fuera
del amparo de la ley”.
Una vez más entraba en colisión la jurisdicción federal con el ar aigado
sentimiento autonomista de los puntanos. Cierra su relato Sosa Loyola
diciendo, que los primeros jueces nacionales no tuvieron la cordura suficiente ni
la serenidad del pretor, en el ejercicio del cargo, ni un conocimiento cabal del
espíritu y los alcances de las leyes de jurisdicción y competencia federales, y
que estuvieron poseídos de “un espíritu de absorción y acumulación de
facultades implícitas, pero nunca fundadas en precepto alguno”, que chocó con
la ‘“augusta soberanía de la Provincia’, en ningún momento dispuesta a dejar
arriar su bandera”.66
Hay que reconocer que San Luis fue una de las provincias en las que
costó más asentar la Justicia Federal por la conjunción de varios factores
adversos, que dañaron su prestigio, y complicaron su funcionamiento, pero que
así como los periodos de Olmedo y Ar edondo fueron bor ascosos o, mejor
dicho, supieron de borrascas, la actuación de Saravia sólo se vio afectada por

63 “Exp. Nº 111. Nombramiento de Oficial de Justicia hecho en la persona de Don Amancio Ordóñez,
julio 21 de 1873” AJFSL, leg. 4.
64 “Exp. Nº 127. Nombramiento de Oficial de Justicia d. Esperidión Orosco Febrero 10 de 1874”. AJFSL,
leg. 5.
65 Fal os…, cit., 14, 17, 18 y 20.
66 Ob. cit., 89-90.

circunstancias ajenas de su voluntad, como los sucesos revolucionarios y su
salud delicada, y la del cuarto juez transcurrió sin inconvenientes.
Arredondo había fal ecido en el mismo año de 1878.67 Por decreto del 8
de octubre, previo acuerdo del Senado prestado el mismo día, fue nombrado
Juan Bautista del Campillo, con el cargo de jurar ante el Gobernador68. Asumió
sus funciones el 7 de noviembre de 187869.
El nuevo juez era hijo del constituyente Juan Crisóstomo del Campil o.
Había nacido en Córdoba el 1º de julio de 1844, y se había graduado en su
Universidad. Fue, después de haber ejercido la magistratura federal, ministro
de Gobierno de Córdoba en 1897, profesor de Derecho Constitucional en su
Universidad, y vocal del Superior Tribunal de Justicia. Murió en su ciudad natal
el 25 de julio de 1908.
Según Sosa Loyola, heredó de su progenitor la firmeza del espíritu y el
amor a la cultura artística. En este sentido, fue cofundador y primer presidente
del Liceo Social y Artístico de San Luis70. “El Oasis” saludó su presencia
llamándolo “un cumplido cabal ero y un notable jurisconsulto”. Su actuación al
frente del Juzgado fue “serena, ecuánime e ilustrada”, sobre todo después de
la “inquieta y arbitraria” de su antecesor, al decir de Sosa Loyola.
Se captó casi de inmediato la consideración de la sociedad puntana,
pues –apunta al mismo autor- más que sabiduría era necesario el tacto y la
mesura. A su estampa la considera “más bien cabal eresca y atildada, que
propiamente jurídica71”. La cultura jurídica de Del Campillo no fue, sin embargo,
menuda: de las ocho veces que, hasta fines de 1883, sus decisiones fueron
apeladas a la Corte en seis recibieron su confirmación, y sólo en dos fueron
modificadas72.
Además, fue uno de los tres redactores de los dos Códigos de
Procedimientos puntanos: Civiles de 1883, y Criminales de 1884.73
Por otra parte, desarrolló una activa labor comunitaria. Integró la
Comisión encargada del ornato y ar eglo de la plaza Independencia en 1879,
presidió la Comisión Examinadora de las escuelas de la Capital en 1879 y
1882, y fue consejero honorario de la Comisión de Educación en 188374.
A principios de 1885 renunció al Juzgado para asumir igual función en
Mendoza75.
Juez
Nomb
Cese
Secretario
Fiscal
Oficial de
Fallos
Fallos
ramie
Justicia
Confirmados
Modificados
nto
por la Corte
por la Corte
Félix


Valentín






María
1863
1865
Luco
-
-
-
-
-
-
Olmedo
Juan


Luis
Mamerto





Pablo
1865
1872
Gómez
Gutiér ez -
6
66%
3
33%
Saravia
Primitivo
Valentín

67 “Legajo…San Luis”, cit., 417.
68 AGN, Registro Nacional. Departamento de Justicia, Culto e Instrucción Pública 13.8.1877-10.8.1880,
136. X 44-10-11.
69 “Legajo…San Luis”, cit., 417.
70 Follari, ob. cit., 320-321.
71 Ob. cit., 104-105.
72 Fal os…, cit., 21 y 23-26.
73 Sosa Loyola, ob. cit., 103-119.
74 “Legajo…San Luis”, cit., 417.
75 Ibídem.

Vilchez
Luco
Juan
Crisóstomo
Olivera
Juan


Juan C.
V. Luco
Lino




Arredond
1872
1878
Olivera
Moisés
Páez
4
66%
2
33%
o
Manuel de
Lucero
Amancio
Ahumada
Ordóñez
Francisco
Esperidió
Barbosa
n Orozco
Teodoro
Gigena
Juan
1878
1885
F. Barbosa
-
-
6
75%
2
35%
Bautista
del
Campillo

4- LABOR DEL JUZGADO. NOTABLE CIFRA DE EXPEDIENTES
CRIMINALES. PROYECTO DE SUPRESIÓN DE GERÓNIMO
CORTES (1878).


El juzgado comenzó a funcionar a principios de febrero de 1864, pero no
se sabe cuando ingresaron los primeros expedientes. El actual archivo del
Juzgado Federal no se conserva, aparentemente, expedientes anteriores a
1869. Si nos atenemos a su clasificación, el legajo más antiguo corresponde a
ese año pero -a mi juicio- no hay que descartar la probabilidad de que haya
causas más viejas, hipótesis muy difícil de verificar hoy día por el estado de
desorden en que se halla.
Por otra parte la Memoria del Ministerio de Justicia del año 1865, que
tendría que informar a cerca de las causas civiles y criminales tramitadas
desde la instalación del Juzgado, no lo hace, siendo la razón que “el Juez ha
estado ausente sin ejercer el cargo durante algún tiempo76”. Ya explique los
motivos de esa ausencia. La misma falta se advierte en la Memoria del año
siguiente. Es decir, que de la gestión de Olmedo no se tiene noticia alguna en
esta fuente.
En cambio, se cuenta con una valiosa fuente de información en la ya
citada “Razón del archivo…”, confeccionada con motivo de su renuncia el 7 de
agosto de 1865. En ella están individualizados los doce expedientes que
tramitaron en ese lapso, todos civiles, incluido los promovidos por Augusto
Horney, a los que me refería antes. No consta, empero, la fecha de iniciación
de cada uno. De todos modos, es innegable el valor del documento. El detalle
de los expedientes es el que sigue:
“Nº 1º Da. Ángela Pena pidiendo indemnización de costos, daños y
perjuicios para restituir a su poder del de Gregorio Catalán (chileno) a su
hermana Da. Rosaura arrebatada por aquel de su casa. Concluida por
sentencia, y en 46 f. útiles”.

76 Memoria…1865, cit, 29.


“Nº 2º Manuel y Jorge Orosco (hermanos) pidiendo contra D. José
Pintos (chileno) la devolución del precio de unos bueyes ajenos que, dicen, les
vendió como propios, y la indemnización de costos, daños y perjuicios
procedentes de esta causa concluida por sentencia en 43 f. útiles con la
reposición de los sel os”.
“Nº 3º D. Nicolás Civit por D. Manuel Gal o, ciudadano chileno, contra D.
José Gregorio Cordón por cantidad de pesos que le demanda ejecutivamente.
Concluida por transacción en 33 f. útiles”.
“Nº 4 D. Rudecindo Villanueva demandando ejecutivamente a D. Pedro
Guyot, francés, por cantidad de pesos. Concluida por transacción en 11 f.
útiles” “Nº 5 D. Gregorio Ignacio Santana por D. Mariano Camus Ser ano,
ciudadano chileno, contra D. Jorge Orosco y D. Manuel Miranda,
demandándoles ejecutivamente por cantidad de pesos. Concluidas por
transacción y en 8 f. útiles”.
“Nº 6 D. Augusto Horney contra el comisario recaudador del derecho de
exportación en el 4º Departamento, D. José Agustín Olmedo. Pendiente, en 26
f. útiles”.
“Nº 7 D. Augusto Horney, pidiendo indemnización de daños y perjuicios
contra D. Mamerto Gutiér ez y D. Amador Lucero, por haberle embargado a
título de Rematadores de los Derechos Municipales, un cargamento de cueros
al pasarlos de un punto a otro de la Provincia. Pendientes en 21 f. útiles”.
“Nº 8 D Augusto Horney, quejándose del Juzgado del Crimen por
procedimientos contra él a consecuencia del escrito de demanda que presentó
el Juzgado Nacional por derechos de extracción que le cobrara el exactor de
ese impuesto en Renca. Concluida, en 4 f. útiles”
“Nº 9 D. Carlos Juan y D. José Elías Rodríguez (hermanos), pidiendo
mensura, deslinde y amojonamiento de unos terrenos que, dicen, les
pertenecen en la estancia ‘Las Bar ancas’ (Provincia de Mendoza) y el desalojo
de ellos por D. Hilario Correas. Concluida, en 77 f. útiles.”
“Nº 10 Despacho de orden dirigido al Juez de Paz del 3er Departamento
para que desembarque los bienes secuestrados por su antecesor, a D. José
Pintos (chileno) en virtud de estar terminado el litis que siguió este mismo con
los hermanos Manuel y Jorge Orosco, y contestación del Juez. Pendientes, en
2 f. útiles”.
“Nº 11 D. Petrona Moreno en demanda de jactancia contra D. Amador
Lucero, como apoderado de unas señoras Gutiér ez residentes en Buenos
Aires. Pendientes en 2 f. útiles”.
“Nº 12 Escrituras públicas. Tres f. útiles”
“Nº 13 Un paquete cer ado, lacrado y sel ado del Juzgado de lo civil de
Mendoza, con dirección al Nacional de la Sección San Luis, y recibido después
de haber cesado en sus funciones el regente de este”.
“Nº 14 un exhorto del juez Seccional de La Rioja para el emplazamiento
de D. Benito Borda. Sin diligencia por enfermedad del Escribano77”.
En los años cor espondientes al ministerio de Saravia aumentó en forma
sensible la actividad del Juzgado, pero no tanto por motivos ordinarios como
rigurosamente extraordinarios relacionados con las perturbaciones políticas

77 Idem la nota 12. el orden en que aparecen los expedientes en la “Razón” es el que le dio el escribano
que la redactó. Eso no significa que haya sido necesariamente el orden cronológico de su iniciación. Los
números 12 y 13 no los incluí, naturalmente, en el total de doce del período de Olmedo.

que experimentó la provincia. Basta comparar las cifras de los expedientes
civiles y criminales para darse cuenta de la relación que hubo entre le trabajo
del Juzgado y esos factores eventuales. El cuadro es el siguiente78.

Civiles
1866
1868
1869
1870
1871
T P
T P
T. P.
T. P.
T. P.
Cobros
4 2
4 2
19 2
42 9
35 7
Cumplimiento
- -
- -
- -
3 -
3 -
de contrato





Daños y





perjuicios
1
2
1
2 1
2
Destinación





ilegal a cuerpo





de línea
- -
- -
- -
- -
1 -
Devolución de
1 -
- -
- -
- -
- -
pasajes





Entrega de
- -
- -
- -
1 -
- -
terreno





Excepción del





servicio militar
- -
1 -
2 -
- 1
- -
Exhibición de





título de





propiedad
- -
- -
1 -
- -
- -
Exhorto
- -
- -
- -
1 -
1 -
Información





Infracción
1 -
- -
- -
- -
- -
Constitucional
1




Presión





arbitraria
- -
- -
- -
- 1
- -
Recaudación





de muebles





nación.
- -
- -
- -
1 -
- -
Reconocimiento




de documento
3 -
- -
- -
- -
- -
Reconocimiento - -
- -
1 -
- -
- -
de firma





Rendición de





cuentas.
- -
- -
- -
- -
1 -
Rescisión de





contrato.
- -
- -
- -
- -
1 -
Rescisión de





sentencia.
1 -
- -
- -
- -
- -
Restitución de





pagaré.
1 -
- -
- -
- -
- -
Saneamiento





de contrato.
- -
- -
- -
- -
1 -
Sustracción de





una niña.
- -
- -
1 -
- -
- -
Transferencia





de crédito.
- -
- -
- -
- -
1 -
Totales
13 2
7 2
24 3
50 12
46 7

78 T = Terminados; P = Pendientes. Memoria presentada por el Ministro de estado en el Departamento de
Justicia, Culto e Instruc ión Pública al Congreso Nacional en 1867, Buenos Aires 1867, 12-13. La Memoria
de 1868 vuelve a omitir la estadística de San Luis, que presumiblemente no envió el juez Saravia a causa
de su renuncia. Memoria del Ministerio de Justicia, Culto e Instruc ión Pública. 1869, Buenos Aires, 1869,
16-17. Memoria. .1870.Buenos Aires, 1870, 39. Memoria 1871, Buenos Aires, 1871, 30. Memoria…1872,
Buenos Aires, 1872, 580.



CRIMINALES 1866
1868
1869
1870
1871
T P
T P
T P
T P
T P
Abuso
de
-….-
1 -
- -
- -
- -
autoridad





Defraudación
al
Erario
- -
- -
- -
- -
- -
Fraude
en
las
- -
1 -
- -
- -
- -
elecciones
- -
- -
- -
8 109
2 -
Juicios políticos
Id.
paralizadas
- -
- -
- -
- -
- -
por ausencia
- -
- -
- -
- -
- 107
Queja contra el





Gobierno de la
Provincia
- -
1 -
- -
- -
- -
Rebelión
- -
25 120
5 115
- -
- -
Sustracción de un - -
- -
1 -
- -
- -
preso





Totales

28 120
7 115
8 109
2 107

Sobre la estadística cor espondiente a 1868 comentó Saravia, en su
nota de acompañamiento, que la mayor parte de las causas eran juicios
criminales seguidos a los complicados en la rebelión de Cuyo, que se
terminaron en su mayoría: unos por sobreseimiento, y otros por condena
continuando en giro unos pocos, y en suspenso por ausencia, muchos. Los
reos condenados a pena corporal se habían puesto a disposición del Gobierno
Provincial para que como agente del nacional mandase su cumplimiento79, en
cuanto al procedimiento dijo que no se había sentido “embarazado por las
tramitaciones establecidas por la Ley Federal; notando, por el contrario,
ventajas de sencillez y brevedad comparadas con las tramitaciones
ordinarias80”.
Entre las causas que sustanció por la rebelión de 1867, que l evó al
gobierno al Coronel José Felipe Saá, se cuenta la seguida contra quien fuera
su ministro y Gobernador delegado, Víctor C. Guiñazú. Este se había asilado
en Chile, junto con otros revolucionarios, pero regresó al cabo de cuatro años
y se presentó espontáneamente al Juzgado.
Alegó en su defensa que había obrado bajo el efecto del temor, que Saá
lo había coaccionado para que aceptara el Gobierno delegado, y que no pudo
coincidir con las ideas de los rebeldes porque siempre había pertenecido al
partido Liberal. El 21 de junio de 1871 recayó la sentencia, que contiene
juiciosas reflexiones sobre la oportunidad y el fin de la pena, además de datos
de interés histórico.
Dijo Saravia, entre otros conceptos:
“Considerando 4º. Que si bien ha justificado por medio de las
declaraciones de (…) que la situación era tirante y peligrosa, que no se podía
resistir a las órdenes y mandatos de los Jefes de la rebelión, sin exponerse a
ser víctima de el os ya e su persona, ya en sus intereses; no ha justificado que

79 10.3.1869. memoria…1869, cit., 16.

80 31.12.1866. Memoria…1867, cit. 12.


las circunstancias fuesen tales que pudiesen infundir en él el medio grave de
que habla la Ley 7ª, Título 33, Partida 7ª, que es el único que excusa y salva al
individuo de los actos que en virtud de ese miedo ejecutase, pues no se relata
un solo hecho por el que, de un modo inmediato se hubiese amenazado al
declarante de privarle su vida o fortuna, no dudando que como todos los demás
ciudadanos que permanecieron en la Provincia, hubiese estado poseído del
justo temor que a todos nos preocuparía el estado de guer a en que la
Provincia, se hallaba, temor que si bien autorizaba a un individuo para
precaverse de ser ofendido o perjudicado en su persona o interés, por cuantos
medios estén a su alcance cuando no tienen amparo de las autoridades
legales, según lo tiene declarado la Suprema Corte (…); esta doctrina del
Supremo Tribunal no es tan absoluta que pueda autorizar a un individuo, por el
simple temor de ser dañado, a unirse a los enemigos beligerantes del Gobierno
legal y cooperar con ellos en contra de aquél.
Considerando 5º. Que tampoco ha justificado la fuerza o violencia que
D. Felipe Saá le hubiese hecho para que aceptara el Ministerio ni el Gobierno
Delegado, pues esta circunstancia como la de haberlo aceptado por hacer el
bien a su país o evitarles males, sólo consta por el dicho del procesado; sin que
haya otro hecho justificado que compruebe sus buenos deseos e intenciones
que la conducta observada por el reo en su calidad de Gobernador; con D. Luis
Ojeda, salvándolo por el monumento de que fuese a la cárcel este hecho
positivo como algunos otros negativos podrían concur ir a justificar las buenas
intenciones con que el procesado aceptó el Gobierno si otros posteriores que
constan del proceso y de los que se hará más adelante, no probaran lo
contrario.
Considerando 6º. Que si bien ha justificado por las declaraciones de los
testigos (…) que ha pertenecido al partido liberal, profesando sus ideas y
servido al Gobierno legal hasta exponer su vida en defensa del orden contra las
montoneras de Peñaloza, esto, lejos de favorecerle, le pone en peor condición
comparando su conducta de otros años con la del año 67, pues que demuestra
que abjurando sus principios de otro tiempo, se ligó de buena voluntad a los
rebeldes, que conmoviendo las provincias de Cuyo, derrocando y encarcelando
a sus gobernantes, llevaron sus armas contra el Gobierno Nacional;
produciendo el derrame de sangre entre hermanos y las infinitas víctimas que
quedaron tendidas en los campos de Rinconada, Portezuelo, San Ignacio,
Bargas, etc., habiendo contribuido de un modo eficaz según se ve por los
documentos que en copia testimoniada y legalizada corren a f. 76 vuelta, al
suceso de San Ignacio; pues por un decreto, puso a disposición del titulado
General D. Juan de Dios Videla todas las fuerzas de la Provincia residentes en
la capital (…); este hecho y las comunicaciones de felicitación que dirigía al
Gobierno de San Juan, con fecha 25 de febrero y 26 de marzo y las del
Ministro de Gobierno D. Bernabé Gómez al Intendente de Policía con fecha 13
y 14 de marzo, para que haga efectivas las contribuciones impuestas para
gastos de guerra, al Coronel Mercan 4.000 pesos y a D. Cornelio Torres 1.000
pesos, cuyas copias testimoniadas corren a f. 146, 147 y 176, como los demás
documentos que obran en autos justifican su decidida adhesión al movimiento
de rebelión operado en el año 66 y 67.
Considerando 7º. Que es jurisprudencia establecida por la Suprema
Corte: 1º Que cometen delito de rebelión los empleados públicos nombrados
por los jefes de la rebelión, que prestan sus servicios durante el a –causa 3ª,

Tomo 5º-, caso en el que se ha encontrado D. Víctor C. Guiñazú, siendo
Ministro y Gobernador Delegado del Jefe de la rebelión D. Felipe Saá; 2º Que
es inadmisible la excepción de fuerza alegada por un acusado de rebelión
cuando ella no es probada; y por el contrario pesan sobre éste graves
presunciones que desautorizan su dicho (…); 3º Que los excesos y violencias
cometidos en general por los rebeldes no bastan para excusar la
responsabilidad penal de los ‘han cooperado a sus fines, y probar la excepción
particular de fuerza y violencia; mucho más cuando existen presunciones en
contra de la excepción con respecto al acusado’. La excusa o excepción
principal que alega D. Víctor Guiñazú para haberse prestado a servir a los
rebeldes, es la de la tirantez de las circunstancias por que pasaba la Provincias
a consecuencia de las violencias cometidas por los Jefes de la rebelión: se ve
pues por la doctrina antes transcripta que ella es inadmisible.
Considerando 8º. Que de conformidad a la acusación fiscal y por
hallarse confeso y convicto del delito de rebelión D. Víctor C. Guiñazú, según
consta del proceso, y corroborada su decidida adhesión a la rebelión, como se
demuestra por los precedentes considerandos, se ha hecho acreedor de la
pena establecida en el art. 15 de la ley nacional del 14 de setiembre de 1863;
mas debiendo el Juez atender no tan sólo a la expresión severa y seca de la
ley sino también de la época de penetración del delito y del tiempo que haya
mediado entre aquél y el en que deba aplicarse la pena con los benéficos y
morales resultados que de su aplicación pudieran resultar; siendo como es un
principio establecido por todos los jurisconsultos criminalistas, que para la pena
sea eficaz y saludable, debe ser aplicada lo más inmediatamente posible a la
perpetración del delito, pues cuando media un tiempo demasiado largo, la
sociedad, que siempre es indulgente, olvidando el delito sólo tiene presente al
desgraciado que sufre la pena, sin que ésta sea benéfica ni de utilidad moral,
creyendo ver más bien un acto de venganza que la expiación de un delito,
siendo esto mucho mayor cuando la condena recae sobre un delincuente
político, pues entonces se juzga como un acto de represalia ejercida por el
partido vencedor sobre el vencido. El delito de rebelión en el que es complicado
D. Víctor C. Guiñazú fue perpetrado hace más de cuatro años, y sin embargo
de que sus huellas no han desaparecido completamente, esta sociedad ha
olvidado los agravios que aquél le infirió. Si el agraviado ha olvidado el delito y
perdonado al delincuente ¿Cuál es entonces la razón para que la ley conserve
su severidad? Es público y consta también de autos que el señor Guiñazú a la
terminación de la rebelión, se impuso un destier o voluntario y ha permanecido
fuera de su hogar cerca de cuatro años, anticipándose a la pena corporal que
la ley le demarcaba por el delito que había cometido.
Considerando 9º. Que sin embargo de que las razones expresadas en el
precedente considerando forman la convicción del Juez; no pudiendo éste
juzgar por equidad sino con sujeción al texto de la ley, pudiendo cuando más
reducir la pena al mínimun de el a, si así lo considerase de justicia. Por estas
consideraciones, otras que se han tenido en vista, y con sujeción a la ley penal
del 14 de setiembre del año 1863; -Habiéndose perpetrado según consta de
autos por Guiñazú el hecho de haber aceptado autoridad durante la rebelión;
haberse verificado combates entre los rebeldes y las fuerzas del Gobierno, y
haberse exigido contribuciones según consta de autos, siendo una de el as la
que se tomó violentamente a D. José María de la Tor e;- por estas
consideraciones y leyes citadas, definitivamente juzgando;

Fallo:-Que debo declarar a D. Víctor C. Guiñazú reo de rebelión contra el
Gobierno Nacional. Incurso en la pena establecida en el art. 15 de la ley penal
del 14 de setiembre de 1863, y dando por compurgada una parte de la pena
corporal determinada por dicha ley con el tiempo de confinamiento voluntario y
el de prisión que ha sufrido el reo, lo condeno a la pena de seis años de
destierro fuera de la República y a pagar una multa de dos mil pesos fuertes a
favor del Tesoro Nacional, con más las costas…”
Como, además, el damnificado de la Torre lo había demandado por
devolución de la contribución que le había sido cobrada ilegalmente, Saravia lo
condenó a el o. Apelada la sentencia, la Corte la confirmó “por sus
fundamentos” el 10 de octubre de 1871. Firmaron el fal o Del Car il, Delgado,
Barros. Pazos, Ugarte y Gorostiaga81.
El tercero de los jueces, Arredondo, presidió el Juzgado entre noviembre
de 1872 y primeros meses –probablemente- de 1878. La estadística de esos
años es la siguiente82.


CIVILES
1872
1873
1874
1875
1876
T P
T P
T P
T P
T P
Arrendamiento
1 -
1 -
1 -
1 -
- -
Autorización p





enajenar
- -
- -
- -
- -
- 2
prendas.
Baja del





Ejército
- -
1 -
1 -
- -
- 1
Carta de





Ciudadanía
- -
2 -
1 -
- -
- -
Cobros
19 5
41 18
23 5
56 32
20 108
Cumplimiento
de contrato.
1 -
4 1
- -
- 1
- -
Daños y





Perjuicios.
- 1
1 2
- -
- -
1 1
Desalojo
- -
- -
- -
- -
- 1
Despojo
- -
- -
- -
- -
- 1
Destinación
ilegal al servicio




militar
1 -
- -
- -
2 5
2 4
Destrucción de
- -
- -
1 -
- -
- -
un órgano





Devolución de
- -
- -
- -
- 1
- 4
sueldos
Devolución de





un revólver
- -
1 -
- -
- -
- -
División de
- -
- -
- -
1 -
- -
bienes





Enrolamiento





de la Guardia
Nacional.
- -
- 1
- -
- -
- -
Entrega de






81 “Criminal contra D. Víctor C. Guiñazú, por delito de rebelión”, en Fal os…, cit., 11,1886, 16-26.

82 Memoria…1873…, cit., 684. Memoria…1874… Juan C. Albar acín, Buenos Aires, 1874, 915-916.
Memoria…1875…cit., 33. Memoria…1876…, Buenos Aires, 1876, 38. Memoria…1877…cit., 102-103.
La Memoria de 1878 no incluye el estado del Juzgado de San Luis correspondiente a 1877.


Objetos.
- -
- -
2 -
- -
- -
Excepción del
- -
- -
- -
- -
- 1
servicio militar





Exhibición de
título
- -
1 -
- -
- -
- -
Exhorto
2 -
4 -
4 -
- -
- 4
Exoneración





del cargo de
- -
- -
1 -
- -
- -
depositario





Información

- -
1 -
- -
- -
- -
Informes





solicitados por





Tribunales





Provinciales
- -
- -
- -
- -
- 2
Mejora
Nombramientos - -
- -
- -
- -
- 1
Posesión de
- -
1 -
1 -
2 -
- 1
bienes
- -
- -
- -
- -
- 1
Procedimientos
- -
- -
- -
- -
- 1
ilegales





Propiedad de
tierras
- -
1 -
- -
- -
- -
Reivindicación
- -
- -
- -
- -
1 -
Rendición de





cuentas
1 -
- -
1 -
1 -
- 1
Rescisión
- -
- -
- -
- -
1 -
Saneamiento
Solicitudes
- -
- -
- -
- -
1 -

2 -
- -
- -
- -
- -
Tercería
- -
- -
- -
- -
2 -
Testimonio de
- -
- -
- -
4 -
- -
documento
Totales
27 6
58 23
36 5
70 38
25 138

CRIMINALES 1872
1873
1874
1875
1876
T P
T P
T P
T P
T P
Abusos
- -
- -
- 2
- -
- -
electorales





Falsificación de





actas
electorales
- -
- -
- 1
1 -
- -
Falsificación de





moneda
- -
1 -
- -
- -
- -
Información
- -
- -
- -
1 -
- -
sumaria





Juicio contra
escrutadores
- -
- -
- 1
2 -
- -
Juicio político
1 106
- 106
- 106
- -
- -
Rebelión
- -
- -
- -
328 -
- -
Sustracción del





Registro Cívico
- -
1 -
- -
- -
- -
TOTALES
1 106
2 106
1 111
329 -
- -

Por estos años, y con motivo del poco trabajo que tenían, fueron
suprimidos los Juzgados de Jujuy y Santiago del Estero, y extendida a esas
provincias la jurisdicción de los jueces de Salta y de Tucumán,

respectivamente. El senador Jerónimo Cortés intentó que se hiciera lo mismo
con el de San Luis.
El 4 de junio de 1878, durante la acefalía del Juzgado, subsiguiente a la
renuncia de Arredondo, presentó un proyecto de ley por cuyo artículo 1
quedaba “suprimido al Juzgado Federal de San Luis y anexado su ter itorio a la
sección judicial de Mendoza”.
En la misma sesión expuso los fundamentos. Afirmó que la experiencia
basada en la estadística judicial había demostrado ser innecesaria la existencia
de esos Juzgados en muchas de las provincias, “puesto que no hay
absolutamente causa de que deban conocer, y, por otra parte, estamos en el
caso de hacer todas las economías que sean posibles sin perjudicar el servicio
público”.
Recordó la fusión del Juzgado del Jujuy con el de Salta, y expresó que,
ya que el de San Luis estaba vacante, y en las mismas condiciones que aquél,
es decir, “siendo muy pocas las causas en que conoce”, era conveniente
aplicarle la misma medida. Agregó: “yo mismo he hablado con el Juez Federal
de San Luis el año pasado, aquí en Buenos Aires, y me decía que no había
dejado pendientes en aquel Juzgado sino dos causas83”.
La iniciativa no prosperó, y la provincia no fue privada de su Juzgado
Federal, cuyo movimiento de expedientes, si bien modesto en algunos años, no
era escaso al extremo como en Jujuy y Santiago del Estero.
Los últimos años del período que estudio correspondieron a la gestión
de Juan del Campillo. La estadística es la siguiente.84

CIVILES
1878
1879
1880
1881
1882
1883
T P
T P
T P
T P
T P
T P
Apelación ante la
- -
- -
- -
2 -
5 6
- -
corte







1 -
1 -
- -
- -
1 -
- -
Arrendamiento







Baja del ejército
- 1
- -
- 2
2 1
2 1
- -







Cancelación de
1 -
- -
- -
- -
- -
- -
hipoteca






Carta de
ciudadanía
2 -
1 -
- -
- -
- -
- -
Cobros
28 28
30 34
16 25
19 32
29 28
15 31
Competencia
1 1
- 3
2 1
2 4
- -
2 -
Consignación
- -
- -
- -
- -
- -
1 -
Cumplimiento de
- 1
- 3
- 3
4 2
2 -
1 3
contrato/obligación
Daños y perjuicios - 1
- 2
3 1
1 1
2 2
1 2

83 Congreso Nacional, Diario de sesiones de la Cámara de Senadores. Período de 1878, Buenos Aires, 1910,
53-54; y Sosa Loyola, ob. cit., 89-90. Este autor supone que influyó en Cortés el comportamiento de
Arredondo. No hay pruebas de que haya sido así.

84 Memoria del Departamento de Justicia, Culto e Instruc ión Pública cor espondiente al año de 1878,
presentada al Honorable Congreso de la Nación en sus sesiones del año 1879, Buenos Aires, 1879, 32.
Memoria…1879, Buenos Aires, 1880, 27. Memoria presentada al Congreso Nacional de 1881 por el
Ministro de Justicia, Culto e Instruc ión Pública Doctor D. Manuel D. Pizar o, Buenos Aires…1881,
589.Memoria…1882…Eduardo Wilde, Buenos Aires, 1882, 42.Memoria…1883…, Buenos Aires, 1883,
57. Memoria…1884, I, Buenos Aires 1884.53.

Desglose de






documentos
3 -
4 -
- -
- -
- -
- -
Despojo
- -
- -
- -
- -
- 1
1 3

Destinación ilegal






al servicio militar
- 3
- 4
1 4
1 4
1 3
2 2
Devoluciones
4 1
- -
1 -
- -
- -
1 -
Entrega de
- -
- -




muebles
- -
- -
- -
- - - - 1 -
Exc. Serv. Militar

- -
- -
111 22 - 22
1 -
- -
Exhibición de título - -
1 -
- -
- -
- -
- -







Exhorto
4 -
4 2
7 -
3 -
4 -
4 -







Expropiación

- -
- -
- -
- -
- -
- 1
Evicción
- -
- -
- -
- 2
- -
- -







Hábeas Corpus
1 -
1 -
- -
- -
- -
- -
Infacc. Ley






enrolamiento
Interdicto
- -
- -
- -
- -
- -
1 -

- -
- -
- 1
2 3
1 -
- -
Jactancia
- -
- -
- -
- -
- -
1 -
Propiedad de un






campo
- -
- -
- -
- -
- 1
- -
Reconocimiento
de documento






Regulación de
- -
- -
- -
- -
- 1
- 1
honorarios
- -
3 -
4 -
2 -
- -
- -
Reivindicación
2 -
- -
- 2
- 3
1 2
1 2
Rescisión contrato - -
- -
3 -
- -
- -
- -

Rescisión






sentencia
-
- 1
- -
- -
- -
- -
Saneamiento
1 -
- -
- -
- -
- -
- -
Tercería
1 -
3
- -
- -
- -
1 -
TOTALES
49 36 48 49 149 62 39 72 48 39 39 45


CRIMINALES
1878
1879
1880
1881
1882
1883
T P T P T P T P T P T P
Descarrilamiento





y
choque
de





trenes –
- -
- -
- -
- -
- -
1 1
Estropeo a un





alumno en el





Colegio






Nacional
- -
- -
- -
- -
1 -
- -
Heridas






Infracción
ley





electoral
3 -
- -
- -
- -
- -
- -
Injurias
- -
- 1
- -
- -
1 -
- -
TOTALES
3 -
- 1
- -
1 -
2 -
1 1


Números de causas tramitadas ante el Juzgado de San Luis y relación
con el total de los Juzgados de Sección.85



Juzgado de San Luis
% sobre el total
Año
Civiles Criminales
Total Civiles Criminales Total
1864
12
-
12
1
-
0,8
1865






1866
15

15
1,4

1,2
1867






1868
9
148
157
0,8
31
9,7
1869
27
122
149
2
38,1
9,2
1870
62
117
179
3,9
35,7
9,4
1871
53
109
162
3,7
30,4
9
1872
33
107
140
2,6
39,3
9
1873
81
108
189
4,9
22,7
9
1874
41
112
153
2,5
24,2
7,3
1875
108
329
437
5,4
38,5
15,4
1876
163

163
6

5,3
1877






1878
85
3
88
3,5
0,4
2,8
1879
97
1
98
5,2
0,1
3,5
1880
211

211
13,9

7
1881
111
1
112


9,6
1882
87
2
89


0,-
1883
84
2
86


1

1279
1161
2440

5,2


La primera conclusión que se desprende del cuadro anterior es la
notable irregularidad de las cifras. Por ejemplo, en materia civil, se salta de sólo
9 expedientes en 1868 a 211 en 1880 para caer a 84 en 1883. Los 211
expedientes civiles de 1880 representaron nada menos que el 13,9% de los
expedientes tramitados en la totalidad de los Juzgados de Sección del país,
mas si nos remitimos al cuadro analítico de este año comprobamos que de
esos 211 correspondieron 123 a excepciones al servicio militar, una cantidad
ésta que no se repitió. Sería materia de una investigación el determinar su
razón por ser precisamente en ese año de 1880.
Lo más notable, empero, es el altísimo porcentaje de expedientes
criminales que se registran en varios años (entre 1868 y 1875) en coincidencia
con las convulsiones políticas que padeció la provincia. Los cuadros analíticos
respectivos muestran que casi todas las causas que se sustanciaron fueron por
delitos políticos, y, además, que un número cuantioso de el as no concluyó por
sentencia.
De todos modos, está en claro que la opinión que tenía Jerónimo Cortés acerca
de la actividad del Juzgado no justificaba su existencia, era errada en general,
pese a los años en que su nivel de ocupación decayó sensiblemente, a veces
en relación con los períodos de acefalía, o de licencia de sus titulares. El
Juzgado de San Luis estuvo en el promedio de la mayoría de sus similares, y

85 No se conoce la estadística de San Luis cor espondiente a 1877. para 1881, 1882 y 1883 no se cuenta
con las cifras discriminadas de algunos Juzgados por lo que sólo pude establecer el porcentaje del total.

aun por encima del mismo pese a ser una de las provincias menos pobladas.
Superados los problemas que lo aquejaron, pudo mantener la presencia de la
Jurisdicción Federal en esa Sección, y cimentar su trayectoria ulterior.





RINCON DE ROSALES

Por Jesús Liberato Tobares



RINCON DE ROSALES

Este nombre corresponde al actual pueblo de San Martín.
Originariamente el paraje se llamó “Rincón de Angola” o “Rincón de Rosales”,
nombres que a partir del 1768 fueron reemplazados por “Rincón de Santa
Bárbara” o “Santa Bárbara”.
El 22 de marzo de 1764 un vecino de San Luis, Don Manuel Moreno
Dávila pide al Gobernador Juan Verdugo de Santiago de Chile, se le reconozca
la posesión de un potrero existente en la jurisdicción puntana denominada
Rincón de Angola o de Rosales, “tierras situadas entre los ríos Quines y
Angola, agrias, ásperas, montuosas y habitadas por tigres y leones”.
En 1768 Don Juan Gutiér ez se dirige al Juez de Mensuras de Chile
pidiendo que se le venda un pedazo de tierra delimitado al sur por las piedras
negras, al norte la cuestezuela última, de la pampa lindera de Don Yeraldo
Domínguez, al naciente la Quebrada del Talita y al poniente Ar oyo de Angolita.
En el petitorio mencionado Dn. Juan Gutiér ez expresa que se hal a
“actualmente fabricando una capil a con título de Santa Bárbara en este paraje
Rincón de Rosales…”(1).
A partir de entonces el lugar comienza a llamarse “Santa Bárbara” o
“Rincón de Santa Bárbara”.
Casi cien años después por iniciativa del primer pár oco estable de
Santa Bárbara, Pedro Pascual Olguín(2), el Gobernador Juan A. Ortiz Estrada
por Decreto Nº 218 fechada en Conlara el 13 de febrero de 1872, cambia el
nombre de “Vil a de Santa Bárbara” por el de “Vil a de San Martín”(3). Setenta
años más tarde por Ley 2214 del año 1950 se designa al departamento como
también al pueblo que es su cabecera, con el nombre de “Libertador General
San Martín”(4).
Al parecer el pueblo se núcleo en los primeros tiempos en el lugar donde
actualmente se encuentra. Fue trasladado en 1834 hacia el oeste, lugar que

(1) Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 2 documento 207.
(2) Dato consignado en el libro histórico de la Escuela Provincial Nº 103 de San Martín.
(3) Decreto Nº 218 Conlara, febrero 13 de 1872. “El gobierno de la provincia Decreta: Art. 1º Desde la
publicación del presente decreto queda denominada la Vil a de Santa Bárbara “Vil a de San Martín”.
Ortiz Estrada. Víctor C. Lucero.
(4) Ley 2214 año 1950 (Ministerio de Gobierno).

hoy se conoce como “Potrero de la Plaza” donde la población quedaba
defendida por el norte, oeste y sur por ondas zanjas cavadas ex profeso, y al
este por la barranca del “Ar oyo de Angolita” (hoy “Ar oyo de la Huerta”).
Pasado el peligro de los malones (ya que eso originó el traslado), volvió
la villa a asentarse donde hoy se encuentra, lugar denominado en varios
documentos “Pueblo Viejo”.
La capil a.-Ya hemos dicho que en 1768 don Juan Gutiér ez pide al
Juez de Mensuras de Chile que se le venda un pedazo de tierra cuyos límites
puntualiza, y expresa que se halla construyendo una capilla con el título de
Santa Bárbara.
El 6 de diciembre de 1790 Don José Antonio Gutiér ez, Capitán de
Milicias, hijo de Don Juan Gutiér ez, pide su retiro y detal a los servicios que
tiene prestados. Señala que las comisiones militares el han impedido atender
sus intereses y que la capilla que fundó su padre está en ruinas. Dice que ha
reunido maderas, materiales y maestros que han de reconstruir la capilla y que
él personalmente necesita dirigir los trabajos, pues su padre de avanzada edad
no puede hacerlo. A este pedido Sobremonte responde que Gutiér ez concluya
la capilla y después se proveerá.
Según datos consignados en el libro histórico de la Escuela Provincial Nº
103, “entre los primeros pobladores se cuenta a Don Santiago Guiñazú casado
con Doña Martina Fernández, gente pudiente que edificó la mejor casa de ese
entonces en la parte oeste en el sitio conocido hasta hoy con el nombre de
‘Pueblo Viejo’”.
Al fallecer don Santiago, su vida Doña Martina, que no tuvo hijos y
poseía bastantes bienes y habiendo aumentado la población, de acuerdo con
los vecinos, dispuso la construcción de una iglesia donando a tal fin la mayor
parte de sus recursos, dándose así principio a la construcción de dicha obra.
Esta iglesia se habría construido en 1812.
La capilla fue elevada a la categoría de par oquia en 1869.
Según la tradición oral la actual iglesia fue construida a fines del siglo
pasado por Don Francisco Amodei. Este templo y su nuevo altar
(hermosamente tallado en madera), fueron inaugurados el 15 de agosto de
1900. Fueron designados padrinos el Gobernador de la provincia Don Narciso
Gutiér ez, el senador Mendoza y el vicario Foráneo. El gobernador designó al
Coronel Juan Luis Sarmiento para que lo representara en el acto de
inauguración(5).
La escuela.- en octubre de 1867 la Comisión de Educación de Santa
Bárbara integrada por Don José Gabriel Fernández y Don José Martín Pérez,
proponen al gobierno de la provincia el nombramiento del Preceptor (que así se
llamaba al Director en aquellos tiempos), Don Juan Clímaco Díaz, y hacen
saber que hay 39 alumnos y se dispone de pieza para recibir aquel número de
educandos. Comunica, asimismo, que el establecimiento carece de mesas,
asientos y demás útiles.
El 12 de diciembre de 1867 Juan Clímaco Díaz acepta formalmente el
cargo para el que ha siso designado, retribución de 17 pesos bolivianos.(6)Este
fue el primer maestro que tuvo Santa Bárbara.
El 8 de abril de 1871 es designado Subinspector de las escuelas de
ambos sexos de santa Bárbara, el Presbítero Pedro Pascual Olguín quien el 18

(5) Archivo Histórico de San Luis, Carpeta cor espondencia Julio-Agosto 1900.
(6) Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 177 doc. Del 12-12-1867.

del mismo mes y año comunica que el día anterior se instaló la escuela de
Varones con 20 niños a cargo del Preceptor Don Valentín Ahumada quien
actúa con bastante “delicadeza”.
Más tarde actúa como preceptor de la Escuela de Varones don
Alejandro Olses (de nacionalidad alemana) quien tenía como ayudante a su
hija Merceditas Olses. En 1881 renuncia Don Alejandro y por Decreto del 21 de
junio de ese año el Gobernador don Zoilo Concha nombra en su reemplazo al
maestro normal Don Ajenor Mayorga. El 20 de febrero de 1903 se fusionan las
escuelas de niñas y varones quedando al frente del establecimiento el señor
Mayorga.
Entre los directores que han pasado por esta escuela se recuerdan los
siguientes: Don Conrado García (que fuera fundador de Villa de Praga), Tomás
A. Ochoa, maestro normal, después Escribano Público; Pedro Melián,
Clemente Godoy, Justiniano Amaya, Sinibaldo Franco, Angelina Ponce, María
Justiniana Maidana, Juana Torres de Fernández Gar o, Elba Irma Lucero de
Amaya, Rosa Elena Torres Morales de Fonrodona, Zulma Felisa Sarmiento de
Jofré.
El 30 de octubre de 1938 se inauguró el edificio donde actualmente
funciona la Escuela que lleva el Nº 103 y el nombre de “José de San Martín”.
Fue construido durante el gobierno del Dr. Ricardo Rodríguez Saá siendo
ministro de obras públicas el Escribano Don Nicanor Liceda.
Juramento.- el 4 de setiembre de 1816 se realiza en Santa Bárbara el
juramento de la Declaración de la Independencia que había tenido lugar en San
Miguel de Tucumán el 9 de julio de ese año.
Presidió la ceremonia el Alcalde de Hermandad (cargo equivale al Juez
de Paz actual) don Justo José Domínguez. Firmaron el acto el citado Alcalde y
los testigos Juan Miguel de Vílchez y Juan Funes.
Posta.- En 1864 Santa Bárbara era asiento de una posta en la línea de
mensajería que partía de San Luis, pasaba por Cuchi Cor al, Estancia Grande,
El Trapiche, La Bajada, Paso del Rey, Intiguasi, Agua Blanca, Laguna Larga, El
Bajo, Santa Bárbara, Estancia, Los Alanices y l egaba a Villa Dolores (hoy
Concarán). El maestro de Posta de Santa Bárbara era Don Tomás Fernández
(7). En 1866 era maestro de posta Don Silverio Fernández y postillones Antonio
Baigorria y Serafino Rosales.
La casa de posta estaba donde hoy es el Club Deportivo y Cultural San
Martín. Chasques y ar ieros.- los más antiguos medios de comunicaciones que
se emplearon en San Martín en la época en que esa población que se
emplearon en San Martín en la época en que esta población se l amaba santa
Bárbara, fueron los chasques.
Los herederos de Don Pedro José Corvalán, pulpero de origen
mendocino fallecido en 1849, pagan $29 al chasque que debe ir a Mendoza a
pagar deudas de la sucesión. En marzo de 1862 se paga a Agustín Muñoz $1
por ir de chasque de Santa Bárbara a San Luis.
En 1889 existía un servicio de mensajería y cor eo a acabal o de San
Luis a san Martín que iba por Vil a Florida, Saladil o, La Toma y Paso Grande.
Salía los lunes y regresaba los sábados.

(7) Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 166 doc. 18441 año 1864.

En los primeros lustros de este siglo el transporte regular de
correspondencia de San Martín a San Luis lo hacía a acabal o Don Evangelino
Magallanes de Villa de Praga.
El transporte de mercaderías y productos de San Luis a Santa Bárbara y
viceversa se hacía a lomo de cabal o o de mula. Así l egaron a San Luis los
cargamentos del diezmo. Don Polonio Coria y don Bruno Roldán fueron dos
hombres que trajinaron largamente en este sacrificio oficio de arrierías.
Montoneras y malones.-En 1830 la pequeña aldea fue escenario de
gravísimos acontecimientos. El 10 de junio de ese año avanzan los montoneros
sobre Santa Bárbara. La población fue saqueada; muerto un vecino (Don
Salvador Leanis) y prisionero otro (Don Lorenzo Leanis).
A sofocar el movimiento con la premura del caso, parte de Renca el
Comandante Hermenegildo Alba. Las montoneras se retiran hacia Quines y en
la mañana del 25 de junio el Sargento Mayor Pablo Videla en “Punta de los
Barriales” vence a las fuerzas rebeldes.(8)
En junio de 1834 Santa Bárbara es maloneada por las hordas
ranquelinas. Entre los días 9 y 14 los salvajes llegan a la aldea que había sido
evacuada refugiándose sus moradores en las montañas por disposición del
Comandante don Prudencio Vidal Guiñazú. Los ranqueles saquearon las
humildes viviendas pero no tenemos noticias que causaran víctimas.
El 15 de junio el Juez de Paz D. Domingo Honorato comunica al
Gobierno de San Luis que un sinfín de familias “han quedado en la suma
insolvencia por la invasión de los bárbaros”. Al propio tiempo pide ayuda.
Según la tradición popular los indios penetraron en la iglesia y sacaron
del altar a Santa Bárbara. Pero en lugar de quemarla como era habitual,
asumieron la rara actitud de ofrecerle azúcar en la mano mientras le decían:
“Tomá mate…tomá mate...”.(9)
De la estancia de Don Nicolás Quiroga los ranqueles se l evaron cautiva
a la Avelina Villegas. Después de nueve días de camino la mujer pudo volverse
escapándosele a la indiada. Vino a salir al Cer o Varela (al sur de la ciudad de
San Luis), extenuada, enferma y casi desnuda.(10)
Contribución al ejercito de los andes de los partidos que hoy forman el
departamento San Martín.- La contribución de esos partidos al equipamiento
del Ejército de los Andes fue realmente importante y se concretó en el
alistamiento de oficiales y soldados en el aporte de dinero, vacas, novillos,
mulas, caballos, charqui, ponchos, telas, chifles, etc.
Oficiales de las milicias de San Luis que a fines de 1815 estaban listas
para entrar en campaña, oriundos del actual Departamento San Martín, fueron
los siguientes: Capitán Andrés Alfonso de Conlara, Capitán Juan Adaro de
Pantanillo, Teniente Primero Marcos Guiñazú de Santa Bárbara, Teniente
Primero Juan Alberto Frías de Guzmán, Teniente Primero Victorio Sosa de
Pantanillo, Teniente Primero Agustín Sosa de Pantanil o, Teniente Primero Luis
Fernández de Guzmán, Alférez Lino Gar o de Las Chacras.
Una larga lista de vecinos de Pantanillo, Guzmán, Santa Bárbara y
Cabeza de Novillo, contribuyeron con dinero. Vamos a citar sólo 10
contribuyentes de cada uno de esos lugares:

(8) Archivo Histórico de San Luis, Carpeta Nº 40, doc. 4030.
(9) Datos del libro histórico de la Escuela Nº 103 de San Martín.
(10) Archivo de San Luis, Carpeta Nº 55 doc. 5399.

Minas y Pantanil o: Francisco Báez, José Segundo Quiroga Pedro
Quiroga, Leonardo Calderón, José Lucero, Bernardo Lucero, Doña María
Heredia, Doña Antonina Olmos, Prudencio Vidal Guiñazú, Flor Basconcelos.
Santa Bárbara: Marcos Guiñazú, José María Gutiér ez, Bruno Roldán,
José Justo Domínguez, Doña Luisa Ponce, Leandro Pringles, Doña Francisca
Castro, Apolinar Barzola, Crisóstomo Domínguez, Paulino Pringeles.
Cabeza de Novil o: Doña Margarita Ortiz, Nicolás Quiroga, Manuel
Ortiz, Doña Petrona Gutiér ez, Lorenzo Leanis, Pedro Miguel Vílchez, Juan de
la Cruz Leanis, Blas Quiroga, Julián Funes, Toribio Vilchez.
Además los vecinos de aquel os partidos contribuyeron con reses,
charqui, caballos, mulas novillos, ijares, tejidos, ponchos, chifles y chambaos.
Sin duda el aporte más importantes se refiere a los soldados cuyos
nombres citamos como un homenaje a todos los que salieron de estos lares
puntanos para luchar en Chile y Perú por la libertad de América, y nunca
volvieron a su tierra de origen: Paulino Ochoa de Guanaco Pampa, Julián
Escudero de La Mesilla, Mateo Albornoz de la Mesilla, Pedro Albornoz de La
Peñas, Baltasar Morales de Guzmán, Juan Godoy de Pantanil o, Marcelino
Pérez de Guzmán, Juan Antonio Baras de Guzmán, Polonio Domínguez de Las
Chacras, Juan Sombras de Cerro Colorado.
Médicos, boticarios y curanderos.- Con relación a este tema la
primera noticia que tenemos es de 1851. El entonces Comisario de Santa
Bárbara Don Santiago Guiñazú le escribe a Don Carmen Adaro de San Luis,
suplicándole ayuda para movilizarse en procura de medios para recuperar su
salud.
En 1884 Don Santos Allende comunica que el Juez de Paz de San
Martín Don Mauricio Fernández, está gravemente enfermo de viruela.
En el presente siglo, durante varios años (1920-1940) ejerció funciones
de médicos y boticario en San Martín Don José Quinto Ghirardot i, italiano,
quien murió en esa vil a el 31 de agosto de 1940 a los 70 años de edad.
Contemporáneamente prestaron oportunos y desinteresados servicios a
la guerra sin recurso pero también a vecinos pudientes, Doña Rosinda García
de Allende y Doña Juana Barzola de Avel aneda. Cuando se trataba de
traumatismos óseos la gente recur ía a Don Arbués Vilches de Vil a de Praga o
a Don Hermógenes Arce del Tala Verde.
Por esos años actuaron en forma accidental en San Martín dos médicos
de pueblos vecinos: El Dr. Siegried Ernst de Concarán y el Dr. Francisco
Caravajal de Las Chacras.
Hasta 1935 más o menos funcionó el viejo hospital dependiente de la
Sociedad de Beneficencia, cuya construcción estuvo a cargo de Don Francisco
Amodei. Este fue el primer hospital que existió en San Martín. En 1942 se
inauguró el actual hospital “Santo Tomás”.
La primera farmacia que se instaló en este pueblo fue la de Don Oscar
Mercau de Candelaria. En 1944 se instaló con botica Don Deodardo Antonio
Ferreira quien vino de Las Chacras y más tarde se trasladó a Concarán.
En 1939 llegó a San Martín el primer médico permanente con título
universitario: El Dr. Elmino Tosi. Su esposa Elena Castellani de Tosi se instaló
con botica.
A partir de la mitad del presente siglo actuaron en San Martín los Dres.
Rafael J. Velazco, Nicolás Minkiewiz, J. Paganini, Cosme Treub, Maritta Treub,

Elena Taboada de Madies, Eugenio Madies, Julio Argentino Soria, Olga Ponce,
José Luis García y Ana María González de Olivera.
En 1974 se instaló con la farmacia "Santa Bárbara", Mérida Elizabeth
Tobares.
Pulperías, boliches y vendedores ambulantes.- Los primeros
comercios que se establecieron en Santa Bárbara entre 1830 y 1840 fueron las
pulperías de Don Pedro José Corvalán, de Don Santiago Torres, de Don
Posideo Camargo, de Don Francisco Pereira y de Don Lázaro Fernández.
Según datos consignados en el Libro Histórico de la Escuela de San
Martín, el primer negocio fijo que se instaló en dicho pueblo fue el de Don
Posideo Camargo. De este hombre sabemos que en julio de 1849 era
Comisario Delegado del 3er Departamento. En cuanto a su condición de
comerciante parece ser cierta pues al morir Don Santiago Guiñazú declara
entre sus deudores a Don Posideo Camargo Quien le debe $12 por cueros
vacunos que ha fiado.
En 1865 existieron las pulperías de Don Francisco Díaz, que Don Luis
Mayorga y Don Gabino Allende. Don Luis Mayorga tuvo su pulpería donde fue
la casa de la posta, solar ocupado en este siglo por la casa de comercio
Chediack Hnos. y posteriormente el Club Deportivo y Cultural San Martín, a
mitad de la cuadra sur de la plaza.
Entre las casas de ramos generales podemos citar el siglo pasado (año
1882) la de Don Manuel Zavala; en 1889 José María López y Cía.; en 1890
Bonifacio Feas y Cía. Por la misma época eran comerciantes en San Martín,
José Domingo Honorato y Prudencio Fernández.
En 1898 tenían casa de comercio Juan Hermida y Eduardo Rey.
Explotaban ramos generales y barraca y la razón social se denominaba
"Hermida y Rey".
En 1902 se constituye la sociedad en comandita "Bonifacio Feas,
Silvano Pereira y Jesús Rodríguez", y en 1904 la sociedad "Morena y Cía."
Entre 1900 y 1904 tuvo comercio Adolfo Ortiz, natural de San Juan; en
1907 Don José Cecilio Rosales, padre del poeta César Rosales.
Otras casa de comercio existentes en el curso del presente siglo fueron
Casariego y Cía., Dalmiro Allende, Javier Arrua, Chediack Hnos., Gabriel
Chaher, Jesús Rodríguez (padre), Gabino Barzola Roque Melitón Tor es,
Marcos Mamerto Amieva, Liberato Tobares Amaya, Tosi Hnos., Carlos S.
Rodríguez, Nicasio Car izo, Jesús María Rodríguez.
Entre las desaparecidas casas de alojamiento, fondas, etc. recordamos
a Armando Ferrari, Luis Ramos, Antonio Tobares, Benigno Mansilla, Eulogio
Martínez y Carlos Juan Ponce. Panaderías: Rosino Lozada y Ernesto Nievas.
Vendedores ambulantes que frecuentaron la zona: Don Ildefonso Ortiz
de Guanaco Pampa y Don Alberto Salaberry y que aún en 1968 visitaba la
región; César Floriani, Telesforo Baigor ia y Rogelio Moreno Puertas,
vendedores de fruta y verduras procedentes de Quines.
Vendedores ambulantes de todas las épocas han sido los naranjeros de
"La Costa".
El teatro.- Pese a las limitaciones del ambiente cultural a la falta de
escuelas secundarias y a las escasas posibilidades materiales propias de una
pequeña aldea, en el pasado el teatro tuvo en San Martín numerosos cultores y
en general la gente gustaba de estas manifestaciones artísticas.

Las obras de más aceptación fueron aquel as de raíz y temas nacionales
como las de Gregorio Laferrere, Martiniano Leguizamón, Florencio Sánchez o
Julio Sánchez Gardel.
Un género que mereció entusiasta acogida fue el sainete, y varias
personas en San Martín conocían obras de este tipo de Florencio Sánchez,
Enrique García Vel oso o Roberto J. Pairó. Mientras en las grandes ciudades el
sainete entraba en su período de declinación en 1930 aproximadamente, en
nuestro pueblo tuvo auge a partir de esa fecha. Este proceso mostró una
evidente aceptación de obras cortas, sobre temas costumbristas y lenguaje
popular.
Dos obras que se recuerdan con precisión fueron realizadas en 1937
bajo la dirección de la señorita Dora Aostri y Directora en esa época de la
escuela de Guanaco Pampa. Tales fueron “Don Pepe” y “Como los Robles”.
En 1947 se abre una época fecunda para el teatro vocacional en San
Martín con la l egada del jefe de cor eos Don Víctor Manuel Acosta, hombre
que poseía una buena formación en el arte escénico. Aquel año se dio "Alma
doliente" y "El puñal de los troveros".
En 1954 fue puesta en escena "M' hijo el doctor" de Florencio Sánchez.
En 1955 bajo la dirección de María Luisa Tobares y Carlos S. Rodríguez fue
realizado "El rosal de las ruinas", y ese mismo año la dirección de la primera,
"Suprema venganza".
En 1957 se realizó "Mujer celosa y marido mártir" y en 1958 "Mentiras
criollas". En septiembre de 1958 bajo la dirección de María Luisa Tobares fue
puesta en escena "Pa eso soy polecía", sainete campero de Salvador Riese.
En 1959 se realizó "Política criol a" y en 1963 "Estancia Nueva". En 1965
se puso en escena "Los Dos jorobados" y al año siguiente "Se casa el
pajuerano".
La última obra de ese ciclo fecundo fue “Lágrimas de puma” de Alberto
Vacarezza representada en 1966.
Otro hombre de vastos conocimientos en materia teatral que hizo un
buen aporte en San Martín, fue Don Pedro Ponce, oriundo de Río Cuarto
(Cba.). El Poeta.- César Rosales, el gran poeta de nuestro pueblo, nació en el
solar que antes ocupó la casa de posta y hoy el Club Deportivo y Cultural San
Martín, el 28 de marzo de 1908.
Hijo de Don José Cecilio Rosales y Doña María Delfina Fernández Ortiz.
Su padre fue secretario municipal en 1904 y comerciante en 1908. Su madre
fue maestra en la escuela del pueblo. Tuvo tres hermanas: María Cecilia, María
Angélica y Delfina Amelia.


César Rosales es autor de la siguiente obra poética:
1.- “DESPUES DEL OLVIDO” edición del autor, 1945. (Premio Municipal
de Poesía de la ciudad de Buenos Aires y Faja de Honor de la Sociedad
Argentina de Escritores).
2.- “EL SUR Y LA ESPERANZA”, 1946, edición del autor.
3.- “ODA A RAINER MARIA RILKE”, 1946, edición del autor.
4.- “EL EXILIADO”,1952.
5.-.”LA PATRIA ELEMENTAL”, 1953, Edit. Raigal. Colección La Poesía.

6.-.”VENGO A DAR TESTIMONIO”, 1960 (Primer Premio Municipal de
Poesía de la ciudad de Buenos Aires). Edit. Losada.
7.-.”EL CRISTAL Y LA ESENCIA”1966, Edit. Nexo de Arte y Cultura.
8.-.”LIBRO DE PIEDRA”, 1966, Ed. Filial S. A. D. E. de La Rioja.
9.-.”CANTOS DE LA EDAD DE ORO”,1966 (Gran Premio Nacional de
Letras de la ciudad de Necochea 1968, instituido por la Subsecretaria de
Cultura de la Provincia de Buenos Aires), Ed. Losada.

Obra en Prosa
10.-.”POESIA Y PROFESIA” Ensayo, 1964, Ed. Universidad Nacional de
Córdoba.
11.-. “VICENTE BARBIERI- Vida y Poesía”. Ensayo biográfico y crítico.
(Mención especial Concurso Nacional de Letras). Edit. Culturales de la
Subsecretaria de Cultura de la Nación.
12.-. “LA RAPSODIA PORTEÑA” (obra póstuma) 1989, Ed. Fundación
Banco Boston.
La obra poética de Rosales ha sido traducida a los siguientes idiomas:
alemán, francés, inglés y portugués.
Integró el grupo literario llamado “Generación del 40”.
Formó parte del cuerpo de redacción del diario “La Nación” y fue jefe de
prensa de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Falleció en la Capital
Federal el 18 de diciembre de 1973.



HOMBRES DESTACADOS DEL DEPARTAMENTO SAN MARTIN

Prudencio Vidal Guiñazú

Este prestigioso militar era oriundo de Pantanillo. Lo unía estrecha
amistad con el Dr. José Santos Ortiz.
Era hombre de acción, poseedor de una cuantiosa fortuna, minucioso,
paternalista, diligente y enérgico, que recor ió la escala de los cargos públicos
desde elector de Diputado al Congreso Nacional pasando por la de Alcalde de
primer voto de la ciudad de San Luis, hasta Gobernador de la provincia. A este
alto cargo llegó como sucesor de íntimo amigo Don José Santos Ortiz y asumió
sus funciones en abril de 1829.
Inmediatamente de asumir el cargo de Gobernador, comisionó a su
ministro Antonio Navarro para que se entrevistara con el Gobernador de
Córdoba Juan Bautista Bustos, contacto del cual surgió un pacto de ayuda
mutua en defensa del sistema federal.
A consecuencia de las derrotas de Bustos en San Roque y de Facundo
Quiroga en La Tablada, inferidas por el Gral. Paz, Guiñazú salio a la campaña
en busca de refuerzos, delegando el mando en Gregorio José González.
Adictos a Paz promovieron un movimiento revolucionario en San Luis y
González fue depuesto designando Gobernador a Don Justino Vélez. Guiñazú
se retiró a Santa Bárbara pero conservando una partida armada con la que
recuperó el gobierno aprovechando la salida de las tropas que iban a tomar
parte en la acción de Oncativo.



En 1830 fue depuesto por el Coronel Luis de Videla y volvió a huir a la
campaña.
Con posterioridad al año 1830 Guiñazú interviene en numerosos
acontecimientos política y militarmente importantes, entre otros la evacuación
de Santa Bárbara con motivo del malón ranquelino de 1834.

Januario Luna

La lista de los soldados caídos en el combate de San Lorenzo el 3 de
febrero de 1813, correspondiente a la Primera Compañía del Primer Escuadrón
de Regimiento de Granaderos a Caballo, está encabezada por este granadero
puntano: “Januario Luna, hijo de Crespín y de Mónica Mayo, natural de Renca
en la punta de San Luis, estado soltero”. Así estaba redactado el
encabezamiento de la relación publicada por la Gaceta Ministerial del Gobierno
de Buenos Aires Nº 48 del miércoles 10 de marzo de 1813.
El historiador Urbano J. Núñez ha demostrado que el apel ido cor ecto
de la madre de Januario Luna, era Amaya, no Mayo; hija de Don Dionisio
Amaya y de Doña Agustina Moreno “feligreses de Renca”(1).
Se ha dicho siempre que los tres granaderos puntanos Bustos, Franco y
Luna que cayeron en el combate de San Lorenzo, eran de Renca.
En rigor de verdad y ajustándonos a la más estricta precisión histórica,
tal afirmación tiene por punto de partida el hecho de que estos granaderos
tenían en Renca su fe de bautismo pues no existía en esa época el Registro
Civil. Personas nacidas en ese tiempo en La Cocha, Santa Bárbara Guzmán,
Las Lagunas, El Algarrobal, Guanaco Pampa, etc., están “anotadas” en Renca.
Pero no debe confundirse su lugar de nacimiento con la parroquia donde
está asentada su fe de bautismo.
Está aprobado, por lo menos en el caso de Luna, que el no era de
Renca sino de Guzmán, partido del actual departamento San Martín.
En efecto, tal como lo ha demostrado Núñez en el trabajo ya citado, en
el Censo de la Provincia de San Luis de 1812, Januario Luna aparece como
habitante del partido de Guzmán, donde vive con su madre Doña Mónica
Amaya, viuda, tejedora, de 41 años, y con sus hermanos Juan Antonio Luna,
peón de campo soltero de 25 años y José Luna de 12 años(2).
Cuando Luna muere en San Lorenzo tiene 23 ó 24 años, y desde
entonces se viene repitiendo que Renca era su tierra de origen.
La rectificación de ese er or no significa despojar a Renca de su
prestigio como cuna de hombres que honraron a la provincia de San Luis.
Nuestro propósito apunta estrictamente a situar al granadero Luna en su
verdadero contexto histórico-social.
Podemos afirmar entonces en base a lo investigado por Urbano J.
Núñez que Januario Luna no era de Renca. Su tier a de origen es Guzmán, su
madre la tejedora Doña Mónica Amaya, su padre Don Crespín Luna y sus
hermanos Juan Antonio y José Luna.



(1) Autor citado, “Januario Luna- Granadero Puntano”, Boletín de la Junta de Historia de San Luis Nº 8
Año 1986.
(2) Idem.

Dr. Juan Mamerto Gar o.

Hijo de Don Juan Francisco Garro y de Doña Isidoro Ortiz. Nació en
Pantanillo, el 11 de mayo de 1847. Cursó estudios primarios en la escuela
fiscal de San Luis creada por Don Pablo Lucero que funcionaba en el viejo
Cabildo situado en el costado oeste de la plaza.
En 1861 ingresa al Colegio Montserrat de Córdoba como pupilo.
En 1866 obtiene allí la máxima distinción, “premio de oro”, otorgado por
el gobierno nacional.
En 1868 ingresa a la Universidad y se inicia como escritor.
Su primer ensayo fue “Reflexiones sobre la existencia del orden moral y
la ley natural”.
En 1872 concluye sus estudios universitarios y en 1874 es elegido
diputado nacional por la provincia de San Luis cargo que ocupa hasta 1879.
Fue autor de “Bosquejo histórico de la Universidad de Córdoba” y
prologuista de la obras completas de Nicolás Avel aneda.
En 1890 dicta en Córdoba la cátedra de Economía política y en esa
época asume la presidencia en esa provincia de la Unión Cívica Radical.
En 1891 en General Mitre renuncia a su candidatura para la Presidencia
de la Nación en fórmula que integraba con el Dr. Bernardo de Irigoyen. Surge
entonces la fórmula presidencial Bernardo de Irigoyen-Juan Mamerto Garro.
En 1904 es electo Consejero de la Facultad de Derecho y Ciencias
Sociales de la Universidad de Buenos Aires, y en 1905 vicedecano por el
período 1905-1908.
En 1907 el partido Unión Provincial de San Luis le propone aceptar la
candidatura a la gobernación de la provincia, ofrecimiento que declina.
En 1910 durante la presidencia del Dr. Roque Sáenz Peña, el Dr. Gar o
es designado Ministro de Justicia e Instrucción Pública.
Tiempo después ya alejado del ministerio, el Dr. Sáenz Peña le ofrece el
cargo de vocal de la Cámara Federal de la ciudad de Buenos Aires. Rechaza el
ofrecimiento argumentando que los cargos en la justicia deben adjudicarse por
ascenso dentro de la carrera judicial y porque él no es un “vulgar perseguidor
de empleos públicos”.
En 1917 es designado Interventor Federal en Tucumán cargo al que
renuncio porque no compartió con el Presidente de la Nación y el Ministro del
Interior, los criterios que éstos pusieron de manifiestos para la solución de la
crisis institucional de aquella provincia.
El Dr. Juan Mamerto Garro falleció en Cosquín (Cba.) el 12 de diciembre
de 1927.


JUAN TULIO ZAVALA

Nació en el Val e del Ar oyo de la Cocha, el 23 de junio de 1857. Hijo de
Don Lázaro Zavala y de Doña Galicia Pereira. Cursó las primeras letras en una
escuela particular del Algarrobal y luego en una escuela pública de Guzmán.
En 1876 el gobierno provincial le asignó una beca y en compañía de sus
amigos Lucas Olguín y Agenor Mayorga de San Martín, se trasladó a Tucumán
para cursar estudios secundarios en la Escuela Normal dirigida por Paul
Groussac.

De regreso a su provincia natal fue profesor del Colegio Nacional, de la
Escuela de Varones de San Luis, director de la Escuela Normal Mixta de Villa
Mercedes y presidente del Consejo de Educación. Ocupó el cargo de ministro
de Gobierno siendo Gobernador el Dr. Benigno Rodríguez Jurado.
Tuvo activa participación en la política y el periodismo. Publicó un libro
“Literatura Preceptiva” y dejó escrituras sus memorias que bajo el título de
“Años vividos-política y revolución”, publicó en 1990 la Universidad Nacional de
San Luis.


Humberto B. Ortiz

Hijo de Don Adolfo Ortiz y Doña Ventura Tor es Ortiz. Escritor que dejó
su testimonio veraz con relación a hombres de nuestro pueblo en un libro que
título “Perfiles y Recuerdos”. De sus páginas surge la imagen de poetas y
políticos en ciernes como Ciro Antonio Fernández y Zenón Tor es cuyo futuro
se malogró a consecuencia de acontecimientos políticos importantes donde
ellos tuvieron decidida participación.
Otro libro de Humberto b. Ortiz se tituló “Colazos de una dinastía”.
Según Don Reynaldo A. Pastor “la muerte lo sorprendió” cuando estaba
concluyendo un nuevo libro que se tituló “Hombres de San Luis. Mujeres
excelsas”, en el que recordaba con estilo fácil y ecuánime, las siluetas de los
puntanos que tuvieron un claro sentido de las “distintas concepciones del
poder, la política, el placer y el deber” y que fueron “puntanos enamorados de
su solar”(3).
Humberto B. Ortiz falleció en 1966.


Dr. José Ignacio García Flores

Nació en “Agua Linda”, lugar cercano a “Potreril o” del Departamento
San Martín.
Cursó estudios universitarios en la Universidad Nacional de Córdoba
donde se graduó de abogado y más tarde de doctor en Derecho y Ciencias
Sociales. Fue diputado nacional por Córdoba y visitó como invitado especial
Europa, Israel y Estados Unidos.
Fue presidente del Primer Congreso Argentino de Legislación, Técnica y
Economía de los Transportes (1960-1961), y presidió el Instituto Argentino del
Transporte.
Publicó numerosos trabajos relacionados con el transporte, las
comunicaciones y la radiodifusión.
“La Constitución Nacional y el derecho de agremiación”, “el Parlamento”,
“El recurso de anulación”, “Garantías parlamentarias individuales”, “Estrategia
del desarrollo argentino”, fueron otras tantas producciones que le valieron
renombre nacional e internacional.
Fue periodista y catedrático de la Universidad Nacional de Córdoba.

(3) Autor citado, “San Luis- su gloriosa y callada gesta”, pags. 470/471.

Dejó escritas dos obras de neta factura literaria “La piedra de divisar” y
“La Chocochona”, referida a nuestra realidad campesina enmarcada en el
departamento San Martín.


Dr. Rodolfo A. Pereira Tor es

Nació en San Martín en 1900. Hijo de Don Santiago Pereira y de Doña
Ernestina Torres Ortiz. Fue medico de hospital y jefe de varios servicios. Dictó
cátedras, conferencias, cursos, etc., y publicó numerosos trabajos relacionados
con la medicina cuya cita completa sería interminable.
Asistió a congresos nacionales e internacionales y fue miembro de la
Academia Nacional de Medicina.
Falleció en Buenos Aires en 1979.


Dr. Aníbal Pereira Tor es

Nació en San Martín en 1904. Hijo de Don Santiago Pereira y de Doña
Ernestina Torres Ortiz.
Abogado graduado en la Facultad de Derecho de la Universidad de
Buenos Aires. Fue catedrático en la Facultad de Ciencias Económicas de la
misma Universidad y miembro del Instituto Argentino de Derecho Comercial.
Integró la Junta de Gobierno de la Federación Argentina de Colegios de
Abogados (FACA), director de Rentas de la Municipalidad de Buenos Aires,
director en el Consejo Nacional de la Marina Mercante y presidente del Instituto
de Economía Aplicada.
Autor de varias obras entre otras “Rivadavia y nuestra organización
política”, “Letra de cambio y cheques”, “Régimen financiero en el estado
moderno”, “Sindicatura y liquidación en la legislación de quiebra”, “Legislación
cambiaria argentina y la Convención de Ginebra de 1930”, etc.


Miguel Ángel Tor es Fernández

Nació en San Martín. Hijo de Don Zenón Tor es y Doña Audelina
Fernández Ortiz. Escritor, autor de "Hay otro cielo en el sur", "Los medanos
están volando". Director de Bibliotecas de la provincia de Buenos Aires en
1956.


Dr. Ricardo del Rosario Véliz

Nació en San Martín en 1929. Hijo de Don Ricardo Véliz y de Doña Ana
Tobares. Cursó estudios primarios en su pueblo natal, secundario en el colegio
nacional "Juan Crisóstomo Lafinur" de la ciudad de San Luis y universitarios en
Córdoba donde se graduó de abogado en 1953.
Ocupó importantes funciones públicas: subsecretario de Economía,
subsecretario interino de Obras Públicas, director titular en el directorio de la
empresa "Promotora industrial Soc. Mixta", etc.

Fue secretario general, vicepresidente y presidente del Colegio de
Abogados de San Luis, e integrante de las delegaciones de la Federación
Argentina de Colegio de Abogados a la XXI Conferencia de Puerto Rico
(1979), XXVIII Congreso de Unión Internacional de Abogados (Cannes 1979),
IX Conferencia del Centro de la Paz Mundial mediante el Derecho (Madrid
1979), y XXII Conferencia de la Federación Internacional de Abogados (Quito
1981).
Integró la Comisión de Relaciones Internacionales de la Federación y a
la época de su muerte era delegado del Colegio de Abogados de San Luis ante
la Federación e integrante de su Comisión Revisora de Cuentas.
Promovió importantes proyectos de leyes que hoy forman parte de la
legislación vigente en su provincia natal: Código de Procedimiento Minero, Ley
Orgánica de la Autoridad Minera, Ley de Obras Públicas, Ley de Colegiación
Obligatoria para Abogados.
Estudioso e investigador incansable dejó escrita una importante obra en
materia de cooperativismo: "La sociedad cooperativa- Su régimen legal y
práctico" (617 pags.) cuyo plan consta de tres volúmenes. En sus últimos días
trabajaba empeñosamente en la segunda parte de su obra sobre
cooperativismo; en una obra sobre la expropiación pública que no alcanzó a
concluir, y en los lineamientos de un proyecto nacional.
El Dr. Ricardo Véliz fal eció en la ciudad de San Luis el 27 de julio de
1985.


Dardo Neftalí Tor es

Nació en Las Cavernas, departamento San Martín, el 17 de agosto de
1926. Hijo de don Neftalí Tor es y Doña Carola Garro.
Fue elegido dos veces diputado provincial. Fue socio fundador y
presidente del Círculo de los Poetas de San Luis.
Autor de "Mateo y el último michilingue".
Falleció en la ciudad de San Luis el 28 de mayo de 1992.





UN SIGLO DE LETRAS PUNTANAS EN SU
VINCULACION CON CUATRO GRANDES MOMENTOS
CULTURALES (1880-1980)

Por María Delia Gatica de Montiveros



El LUMINOSO PRECURSOR

Por haber nacido en el paraje de La Carolina (Departamento Pringles)
nos honramos en señalar a Juan Crisóstomo Lafinur como el luminoso

precursor de nuestras letras. Su padre Don Luis Lafinur, ayudante mayor de
Sobremonte, entonces Gobernador de Córdoba del Tucumán, se estableció
temporariamente con su esposa Viviana Montenegro, en cumplimiento de
importantes funciones, y después atraído por el oro de sus minas. Al í nació
Juan Crisóstomo en 1797, quien se definiría por su propio nombre: Juan, el
precursor por autonomasia, y Crisóstomo, en griego, boca de oro.
Lafinur, formado en el Colegio de Monserrat y en la Escuela de
Matemáticas fundada por el Gral. Belgrano en Tucumán, es un poeta de la
Revolución. Se encontraba en Buenos Aires cuando ocurrió la muerte de
Manuel Belgrano, el 20 de junio de 1820. Traspasado de dolor eleva su "Canto
Elegíaco", su "Canto a la muerte de Belgrano" y su "Oda a la oración fúnebre
pronunciada por el Dr. Valentín Gómez".
El tono épico muy usado por los poetas de La Revolución alienta
también a otras poesías suyas como "La Oda a la libertad de Lima" y "El Himno
Patriótico".
Dormita al poeta lírico; en Chile va a florecer, sólo tiene 27 años cuando
muy cerca de Santiago en una caída del cabal o encontró la muerte.
"Nada decimos del ardoroso periodista, del profesor de filosofía en Bs.
As. y en Mendoza del músico, del hombre de la ficción teatral".
Nuestras letras puntanas comienzan casi 7 décadas después; pero su
existencia meteórica y fecunda enorgul ece a la tier a de su nacimiento.


LA DECADA DEL OCHENTA EN SAN LUIS

Algo tiene de mágico esta década para la literatura, empezando por la
ciudad de Buenos Aires, con sus singulares e inconfundibles escritores del
ochenta, y siguiendo por el cultivo de las letras contemporáneamente en varias
provincias. Tengo para mí que gran parte de esa magia proviene del vuelo.
Sobre la realidad política, económica y social -situaciones críticas con
frecuencia- el hilo de la madeja cultural aumenta, del tejido literario, casi
desprendiendo de la realidad circundante. Madeja liviana que vive y crece
ciertamente en la altura.
En San Luis se crea en 1880 el Liceo Artístico por inesperada vía. A
fines de 1879 es nombrado Juez Federal de la Provincia de San Luis el Dr.
Juan del Campillo, cordobés de señalada cultura que se traslada a San Luis
con su familia. Muy poco después entra en funcionamiento ese primer centro
cultural de nuestra ciudad, formado por hombres y mujeres de alguna
relevancia comunitaria en el arte, especialmente en las letras, en la música, en
el canto. Tenían también su lugar estudios de las ciencias.
La finalidades del Liceo Artístico fueron: proporcionar a la juventud de
ambos sexos la enseñanza de diversos ramos, con el fin de instruirlos y
educarlos, y proporcionar a las familias de los socios, ratos de amena diversión
por medio de veladas musicales, bailes, representaciones teatrales y
conferencias científicas y literarias.
El Liceo funcionó con éxito, en local propio, hasta el Dr. Campil o, dejó
su función pública en 1886, retornando a la ciudad de Córdoba con su amable
esposa y sus hijos.
El Liceo Artístico había cumplido con creces las finalidades para el que
fuera creado.

El Periodismo- El Periodismo bajo el magisterio de los catalanes José
Borrás y Joaquín Carlés comienza a aparecer con redactores locales en varios
diarios. Así El Fer ocar il fundado por Emeterio Pérez poeta, y José Bor ás, en
1882, así El Destino, el que dice uno de sus redactores, Nicolás Jofré: "esta
publicación asomó con los caracteres de un diario literario e independiente.
Estaba bien escrito, por hombres jóvenes tales como Emeterio Pérez,
Adeodato Berrondo, Juan T. Zavala, Camilo Domínguez, y colaboradores
literarios como Felipe Velázquez, Nicolás Jofré y otros".

El primer libro de versos y la primera novela- Al promediar la década
aparecen esas dos primicias de nuestra literatura: el primer poemario,
PENUMBRAS, de Emeterio Pérez en 1885, y la novela RAQUEL, de Arturo
Domínguez, en 1886.
Antes de terminar los años ochenta se escribe la MEMORIA
DESCRIPTIVA de la provincia de San Luis de Felipe Velázquez, quien encargó
la redacción de algunos capítulos a Emeterio Pérez y Juan T. Zavala.
El Centro Juan Crisóstomo Lafinur- También antes de terminar la
década, en 1889 tuvo lugar la fundación del Centro "Juan Crisóstomo Lafinur",
primera asociación cultural creada por puntanos, en su mayoría muy jóvenes
que bajo la presidencia de Nicolás Jofré propiciaron un idealista cultivo de las
letras. Junto a Jofré estuvieron Juan W. Gez, Raúl B. Díaz, Manuel Orozco,
Dalmiro S. Adaro, Reinaldo V. Pastor, Tomás Jofré, José Parel ada, Enrique M.
Jurado y muchos más, como socios. este Centro tuvo su órgano impreso. Fue
el Quincenario de Literatura, Ciencias, Artes e Intereses Generales, que vio la
luz el 1° de enero de 1890 y que l evó también el nombre de LAFINUR.
En la década del ochenta marcamos, pues, el Primer ESPACIO
CULTURAL IMPORTANTE en San Luis, de indudable significación en los
inicios de las letras puntanas.

LOS AÑOS NOVENTA

En la década finisecular ya podemos nombrar a varios hijos de la
provincia que comienzan a destacarse en el cultivo de las letras aunque
todavía no se pueda hablar de literatura pura. En mí Pequeña Historia de las
Letras Puntanas sostuve que se pueden señalar Cinco Pilares de la Cultura
y de las Letras Puntanas. Los cinco llegaron a ser magníficos longevos, como
si el largo vivir les hubiera sido concedido para tener tiempo de edificar mucho,
para la patria chica en especial.
Ellos son en orden de su nacimiento: Felipe Velázquez (1855-1937),
Juan T. Zavala (1857-1924) Dalmiro S. Adaro (1861-1935), Nicolás Jofré
(1863-1958), Juan W. Gez (1865-1958) los cinco eran hombres jóvenes, ya de
reconocida actuación, en la década del NOVENTA. Así en 1896 aparece el
libro “Apoteosis de Pringles” de Juan Wenceslao Gez.

Felipe Velázquez- Brillante alumno en el Colegio Nacional de esta
ciudad, cursó estudios en Buenos Aires donde se graduó de Ingeniero
Geógrafo. Se distinguió en su profesión y en gran medida como educador. Fue
topógrafo, agrimensor, arquitecto, gran promotor de la cultura y, desde luego,
escritor. Es autor de una novela de ambiente local, Carmen; de un libro clásico
de las letras puntanas, el Chor il ero; de El Estudioso Argentino; y de Más

Al á de lo Visible. Su actuación fue la de obrero y artífice del ser de su
provincia.

Juan Tulio Zavala- Becado por el Gobierno y alumno distinguido de la
joven Escuela Normal de Tucumán, de la que el sabio francés, Paul Groussac
fuera su primer director. Egresó con el título de Profesor normal y desde 1881
dio comienzo a su carrera docente en el orden provincial y muy luego como
miembro del Consejo de Educación, organismo que también presidio. En el
orden nacional tuvo notable actuación como director de la escuela normal
“Juan Llerena” de Vil a Mercedes. Fue también un político militante y
colaborador en el periodismo y revistas. Es autor de la erudita obra “Preceptiva
Literaria”. Dejó inéditas sus obras “Memorias” y “Lógica”. En 1991 se publicaron
sus “Memorias”.

Dalmiro S. Adaro- Fue Maestro Normal egresado en el año 1879,
primera promoción de la Escuela Normal Anexa al Colegio Nacional, desde
1880 entra a servir como educador a las generaciones de la patria, con una
vocación, un desinterés una entrega que causan admiración. Inscribió sus
nombres en las primeras escuelas graduadas de la provincia: Villa Mercedes,
Renca, San Francisco, Luján y después de ese periplo por la provincia retorna
a la Capital en 1888, como director de la escuela graduada de varones que se
denominó “J. C. Lafinur”. Subsiguientemente su ingreso al Consejo de
Educación, desde donde sirvió desde Vocal, inspector de Escuelas, Presidente,
hasta 1911. Desde 1893 ingresó como Profesor de Ciencias Naturales a la
Escuela Normal de Maestras. Las conferencias que allí dictó sobre las
industrias criollas, con aprovechamiento de materias autóctonos, tuvieron larga
repercusión y fueron reunidas en el libro “Fitotecnia o Industrias Criollas”
(1916).
El señor Adaro representó como diputado de nuestra legislatura a la
capital de la provincia y en un segundo período al departamento Ayacucho,
circunstancia que aprovechó para presentar varios proyectos de bien publico.
Es que Don Dalmiro dejó las aulas pero continuó enseñando a niños y mayores
de todo el territorio de la provincia.
Con interés profundo por la geografía, la arqueología y la historia
provincial, dio conferencias y publicó varios trabajos: “Lecciones de Geografía
de la Provincia de San Luis” (1920), Fósiles, (1921), El Guer ero de la
Independencia Gral. José Gregorio Calderón (1920), Biografía del Teniente
Coronel Olegario Quiroga (1929).

Dr. Nicolás Jofré- Nacido en San Francisco del Monte de Oro en 1863,
vivió 95 años de una vida asombrosamente fecunda en bien hacer, en bien
querer, en bien decir, como educador, jurista, investigador de la historia
argentina y en especial de su provincia; escritor de nota. Reunió la más
numerosa y escogida Biblioteca de San Luis, siempre abierta a los estudiantes
y a los estudiosos de cualquier edad. Se destacó como conferencista en
múltiples temas. Durante tres cuartos de siglo, las prensas- el periodismo las
revistas, folletos y algunos libros- propalaron su nombre. Es lástima que
muchos de sus escritos hayan quedado inéditos.
Nicolás Jofré estudió el Profesorado Normal en Tucumán, junto con Raúl
B. Díaz. Al adquirir la Escuela Normal de Maestros de San Luis su

independencia con respecto al Colegio Nacional, Jofré fue nombrado
Vicedirector, Regente y Profesor en varias asignaturas, juntamente con otros
jóvenes y entusiastas educadores. Pero tal docencia fue inter umpida por la
Revolución Radical del ’93. Fracasada, el Prof. Nicolás Jofré es separado de
sus cargos, como lo fueron también el Director, Prof. Eulalio Astudil o y los
Profesores Juan T. Zavala Y Lucas Olguín.
Buscando salida en otra actividad humanística, Nicolás Jofré se inicia en
la carrera de las leyes en la Universidad de Buenos Aires, mas, no pudieron
continuar allí sus estudios, “se doctora en su provincia”, dirá Víctor Saá,
rindiendo acá los exámenes pertinentes. Pronto se hace prominente en el
ejercicio del Derecho.
Pasaron los años y el Dr. Nicolás Jofré retornó a las aulas. Es nombrado
Profesor del Colegio Nacional en 1909, poco tiempo después en la Escuela
Normal de Maestras y finalmente, en 1922, Rector del Colegio Nacional donde
dejó la huel a de su saber, de su vocación de servicio, de su magisterio
ejemplar.
Jubilado en 1932 se entregó a una docencia particular y cívica
paradigmática, mientras continuaba ejerciendo la jurisprudencia. Ocupó varios
cargos públicos. Formó parte con los doctores Gilberto Sosa Loyola y Juan
Carlos Saá, de la Comisión que, siendo Interventor Federal el Coronel Horacio
Carranza, después de prolija investigación, presentó el INFORME SOBRE LA
FUNDACIÓN DE SAN LUIS, en 1944. Entre sus publicaciones mencionaremos:
“La Revolución de 1874”; “Los cuatro hermanos Videla”; “Lanza Seca”; “El
Lancero Ayala”, etc.

Juan Wenceslao Gez- Es el menor de los cinco constructores de la
puntanidad que he mencionado. Fue el más grande como escritor y el de vida
menos prolongada. Murió a los sesenta y siete años y debió de haber andado a
pasos presurosos para poder realizar su ingente obra.
Nacido en la ciudad de San Luis, se graduó de profesor en la Escuela
Normal de Profesores Nº 1 de la Capital Federal en 1888. Al año siguiente
empezó su admirable car era docente en la Escuela Normal de Maestros, como
Vicedirector y Profesor en varias asignaturas. En 1897 es designado Regente y
Profesor de la Escuela Normal de Profesores de Buenos Aires; después es
trasladado a Dolores, en la provincia de Buenos Aires, con el cargo de Director
y Profesor de Historia y Geografía, dos disciplinas que l egaron a ser de su
predilección. En 1910 está en la ciudad de Cor ientes como Director de la
Escuela Normal; allí vive tiempo de intenso y fecundo bregar, hasta que en
1916 obtiene su retiro jubilatorio. Regresa definitivamente a su amada
provincia, no para reposar, sino para trabajar en otras instancias.
Después de su libro inicial “Apoteosis de Pringles”, publicando en 1896,
se le publica en Buenos Aires en 1907 “El Doctor Juan Crisóstomo Lafinur.
Estudio Biográfico y Poesías”. En 1910, como fervorosa adhesión al
Centenario, aparece en Corrientes su libro “La Tradición Puntana. Bocetos
Biográficos y Recuerdos”. A fines de ese año el Gobierno de la Provincia le
encarga la redacción de la “Historia de San Luis”, laboriosa empresa que va
realizando en varios años, venciendo los obstáculos de quien debe abrir
picadas. Aprobada su Historia por el Gobierno de San Luis en 1915, la obra
salió de las prensas en dos volúmenes, en 1916, patrocinada por la Comisión
de Homenaje al Centenario de la Independencia Argentina. Juan W. Gez se

ocupó tesoneramente después en su Geografía de San Luis, obra póstuma que
fue publicada en dos voluminosos tomos, ordenada definitivamente por su
talentosa hija, la Prof. Estela Gez de Gómez, publicación determinada por el
Congreso de la Nación, que l eva el año 1938.


LAS PRIMERAS ESCRITORAS PUNTANAS

Sólo el as, nuestras primeras escritoras puntanas, habrán sabido
cuántos obstáculos tuvieron que vencer para despejar el camino a las que
vendrían después.


Carmen Guiñazú de Ber ondo- Menuda y al parecer frágil, salida al
siglo nuevo publicado en el Boletín de Educación –creado por el gran maestro
Dalmiro S. Adaro, miembro del Consejo de Educación de la Provincia-, el
artículo “Apuntes para la Historia de la Provincia de San Luis”. Casada con el
Prof. Faustino Berrondo, madre solícita de nueve hijos, formó con él una
apreciada pareja de intelectuales. Inclinada a abrir sendas en la selva de la
historia, dio varias conferencias, dos de las cuales fueron publicadas: “De
frente a la verdad”, con posterioridad al Centenario de la Batalla de Maipú, y
“Remedios de Escalada de San Martín”.
Su gran legado literario es “El Búho de la Tradición”, libro publicado en
1924, auspiciosamente saludado por el escritor mendocino Ricardo Tudela.


Luisa Amanda Quiroga de Lucero- Hija del gobernador renqueño Don
Lindor Quiroga, fue una educacionista de merecida notoriedad, profesora de
Matemáticas por muchos años en la Escuela Normal de Maestras. Su
expresión oral era atrayente y escribía con gran soltura. Sus publicaciones son:
“Boletín de Matemáticas”, fol eto, 1923; el libro “Páginas del Hogar”, escrito en
memoria de la dulce y heroica madre doña Carmen Lucero de Quiroga, en
1926; “La Sociedad de Beneficencia de San Luis. 75 años de vida. Síntesis
histórica” (1923); “Homenaje a Rosario Figueroa de Ojeda” (Recopilación),
1943.


Rosario Mercedes Simón- Nuestras primeras escritoras fueron grandes
maestras, en una docencia que ejercieron desde fines del siglo XIX o
comienzos del XX. Rosario M. Simón enseñó primeramente en una escuela
rural, donde tuvo por alumna a una niñita excepcional, que l egaría a ser una
gloria de la intelectualidad de San Luis: Berta Elena Vidal de Battini.
Posteriormente, cuando la niña ingresó en la Escuela Normal de Maestras,
Rosarito Simón la enriquecería con su influjo. Algunos años después siendo
Vicedirectora y Profesora de esa Escuela desde 1920, la Srta. Simón desar ol ó
una acción cultural bril ante. Era una de las escritoras de mayor prestigio.
Colaboró con frecuencia en el periodismo local, en la Prensa y La Época de la
Capital, en Los Andes, de Mendoza. Escribió también para la revista “Lafinur”,
la “Carlos Guido Spano”, “Láinez”, l egando también a colaborar en la revista

“Ideas”, algún tiempo antes de su fallecimiento, ocurrido en 1935. La escritora
supo también expresarse lírica y épicamente en verso.


María Mitchel de Ramírez- Empezó su car era de docente en San Luis;
maduró como educacionista y como escritora en la entonces Gobernación de
La Pampa. Escribió versos desde la adolescencia pero tardó en ser publicista.
Le vasta el “Himno a Pringles” para figurar con honra entre los poetas
puntanos. Sus libros son: “Aleteos”, con su producción desde 1897 a 1930; “Al
Héroe de Chancay, Cnel. J. P. Pringles” (1931); “Huel as y Jalones” (prosa),
con un apéndice de poemas “Fosfenos”.


Rosenda Quiroga- Nacida en San Francisco , donde trascurrió toda su
vida, la señorita Rosenda Quiroga fue la primera maestra normal, egresado en
1890, que ejerció en su pueblo, desde 1891, dejando una huel a de virtudes
docentes imborrables. La Escuela Normal, fundada en 1915, le debe mucho.
Aunque no haya publicado ningún libro, le sobran motivos para figurar
entre las primeras escritoras puntanas. Sus discursos escolares, sus
conferencias, y poco después sus colaboraciones en diarios y revistas de la
provincia y de fuera le fueron dando un prestigio bien merecido y fue creciendo
su figura de intelectual en el norte de San Luis. Sus alumnos de la Escuela
Normal la veneraron. Con ellos fundó el “Centro Acción”, al que dotó de un
órgano publicitario, la revista “Reflejos del Ter uño”, verdadero lujo intelectual
en la zona.
La “Señorita Rosenda” mantuvo cor espondencia y amistad con
destacadas personalidades. Fue íntima de otra sanfranciscana notable:
Demófila Concha de Pérez, egresada también en 1890, pero que empezó su
carrera docente en San Luis. La Sra. de Pérez se inclinó también a las letras.
Nombraremos así mismo a una escritora que nació en Luján, destacada
profesora de la Escuela Normal de San Francisco, la Sra. Rosa Moyano de
Funes, que a dejado páginas de gran bel eza y fina erudición.


LA SEGUNDA REVISTA “LAFINUR”

La primera fue la que creó el centro “Juan Crisóstomo Lafinur” y que
apareció el 1º de enero de 1890; la segunda, la que fundó Antolín Magal anes
con Miguel W. Gatica, Eufrasio Sosa y Epifanio Pérez en 1907. Su Director fue
Antolín Magal anes y su secretario Miguel W. Gatica, los dos oriundos de Luján
de San Luis, con lo que quiero hacer notar que los jóvenes de la campaña
egresados de Maestros Normales, empezaron a interesarse muy pronto en el
ejercicio de la palabra escrita. La revista duró varios años. En adhesión al
Centenario de mayo se publicó un número extraordinario que debería ser
reimpreso.


Profesor Antolín Magal anes- Digamos algo más sobre este “nortino”
dotado de inteligencia aguda y gran sensibilidad. Aspiró a realizar estudios
superiores en la Capital, donde se desempeñó como maestro de segunda y

primera categoría, mientras estudiaba. Obtuvo el título de Profesor Normal.
Vuelto a su provincia ocupó el cargo de Visitador General de Escuela Normal
de Maestros. Posteriormente será Profesor en varias asignaturas en los otros
dos establecimientos secundarios con que contaba San Luis en esos años.
La grandeza de Magallanes finca en su creatividad como periodista de
fuste, como poeta, como músico, como autor y director de obras de teatro. Con
el Dr. Modesto Quiroga fundó el “El Comercio”, en el que colaboró ese extraño
escritor que fue Manuel Orosco. Es autor del poemario “Altivez” de dos fol etos:
“Juan Tello” y “El Educador y su Educación”. Muy interesantes son sus
“Monografías de ambiente popular”, que presentó en el Congreso Cuyano de
Historia que se cumplió en 1937. La voluminosa impresión de las Actas de ese
Congreso es de 1939.

ALGUNOS ESCRITORES DE LA EPOCA DEL CENTENARIO Y
SUBSIGUIENTES AÑOS

Rafael Rovira Vilel a- Nacido en Villa Mercedes, durante largo tiempo el
más representativo y fecundo de los escritores mercedinos. Durante toda su
dilatada vida profesó el periodismo con cabal entereza cívica. Autodidacta, se
formó en la lectura de los clásicos -nuestros clásicos occidentales- y en las
culturas y el espíritu de Oriente. Escribió novelas, obras teatrales, poesías.
Citaremos: “Eleonora”, novela, con prologo de Víctor Saá y dedicada a Don
Felipe Velázquez (1916); “El Castigo”, comedia en dos actos y en verso (1917);
“Los grandes pastores”, novela (1917); “Breves poesías” (1919); “Fabián
Lloveras” (1922), con tapa de Nicolás Antonio de San Luis.
Rovira Vilella se afincó definitivamente en Corrientes, donde falleció, de
pie, a los 96 años. Dirigía al í una Academia de Elocuencia.


Eulalio Astudil o Menéndez- Hijo del Prof. Eulalio Astudillo, oriundo de
San Francisco, heredó las cualidades morales e intelectuales de su padre.
Nació en la ciudad de San Luis en 1886. Iba a ser médico, pero obedeciendo al
llamado de la vocación, rectificó su rumbo y se entregó al ejercicio de las letras,
primero en el periodismo y después en el cultivo prolijo de la prosa y el verso.
Ya queda dicho que en los Juegos Florales de 1920 obtuvo el Premio al Honor
del certamen. En 1937 acudió entusiasta al Primer Congreso de Escritores y
Artistas Cuyanos, realizado en San Luis, con su comunicación "El alma de la
montonera".
Escribió varias piezas para teatro, estrenadas con éxito en Buenos Aires.
Es autor de novelas y de ensayos de carácter histórico. Muy interesado por la
educación escribió varios textos escolares.


Julio Cobos Daract- En la revista literaria "Carlos Guido Spano", en el
número de octubre a noviembre de 1919, figura una colaboración de Cobos
Daract "La vida Intelectual". Se ausentó tempranamente de San Luis,
estableciéndose en Capital Federal, donde ejerció la docencia y fue activo
colaborador en diarios y revistas. Es autor de la novela "Estrella Federal" que
tuvo su segunda edición en 1933. Su nombre fue muy conocido en el país por

ser autor de una "Lógica", libro de texto en los Colegios Nacionales, y de una
"Historia Argentina", en dos tomos. Las dos obras alcanzaron varias ediciones.
Nombremos también entre estos escritores a Martín Lucero, muy
aplaudido orador, fino catador de manifestaciones artísticas, colaborador de
diarios y revistas.
Es autor de las MEMORIAS, ordenadas por su padre Don Víctor D.
Lucero.


LOS MAESTROS ESCRITORES DE LA PROMOCION DE 1915 Y
OTROS


Víctor Saá-
Muy destacado en esa extraordinaria promoción, Víctor Saá
empezó ya en sus últimos años de normalista su accionar cultural. Fundó con
sus pares, Segundo Fernández y Juan B. González el “Centro Literario-
Recreativo Juventud Puntana”. En la década del '30 sería el mentor del Ateneo
“Juan Crisóstomo Lafinur” y el fundador de la célebre revista “Ideas”. Se sintió
poderosamente atraído por la Historia y las letras.
Las publicaciones que ha dejado son esencialmente de ensayos y
conferencias.
En la Historia de la Nación Argentina dirigida por Ricardo Levene se
incluye un trabajo suyo relativo a parte de la historia de su provincia: “San Luis,
1832-1862". En 1836 se publicó su ensayo "La Psicología del Puntano".
Enamorado de la puntanidad y reivindicado del heroísmo de sus hombres,
escribió también "Contribución del pueblo puntano a la gesta de la
Independencia"; “San Luis, Ciudad-Cabildo”; 1594-1800; “¿Cual es nuestra
filiación histórica?”. En 1976 publicó "Escuela Normal Juan Pascual Pringles,
UNSL. San Luis".
Víctor Saá se distinguió también como educador y durante muchos años
fue Regente de la Escuela Normal de sus memorias. Falleció en plena lucidez
a los 85 años.


Segundo Fernández- Es el poeta de su promoción, ya en 1919 publica
su poemario “Hacia las Cumbres”, con prólogo de Manuel Orosco, lo que
significó un espaldarazo para el lírico.
Como muchos otros maestros normales algún tiempo después de
recibirse nuestro maestro poeta tomo el rumbo del éxodo hacia las
Gobernaciones del sud. Va primero a la Pampa y después se aleja más;
durante muchos años vive, enseña y crea en Trelew (Chubut). En 1925, desde
allí publica en Buenos Aires su segundo libro de poesías, “Luz y Azul”. Con
alguna frecuencia envía colaboraciones a diarios y revistas de su provincia.
Siendo tan amigo de Víctor Saá, es de los primeros en colaborar en Ideas.
Volvió a San Luis y desde 1939 a 1942 ocupó el cargo de Inspector de
Escuelas Nacionales; después se radicó por un tiempo en Buenos Aires;
finalmente regresó a su provincia, ya para siempre, donde, hecho un solitario,
se ocupó en ordenar el valioso material referido a lenguas indígenas de La
Pampa y Chubut; lo mismo con respecto al rico museo arqueológico que había
ido reuniendo. Dio conferencias y publicó artículos de carácter científico.

En el Sesquicentenario de la Independencia Argentina saludó a la patria
con su “Milonga del Amanecer”, que afirma “El Puntano Cipriano Chapanay”,
en coplas de sabor popular cargadas de sentido social y filosófico.


Juan B. González- Nació en la localidad de Quines. Se destacó entre
los mejores alumnos de la promoción de Maestros Normales de 1915. A
mediados de los años veinte se alejó de San Luis, como tantos otros maestros
pobres. En Buenos Aires no tardó en figurar entre los colaboradores de la
revista Nosotros, tan importante. Encauza su vocación hacia la crítica literaria,
en lo que se le reconoció su real valimiento.
Cuando apareció su libro “El torno al Estilo”, Juan B. González no era un
desconocido en Buenos Aires, Alfredo Bianchi escribió a propósito: “…la crítica
de Juan B. González quedará, y puede agregarse que su obra y la envergadura
de sus juicios no desmerecen a Doll”.


Juan Adolfo Amieva- Distinguido Maestro Normal de la promoción de
1918. Precoz periodista, empezó a colaborar en el diario “El Pueblo” siendo
adolescente. En 1919 colabora en la revista “Carlos Guido Spano” con una
prosa literaria: “La Bailarina”. También en la revista “Láinez” se encuentran
poesías y trabajos en prosa suyos. Ejerció el magisterio de La Pampa y la
Capital Federal; acá obtuvo el título de Profesor Normal de Letras. Dio muchas
conferencias. En los Juegos Florales del Centenario de la Fundación de la
ciudad de Villa Mercedes obtuvo el Premio de Honor “Violeta de Oro”.


Un historiador: Celedonio Galván Moreno- Nacido en Quines a fines
del siglo XIX, muy joven se radicó en la Capital Federal, donde ejerció un
periodismo fundamental, que le llevó a interesarse por la realidad social y el
pasado histórico. Fue un escritor fecundo y algunos de sus libros han tenido
varias ediciones. Mencionaremos: “Radiografía de Sarmiento”; “San Martín, el
Libertador”; “Rivadavia, el estadista genial”; “Historia del Periodismo Argentino”;
“O’Higgins, un gran amigo de San Martín”; “Los Directores del Cor eo
Argentino”; “Cronología de San Martín”.



LOS JUEGOS FLORALES DE 1920

Organizados por la Sociedad Consejo de Madres que presidía la Sra.
Quintina Acevedo de Mendoza, constituyeron un acontecimiento cultural sin
precedentes en la provincia. El jurado que dio el veredicto sobre los trabajos
presentados estuvo constituido así: Gobernador de la Provincia Dr. Carlos Alric,
- Nicolás Jofré – Alfredo Arancibia Rodríguez – Enrique Arigós – R. Rodríguez
Saá – José H. Moyano – R. D. Ojeda – J. B. Gandolfo – Lorenzo Astudillo y
Ventura S. Ojeda.
El sostenedor de los Juegos Florales fue Don Álvaro Melián Lafinur,
sobrino ilustre del “luminoso precursor” de las letras puntanas, a quien, en

aquellos lejanos días de diciembre de 1920 presentó el Ingeniero Lorenzo
Astudillo.
Entre los premiados se encuentran poetas y escritores de diferentes
edades y provenientes de distintos puntos de la provincia. Nombraremos
algunos:
Eulalio Astudil o Menéndez- Premio de Honor por su elevado poema
“Resurgam”. Gabino Coria Peñaloza- Primer Premio, Tema libre, por su
poesía “¿Dónde estás?”.
Julio Quebleen- Segundo Premio. Tema: libre, por su poesía
“¡Hosanna!”.
Juan Escudero Gauna- Segundo Premio, Tema: Trabajos en prosa
sobre “Juan Crisóstomo Lafinur”.
Julio A. López- Tema Científico. Primer Premio por “Concepto Biológico
del Patriotismo”.
Víctor Saá- Tema científico. Segundo Premio por “Del valor de los
calificativos cromáticos en la ideación infantil”.
Gerardo Luis Rafaini- Tema “Para estudiante”. Primer premio por “Eco
y Narciso”.
Francisco Casañas Lemos- Tema para prosa- Primer Premio por la
novela “La boca maravil osa”.
Carmen Guiñazú de Ber ondo- Tema para prosa- Segundo Premio por
“Un San Luis que se va”.
León R. de la Plaza- Tema Sonetos y madrigales- Premio único por
“Personajes de la selva”.

Entre los escritores premiados en este importante certamen no hemos
ocupado ya del Premio de Honor, Eulalio Astudillo Menéndez y de aquel a
pionera que fue la señora Carmen Guiñazú de Ber ondo. Nos ocuparemos a
continuación de los hermanos Casañas Lemos.
Francisco Casañas Lemos- Nacido en Villa Mercedes, fue un
periodista y escritor notable en su medio y conocido en toda la provincia.
Fecundo novelista, el autor de “La boca maravil osa” escribió también “Pétalos
de sangre”, “Civilización”, “Pasión Astral”, “El dolor de la culpa”, “Madera de
campeón”, “La Virgen de Yuranka”, “Amor glorioso”.
Escribió centenares de cuentos en revistas porteñas. Fue también autor
de muchas piezas de teatro. Así, “El dolor de la vejez” (drama en tres actos),
“Las solteras”, comedia dramática en tres actos; “La Madre”, drama en tres
actos; intituló “Cartas al Pueblo” a su conjunto de ensayos literarios. Fue
colaborador de las revistas puntanas Ideas y San Luis.
Emilio Casañas Lemos- Fue, como su hermano, un periodista de fuste
y un escritor. Le aventajó en dotes oratorias y en actuación política. Publicó
continuamente, en diarios y revistas, poesías, novelas cortas, cuentos etc.
Entre sus obras citaremos: las novelas “Clelia”, “El poder del oro”, “La dama de
luto”, “Piedras blancas”. “Una lágrima de amor” (novela histórica). Escribió
también para el teatro, y colaboró, como Francisco, en diarios y revistas de la
ciudad de San Luis.




LOS JURISTAS ESCRITORES

Gilberto Sosa Loyola-
Estamos frente a uno de los más prestigiosos
escritores puntanos, de un hombre que al expresarse por escrito hace siempre
buena literatura. Nació en 1895 en Luján de San Luis, Sosa Loyola obtuvo muy
joven el Título de Doctor en Jurisprudencia en la Universidad Nacional de
Buenos Aires. Lector incansable, casi de inmediato se entrega al ejercicio de su
carrera y a esas otras grandes preferencias suyas: la literatura y la
investigación histórica.
Señalado conferencista, de 1921 es su conferencias “Urquiza”, publicada
en 1922. Publicadas están también sus conferencias “Sarmiento y San Luis”,
(1938) y “La Revolución Unitaria de 1840 en San Luis” (1943).
Otros importantes trabajos suyos son: “El Constituyente Llerena por San
Luis”, comunicación presentada en el Congreso de Historia Continental de
Santa Fe, en 1942; “La Revolución Unitaria de 1840 en San Luis” (1943); “La
tradición Jurídica de San Luis” (1944); “Las Intervenciones no pueden legislar ni
reformar Códigos” (en colaboración), ensayo que fue una declaración del
Colegio de Abogados de San Luis (1944).
Con el Dr. Nicolás Jofré y el Dr. Juan C. Saá, el Dr. Sosa Loyola firmó el
“Informe sobre la Fundación de San Luis”, encargado por el gobierno provincial.
(1944).
De índole propiamente literaria son: “Ínsula Criolla” –con el pseudónimo
de Narciso Cobas- novela de tintes históricos, y su último libro, “PRINGLES.
Retazos de Vida y Tiempo” (1947).
Gilberto Sosa Loyola ocupó importantes cargos públicos y tuvo activa
militancia política. Fue Director del Instituto Pedagógico dependiente de la
Universidad Nacional de Cuyo, después Facultad de Ciencias de la Educación;
fue legislador provincial y nacional. Ocupa una banca en el Senado de la
Nación cuando le sorprendió la muerte, en 1948, en una edad de madurez
fecunda.
Reynaldo A. Pastor- Nació en Vil a Mercedes en 1898, pero
perteneciente a una antigua familia de San Francisco del Monte de Oro, el Dr.
Pastor, abogado, se graduó muy joven en la U.N. de Buenos Aires. Muy joven
también empezó su car era pública y sus incursiones en la historiografía. Fue
Miembro del Consejo Superior de la Universidad Nacional de Cuyo,
Gobernador de San Luis (1942-1943), cargo que dejó para asumir la
representación de su provincia, como Diputado Nacional por dos periodos. En
los años finales de su vida fue Delegado Extraordinario y Plenipotenciario en
Portugal. (1964-1967). Falleció un tiempo después en Buenos Aires.
Fue un escritor fecundo, tanto en temas de jurisprudencia cuanto de
historia. Mencionaremos los siguientes: “Código Rural de San Luis” (1923);
“Reforma de la Constitución de San Luis”, dos tomos (1928); “La Legislación y
la Libertad de Imprenta” (1944); “San Luis ante la Historia” (1942); “San Luis, su
gloriosa y callada gesta 1810-1967”.
No fue ajeno al gusto por la literatura pura. Así, un libro de viajes, “Del
Aconquija al San Bernardo”.

Ramiro J. Podet i- Nació en Vil a Mercedes, como su hermano
Humberto, y fueron los dos jurisconsultos muy destacados. Terminados sus
estudios en Buenos Aires, regresó a su ciudad natal, donde desempeñó dos

cátedras, de Literatura Argentina y de Literatura Española. Pronto sintió
también el l amado a las letras. En el área educativa se desempeñó asimismo
en San Luis como Interventor del Instituto Pedagógico ya nombrado y
Presidente del Consejo de Educación. Se trasladó a Mendoza, donde vivió
varios fecundos años.
Su ensayo, “Metodología para la enseñanza de Historia de la Literatura”
se publicó en Revista Nueva, Buenos Aires, 1925. En 1930 apareció su
poemario lírico “Del Amor Único”. De real interés para los estudios del Folklore
Literario es “La Estirpe Nativa” (Nar aciones sanluiseñas) Buenos Aires, 1925.

Laureano Landaburu- Nació en Saladillo, en 1882. Su actuación
política fue consagratoria para él. Elegido Gobernador en 1930, renunció a esa
primera magistratura para asumir la militancia política que lo l evaría a Senador
Nacional en 1934, cargo en el que fue reelegido.
El Dr. Landaburu fue un atildado escritor, un puntano de amplia cultura.
Su obra principal muy leída, es “Episodios Puntanos”.

Gabriel García Flores- Nacido en un medio rural que lo enriqueció
moralmente, con ejemplar voluntad de superación se graduó de abogado en la
Universidad de Buenos Aires. Militantes en política, fue elegido Diputado
Nacional y en representación de su provincia. Es autor de trabajos de índole
jurídica, económica y educacional.
Dentro de la literatura son valiosos sus libros “La Piedra de divisar. Una
época. Una región. Un hombre”, Rosario, 1969, y “La Chocona, Crónicas
Argentinas”, Buenos Aires 1973.
Dentro de los juristas escritores debemos nombrar también a Isaac Sosa
Páez, Alfredo Arancibia Rodríguez, Julio Aguir e Céliz.


TRES MUJERES QUE SE DISTINGUIERON EN LA DOCENCIA
UNIVERSITARIA EN EL EJERCICIO DE LAS LETRAS Y EN LA
INVESTIGACIÓN.

Delfina Domínguez Varela de Ghioldi, Carolina Tobar García y Berta
Elena Vidal de Battini son verdaderas pioneras entre las mujeres puntanas,
como escritoras y docentes universitarias en la Capital Federal. Tuvieron una
precursora en estudio universitario: la Dra. Maria Julia Becker, primera médica
nacida en la Provincia de San Luis quien se doctoró entre un siglo y otro, y
alumna distinguida del Dr. Luis Güemes, ya graduada tubo una actuación
destacada en el desempeño de sus funciones en la cátedra de ese ilustre
médico.

Delfina Domínguez Varela de Ghioldi- Nacida en Villa Mercedes a
mediados de la década del ’90, después de sus estudios en la Escuela Normal
“Dr. Juan Llerena” de esa ciudad y de haber empezado su actuación docente
en una escuela primaria se trasladó a la Capital Federal donde, continuando
con sus puestos de maestras, no tardó en realizar estudios superiores. Se
graduó en el Profesorado Normal de Letras. Alumna universitaria

posteriormente, alcanzó Doctorado en Filosofía y Letras. Su tesis doctoral fue
en torno a “Juan Crisóstomo Lafinur. Una Cátedra de Filosofía” (1934). Valioso
es el aporte que la Dra. Domínguez Varela de Ghioldi hace a las letras de su
provincia natal, siendo sus trabajos, casi en su totalidad, de índole filosófica e
histórica. Mencionaré: “El momento Pedagógico actual” (1930); “Alejandro
Korn. Sus ensayos filosóficos” (1932); “Filosofía Argentina: Los Ideólogos”
(1938); “Filosofía Argentina: El Canónigo Juan Ignacio Gor it i” (1947);
“Filosofía Argentina: Vico en los escritos de Sarmiento” (1950). La serie de
ensayos continuó hasta el de “Alejandro Korn, historiador del pensamiento
argentino” (1980).
Muy apreciada en su ciudad natal, cuando en ésta se conmemoró el
Centenario de su fundación se la designó como Animadora de los Juegos
Florales que se realizaron.

Carolina Tobar García- Nació en el pueblo de Quines, en 1998. Se
graduó de Maestra Normal en Vil a Mercedes, y ejerció por poco tiempo la
docencia primaria en una escuelita rural. Veinteañera escribía poesía y prosa
literaria. En el número de octubre-noviembre de 1919 de la revista Carlos
Guido y Spano colabora con la prosa poética “Levántate, Mujer”.
Como sus pares, se traslada a Buenos Aires con un cargo de maestra
de escuela primaria y se inscribe en la Facultad de Ciencias Médicas de la
Universidad Nacional de Buenos Aires. En 1929 se gradúa de Médica
Legalista, y luego viaja a los Estados Unidos donde realiza estudios de
Psiquiatría infantil. De regreso en Buenos Aires, publicó en 1933 “Educación de
los Deficientes Mentales en los Estados Unidos”. Reanuda su actuación en la
docencia, pero ahora en los niveles secundario y universitario. Cada vez más
reconocido su saber, Carolina Tobar García es l evada a integrar el Cuerpo
Médico del Consejo Nacional de Educación y a organizar un gabinete
psicopedagógico. Después fue nombrada Directora de los Consultorios de la
Liga Argentina de Salud Mental.
En conferencia, asistencia a congresos, etc. Difunde sus valiosos
conocimientos en torno a la salud mental. En 1946 apareció su libro “Higiene
Mental del Escolar”, obra muy difundida en el país y fuera de él. Fal eció esta
admirable mujer en 1962, víctima de una dolorosa enfermedad. La provincia de
San Luis ha honrado su nombre.

Berta Elena Vidal De Bat ini- Es en la provincia de San Luis la máxima
expresión de la mujer intelectual por su creatividad poética y sus valiosas
investigaciones en el folklore y la lingüística. Nació en 1900, tuvo una infancia
campesina que sin duda la enriqueció espiritualmente, se graduó en la Escuela
Normal de Maestras, donde fue una fervorosa discípula de Rosario M. Simón.
Muy joven es colaboradora de la revista “Carlos Guido Spano”, donde publica
poesías. Después de iniciarse en la docencia primaria se traslada a la Capital
Federal con el anhelo de realizar estudios superiores y, como sus pares,
continuará al í siendo maestra de grado, ingresa en la Facultad de Filosofía y
Letras de la Universidad Nacional de Buenos Aires. Berta Elena tuvo la suerte
de poder empezar a publicar tempranamente sus libros. Los primeros fueron
“Alas” poemario juvenil, en 1924, y “Mitos Sanluiseños” en 1925, obras
primigenias que marcan las dos direcciones fundamentales de su quehacer
intelectual. Jalonan después de su existencia los poemarios “Agua Ser ana”

(1934) “Tier a Puntana” (1937) y “Campo y Soledad”(1937). Estos tres últimos
libros de su poesía son un canto de amor a la tier a natal; el paisaje encuentra
en ellos su expresión justa y bel a.
Desde 1940 sus publicaciones van a ser logrados frutos de su constante
actividad en los campos de la Lingüística y del Folklore nacional. Entre los
numerosos títulos nombraré "Cuentos y Leyendas Folklóricas", 2 tomos (1940);
"El habla rural de San Luis", su trabajo de tesis doctoral, con prologo del Dr.
Amado Alonso (1949); "El léxico de los buscadores de oro de la Carolina"
(1952); "El léxico de los yerbateros" (1953); "El léxico ganadero argentino. La
oveja en la Patagonia” (1959); “El español en la Argentina" (1964); "La nar ativa
popular de la Argentina. Leyendas de plantas" (1972); "Cuentos y Leyendas.
Selección para niños" (1960); "Cuentos y Leyendas Populares de la
Argentina".Publicación del Ministerio de Cultura de la Nación (1983). Es una
obra cumbre en América en diez voluminosos tomos. Fal eció esta gloria
puntana y nacional en 1984.

Carmen Quiroga de Chena- Aunque mayor que las tres mujeres
precedentes, pues entró quinceañera al siglo XX, ubicamos en este lugar a
Carmen de Chena por la influencia inicial que le correspondió ejercer en el
movimiento cultural de los Ateneos, que abordaremos a continuación. Había
egresado de la Escuela Normal de Profesores N° 1 de la Capital Federal, y se
distinguió en el desempeño de cargos directivos de Escuelas Normales y en el
cultivo de la literatura. Desde 1924 y durante una década fue Directora de la
Escuela Normal "Paula D. de Bazán" en San Luis, donde creó la "Revista
Cultural" de merecido prestigio, aunque no larga duración.
La Sra. de Chena fue una educadora siempre atenta a promover y a
respaldar intereses culturales en la juventud. Antes de dar a luz sus libros,
colaboró con frecuencia en el periodismo local y en revistas literarias. Así,
durante los años '30 en la revista "Ideas", en el periódico ateneísta “Croquis”,
en la "Hoja Puntana", sostenida por la Orden de Predicadores. Tres son los
libros publicados: "Voces de San Luis" (1947) obra de consulta sobre escritores
de la provincia; “Visiones Sanluiseñas”, (relato novelado que pinta el ambiente
ciudadano de los primeros lustros del siglo XX), y “Poemas” (1960).
Falleció Carmen Quiroga de Chena en San Juan, donde vivó muchos
años.

LA DECADA DE LOS ATENEOS - SEGUNDO IMPORTANTE
ESPACIO CULTURAL

En los años '30 se sitúa el segundo gran momento nacional para los
puntanos. Protagonistas son los muchachos y chicas de las Escuelas Normales
y el Colegio Nacional.
Sus mentores fueron principalmente educadores. Un antecedente de los
Ateneos de esta década puede ser el "Ateneo Popular de San Luis, al que
Berta Elena Vidal de Battini dedica su libro “Mitos Sanluiseños", en el año 1925.
Un grupo numeroso que se reunían en la casa de la Sra. Directora de la
Escuela Normal de Maestras "Paula Domínguez de Bazán", Prof. Carmen
Quiroga de Chena, quien los alentó y sostuvo, crearon en mayo de 1932 el
"Ateneo de la Juventud Dr. Juan Crisóstomo Lafinur". Sus propósitos
fundamentales: a) Fomentar en la juventud ensayos de arte y ciencia. b)

Realizar quincenalmente actos culturales; c) Fundar y sostener una revista
mensual de difusión. La primera Comisión Directiva quedó constituida así:
Presidente: Miguel Otero Alric; Vicepresidente: Guillermo Levingston;
Secretarios: Srta. María Teresa Videla y Sr. José Anel o; Tesorera: Francisca
Santolalla.
Triunfante el entusiasmo, al mes siguiente apareció en la Imprenta “Don
Álvaro" el N° 1 de la Revista “Ideas”, con excelentes colaboraciones. Los
primeros directores de la Revista fueron Armando E. Molina y Víctor Saá.
Secretarios de la redacción, los alumnos secundarios Juan Carlos Barbeito y
Dalmiro Pérez Laborda Administrador, Roberto Polit i.
A fines de 1932 se produjo una escisión entre los socios. Los jóvenes
renunciantes y otros simpatizantes se constituyeron el 8 de junio de 1993 en el
Ateneo “José Ingenieros”. Esta fue la Comisión Directiva: Presidente, J. Miguel
Otero Alric; Vicepresidente interino, Julio Ferramola; Secretario General, Víctor
Rosa; Secretario de actas Olga Smid; Tesorero, Francisco Santolalla; Pro
tesorero, Manuel Checo. Vocales. Hugo Jofré y Emilio Blas Logaldo.
El primer Ateneo recibió el nombre de "”J. C. Lafinur” y en la primera
reunión de la nueva Comisión Directiva que se nombró, cuya presidenta fue
María Teresa Videla y Vicepresidente, José Anel o. El Sr. Víctor Saá l egó a ser
el conductor de este Ateneo y el activismo Director de la Revista "Ideas", de
amplia difusión en el país.
Sin duda esta publicación tuvo el poder de concitar la atención de
escritores de diferentes puntos. Se organizó y realizó con notable éxito el
"Primer Congreso de Escritores y Artistas Cuyanos", en el año 1937.
La revista "Ideas" guarda las crónicas de toda la actividad cultural de
esos años y tiene también el mérito de haber dado a conocer a varios
escritores casi ignorados hasta entonces, en su provincia.
El Ateneo "José Ingenieros" realizó a su vez una actividad social y
cultural de mucha importancia. Tuvo por mentor al escritor, poeta y pensador
santafecino Armando E. Molina, que residió durante varios años en San Luis.
Se dieron conferencias de sostenido eco. No llegaron a fundar una revista, pero
en agosto del año fundacional, 1933, apareció el periódico "Croquis" muy bien
recibido, pero que lamentablemente no alcanzó más de tres números, tres
joyas de alto valor literario. Escribieron en "Croquis" el Dr. Nicolás Jofré.
Rosario M. Simón, Gilberto Loyola, Berta Elena Vidal de Bat ini, Armando E.
Molina, María Inés Francisni Her era, Julio E. Fer amola, Francisco Santolalla,
Miguel Otero Alric, el pulcro cultor de la palabra, Secretario del periódico.
Los socios propiciaron amables actos públicos y presentaron a
conferencistas de presagios. Los diarios locales y la revista "Ideas" reflejaron
esta actividad cultural.


ESCRITORES DE LOS AÑOS '40 Y DESPUÉS

En la Literatura Argentina ocupa un lugar destacado la llamada
Generación Literaria del '40. En la provincia de San Luis, salvadas grandes
diferencias, podemos señalar un grupo relativamente numeroso de escritores, a
los que los podríamos también llamar nuestra Generación Literaria del '40. Está
formada por escritores y escritoras nacidos en la segunda década del siglo que

corre o pocos años antes. Tuvieron a su favor el Tercer Gran Momento Cultural
del que después hablaremos.
En mi “Pequeña Historia de las Letras Puntanas” he nombrado y tratado
con alguna extensión en esos escritores. En esta oportunidad, dada la índole
de este trabajo, sólo voy a tratar de siete de el os, empezando por los dos más
grandes poetas de San Luis: César Rosales y Antonio Esteban Agüero.

César Rosales- Nació en San Martín, su entrañable pueblo fontanar de
su lirismo, en 1908. Razones de orfandad le obligaron a alejarse
tempranamente de su terruño. Vivió por algún tiempo en la provincia de Buenos
Aires primero en Tandil donde aparecieron publicados poemas suyos en su
diario local. Se trasladó luego a Médanos, donde fundó el periódico “El
Imparcial”. Se Traslada a Bahía Blanca donde crece su prestigio de periodista
siendo redactor del periódico “Nueva Era” y colaborador literario del periódico
"Nueva Provincia". A raíz de un artículo suyo "Radiografía de la Pampa"
publicado en "Nueva Era" (1934) se vincula con Ezequiel Martínez Esreada. En
1937 se radica en Buenos Aires donde ira realizando su ingente obra literaria.
Desde 1939 empieza a colaborar en el Suplemento Literario de LA
NACIÓN; mantendrá hasta el fin de su existencia su puesto de colaborador y
redactor del gran diario metropolitano. Fue también Jefe de prensa de la U. N.
de Buenos Aires.
Participa desde 1940 del movimiento literario conocido como la
“Generación Literaria del '40”. Integró con Alberto León, Martín Alberto Boneo,
León Benaroz, Juan Fer eira Basso, Roberto Painé, el Comité de Colaboración
de la revista "El 40".
La poesía de César Rosales es de un lirismo altísimo. Sus libros
empiezan con la publicación de “Después del Olvido” que es el áureo cofre de
una infancia reconquistada; "El Sur y La Esperanza" (1946) poemario nacido de
sus vivencias en los ámbitos pampeanos transfigurados por el hábito poético;
"Oda a Rainer María Rilke" (1946); "El Exiliado" (1952); "La Patria Elemental"
(1953) de grata resonancia telúrica y amplio vuelo espiritual; "Vengo a dar
Testimonio" (1960), que obtuvo el Primer Premio Municipal de la ciudad de
Buenos Aires; "El Cristal y La Esencia" (1966) de admirable perfección formal y
deslumbrante contenido; "Canto de la Edad de Oro" (1966) que mereció el
Gran Premio Nacional de Letras de la ciudad de Necochea. Con este libro,
Rosales cierra la parábola de su itinerario poético; regresa a la fuente
prodigiosa de la infancia que no deja de brotar en el terruño bienamado.
Muchos poemas suyos han sido traducidos al francés, al inglés y al
portugués. Este gran poeta fue también un prosista admirable por su ajuste
conseptual, la riqueza de su vocabulario y la cuidada estructura de la frase.
Nombró "Poesía y Profecía" y "Vicente Barbieri. Vida y Poesía".
Falleció César Rosales en diciembre de 1973 después de un viaje a los
suelos de sus cantos.

Antonio Esteban Agüero- Nació en Piedra Blanca el 7 de febrero de
1917. Realizó sus estudios elementales en su rincón natal terminando su
escuela primaria en Villa Mercedes. En la Escuela Normal J. P. Pringles realizó
los estudios correspondientes graduándose de Maestro en 1935 ya con nombre
de poeta. Vuelve a su pueblo natal ya embarcado en la aventura poética. De
1937 es su primer libro "Poemas Lugareños". Ese mismo año concur e al

Primer Congreso de Escritores y Artistas de Cuyo, que se reúne en San Luis.
En 1938 empieza a ser colaborador del diario metropolitano LA PRENSA. En
ese año aparece su segundo poemario "Romancero Aldeano" y al año
siguiente su delicioso libro "Pastorales". Antonio Esteban Agüero va creciendo
rápidamente. En 1946 es decir, varios años después, cuando presenta en el
Salón de la Escuela Normal "Paula Domínguez de Bazán" su libro "Romancero
de niños" es ya un poeta vigoroso canto del pueblo y para el pueblo, que
alcanzará su plenitud en sus obras posteriores hasta convertirse en el bardo de
su tierra natal.
Por su libro "Pastorales", Antonio Esteban Agüero, obtuvo en 1947 el
Premio Regional de Poesía y Literatura otorgado por la Comisión Nacional de
Cultura. Este alto organismo le otorgó una beca para realizar estudios sobre la
vida y obra de Leopoldo Lugones fragmento de los cuales se publicaron en la
revista "San Luis" con el título de “Lugones y San Luis”.
En 1960 el año del Sesquicentenario de la Revolución de Mayo, Agüero
es distinguido por el Diario CLARÍN con el Premio "Provincia de San Luis" por
fragmentos de su libro inédito “Un hombre dice su pequeño país". LOS DIGO
contenidos de este libro de nuestro bardo ya se habían echado a volar sobre
los suelos de la Patria Chica y continuaron difundiéndose en otros cielos
argentinos, adentrándose gozosamente en las almas.
Sus tesoros poéticos cor ieron a la par de una pobreza material
impresionante casi en indigencia vivía cuando le sorprendió la muerte el 18 de
junio de 1970.
Ahora no necesita más de lo que fue su riqueza para continuar viviendo
entre nosotros.

Polo Godoy Rojo- Es un poeta y escritor puntano muy significativo, que
ocupa un lugar primerísimo en la novelista regional. En el transcurso de más de
cuatro décadas ha ido publicando su cosecha lírica y sus cuentos y novelas
con sostenido empuje.
Nacido en Santa Rosa del Conlara en 1914 se graduó de maestro
normal en la vecina ciudad de Villa Dolores (Córdoba) Godoy Rojo ha
dignificado como pocos la profesión de maestro rural en lugares como Monte
Carmelo, Balcarce, Pozo Cavado, itinerario que lo condujo a conocer,
compadecerse y amar al hombre campesino de parajes inhóspito y a volcar sus
vivencias en la literatura. Cada entrega del escritor ha deparado una sorpresa a
sus comprovincianos. Desde su primer libro de versos "De Tierras Puntanas"
se subraya la vinculación del poeta con el ter ón nativo, le sigue un libro de
cuentos y estampas camperas "El Malón" de 1947. Dos años después (1948),
su segundo poemario "El Clamor de mi tierra" expresión poética del paisaje
nativo y sus habitantes. De 1953 son los "Poemitas del Alba" deliciosos relatos
para niños y de 1955 "Mi Val e Azul", poemas.
Vendrán después de sus grandes novelas "Campo Gaucho", en 1971
ajustado nombre para una obra narrativa de ambiente rural, cuyos personajes
están admirablemente concebidos. "Donde la patria no alcanza" 1972, con el
dolor que le producen las frustraciones del hombre argentino. De 1977 es el
poemario "De Pájaros y Flautas".
Polo Godoy Rojo ha obtenido premios en el orden provincial y nacional.
Suyo fue también en el Gran Premio Literario de la Fundación Domingo
Faustino Sarmiento de San Juan, Mendoza y San Luis, por su novela "Secreto

Concarán". Polo Godoy Rojo vive desde hace varios años en la ciudad de
Córdoba.

Dora Ochoa de Masramón- En el antiguo pueblo de Concarán del Val e
del Conlara, nació en el año 1912. Se graduó de Maestra Normal y Profesora
de Música en Vil a Mercedes. Volvió a su amado pueblo y en él se entregó a
una docencia luminosa, a la investigación, a la creatividad literaria.
Sus primeras publicaciones están referidas a investigaciones en torno a
la Ornitología y al Folklore con dos obras premiadas: “Cien Aves de San Luis” y
“Folklore en el Val e del Concarán” Premio Región Centro 1960-1962, de la
Secretaría de Cultura de la Nación. Entre otros trabajos, fue premiado con la
publicación “Catilandia. Cuentos para Niños”. En colaboración con Polo Godoy
Rojo escribió la pieza poética “Panchíbida” que también fue premiada.
Al finalizar el Año Internacional del Niño dio a las letras puntanas sus
“Vil ancicos en la voz de la tier a” en poesía de honda vibración americana. En
1982 entregó otra joya de nuestra literatura infantil “Animalitos del Señor”. Su
última publicación fue “Cuando cantan los coyuyos”, compilación de nar ativa
breve donde se percibe también gozosamente un esencial influjo telúrico.
Falleció Dorita en 1991.

León Benarós- Nació en vil a Mercedes en 1915, donde su padre había
levantado su casa unos años antes. De San Luis escribió en alguna página:…
“provincia en cuyo estilo de vida me gozo y reconozco”.
Benarós ocupa un lugar destacado entre los escritores argentinos de la
Generación Literaria del ’40. Fue integrante con Martín Alberto Bonro, Juan
Ferreira Basso, Alberto Ponce León, Roberto Painé y su comprovinciano César
Rosales, del Comité de Redacción de la revista literaria “el 40”. Benarós pone
un mirar profundo en la realidad argentina que ausculta en la riqueza de su
pasado histórico y legendario, y sus mitos y la gran sabiduría trasmitida y
depurada. La poesía le abrió una ancha puerta para ese conocimiento. En su
momento expresó sus intuiciones.
Ingente en su producción poética; señalaremos los siguientes títulos: “El
Postro inmarcesible (1964) “Romances de la Tier a” (1960) “Romancero
Argentino” (1968); “Décimas Encadenadas” (1962) “Memorias Ardientes”
(1970) “Romances de Infierno y Cielo” (1971) “Las manos y los destinos”
(1973); “Carmencita Puch” (1975).
De su producción en prosa “Urquiza. Biografía histórico-literaria” (1935)
“Antiguas ciudades de América” (En colaboración con Ema Felco), (1943) “El
Buenos Aires de 1900” (1964); “Pájaros criol os” (1946), etc.
León Benarós escribió también ensayos sobre Eduardo Gutiér ez, Juan
Draghi Lucero y los pintores Victorica y Soelimbergo. Vive en Buenos Aires.

Oscar Guiñazú Alvarez- Nació en la población nortina de Candelaria
en 1916. En la Escuela Normal “E. Vélez Sarfield” de Dolores de Córdoba se
graduó en 1934. Tempranamente se radicó en esta ciudad, donde ha
desarrollado una actividad cultural digna del mayor encomio. Con vocación
poética que se manifestó desde niño, Guiñazú Alvarez funda a los veinte años
la “Escuela de Versos”, cuyos jóvenes integrantes publican bajo pseudónimo
sus poesías en el periódico Nuevos Rumbos. En su momento, ya muy elevado

en la consideración pública, funda “Tardes de la Biblioteca Sarmiento”, donde
se reúnen los escritores para la lectura, comentarios y presentación de libros.
Desde su fundación, en 1958, continúa siendo su Presidente.
Por otra parte, organizó la Editorial “Tier a Adentro” en 1956, año en el
también fundó y costeó la revista “Caminando”. La Filial Vil a Dolores de la
S.A.D.E. le cuenta como su fundador y primer Presidente.
Fiel en su entrega para promover la vigencia de la poesía, instituyó, en
1962, los “Encuentros Nacionales de Poesía” que se vienen realizando
anualmente en Villa Dolores “Capital de la Poesía” que constituyendo eventos
de trascendencia y difusión cada vez mayor a punto de que ya son Encuentros
Internacionales.
Ha publicado las siguientes obras: El amor y el dolor de Eduardo Dawn”,
1937; Muestrario editado por el diario “Democracia”: “El polen de la inquietud”,
Cba. 1940; “Orbita 50” Ediciones Tierra Adentro, 1962; “Primera Muestra de
Poetas de Traslasierra”, “Contra Reloj” poesía, 1983.
Falleció el 9 de julio de 1996.



LITERATURA TESTIMONIAL

Francisco Joaquín Tula-
Nació en San Luis en 1906 y se graduó de
maestro normal en 1924. Recorrió uno a uno todos los eslabones de la car era
docente en el orden provincial, hasta ocupar el cargo de Presidente del
Honorable Consejo de Educación.
Este señor puntano verdadero representante de virtudes tradicionales,
ha conquistado un lugar dentro de las letras de la provincia por su obra
narrativa de ambiente rural “Caminando Leguas”. La acción se desar ol a en
extensos campos del sur de la provincia, más propiamente en la estancia
“Chischaca” y su entorno, pagos que Don Joaquín conoció desde niño.
El andar de los hombres de campo que se mueven en la novela no
podría imaginarse sin la amistad y servidumbre del cabal o. Esta narración
testimonial guarda también valiosas vetas de saber folklórico.

Agustín Uladislao Montiveros- Dejó un libro “El Mol ar” escrito en
colaboración con su esposa. Nació en el pueblo de Quines, en cuya fundación
tuvieron papel importante sus ancestros. Obtuvo el título de Médico Cirujano en
1929 en la Universidad Nacional de Córdoba, en cuyos Colegios de Monser at
había estudiado su padre.
La narración gira en torno de una vacación estival pasada por tres
hermanos adolescentes, Alfredo, Aristóbulo y Agustín Uladislao en la estancia
del padre, Don Manuel Reyes Montiveros. En sucesivo capitales se evocan “los
trabajos y los días” en esta estancia del departamento Ayacucho, de lo que
puede desprenderse una valoración del desenvolvimiento socio-económico de
nuestra campaña.
El Dr. Montiveros dejó también una relación escrita sobre la Epidemia de
la Neumonía Pestosa que en 1932 asoló La Pampita, vecindario próximo a San
Francisco donde ejercía su profesión el joven médico.



EL TERCER IMPORTANTE ESPACIO CULTURAL DE SAN JUAN

Este momento capital, que dio origen a un singular movimiento cultural
fue iniciado con la creación de la Facultad de Ciencias de la Educación de la
Universidad Nacional de Cuyo y la fundación de la Asociación de Empleados
del Banco de la Provincia de San Luis al promediar la década del ’40 y en 1952
se afirmó con la creación de la Dirección de Cultura de la Provincia.
El factor principal en el hacer de este momento cultural está dado por la
entidad crediticia, cuyo Presidente primero y único hasta su fal ecimiento fue el
señor Pascual M. Racca. Un buen número de Profesores de la Facultad de
Ciencias de la Educación prestó su decidido apoyo para la realización de las
empresas culturales que con esfuerzo y constancia fue cumpliendo la
Asociación bancaria, formada por hombres que “creyeron en la supremacía del
espíritu” como reza la placa con que SADE-San Luis adhirió al vigésimo
aniversario de su fundación.
a)- Biblioteca Pública “San Luis”, inaugurada el 15 de diciembre de 1945,
creció rápidamente y l egó a ser la más importante y consultada en la provincia
cuando funcionó en el edificio propio, magnífica construcción en cuya planta
alta se hizo un salón de actos públicos que satisfizo una real urgencia cultural.
Ese Salón de Racca continúa siendo muy solicitado.
b)- La revista “San Luis” de la que se hablará enseguida.
c)- El Conjunto Puntano de Arte Escénico “Atalaya” que con éxito
creciente fue presentando selectas piezas teatrales bajo la dirección del
escritor español Don Mariano Quintián Díaz y el aporte del pintor Antú-Có
Fernández para la escenografía.
d)- El coro Polifónico Mixto “San Luis”, en 1915, que contó con la
inestimable dirección del Profesor Universitario Dr. Alejandro Canale Canova,
italiano.
e)- La Editorial “San Luis” que l egó a publicar varios libros entre los que
deseo señalar la “Muestra de la Poesía Puntana Actual”. Son cinco grandes
realizaciones que tal vez colmaron las generosas inquietudes culturales de un
puntano fiel.
LA REVISTA DE “SAN LUIS”- Con la revista IDEAS han sido en San
Luis los más elocuentes testimonios de dos Momentos Culturales. Desde el
punto de vista de la historia de la actividad literaria puntana; dos repositores de
gran riqueza que permiten tomar contacto con diferentes escritores, cuento
más con aquel os que no l egaron a publicar libros. La revista “San Luis”
empezó a aparecer en 1948 siendo su único Director Don Pascual M. Racca.
Se publicó sin inter upción durante poco más de tres lustros; después de una
pausa, y precediendo a la celebración de los “Juegos Florales” que por
iniciativa de Racca se realizaron en octubre de 1965 al cumplirse el vigésimo
aniversario de la creación de la benemérita Asociación, apareció en voluminosa
entrega esta revista tan cara a los puntanos.
Anhelo de Racca fue que la revista llegara a ser un vehículo de cultura
periodística, una expresión progresista del quehacer cultural y del progreso
económico de la provincia. Por eso buscó colaboradores para la revista que
respondieran a la multiplicidad de sus ideas: geógrafos, ingenieros, agrónomos,
médicos, abogados, economistas, historiadores y, desde luego, a cultores de la
actividad literaria pura.

Los profesores universitarios simpatizamos con las creaciones de
Pascual M. Racca. Colaboraron en la revista: Plácido Alberto Horas, Alejandro
Canale Canova, Jaime María de Mahieu, Manuel Balanzat, Pedro Humberto
Gonzáles, Manuel Horacio Solari, Luis Merlíni, Rodolfo Káiser Lenoir, Mario
Humberto Lucero…Más estrictamente en el orden de las ciencias, Ricardo
Capitanelli, Domingo Sesín, Ada I. Pastore, Agúndez Molina y otros. Entre los
jurisconsultos. Luis a. Luco, Adolfo Barbeito Figueroa. Entre los médicos, Ángel
G. Vivas, Dalmiro Pérez Laborda. En literatura pura colaboraron en la revista
“San Luis” Antonio Esteban Agüero, Berta Elena Vidal de Battini, Ricardo Nervi,
Raquel Aljadeff, Polo Godoy Rojo, José Alejandro Lucero, Julio Fer amola,
Enrique Ojeda, César Rosales, Miguel Otero Alric, Gilberto Sosa Loyola,
Nicolás Jofré, José Anel o, Guil ermo Belgrano Rawson, Claribel Morales de
Barbenza, Onésimo Alaniz, Emilio y Francisco Casañas Lemos, Antú-Có
Fernández, Jesús L. Tobares, Isaac Sosa Páez, Ricardo Rafaini, Ruth Lucero
de Consigli y varios más. Tuve la dicha de colaborar desde sus momentos
iniciales hasta el fin de la revista.



EN EL VIGESIMO ANIVERSARIO DE LA FUNDACION DE LA
ASOCIACION DE EMPLEADOS DEL BANCO DE LA PROVINCIA

Este acontecimiento fue celebrado con múltiples expresiones por la
entidad crediticia y cultural, y por la comunidad toda. SADE –San Luis
descubrió en uno de esos actos una artística placa de adhesión en la que se
lee esta inscripción: “CREYERON EN LA SUPREMACÍA DEL ESPÍRITU”.
Después de un paréntesis de tiempo, la revista “San Luis”, apareció con
el que sería su último número, una publicación realmente extraordinaria,
síntesis ilustrada del programa de elevación cultural que se trazara Don
Pascual Mauricio Racca.
Culminación de la celebración fue la realización de los Juegos Florales,
que se cumplieron con éxito en octubre de 1965, y cuyo sostenedor fue el
bardo puntano Antonio Esteban Agüero. SADE –San Luis reunió a los
numerosos poetas y escritores que llegaron con una cena inolvidable.


EL CUARTO IMPORTANTE ESPACIO CULTURAL DE SAN LUIS.

Un cuarto gran momento cultural, con su influencia directa en el cultivo
de las letras, puede señalarse en San Luis desde 1962 hasta mediados de los
años setenta. El 10 de octubre de 1962 queda fundado el Centro de
Investigaciones Folklóricas “Prof. Dalmiro S. Adaro”, cuyas finalidades
corporizaron un hondo sentido de patria, al promover el conocimiento de la
ciencia del saber del pueblo, en especial del pueblo campesino, es decir, del
folklore, y de las más auténticas tradiciones, como una forma de reafirmar la
identidad nacional. Y ocurrió que la mayor parte de los miembros de la
Comisión Directiva, entrarían después de constituir la primera Comisión
Directiva de la Filial de la Sociedad Argentina de Escritores que tres años
después se organizaría. El Centro ha realizado dos Congresos Nacionales y

varias jornadas de Investigaciones Folklóricas. Así mismo cursil os de
perfeccionamiento, en especial para docentes.
Se dictan conferencias en distintos puntos de la provincia, se realizan
viajes de investigación de campo, se alienta y se pide una enseñanza básica
del folklore en las escuelas. Se celebra la Semana de San Luis, en agosto, y la
Semana de la tradición, en noviembre, cuando se elige la Paisana “Flor de
Retamo”. Presidenta del Centro “Adaro” es María Delia Gatica de Montiveros.
Se cuenta con varias Subcomisiones.
LA FILIAL “SAN LUIS” DE LA SOCIEDAD ARGENTINA DE
ESCRITORES- su inspirado y empeñoso promotor fue el poeta puntano César
Rosales –honra y prez de las letras de su provincia- residente en la Capital
Federal. En los primeros días de marzo de 1965 quedó fundada la Filial
puntana, siendo ésta su Comisión Directiva:
Presidente: María Delia Gatica de Montiveros.
Secretario: Jesús Liberato Tobares
Tesorero: Julio I. Ferramola.
Vocales titulares: Antonio Esteban Agüero y Carlos A. Ponce.
Vocales Suplentes: Ángela G. de Frei y Pascual M. Racca.
Con desbordante entusiasmo se dio comienzo a la realización de
comunes ideales: una revista en primer término. Y el primer número de
VIRORCO apareció en el mes de junio. Habíamos iniciado nuestras
presentaciones en público con amenos “Brindis Poético” que se cumplían en
los salones de Club social. Pues bien en ese primer número apareció un
“Epílogo para un brindis poético”, firmado por Hugo A. Fourcade, quien desde
entonces ha continuado sirviendo activamente a la institución. Se han dado
conferencias y se han organizado mesas redondas en esta ciudad, en Villa
Mercedes, en la Capital Federal, en San Francisco del Monte de Oro, en Merlo,
etc. Del órgano de la Filial de SADE se tratará después. La actual Comisión
Directiva de SADE-San Luis, es la siguiente: Presidenta Honoraria Dra. M. D.
Gatica de Montiveros; Presidente: Dr. Jesús L. Tobares; Vicepresidente: Prof.
Hugo A. Fourcade; Secretario General: Arquitecto Alfredo Pérez Camargo;
Secretaria de Actas: Sra. Julia Luco de Estévez; Tesorera: Srta. Esther del R.
Guevara; Vocal Titular 1ª: Sra. Isabel B. de Loaiza, Vocal Titular 2ª: Sra.
Susana M. de Canta; Vocal Suplente 1ª: Sra. Justina Constentín de Tula; Vocal
Suplente 2ª: Sra. Beba Di Gennaro; Secretaria de Prensa: Lic. Silvia Honorato
de Alegrí.

Círculo Cultural de San Luis- el 29 de agosto de 1969 se fundó el
Círculo Cultural de San Luis, que hasta su fal ecimiento, presidió el Ingeniero
José Luis Mol o. En el curso del presente año cumplirá sus Bodas de Plata esta
prestigiosa Entidad Cultural. Año tras año ofrece a la ciudadanía el disfrute de
actos en todo el espectro del arte: música, canto, poesía, pintura, historia del
arte. Se realizaron “Juegos Florales” el 28 de octubre de 1977. Presidente del
Jurado, Prof. Alberto a. Roveda, poeta laureado, Prof. J. Alejandro Lucero;
Reina Ana María Fusco; Mantenedora de los Juegos Florales,
Dra. M. D. G. de Montiveros. Integran la actual Comisión Directiva del
Círculo Cultural de San Luis las siguientes personas:
Presidente: María de la Paz Palá de Jugo.
Vicepresidente: Dr. Raúl A. Rodríguez.
Secretario General: Otilia Scarpatti de Bona.

Secretaria de Actas: Sra. Raquel Arrieta de Rodríguez.
Tesorero: Sr. Aldo Giuliani.
Protesorero: Sr. Jorge Ruta.
Vocales: Yolanda Aprea de Funes; Dolly Bonetto de Belgrano Rawson y
Dr. Guillermo Belgrano Rawson.

Junta de Historia De San Luis- El 9 de diciembre de 1969 quedó
constituida esta importante entidad, bajo la Presidencia del historiador Don
Víctor Saá. No transcur ió mucho tiempo sin que la institución dispusiera de su
órgano publicitario, el “Boletín de la Junta de Historia”. El Prof. Víctor Saá
permaneció durante diez años en la Presidencia. Desde diciembre de 1979 es
Presidente el Prof. Hugo Arnaldo Fourcade. Este incansable y apasionado
investigador está realizando esclarecimiento y siembra en procura de un mejor
conocimiento de la Historia de nuestra patria chica. El Boletín continúa
publicándose. En la conmemoración del Cuarto Centenario de la fundación de
la ciudad de San Luis es de gran mérito la actividad que empieza a cumplir.
La actual Comisión Directiva de la Junta de Historia está constituida así:
Presidente: Prof. Hugo A. Fourcade.
Vicepresidente: Dr. Julio de la Mota.
Secretario: Dr. Jorge del Cerro.
Prosecretario: Prof. Néstor Menéndez.
Tesorero: Lic. Julio Rodríguez.
Vocales: Dr. José G. L’Huil ier y Lic. Olga Sirur Flores.

Centro Puntano de Letras- Fue creado en el año 1970. Su promotora,
primera Presidenta por muchos años más, y siempre inspiradora en el saber
del Centro fue hasta su fallecimiento la Sra. Isabel Berardi de Loaiza. Fue
asimismo la Directora de la revista “Nuestras Huel as”, publicación de Letras y
Cultura General, que ha publicado dieciséis números. La Sra. de Loaiza contó
con fieles colaboradores.

La Asociación de Mujeres de Negocios y Profesionales- Fue creada
en el año 1972. Su sigla es AMNyP .Es una filial de la Federación Argentina de
Mujeres de Negocios y Profesionales (FAMNyP) la que a su vez depende de la
Federación Internacional (FIMN y P). A la AMNyP puntana se la denominó
“Juana Koslay”; su primera presidenta fue la Sra. Lucía Mol o de Laborda
Ibarra, que ha continuado teniendo importante influencia. Dos festejos
principalísimos cumple la Asociación: La Fiesta Mundial de las Candelas y la
entrega de la Pluma de Plata a mujeres destacadas de la comunidad. La
Presidenta actual es la Sra. Celmira Soria de Arquez.

Universidad Nacional de San Luis- Sobre la base de la Facultad de
Ciencias de la Educación dependiente de la Universidad Nacional de Cuyo, ya
con independencia de esta entidad cuyana, fue creada la Universidad Nacional
de San Luis el 10 de mayo de 1973. Fue su primer Rector el Dr. Mauricio
López, de imbor able memoria.
Actualmente su Rector es la Lic. Esther Picco.

Círculo de los Poetas de San Luis- El Círculo de los Poetas de San
Luis fue fundado en 1976, siendo su primer Presidente el Sr. Horacio De Belva,

poeta mendocino radicado en San Luis. Desde el grupo inicial se destacó por
su actividad y cariño a la institución el poeta Dardo Torres, de tan llorada
memoria.
El Círculo realiza frecuentes actos culturales, de elevada categoría
artística. Ha publicado una “Antología de Poetas Inéditos” y hojas culturales.
Actualmente su Comisión Directiva es ésta:
Presidenta: Prof. Dení del Val e de Saá.
Secretaria General: Sra. Justina Contestin.
Secretaria de Acción Cultural: Prof. Silvana Manfredi.
Secretaria de Finanzas: Lic. Mirta Sotomayor.
Vocales Titulares:
Vocal 1º: Prof. Susana Gagliardi de Lucero.
Vocal 2ª: Sra. Teresa Velásquez.
Vocal 3ª: Sr. Eduardo Marengo.
Vocal 4ª: Sra. Blanca Véliz de Terc.



LA REVISTA VIRORCO.

Al finalizar esta reseña en torno a la Cultura y las Letras en la provincia
de San Luis hemos de referirnos al órgano de SADE-San Luis, por cuanto ella
nos proporcionará los nombres de los escritores de más actividad en las tres
últimas décadas.
Se pidieron nombres para la revista en la primera reunión de la Comisión
Directiva, y por unanimidad fue elegido el que propuso el Dr. Jesús Liberato
Tobares, siempre enamorado de su patria chica.
Fue impresa en la Imprenta Oficial, debiendo nuestra Filial correr con los
gastos de la impresión, lo que no nos fue difícil en el primer tiempo, pues
contábamos con socios sostenedores, como el Dr. Arturo Petrino, el
comerciante Bartolomé Abdala, y otros, por quiénes continuamos sintiendo
profunda gratitud. Eran los primeros números, de poco volumen, con un paisaje
serrano en la cubierta al que nos permitía soñar con ese lugar de tanto encanto
que es Virorco con su magnífico cer o. Mensuales en el comienzo, las entregas
pronto se hicieron bimensuales, trimestrales, hasta espaciarse por muchos
meses y aún más de un año. Pero nunca nos vimos estrechados hasta pensar
en la suspensión de la querida revista.
He tenido la honra de ser Directora de “Virorco” desde el comienzo. Y
todo ha ido bien porque he tenido como sostén un excelente Comité de
Redacción, que integran desde hace muchos años el Prof. Hugo Arnaldo
Fourcade y el Dr. Jesús Liberato Tobares.
Antes de cumplirse el vigésimo aniversario de la fundación de la revista,
solicité al miembro de la Comisión Directiva, Dr. Alejandro Canale Canova, de
imborrable memoria, que hiciera un INDICE de los ’40 números aparecidos. Lo
hizo, transcribiendo en hoja separada el Sumario de cada número. De este
trabajo me he valido para sacar la nómina de los colaboradores de “Virorco”,
hasta 1985.
Fueron los colaboradores de aquél primer número, recibido con tanta
emoción: Jesús L. Tobares, Miguel Ángel Lucero, Urbano J. Núñez, Maria Delia
Gatica de Montiveros, Enrique Ojeda, Antonio Esteban Agüero y Hugo Arnaldo

Fourcade. Todos continuaron fieles a la revista. Muchos nombres aparecieron
después. Son los que siguen: Angela Guzmán de Frei, Delia Maria Montiveros
de Mollo, Juan Carlos Barbeito, Beba Belzunce, Rosa Zavala Jurado de
Hombre, Enrique Menoyo, Luis Roberto Barroso, Juan Miguel Otero Alric,
Alejandro Nicotra, Adelmo Plaza, Horacio Bustos, Estela Ruth Lucero de
Consigli, Ricardo Pantano, Osvalda Rovelli de Ricio, Hipólito Saa, Edith Beatriz
K. de Ciarlo, Alejandro Canale Canova, Rey Minos, Rafael Jijena, S. Sánchez,
Héctor Oscar Ciarlo, Félix Coluccio, Celia C. Garro de Mül er, Teresa Vil afañe
Casal, Cruz Ortiz, Vicente Vacca, Polo Godoy Rojo, Rodolfo Follari, Evaristo
Chávez Quiroga, Ezequiel Hernández, Guillermo Lezcano, Sara G. de Tapiola,
Guillermo Garro Auderut, Felipe Eloy Villegas, Miguel Angel González, Dora
Ochoa de Masramón, Iris Núñez Bossut, Graciela Cousinet, Juan Cristóbal
Barbeito, Flora Soulé, Delia I. Munich, Silvia Estela Quiroga, Eduardo
Calabrese, Antonio de la Torre, Angélica Guiñazú de Barón, Nilda Díaz
Pessina, Eddie Bustos, Maria Julia Luco de Esteves, Arnaldo Bandeo, Héctor
Rodolfo Peña, Rosa Elvira Gonzáles de Caf aro, Flora Rodríguez Lofredo,
Amelia Saieg, Ignacio Bustos Fierro, Carlos Vitale, Cristina Carnelli Despósito,
Luis Tapiola, Angel Héctor Azeves, Lily Sosa de Newton, Sofía Acosta,
Domingo Bravo, Humberto Mario Lucero, Pieter Pessina, G. A. Miravalles,
Osvaldo Guevara, Ricardo Nervi, José Ignacio Maldonado, Lilia A. Gatica de
Pereira Torres, Paulina Movsichoff de Colombres, Eduardo Acevedo, Eleazar
Bahamondes, Guillermo D. Prada, Jerónimo Castil o, M. Isabel Berardi de
Loaíza, Carlos E. Sosa Revoyras, Lilia G. Colamarino Baggini, Esteban Rubén
Gil, Belisario D. Tello, Carlos Dávila, Jorge E. Hadandoniú. Oscar Guiñazú
Alvarez, Dora Favier de Lamas, Mirta I. Funes, Marcelo Petrino, Blanca I.
Alegría, Juan Martín Gril o, Lucía Carmona, Felipe Rojas, Alfonso Nassif,
Julieta Gómez, Delia Burgos, Gustavo A. Romero Bor i, José A. Laborda Ibarra,
H. S. de Ríos, Susana Magdalena de Canta, Gaspar Di Gennaro, Rosa Pereira,
Luis O. Ressia, Liliana Chaer, Hugo Nicolás Eugenio Di Risio, Pilar Rué,
Gabriela Ester Gago, José Pedroni, Mirtha E. M. de Anzulovich, Carmen
Moreno de Mercau, Jorge Sabanes, Piedad Prada de Rosales, María Esther
Lucero Saá, Teresita de Sirur Flores, Rafael M. Altamirano, Dolly M. Lucero
Ontiveros, Alfredo Pérez Camargo, Vilma V. Gabut i.
Algunas de las actividades que se cumplieron en 1982, con motivo del
vigésimo aniversario de la fundación de la Filial San Luis de la SADE -que no
tardó en dejar esta designación para usar la de SADE-San Luis-, fueron
recogidas en el N° 41 de VIRORCO, de donde trascribimos:
“El Día del Escritor se celebró con varios actos: reunión de camaradería,
exposiciones radiales y televisivas. En los diarios locales “La Opinión” y “El
Diario De San Luis” se publicaron sendas páginas literarias, con el concurso de
varios socios de la entidad.
El 30 de junio, a las 18:30, tuvo lugar una mesa redonda con el tema “El
Escritor y su Compromiso con la Realidad Argentina”. Actuaron sucesivamente
como panelistas: Jesús L. Tobares, Julia Luco de Esteves, Ricardo D. Pantano,
Isabel B. de Loaíza y María Delia Gatica de Montiveros".
“En el mismo acto, la Presidenta, Dra. de Montiveros, presentó el
Número 40 de la revista Virorco, Publicada sin inter upción desde 1965. Este
número estuvo especialmente dedicado a exaltar nuestra soberanía en las Islas
Malvinas”.

“Con motivo de la Sexta Bienal Puntana de Literatura organizada por la
Dirección de Cultura de la Provincia, se designó Jurado al Dr. Alejandro Canale
Canova". "Desde el 26 de julio al 1° de agosto se cumplió una exposición y
venta de libros; se expusieron 64 libros de 21 escritores puntanos; colecciones
de la revista "Virorco" y "Nuestras Huellas", y varios Poemas Ilustrados. La
Comisión estuvo presidida por Delia (Bebé) Burgos.
Se organizó un concurso literario al que se denominó "DIGO AMERICA"
con especial referencia al paisaje, al hombre y la circunstancia histórica que
vive América, en la hora actual. Cer ó el 31 de diciembre. Por razones de
fuerza mayor tuvo que diferirse la labor de los jurados, que integraban
representantes de San Juan, Mendoza y Córdoba, y la consiguiente entrega de
Premios.
“Conjuntamente con la Junta de Historia de San Luis, se presentó el 16
de agosto la obra ‘Tiempo y Distritos Seculares de la ciudad de Coronel
Pringles (Pcia. de Buenos Aires)’, por Argentino Díaz González, presentación
cumplida por el Presidente de la Junta Prof. Hugo A. Fourcade".
"Respondiendo a la invitación de la Comisión de cultura de la
Municipalidad de Villa Mercedes, se concurrió con trabajos pertinentes, a la
Exposición de Poemas Ilustrados, cuya inauguración se realizó el 3 de
setiembre.
Durante la semana de San Luis se ofreció una secuencia de audiciones
radiales, ‘Tiempo de San Luis’ por la poeta Edith Caballero de Parellada.
El 16 de octubre tuvo lugar la ‘Fiesta de la Poesía’. Se presentaron dos
poemarios: ‘Animalitos del Señor’, de Dora Ochoa de Masramón, y ‘Poemas
Pequeños para Pequeños’, de Esther del Rosario Guevara. Se siguió una
animada ronda poética".
Cual en su momento se lo solicitara al Dr. Alejandro Canale Canova, le
pedí a la consocia Sra. Susana Magdalena de Canta que hiciera el Índice de
los diez últimos números, lo que realizó con la puntualidad que le es
característica. De este trabajo me he servido para dar los nombres de los
escritores que colaboraron en los diez últimos números de "Virorco", y que son:
Alejandro Canale Canova, Hugo A. Fourcade, Ricardo D. Pantano, Lila
A. Gatica de Pereyra Torres, María I. Berardi de Loaíza, Jorge Hadandoniou,
Jesús L. Tobares, Dora Ochoa de Masramón, Polo Godoy Rojo, María Delia
Gatica de Montiveros, Bebé Burgos, Jerónimo Castil o, J. A. Laborda Ibarra,
Carmen M. de Mercado, Pilar Rué, Blanca Alegría, Julia L. de Esteves, Luis O.
Ressia, Jorge Sabanes, José Martín Gril o, Piedad Prada de Rosales, Esteban
R. Gil, Gustavo Romero Borri, Delia Montiveros de Mollo, Dora Aostri de Jofré,
Ruth Lucero de Consigli, Hipólito Saá; Sara G. de Tapiola, Carlos A. Dávila,
María Ester Lucero Saá, Teresita de Sirur Flores, A. Díaz González, Rafael M.
Altamirano, Rosa B. de Viñals, Doly M. Lucero Ontiveros, Alfredo Pérez
Camargo, Irma Valenzuela de Pérez, Vilma V. Gabutti, Laura Jordán, Susana
Castrillón Atlas, Clementina Lorenzo, Blanca Delia Gatica de Bari, Enrique
Menoyo, Carlos Sánchez Vacca, Amílcar Urbano Sosa, José Alejandro Lucero,
Alejandro Nicotra, Oscar Guiñazú Alvarez, M. Elia Marcoletta; Paulina
Movsichoff, Andrea Mansau.
SADE-San Luis se enriquece paulatinamente con nuevos socios y
nuevos poetas y escritores de la revista "Virorco". Los que venimos desde los
comienzos continuaremos con el anhelo de “tocar cuerdas de infinito”.




BIBLIOGRAFIA

Los escritos principales de autores tratados.
Trascribo la Síntesis Bibliográfica de las fuentes consultadas para mi
ensayo PEQUEÑA HISTORIA DE LAS LETRAS PUNTANAS.


SINTESIS BIBLIOGRAFICA

-Las Obras Principales
de los escritores considerados en esta Pequeña
Historia.
-Asociación de Empleados del Banco de la Provincia de San Luis
Muestra de la Poesía Puntana Actual. Prólogo y notas del Prof. Plácido
Alberto Horas. Ed. San Luis.
-Casa de San Luis en Buenos Aires. Mesa Redonda sobre la Poesía
de Antonio Esteban Agüero. Imprenta Oficial. San Luis, 1972.
-Centro de Investigaciones Folklóricas "Prof. Dalmiro S. Adaro".
"Homenaje al Profesor Antolín Magal anes". Imprenta Oficial. San Luis,
1976.
- Comisión pro-celebración del Centenario. Centenario de la ciudad de
Vil a Mercedes (San Luis). Talleres Savino, Río IV 1956.
- Consejo de Madres. Juegos Florales. Imprenta “La Reforma” San
Luis, 1920.
-Chena, Carmen Quiroga de Voces de San Luis. Talleres Gráficos
SEMCA, Bs. As., 1947.
-Reynaldo A. Pastor. San Luis. Su gloriosa y cal ada gesta. Imprenta
Chiesino, Buenos Aires, 1970.
-Gilberto Sosa Loyola. El Constituyente Llerena por San Luis, 1943.
-Escuela Normal "Juan Pascual Pringles". Primeras Jornadas
Provinciales de Literatura Sanluiseña. Universidad Nacional de San Luis,
1983.
-Gez, Juan W. Historia de la Provincia de San Luis. Talleres Gráficos
J. Wess y Prevche, Buenos Aires, 1916.
-Lucero Jesús T. Reseña Histórica de la Escuela Normal Superior J.
P. Pringles, en el 75° Aniversario de su fundación. Universidad Nacional de
Cuyo, San Luis, 1951.
-Víctor Saá. La Escuela Normal "Juan P. Pringles". Boceto Histórico
y Juicio Crítico de su Magisterio Secular. Comisión Central Ejecutiva del
Centenario. San Luis, 1976.
-Montiveros María Delia Gatica de Mujeres de mi pueblo Imp. Oficial,
San Luis, 1975.
-Montiveros María Delia Gatica de El Magisterio de Don Dalmiro S.
Adaro. Imprenta Oficial, San Luis, 1975.
-Montiveros, María Delia Gatica de Mujeres del pasado puntano. En
revista Virorco, N° 10 y 11, 1966.
-Núñez, Urbano J. La Imprenta en San Luis. Talleres Gráficos Celor io,
S. Luis, 1953.

- Núñez, Urbano J. Historia de San Luis. Plus Ultra, Buenos Aires,
1980.
-Velázquez, Felipe S. (con la colaboración de Juan T. Zavala, Eulalio
Astudillo y Emeterio Pérez). Memoria Descriptiva de la Provincia de San
Luis. Imprenta "El Pueblo" San Luis, 1889.
-Diarios. De San Luis:
-"El Oasis", en sus dos épocas
-"La Reforma"
-"La Opinión"
-"El Diario de San Luis"
-"La Voz del Sud" (de Villa Mercedes)
-"Hoja Puntana", periódico, de los Rvdos. Padres Dominicos.
-"Croquis", periódico del Ateneo José Ingenieros.
-"La Nación" y "La Prensa", de Buenos Aires (números pertinentes)
-"Los Andes", Mendoza.



REVISTAS:

-"El Siglo" (1900)
-"Lafinur"
-"Pringles"
-"Carlos Guido Spano"
-"Revista Cultural"
-"Revista del Centro Puntano", de Buenos Aires.
-Revista "Ideas", colección.
-Revista "San Luis", colección.
-Revista "Virorco", en circulación.





BREVE PANORAMA DE LA PINTURA Y ESCULTURA DE
SAN LUIS

Por Carlos Sánchez Vacca



INTRODUCCION

Hemos creído necesario dividir este breve panorama, de la pintura y
escultura en San Luis, en períodos diferenciables. el primer período o
"Momento" se refiere someramente a nuestro arte indígena. El segundo
Momento, ya con la llegada del europeo, será el de los "precursores" y se
extiende hasta los años 1918-20, con la partida desde San Luis de Nicolás

Antonio y luego de Vicente Vacca. En el tercer Momento, de casi treinta años,
ocurrió muy poco, fue un "largo vacío" inter umpido esporádicamente por
algunas exposiciones de importancia, pero que transcurrió en el medio local sin
producir expresiones propias de real trascendencia. Entramos en el cuarto
Momento a partir de 1948, con la creación de la Biblioteca Popular San Luis, la
Comisión Provincial de Cultura de 1950 y el aporte de la Universidad Nacional
de Cuyo. Esto genera un movimiento que nuclea y estimula a artistas locales y
atrae a plásticos foráneos, produciéndose un renacer de las actividades
artísticas en las que el paisaje provincial es recreado y es el protagonista.
Hacia 1956-quinto Momento que denominamos "Ruptura con el pasado"- el
hasta entonces bucólico paisaje provincial es sorprendido por algunos trabajos
de Di Gennaro que desconciertan al público: era el sur ealismo. Dos años más
tarde el ante no figurativo y el informalismo de los integrantes del grupo “Arte
de Hoy” terminan de desacomodar al espectador, de la misma manera y al
mismo tiempo que ello ocurría en los grandes polos artísticos de la Capital
Federal y el Exterior. Fue cuando en Buenos Aires Rafael Squirru dijo: “...el arte
de San Luis se ha puesto al día respecto a las cor ientes más avanzadas..." al
sexto Momento lo ubicamos hacia 1970, con la aparición de jóvenes artistas
egresados de las Escuela de Bellas Artes Provincial, utilizando cada uno de
ellos diferentes lenguajes plásticos sin predominio de ninguno, por lo que
señalamos a ese período como "eléctico". En él las Bienales de San Luis y
Múltiples salones individuales y colectivos más el frecuente intercambio con
otras provincias hasta la actualidad han ampliado y enriquecido las expresiones
del arte local.

EL AUTOR


PRIMER MOMENTO: ARTE INDIGENA (Pictografías y
petroglifos)

El crítico de arte Rafael Squirru al referirse al arte indígena de nuestro
país, afirma: “Errado sería desde todo punto de vista desestimar estas
manifestaciones del genio creador americano o creer que tan sólo nos
concierne como investigación de un pasado histórico. Olvidarnos de este
capítulo de nuestro ancestro sería como si los egipcios se olvidasen de sus
pirámides. Aun cuando nuestro territorio no haya sido asiento de las culturas
madres, sí lo fue de importantes derivaciones que están pidiendo ser
revaloradas".
"¿Que quisieron expresar?", -se pregunta el arqueólogo Aldo
Augsburger-, “¿fue el arte por el arte mismo, como algunos científicos
sostienen?, ¿o expresiones mágico religiosas pidiendo l uvias, buena caza,
cosechas abundantes?, ¿o es la preescritura? ¿Y por qué no todas? Hay
pinturas que son verdaderas obras de arte y signos que difícilmente puedan
llegar a interpretarse".
El arte rupestre lo podemos dividir en dos grandes grupos: pinturas o
pictografías y grabados o petroglifos. En nuestra provincia contamos con los
dos grupos y con la combinación de ambos: grabados pintados o pinturas y
luego grabados en su contorno.

En San Luis los primeros escritos que hacen referencia a ellos datan de
1880: Florentino Ameghino hace mención de los mismos en su obra. La
antigüedad del hombre en el Plata; Juan W. Gez, en su Historia de la Provincia
de San Luis, en 1916. Pero los primeros estudios de cierta magnitud los realiza
a partir de 1930 Milcíades Vignati, y si bien existen varios trabajos sobre el
tema hay uno que debe ser destacado en forma muy especial y es el realizado
por Dora Ochoa de Masramón, quien estudió pacientemente durante más de
treinta años las pictografías y petroglifos que nos dejaron los artistas indígenas
en las paredes rocosas, aleros y abrigos de las Sierras Centrales y Sierras de
Tilisarao y San Felipe.
Observó la investigadora que se usaron sustancias obtenidas con
pigmentos minerales con colores blanco, negro, rojo, ocre y liláceo,
predominando en estas pinturas los rasgos geométricos y los signos abstractos
y simbólicos formados por elementos geometrizantes. También -aunque en
menor número- las figuras zoomorfas (euquénidos, cérvidos, felinos, arácnidos,
aves y serpentiformes) y finalmente, en menor cantidad, las antropomorfas en
representación naturalista, desnaturalizada o esquemática.
El arqueólogo Aldo Augsburger asimismo exploró las Sier as Centrales
ubicando los yacimientos en los departamentos San Martín (22), Coronel
Pringles (14), Chacabuco (4), General Pedernera (1) y la Capital (1). Las
pinturas, según este autor, se encuentran en los departamentos mencionados y
los grabados sólo en Coronel Pringles y Junín.
Por su parte Mario Consens ubica los yacimientos en los departamentos
Ayacucho (5), Chacabuco (4), Coronel Pringles (12), Junín (1), Gral. Pedernera
(1), Gral. San Martín (19) y La Capital (1). Clasifica este autor "cinco estilos y
una tendencia estilística" para las pictografías de San Luis: 1-de Intihuasi; 2- la
Ciénaga; 3- Tilisarao; 4- Sololasta; 5- Conlara, y la tendencia de los
Quebrachos.
Alberto Rex González, Héctor Greslebin, Mariano Gambier también han
investigado y otros especialistas lo hacen en la actualidad, descubriéndose
nuevos repositorios en el territorio provincial.
Ha sido el pintor peruano Fernando de Szyszlo que "en nuestra historia
del arte, el siglo XIX es dramático y al mismo tiempo gris, en el que la noción
de la independencia confunde gravemente a unos pueblos no totalmente
integrados y por ello con una identidad vacilante. Parecería que la primera
necesidad para sentirse igual a los países europeos era olvidarse del pasado y,
para hacerlo, negar todo vestigio de cultura que no fuera de origen europeo.
Creo que de esa ceguera - continúa Szyszlo- nacieron muchos de los graves
problemas que hoy padecemos en todo orden pero, especialmente, en el
político y en el social. Fue negado el pasado y desaparece con él toda la
presencia del arte precolombino y colonial".
Esta situación de frustración fue muy bien expresada por la publicación
Primera Plana, cuando en 1971 manifestó que: ". .la argentina es parte integral
del mundo occidental y nunca se ocupó de averiguar porqué lados andaban
sus ancestros. Los borró, como a los parientes pobres. Nada importantes, se
justifica. No es el caso de Perú o México; por ejemplo, donde las creaciones del
arte precolombino permiten reencontrarse con la auténtica expresión
americana. Sin embargo, algo se podría haber hecho a partir de los 'cacharros',
las esculturas y la metalurgia precolombina del Noroeste argentino. Pero,

españoles de aquí, ingleses y franceses de al á 'ilustrados' de acá. No pudo
ser...".


SEGUNDO MOMENTO - LOS PRECURSORES (del siglo pasado
hasta 1920)


Damos comienzo a este período o "momento" cuando se producen aquí
las primeras manifestaciones de arte de influencia europea, o sea el importado
a América por los españoles e italianos que vinieron a estas tier as. En nuestra
provincia -contrariamente a lo ocurrido en Mendoza y San Juan- estas
manifestaciones fueron tardías. En Mendoza el maestro Gregorio Torres (1814-
1879), contó entre sus principales discípulas a la dama, posiblemente puntana,
-o de familias de San Luis- Carmen Calderón, que en 1860 pintó al óleo el
Gobernador de San Luis Don Juan Pascual Calderón. Recién en 1880, al
fundarse en esta ciudad el Liceo Social o Artístico, se dicta el primer curso de
dibujo por parte del ingeniero español, Miguel Cobos y Campos, al que se
agregara "Pintura" al año siguiente, llevándose a cabo periódicamente
exposiciones de los alumnos del liceo. En esa época, -corría 1885- se radica en
esta ciudad, Carlos Deluigi, de nacionalidad suiza, quien algunos años
después, sobre planos del ingeniero Pedro Luzetti, será el constructor de
nuestra Iglesia Matriz. Deluigi se dedicó esporádicamente a la escultura y
obtuvo en Mendoza, en 1885, un diploma y medalla de honor por una escultura
estucada en yeso.
Hacia fines de siglo señalamos a un italiano, el ingeniero Luis Pinto, que
dibujó algunos retratos de políticos de la denominada "dinastía de los
Mendoza", así como algún "angelote" decorativo. Colocó un tal er de dibujo y
pintura en su domicilio de Pringles 508, el que fue muy concurrido. Otra pionera
de la enseñanza artística fue la hermana Medina desde el Colegio de las
Esclavas del Corazón de Jesús, autora también de obras religiosas tomadas de
estampas.
Una puntana, que en este caso pintó "del natural" durante el último lustro
del siglo XIX fue Rosa Romanel a, la que estudió durante un tiempo con el
italiano Vicente Setaro, que había venido a pintar los retratos de algunos ex
Gobernadores provinciales. Asimismo, en el año 1900, y también italiano,
arribó Don Mariano Russo -padre de Nicolás Antonio de San Luis- que era
además de "imaginero", escultor y pintor, seguido en 1903 por su padre José
Antonio Russo quien se dedicó a la escultura.

Monumento a Pringles
Pero al iniciarse el siglo XX, hacia 1911, otro italiano, Rafael Radogna
arriba a San Luis para realizar el monumento de Pringles, inaugurado el 12 de
octubre de 1912. Se radicara por varios años instalando la que será la primera
academia importante de bellas artes a la que se llamó "Buonarot i".
Documentos gráficos existentes nos permiten apreciar que fueron muchos sus
discípulos. Entre el os asistió el adolescente Nicolás Antonio Russo. Radogna
además realizó dos bustos de Pringles (bronce), y un cuadro al óleo de
grandes dimensiones, “Pringles arrojándose al mar en Chancay”. Luego se
establece por un tiempo en Villa Mercedes donde crea en 1918 una Escuela

Municipal de Arte. Retornó a Buenos Aires y algunos años después se radicó
en Mar del Plata, llevando a cabo los monumentos a Bernardino Rivadavia y
Florentino Ameghino, falleciendo en esa ciudad en el año 1956.
Las llamadas "pintoras copistas" derivan de los profesores, talleres o
academias antes mencionadas. Algunas de ellas fueron algo más que copistas,
llegando a ejecutar pinturas de inspiración propia, en algunos casos
denominando una buena técnica. Destacáronse entre muchas otras Lelia
Liceda (de Rosales), Josefina Adaro (de Shortrede), Isidora Núñez (de Tor es)
y Dora Papa Rúa, la italiana Arminda Barberini, la educacionista Rosario
Simón, y en la década del '30 Queca Luco (de Favier), que además era
miniaturista. Después de 1912, Misia Teresa Bar oso de Lucero exhibió en
algunas ocasiones en el gran salón de su residencia -que ella llamó "Galería de
Arte de la Provincia"-, copias de obras de arte que había adquirido con su
marido en un viaje a Europa. En nuestra ciudad capital, en la hasta entonces
denominada Plaza Independencia (desde ese momento San Martín), en agosto
de 1916 se inauguró una réplica del monumento al general San Martín
existente en Buenos Aires, obra perteneciente al escultor francés Louis-Joseph
Daumas.
Debemos destacar algunos años más tarde la presencia como
profesoras de dibujo y pintura, a la italiana Dña. María Posca y a la señora
María Luisa Chediac de Nassif, de origen libanés.

Nicolás Antonio de San Luis
Siendo adolescente, comenzó haciendo caricaturas políticas que
exponía en la vidriera de la peluquería de su padre. Una de las primeras
exposiciones que Nicolás Antonio de San Luis- realizara en aquel momento
será en 1916, en las amplias vidrieras de la casa Dell' Acqua. “Hubo que
esperar turno para poder contemplarla”, afirmó el diario “La Provincia”. Tiempo
después comenzará su meteórica car era. en 1918 parte de San Luis con una
beca a Buenos Aires. En 1922 obtiene el Primer Premio de Pintura en el Salón
Nacional de Arte Decorativo, con el tríptico "La Muerte del Angelito". Después
Europa, y a su vuelta -ya trocado en escultor-, su radicación en Córdoba, desde
1928 a 1937, y luego en Rosario, de 1937 hasta su muerte en 1960. Mientras
tanto había llegado la consagración, obteniendo todos los primeros premios en
los principales salones del país. Y entre el os, el maestro recibió el máximo a
que podía aspirar un artista argentino en aquel momento, el Primer Premio
Nacional de escultura en el Salón Nacional de Buenos Aires, con el bronce
"Mediodía". Don José León Pagano, el mayor crítico argentino de ese
momento, expresó de esta obra que “es testimonio exhaustivo de su arte, rico
en matices de noble calidad. Diversificar expresiones y renovarse en ellas, es
índice claro de un talento fértil, en quien las instituciones acrecen el don
comunicativo". El prestigio alcanzado por nuestro escultor en su época se ha
mantenido hasta la actualidad. Ha dicho de él Romualdo Brughet i en 1991, en
su "Nueva Historia de la Pintura y la Escultura en Argentina": "Vivió su infancia
en San Luis, Estudió en Buenos Aires y completó su formación en Europa
(España, Francia, Italia) en 1924-27, exponiendo su obra en el Salón de Otoño
de Madrid junto a Alfredo Guido. La Crítica española celebró a ambos artistas
como un ‘fenómeno nuevo y fecundo. . por la orientación racial en el sentido de
cultura que se inicia en América'. A su regreso se estableció en Córdoba y más
tarde en Rosario, donde ejerció la docencia y erigió monumentos al general Las

Heras y a Ovidio Lagos. Señalase su estatua 'Mediodía', primer premio del
Salón Nacional (1938). Nicolás Antonio dotó con sensibilidad moderna las
formas naturales.
“Una dignidad que evoca a la estatuaria antigua de su tierra natal,
Sicilia".
Otro joven artista de ese tiempo inicial, Vicente Vacca, después de
realizar aquí algunas exposiciones de esculturas que l amaron la atención "por
su realismo", igualmente se aleja de San Luis-año 1920-, para retornar
periódicamente recién hacia fines de los '40, ahora como pintor de nuestro
paisaje. Desde el interior de la provincia, asimismo, partirán con sus familias
siendo aún niños a la Capital, Wladimiro Melgarejo Muñoz y Antonio Miguel
Nevot. Allí estudiarán, y l evarán a cabo sus bril antes car eras.

Melgarejo Muñoz

A pesar de que León Pagano lo colocó en 1937 en la lista de los mejores
grabadores argentinos, Melgarejo Muñoz siempre fue un desconocido en San
Luis. El autor de "El Reñidero", "Circo Criol o" y "El Matadero", cumplió una
importante trayectoria en el Salón Nacional de Buenos Aires y en el Exterior,
donde presentó sus grabados en París, Nueva York en 1939 y en La Habana
en 1954, entre otros países. Este artista sanluiseño, además pintó óleos. En
1948. La prestigiosa revista de arte capitalina "Continente", había expresado un
óleo suyo titulado "Estudio de payaso" que la "exaltación del color como medio
de enriquecer la expresividad del mensaje, es la principal cualidad afirmada la
vigorosa tela de nuestro excelente artista, a la que se suman los méritos de una
bien lograda composición. El tema campero ha sido tratado con hondura de
sentimiento".

Antonio Miguel Nevot

En el lejano sur de la provincia, en Dixonville, hoy Fortín El Patria, nace
en 1912 el que será otro gran escultor argentino: Antonio Miguel Nevot. Su
familia en 1917 se traslada a Buenos Aires y allí estudia arte, inclinándose
decididamente por la escultura. Realizará una bril ante car era en la que
obtendrá la mayoría de los premios nacionales, entre el os, en el Salón
Nacional de 1952, el Gran Premio Presidente de la Nación, con "La Tacuarita";
en 1961, siempre en el mismo Salón, el Premio Senado de la Nación, con su
obra "Anunciación", y muchos más. "Escultor de lo racial", fue defendido
certeramente. La crítica manifestó que "Nevot, igual cuando realiza una figura,
un grupo escultórico, un altorrelieve o una estilizada imagen, siempre deja
resaltar su exquisita mano de modelador. Y muestra siempre su afán de
monumentalidad. Encerrado todo -detalle y volumen-, es una exacta escuela
que, sin temor a equivocarnos, podríamos llamar 'escuela propia' o, más
concretamente, la escuela inconfundible de Nevot. Y necesariamente, cuando
se habla de una escuela determinada, se está hablando de un determinado
maestro".

En Vil a Mercedes


En esta ciudad- según refieren Núñez y Vacca en su Historia de San
Luis-en 1905 funcionaba un Liceo Artístico, dirigido por una profesora Odilia de
Eque , donde se enseñaba música, solfeo, pintura y dibujo. Después de 1910 la
señorita Carlota Romero-verdadera pionera que había estudiado en Buenos
Aires-, ejecutó marinas y dibujos de su propia creación, ejerciendo además una
importante labor docente que se prolongará por muchos años.
El historiador Don José Mel ano menciona que alrededor de 1912-13, el
escultor italiano Rafael Radogna viajó desde San Luis a Mercedes quedándose
por un tiempo en esa ciudad, donde realizó un relieve alegórico en el Palacio
Municipal, el que algunos años más tarde fue eliminado del muro. También las
monjas del Convento del Sagrado Corazón enseñaron los rudimentos del arte a
sus alumnas, entre las que ocupó un lugar sobresaliente Emilia Hartlieb (de
Arbucó), que ejecutó copias y creaciones propias, algunas de el as de
indudable valor. Otro historiador mercedino, don Edmundo Tello Cornejo, nos
hace saber que después de la inauguración del monumento al general
Pedernera, en 1915, su autor, el español José Cardona se quedó en Villa
Mercedes por una temporada, enseñando en una escuela que organizó en el
Palacio Municipal. Dos años más tarde, en Julio de 1917, se da por inaugurado
un nuevo monumento, éste en homenaje al mártir de la aviación argentina
teniente Manuel Félix Origone. Fue ejecutado en Italia por el escultor Arturo
Tonagnini en mármol de Carrara.
En el año 1918 en el Palacio Municipal, se inaugura un busto de
Pringles, ejecutado por el escultor Rafael Radogna. Actualmente este busto se
encuentra emplazado en la Plaza que lleva el nombre del prócer puntano en el
barrio de la Estación. En ese momento Radogna crea en Mercedes una
Escuela de Arte Municipal- o escuela-taller de arte, precisa don Tello Cornejo-,
desempeñándose como Director y profesor de modelado.
Cabe mencionar en esta breve reseña que, desde las últimas décadas
del siglo pasado, tanto Villa Mercedes como otras localidades del interior de la
provincia- San Francisco del Monte de Oro y Luján entre el as- contaron con la
presencia de diversas damas copistas.
Destacóse entre las mercedinas la Srta. Ramal o (fines del siglo XIX e
inicios del XX), años después, Rosario Mol ano (de Gasso), Blanca Cormary
(de Guilet), Isabel Mazueco, Rosa Michaux (de Lucero), Leonilda Cavilón (de
Luco) y Margarita Rivas (de Aostri).

TERCER MOMENTO-LARGO ESTANCAMIENTO (de 1920 a
1948)


De este extenso período, que se prolongará por casi treinta años,
podemos decir que luego de partida de los jóvenes Russo y Vacca -que eran
los únicos animadores del incipiente medio artístico local-, buscando nuevos
rumbos que les permitiera progresar en su arte, se produce en San Luis un
vacío. Un largo silencio que sólo será roto muy de tanto en tanto por
esporádicas exposiciones de artistas que venían de paso, en su mayoría
convencionales (salvo una exposición de Emilia Bartolé en 1933).
Lo que comúnmente se veía en estos casos era una curiosa mezcla de
realismo, romanticismo y pintoresquismo, un arte ecléctico logrado de una
hibridación de conquistas del pasado. Por lo general estas exposiciones se

llevaban a cabo en el Club Social las más importantes, también en el Círculo
Democrático Italiano, en el Salón Par oquial o en la "boite Sportsman".

Década del veinte

En 1922 el diario “El Noventa” anunciaba la exposición de pinturas del
joven Tomás Miraglia, con "paisajes de esta provincia y escenas criollas". La
misma se llevó a cabo el 7 de setiembre de 1922 en la fotografía "Modelo", del
señor Ricardo Schauf er, de cal e Rivadavia 567. El 19 del mismo mes y año,
el citado diario citaba a sus lectores a concurrir a la misma fotografía "Modelo"
a contemplar la exhibición de un cuadro, "Amores en pleno verano", debido a
un artista foráneo, don Francisco Schiavone, que además había abierto una
academia de pintura en San Luis. Vale la pena transcribir el comentario que de
dicha pintura hizo el diario, como muestra de la noción que comúnmente se
tenía entonces de cómo debía ser un cuadro: “Representa una aurora en pleno
verano, cuyo cielo oriental refleja con sumo arte la próxima aparición de la luz
solar que ya anima la escena: dos pájaros en el alto del cielo, revoloteando, se
disponen al amor, mientras en la tierra el verde de la estación y las rosas en su
pleno vigor revelan el arte del pintor en reproducir la naturaleza de memoria".
Por lo general, ésta fue la tónica por esos años.
Por otro lado, hubo también algún "salón", en el que sólo intervendrán
las artistas "copistas".
Recién en 1927 se lleva a cabo en nuestra ciudad la primera exposición
colectiva que se tenga memoria en la que actuó un jurado que otorgó premios.
Fue en el Club Social y se denominó justamente "Primera Exposición de
Labores y Arte Decorativo Regional de San Luis". Su propulsora fue doña
Quintina Acevedo de Mendoza, y los participantes fueron en su mayoría -era
previsible, pues no había otros- artistas copistas. Salvo Mateo Mol o, pintor
emparentado a familias puntanas, residente en Buenos Aires, quien obtuvo el
Primer Premio con un tríptico que hoy puede admirarse en el Archivo Histórico
Provincial, cuyo autor tituló "Templo de Santo Domingo y cal e puntana", óleo.
Ocho años más tarde tuvo lugar la segunda exposición en la que hubo
jurado y premio. Ocurrió en 1935, al inaugurarse la gigantesca "Exposición
Artística, Agrícola, Ganadera, Industrial y Granjera de la Provincia de San Luis",
organizada por el entonces joven estudiante Mario Cécil Quiroga Luco en la
Escuela Lafinur. El primer premio en pintura lo logró la Srta. Blanca Rosa
"Queca" Luco, por una miniatura con un retrato de Josefa Tula.
En la década del '30 Nicolás Antonio de San Luis, ya famoso y vuelto de
Europa, en tres oportunidades vendrá a presentar sus esculturas, en el '34,
'35y en 1937. En mayo de 1935 se inauguró un busto de su autoría en el atrio
de la Iglesia Catedral erigido en recordación de Monseñor Segundo A. Ponce.
Con el bronce "Mediodía"-un vigoroso desnudo de mujer de sólida
belleza- Nicolás Antonio obtiene en 1938 en el Salón Nacional de Buenos Aires
el Primer Premio Nacional de Escultura. La provincia de San Luis y el Ateneo
de la Juventud "Dr. Juan Crisóstomo Lafinur, con tal motivo, le ofrecen un gran
homenaje, haciéndole entrega de sendas medal as de oro.
Uno de los acontecimientos culturales de mayor importancia entre lo
realizado hasta la fecha en la provincia tuvo lugar en el año 1937. Presidido por
don Víctor Saá, el Ateneo de la Juventud l evó a cabo el "Primer Congreso de
Escritores y Artistas Cuyanos", en el marco del cual Nicolás Antonio expuso

algunas de sus esculturas premiadas, junto a artistas de San Juan y Mendoza.
También nos representaron en esa ocasión los caricaturistas Armando Parodi y
Antenor Orueta, cuyos trabajos frecuentemente se apreciaban en la revista
"Ideas", en la que por otra parte Saá comentaba las pocas exposiciones que
sucedían por aquel os años. También en sus artículos se refería a "una
promesa": Guil ermo J. Velázquez, dibujante que años después se radicara en
Mendoza, estudiando en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Cuyo
en la década del '50. Expondrá en esa ciudad esculturas y óleos en los que los
niños y el habitante de la tier a cuyana serán sus temas preferidos.
La exposición "Artística y Cultural" que el Centro Puntano de la Capital
Federal estaba organizando para la segunda quincena de agosto de 1943, fue
diferida para otra fecha por "los acontecimientos públicos recientes", expresó el
Boletín de dicho centro en su número de agosto. Cabe aclarar que después de
la revolución militar del 4 de junio de 1943, San Luis como todas las demás
provincias había sido intervenida.
En 1944 se concluyeron las obras de decoración de la Iglesia Catedral, a
cargo del artista italiano -radicado en Río Cuarto- Libero Pierini. Durante esos
mismos años vivió en esa ciudad-calle San Martín 941- el pintor y escultor
Ercilio Domínguez (h), autor de cuadros de índole histórica o religiosa, entre
ellos el conocido óleo que exhibe en el Archivo Histórico Provincial, que tituló
"La fundación de San Luis por el general don Luis Jofré de Loaíza y Meneses,
el 25 de agosto de 1594".
En 1942 había arribado a San Luis, el que posiblemente fue el más
importante artista foráneo radicado hasta entonces en la provincia: Juan Suhr.
Desde su llegada hasta 1946 permaneció en esta ciudad y luego en Villa
Mercedes, hasta su partida en 1953. Además de destacado docente, plasmó
en bellas obras el paisaje del interior provincial. Infatigable y entusiasta,
podemos decir que, de alguna manera, sacudió en aquel momento el
adormilado clima artístico que imperaba entre nosotros. Realizó varias
exposiciones importantes que convocaron a los puntanos. Dijo de él la crítica:
“Pintor honesto y franco, utiliza la sensación directa como seguro recurso,
logrando merced a su técnica suelta y suave y a su extenso sentido de la
composición, efectos de rara y suave bel eza".
Una obra de Nicolás Antonio realizada en 1945 -un busto de Bernardino
Rivadavia- se inauguró al año siguiente en San Luis, en la intersección de cal e
Rivadavia y Avenida España, entonces adornada por enormes pimientos. Años
después se la trasladó a 9 de julio y Rivadavia, y actualmente se la encuentre
en el denominado Paseo del Padre, sobre la misma calle Rivadavia.

En Vil a Mercedes

Un joven pintor aficionado local, Antonio M. Francovig, lleva a cabo en
1922 en la confitería "Sportsman" una de las primeras exposiciones de que
tenemos noticias en esa ciudad entre los óleos presentados se hal aba un
retrato de León Guil et.
En 1925 un gran cuadro al óleo del general Juan Esteban Pedernera, es
ejecutado por el conocido artista argentino Alberto López Claro -desciende del
prócer-, a quien el crítico Córdova Iturburu ha atribuido la realización de obras
con "climas enigmáticos y acentos misteriosos, de espíritu y muy a menudo

sombrío". Se conserva hoy esta pintura en el Museo de Artes Plásticas de la
Municipalidad de Villa Mercedes.
Una década después, en 1935, la pintora mercedina por adopción,
Guadalupe J. G de Otero, obtuvo en San Luis, el tercer premio por su obra al
pastel "Retrato de Niño, en la ya citada "Exposición Artística, Agrícola,
Ganadera, Industrial y Granjera de la Provincia de San Luis".
Ese mismo año se constituyó la sociedad "Amigos del Arte y de la
Cultura de Mercedes", presidida por el Dr. Víctor Dubor. Esta institución
organizó, hacia fines de diciembre, una muestra de paisajes de la artista
Eleonora Petit Bon.
En materia escultórica, Mercedes poseía en ese momento un patrimonio
importante. En el hall del entonces Hospital San Roque, en enero de 1936, se
inauguró un busto en homenaje al Dr. Braulio Moyano, del maestro argentino
Luis Perlot i. Se sumaría esta obra a otras ya existentes en la ciudad, como el
bronce de Carlos de la Cárcova "Dr. Juan Llerena", en la Escuela Normal del
mismo nombre. Y en 1938 se agregará a la nómina un busto en mármol blanco,
"Sarmiento", debido también al escultor Perlot i, para la Escuela Normal.
Se ha afirmado que en los años 30 se registró en la ciudad la presencia
de dos pintores copistas y comerciales, el uno polaco Clemente Zasadjlck, y el
otro húngaro, Américo Knigze, mientras que un pintor aficionado de larga
actuación entre las décadas del '30 y del '50 fue el italiano Angel Canovet i.
Decoraba galerías y zaguanes, realizando asimismo cuadros -por lo común
copias o "de memoria" recuerdan algunos- los que en ciertos casos les eran
adquiridos para ser empleados como regalos de algunas bodas importantes.
Por otra parte en estos años pintaban copias las señoras Francisca María
Cor adi (de Ramírez), Adela Despósito (de Carnel i), Magdalena Zapata,
Hortensia de la Mota (de Méndez), entre otras.
En mayo de 1944, al cumplir diez años de existencia, la Biblioteca
Popular Bernardino Rivadavia, institución fundada por el profesor Tomás
Fer ari que merece un capítulo aparte de la historia de la educación mercedina,
organizó un "Concurso de Dibujos y Composición" para jóvenes. La revista
"Vértice" -también creada y dirigida por el profesor Fer ari- publicó una crónica
de la entrega de premios del concurso, una fotografía del público asistente al
acto.
La estatua ecuestre del general San Martín, con similares características
a la emplazada en San Luis en 1916, -réplica de la existente en Buenos Aires,
cuyo autor fue el escultor francés Louis Joseph Daumas, -se inauguró en
Mercedes en el año1945. Fue colocada en la entonces plaza Justo Daract (hoy
San Martín), frente al Palacio Municipal. "La única erigida en el país hasta
ahora, era de la Capital Federal. Todas las otras estatuas del prócer son más
pequeñas", afirmó el Almanaque Puntano del año 1946. Su pedestal revestido
de granito fue ideado por el arquitecto Eduardo Tavarozzi en colaboración con
el director de la obra, ingeniero Carlos Rodríguez Ghío.

CUARTO MOMENTO-LA GENERACIÓN DEL `50 Y NUESTRO
PAISAJE (DE 1948 A 1956)


Con la creación en 1948 de la Biblioteca Popular San Luis, conducida
por el infatigable Pascual Racca y la revista del mismo nombre primero, y en

1950 haciendo su aparición la Comisión Provincial de Cultura-transformada en
Dirección Provincial de Cultura en 1952-, más el aporte de la Universidad
Nacional de Cuyo, el arte sanluiseño recibe en ese momento un gran impulso y
estímulo. Comienzan a ser frecuentes entonces las exposiciones de artistas
que, simplificando de alguna manera, hemos dado en llamar paisajista
postimpresionistas. A pesar de sus diferencias de personalidad y de técnicas,
estos artistas estaban emparentados por ese aire común de familia que
distinguió a ese momento de la plástica heredero del impresionismo. En
términos generales podemos decir que en sus paisajes se advertían ciertos
elementos expresivos, alguna libertad en el dibujo y alguna liberalidad
manchista en el color. Pero el tono general de sus obras se definía por el
respecto de las particularidades del tema o motivo de sus cuadros.
Así se recuerda a Asunción Manca de Heredia, -Asunta firma sus obras-,
con sus acuarelas de depurada técnica, pintando a su amado San Francisco
del Monte de Oro. Un Clima de humildad y silencio fluye de sus ranchos de
adobe con alamedas, en los que con simplificaciones cautas de colores
delicados, plasma la atmósfera tan particular de ese maravil oso val e. “Esos
simples elementos-nos comenta la escritora Paulina Movsichoff respecto a su
obra-, son las puertas que se nos abren a paisajes interiores y a perdidos
paraísos”.
Interpretó a este paisaje sanfrancisqueño Vicente Vacca, “de paleta
personal y seguro golpe de espátula”, con sus quebradas y palmares, rocas y
arroyos tan característicos. “pinta la poesía de la piedra”, expreso La Razón de
Buenos Aires de sus pinturas. En los veranos, en muchas ocasiones, se solía
ver a Asunta y a Vacca, instalados con sus caballetes tomando motivos juntos
en esta tradicional zona. El Volcán, el Potrero de los Funes o La Carolina eran
visitados por Antonio San Miguel –oriundo de La Toma y radicado en Buenos
Aires-, por el ya mencionado Juan Subr, y sus obras con frecuencia fueron
expuestas en San Luis o en el Centro Puntano de la Capital Federal.
El artista “marinista” Mateo Mol o, -como dijimos emparentado a viejas
familias locales- vino a pintar a esta provincia sus sierras y montes. Se inspiró
especialmente en El Chorrillo, San Roque, El Trapiche o el río Quinto, dejando
bellos óleos de depurado oficio y poética sugestión. Afrontó el tema vernáculo
orientado pictóricamente hacia soluciones colorísticas hechas con acierto. Los
empastes afinados, aunque sabrosos y de apacibles ritmo, fueron sabiamente
colocados por Mollo, que varias veces presentó sus trabajos en esta ciudad.
También Víctor Hugo Fernández, -Antú-Có-, rosarino que habiendo
estudiado en Mendoza llegó a San Luis en 1946 para radicarse definitivamente,
incorporándose en forma activa al movimiento cultural. Docente destacado,
director fundador de la Escuela de Bellas Artes Provincial, comentarista de arte,
jurado desde entonces en múltiples certámenes, desempeñará un importante
papel en el ulterior desarrollo de las artes plásticas sanluiseñas. Como artista –
además de retratista- plasmó en óleos y acuarelas nuestros motivos lugareños,
pero es recordado sobre todo por los típicos paisajes urbanos o suburbanos,
con sus viejos caserones descascarados. Muchas de sus obras quedan como
verdaderos documentos de un San Luis ya desaparecido, (entre ellas
“Mercado”, “Casa Antigua”, “Tor e del reloj”, “Lloviznando en la Avenida
Quintana”, “Perspectiva de la cal e San Martín”, “Plaza Pringles”, “El Tiro
Federal”, (entre otras).

Héctor Bianchi Domínguez, excelente dibujante y pintor, le atrajo el
estudio de la figura humana, que geometrizó, logrando una particular
expresión. Expuso en Brasil y en México. Obras imbuidas de acento
americanista, también interpretó la l anura sanluiseña y sus habitantes,
enfocándolos desde el punto de vista social. Un ejemplo: las series “Pampas
gringas” y “Reacción nativa”, de las que en su momento la critica dijo: “Es un
grito de rebeldía, un l amado atención, para que el pueblo vuelva a las fuentes
espirituales de la nación y conserve todo el vigor de la tradición hispano-criolla”.
Otro nombre destacado desde este momento fue el dibujante, escultor y pintor
Gaspar Di Gennaro, posteriormente maestro de muchas generaciones de
artistas, quien, becado por la provincia y luego de concluir sus estudios en la
Escuela Prilidiano Pueyrredón, volvió a San Luis y dibujó o pintó a sus hombres
y mujeres humildes, -recordemos entre otros el gran óleo “Lavandera”-,
abarcando temas universales como la soledad y el sufrimiento. En cuanto al
paisaje autóctono, en la mayoría de los casos lo afrontó con una comunicativa
sugestión lírica y un mensurado control de su libertad pictórica. Aunque en
ocasiones Di Gennaro abordó también el expresionismo, incursionó
posteriormente –año 1956- hacía un sur ealismo muy particular. Como
acertadamente señaló Adela Funes Moyano de Manssur, “en composiciones
como “Sigamos”, ‘El artista en su taller’ y otras, el pintor escapa a lo regional, a
lo circunstancial, empeñado en una pintura que quiere ser mensaje de
vivencias trascendentales, más que deleite visual”.
Del mismo modo, escuadramos en este movimiento a pesar de no ser
paisajista, a la pintora “intimista” Gringa Poblet, que comenzara muchos años
antes haciendo copias, para luego perfeccionar su técnica y transformarse con
el tiempo en una fina colorista. En sus flores inconfundibles y sus naturalezas
muertas predomina lo poético a través de una de nuestras pintoras
representativas, de trabajo sostenido y fecundo”, ha dicho Gaspar Di Gennaro.
Otros hombres hubo en esa época: Ricardo J. Nervi –el conocido
escritor- también pintó e ilustró además las revistas “San Luis” y “Ter uño”; el
español-marroquí Mario Vargas radicado entonces en San Luis; José P.
Capur o; Pablo Roberto Vega, así como algunos aficionados que no exponían
sus trabajos o raramente lo hacían, como Ignacio Anastasi, Agustín Enciso,
Carmen Ponce o Jesús Páez Sosa con óleos referidos a la historia provincial.
Asimismo artistas de otros lugares del país –algunos importantes- que cada
cierto tiempo nos visitaban para interpretar nuestros paisajes y exponer sus
obras, tales como Aurelio Víctor Cincioni, Pedro Ricci, Rafael Bertugno, y otros.
En este período, como hemos dicho, el número de de exposiciones
artísticas, tanto como el de otras actividades culturales, se incrementó
notablemente con respecto a épocas anteriores. La Biblioteca Popular “San
Luis” se libra al público el día 15 de diciembre de 1948 y se inaugura
oficialmente el 30 de julio del año siguiente. En el a tuvo lugar ese mismo día la
presentación de una exposición de cuatro artistas residentes en la provincia:
pinturas de Juan Sur y Antú-Có Fernández, esculturas del villamercedino
Vicente Lucero y cerámicas de la señora Nicole Van Straaten de Balanzat.
En la Dirección Provincial de Cultura –mayo de 1952- se expusieron las
obras premiadas en el Salón Nacional de Dibujo y Grabado y en julio de ese
año las premiadas en el 41º Salón Nacional de Pintura y Escultura. Este tipo de
muestras itinerantes se hicieron comunes a partir de esta época, repitiéndose
año a año y contribuyendo de esta forma al desar ol o artístico local. También

la Universidad Nacional de Cuyo hizo su aporte con exposiciones como la
realizada en noviembre de 1952 en la Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”,
de Pintura y Grabado, presentada por el maestro Cascarini. Otro tanto ocurría
con la Dirección Provincial de Turismo, por ejemplo, cuando en marzo de 1951
había presentado 61 grabados del maestro Víctor Delhez, interpretando a Las
flores del mal, de Baudelaire.
En el mes de mayo de 1952 se inaugura en Villa de la Quebrada el Vía
Crucis encargado por nuestro obispo de entonces Monseñor Di Pasquo. Había
sido esculpido en mármol de Car ara en Italia por el artista Nicolás Ar igbini.
Por otra parte, la Asociación de Empleados del Banco de la provincia, libró al
público, en julio de 1953, el “Primer Salón Cuyano del Poema Ilustrado”,
conjuntamente con el “Tercer Salón Regional de Plásticos Aficionados”. En
este último había logrado el primer premio Gringa Poblet, con el óleo
“Gladiolos”.
En el verano de 1953-54 se realizó en el Parque Gral. San Martín de la
ciudad de Mendoza, la Feria de América. San Luis tuvo su propio “stand”,
ideado por Antú-Có Fernández, de “líneas sintéticas, acomodadas a las
modernas concepciones de la técnica publicitaria”, comentó “Ter uño”,
causando asimismo “excepcional impresión la inclusión de sendas esculturales
pertenecientes a artistas puntanos” (Nicolás Antonio y Nevot).
Con motivo de la visita que en julio de 1954 hiciera a General Pico, La
Pampa, -provincia que en ese momento era denominada Eva Perón- una
numerosa embajada sanluiseña presidida por el entonces Gobernador don
Vicente W. Endeiza, se llevaron a cabo numerosos actos culturales. Entre ellos
figuró una exposición de artistas de la provincia, o que hubiesen interpretado
nuestro paisaje. Integraron la muestra Asunción de Heredia, Gringa Poblet,
Mateo Mollo, Vicente Vacca, Gaspar Di Gennaro, Rafael Bertugno, Juan Sur,
Víctor Hugo Fernández, María Orfelina Saracho, Pedro Ricci, Mario Vargas,
Agustín Enciso, V. H. Vega, Carmen Ponce, Atilio Anastasi, Luis Luján, E.
Marone, y Carlos Frank.
En la intersección de la entonces Avenida Quintana y calle Mitre, en
septiembre de 1954 se inaugura un busto del general Belgrano, obra de Luis
Perlotti.
En agosto de 1955, otra fecha importante para nuestra cultura: se
inaugura el Museo Histórico, de Bel as Artes y Ciencias Naturales de la
Provincia, en una casa-quinta de la hoy Avenida Justo Daract, que habías
pertenecido al general Juan Esteban Vacca. En agosto de 1956, el poeta
Antonio Esteban Agüero, entonces a cargo de Cultura de la Intervención
Federal en San Luis, crea la Escuela Superior de Bellas Artes. Esta dependerá
en un primer momento de la Dirección Provincial de Cultura, siendo su primer
director el profesor Víctor Hugo Fernández.


En Vil a Mercedes
Un movimiento paisajístico de similares características al puntano,
surgió casi al mismo tiempo en Mercedes, Al í expusieron-y también en nuestra
ciudad capital, así como en otros centros artísticos- entre otros, Marino Juan
Accet a, cuya temática era el paisaje vil amercedino y sus alrededores, y a
veces el mendocino. Fundamentalmente figurativo, su obra está teñida de
vibraciones emotivas, resolviéndola con sereno equilibrio. Las acuarelas, óleos

y témperas de Accet a fueron expuestos individualmente en Mendoza (1955),
en San Luis (1957) y en Villa Mercedes en muchas ocasiones así como en
muestra colectivas en la provincia.
Esposa de Mariano, Yolanda Gola de Accet a, se dedicó a la enseñanza
en su academia particular durante casi cuarenta años hasta 1964. En pocas
oportunidades presentó al público sus obras.
Nacida en Mercedes en 1935, Norma Píccolo aplicó en sus óleos y
témperas con paisajes del suburbio de su ciudad, una técnica de índole
tradicional. En procura de armonizaciones apacibles predominan en sus
trabajos las preocupaciones de tipo descriptivo y compositivo.
Jesús Rodrigo, llegado de España en 1925, “Idéntico a sí mismo en
cada una de sus obras, no reconoce influencias de nadie”, comentó de él María
Irene Milán. Autodidacta, trata al campo mercedino y sanluiseño con colores
que tienden siempre a las tintas puras.
Italiana de origen y habiendo estudiado en la Academia de Roma, Eva
Bauer de Briganti se radicó en Mercedes en 1954. De delicado oficio, sus
acuarelas con paisajes de la provincia transmiten una poética sugestión.
Se traslada a Mercedes en los años “50 María Orfelina Saracho, porteña
que había estudiado dibujo y pintura en su ciudad natal. Lleva a cabo una
importante labor docente y artística. De calidad técnica, su pintura fue
evolucionando de un figurativismo paisajístico de corte tradicional post-
impresionista hasta culminar con pinturas de una depurada estilización
geometrizante, casi abstracta.
Fue Vicente Lucero un auténtico batal ador a favor de la cultura y el arte
de Villa Mercedes y Justo Daract, su ciudad natal. Escultor, autodidáctica, sus
temas, dentro de una concepción rigurosamente figurativa, tratan de lo
vernáculo. Se inicia en 1947 con tal as directas, la mayoría de el as ejecutadas
en caldén o algar obo de la región. “Su intencionalidad expresiva –sostuvo la
crítica- tiene un profundo sentido telúrico de comunicación emocional, sus
obras están ungidas de paz, de sinceridad y vida espiritual”.
Entre los años 1946 y 1953 el pintor Juan M. Sur residió en Mercedes
desempeñándose como docente en el Colegio Nacional y la Escuela Normal.
Relata la Sra. Nella Cosci de Vasallo –que fue en ese momento alumna de
dicha escuela- que recuerda a Sur pintado dos murales en la entrada del salón
de actos, los que algunos años después desafortunadamente fueron cubiertos.
En este periodo, Sur continuó pintando y realizando exposiciones, enviando
asimismo obras a la ciudad de San Luis para distintos salones. El primer Salón
Cuyano del Poema Ilustrado, que había sido organizado por la Asociación de
Empleados del Banco de la provincia bajo los auspicios de la Dirección de
Cultura de la Provincia, es trasladado a Mercedes e inaugurado en el hall del
Consejo Deliberante el 12 de agosto de 1953, mientras en septiembre del
mismo año Antú-Có Fernández l evó a esa ciudad una exposición de sus obras.
En el invierno de 1954 se inaugura el monumento a Sarmiento, obra del
escultor puntano Nicolás Antonio de San Luis. “…Tiene que ser, desde su
emplazamiento de la ciudad de Mercedes –manifestó en su edición de
septiembre la revista ‘San Luis’- motivo de ejemplar orgullo para el pueblo
sanluiseño. Primero, por la magnitud del tema. Segundo, por ser su autor
dilecto hijo de San Luis. Y, por último, por aquilatar la obra méritos suficientes
como para ser considerada entre las más bel as interpretaciones del genio
sarmientino”.

Cabe destacar, dentro de las actividades que tuvieron lugar en los años
1954 y 1955, el curso de dibujo y pintura que Eva Bauer de Briganti dictó en el
Instituto Cultural Argentino Británico. También en la Sociedad Italiana, en los
años 1955 y 1956.



QUINTO MOMENTO – RUPTURA CON EL PASADO
(de 1956 a 1970)


El sur ealismo de Di Gennaro
En San Luis empezó a gestarse un cambio. Primero con Gaspar Di
Gennaro, cuando alrededor de 1956 comienza a presentar cada tanto unos
inquietantes cuadros, que tenían más que ver con ciertos sueños o pesadil as
que con la realidad aparencial. Era el surrealismo, que hacía su aparición en
nuestro medio artístico. Un sur ealismo “a la puntana” creemos, con
características propias, con temas universales pero ambientando a nuestro
suelo, a nuestro paisaje. Tales los títulos: “Sigamos”, “Retorno a la nada”, “Ha
florecido”, “Presagio”, “La Medusa”, y otros. “El público no supo verlos”,
rememora su autor en la actualidad. Estas obras producían un cierto
desasosiego en los espectadores, acostumbrados a un arte más convencional
y tranquilo.
En verdad San Luis no estaba aún preparado para apreciarlas
debidamente.


El informalismo
Es en 1958 cuando surgen en nuestro medio las primeras
manifestaciones de pintura informalista por parte de algunos jóvenes artistas, -
el autor de estas líneas fue uno de el os- que darían lugar luego, en 1960, a la
formación del grupo Arte de Hoy en San Luis, integrándose posteriormente
algunos de éstos, una vez en Buenos Aires, a los movimientos vanguardistas
nacionales. Este nuevo lenguaje informalista surgido en Europa y Estados
Unidos después de la Segunda Guer a Mundial, en ese momento l egaba a
Buenos Aires desde Francia, de la mano de Alberto Greco. En esa época los
medios de información y divulgación de lo acontecido en el arte no estaban tan
desarrollados como ocurre hoy en día. Poco y nada se sabía en San Luis sobre
el arte de vanguardia argentino y mundial –sólo se veían malas reproducciones
de los impresionistas, cubistas, Picasso, y abstractos tradicionales-, no se
conocía ni aun de nombre que existiese esa cor iente, experimentando con el
color y la materia.
Este tipo de expresión rehuye a todo lo que signifique adocenamiento de
la labor creativa. De allí la enorme dificultad para definirlo pues es liberación,
apertura existencial, acentuación de los factores ir acionales de la creación
artística, “inmersión romántica en lo indeterminado y germinal”, lo definió Cirlot,
uno de sus teóricos. Hay amor a la materia en su tratamiento y tortura a el a en
su búsqueda expresiva, ambas actitudes de compromiso total, existencial.
Caracterizan a grandes rasgos los elementos plásticos de esta
tendencia, la mancha, el grueso del empaste, la textura, la inserción de

elementos extra pictóricos en la materia, la incisión, las grietas, el gesto, el
signo, las superficies chorreantes, implicando una nueva concepción del color,
ya sea en su subordinación a la materia, ya vibrando con agresividad, ya
invadiendo la tela con una dinámica desconocida hasta entonces. Sin
olvidarnos de la importancia que readquiere el collage integrado ahora con
materiales elegidos entre aquellos tan humildes que su aparente inutilidad
hacía despreciables, la chapa her umbrada, la arpil era, la madera quemada<,
el trapo o las piedras, el alquitrán, el yeso, vidrios, la arena, etc.

Los informalistas puntanos
Quien escribe luego de presentar sus trabajos en 1957 en una muestra
convocada por la Peña Cultural Al á, desde 1958 expone en San Luis obras
informales. Al año siguiente, con una beca concedida por el entonces ministro
Antonio Esteban Agüero, conoce en la Capital Federal a los pintores Greco y
Pucciarrelli quienes lo introducen en el grupo de Juan del Prete, participado en
todos sus salones y en el Riverside Museum de Nueva York. Así, Salvador
Presta en su obra Arte Argentino Actual lo incluye entre los artistas iniciadores
de esta tendencia. También formó parte del grupo Sí, presentándose con el
auspicio del crítico Rafael Squir u, en el Museo de Arte Moderno de Buenos
Aires y en Lima (Perú). Alternativamente, durante todos estos años participó en
San Luis en exposiciones diversas.
Igualmente informales fueron en 1958 las pinturas presentadas por
Dalmiro Sirabo Adaro, artista que como pintor y también luego como escultor
llegaría a ocupar un lugar importante en la plástica nacional. Sirabo y el autor
pintaron y experimentaron muchas veces juntos y mutuamente se influyeron,
aunque después sus obras fueron inclinándose hacía tonalidades oscuras,
pardos, ocres, negros, marrones. Años más tarde, en 1967, ya establecido en
La Plata, Sirabo será protagonista en la Capital Federal de una legendaria
exposición de “estructuras primarias” que habitualmente es citada en las
historias de arte moderno argentino. Llevada a cabo en el Museo Nacional de
Bellas Artes, se denominó Visión Elemental, “quizás el nivel más alto
desarrollado por los artistas argentinos que navegan en esa corriente”, declaró
la prestigiosa Primera Plana en aquel momento.
Otro amigo de ambos se sumará en San Luis en 1959; Roberto Ribas
Lucero, expresándose también con un lenguaje informal, utilizando colores
terrosos y abundantes materia. Después, al vivir en La Plata, su pintura l egará
por momentos a emparentarse a la de los informalistas españoles (Tapies,
Cuixart, Saura, etc.). Llegaría Ribas en 1962 a ser invitado a enviar obras al
entonces prestigioso premio “Ver y Estimar”, que se l evó a cabo en el Museo
Nacional de Bellas Artes en la Capital Federal, así como a formar parte del
grupo informalista Sí (en el Museo de Arte Moderno, en La Plata, Perú, etc.). A
pesar del innegable éxito logrado ante la crítica, dejará de pintar al poco
tiempo.
Influida por los anteriores, Amelia Muñoz –antigua pintura copista que
insólitamente devino en vanguardista-, pintó con “lacas bril antes ar ojadas
sobre pulidas hojalatas” y l evó a cabo esculturas informales con latones o con
papel, esmaltes y alquitrán u otros materiales. Su escultura “La rosa del jardín
borrado” en 1965 obtuvo el premio Especial para un autor puntano en el
“Primer Salón Nacional de San Luis”. Expuso también en Mendoza en 1963 –

junto a quien escribe-, siendo ésta la primera vez que se vio informalismo en la
vecina provincia, provocando la muestra vivas polémicas entre los mendocinos.


Grupo Arte de Hoy
En marzo de 1960 los pintores nombrados anteriormente, más Antú-Có
Fernández y Alejandro Vacca, habían formado en esta ciudad el grupo Arte de
Hoy llevando a cabo el “Primer Salón de Arte No Figurativo de San Luis”, salón
al que se refiere Romualdo Brughetti en su ensayo La Pintura en las
Provincias. Pero el medio local –salvo unas pocas excepciones como Di
Gennaro o el propio Antú-Có- aceptaba a regañadientes, no consideraba
“seria” la obra del grupo informalista. Esto continuó sucediendo a pesar de que
en 1964 visitara a San Luis el especialista Hugo Parpagnoli, quien será al poco
tiempo director del Museo de Arte Moderno de Buenos Aires. Ante una sala
colmada de público en la Biblioteca “de Racca”, como l amábamos entonces a
la de los Empleados del Banco de la Provincia, Parpagnoli tuvo ocasión de
polemizar con los presentes, demostrando la vigencia de las creaciones de los
informalistas puntanos. Esta incomprensión a veces se transformó en agresión
en una exposición de estos artistas realizada en la Universidad local, fueron
dañadas seriamente algunas obras, especialmente las esculturas denominadas
“Ford T”, que habían sido exhibidas por Roberto Ribas Lucero.
En la Capital Federal, en julio de 1961, se efectuó una gran exposición a
la que se invitó a artistas de las provincias. Este salón, denominado “Artistas
Plásticos del Interior”, tuvo por sede las Salas Nacionales de Exposición (Palais
de Glace), representando a la provincia Vicente Vacca, Héctor Bianchi
Domínguez y Carlos Sanchez Vacca.
En el verano de 1961-62 arribó a esta ciudad el conocido pintor Alberto
Greco, personaje imposible de eludir si hablamos de la historia de las
vanguardias plásticas argentinas. Traía en ese momento, en forma oficial y de
paso por esta provincia, una gran exposición denominada “150 Años de Arte
Argentino”, conformada por obras pertenecientes al Museo Nacional de Bel as
Artes, entre ellas pinturas de Pellegrini, Pueyrredón, Sivori, Forte, y esculturas
de Irurtia, Lagos, y muchos más. Se expuso a estas verdaderas joyas de
nuestro arte en la Plaza Pringles –siendo invitados a exponer también algunos
miembros de Arte de Hoy-, pero un persistente “chor il ero” obligó a trasladarla
al día siguiente a la Biblioteca de Empleados del Banco de la Provincia. En los
días subsiguientes asimismo, y a oril as del río Trapiche, Greco realizó una
fugaz e insólita muestra de algunas de las esculturas del Museo Nacional.
No obstante la actividad desplegada por la vanguardia puntana en este
período, en cuanto a cantidad de exposiciones individuales o colectivas, lo
predominante fue obviamente la presencia de artistas paisajistas o figuristas;
muchos de ellos fueron lo que en capítulos anteriores hemos nombrado:
Asunción M. de Heredia, Gringa Poblet. Antú-Có Fernández, Vicente Vacca,
Gaspar Di Gennaro, a veces Juan Suhr que enviaba obras, o Bianchi
Domínguez desde Córdoba, o Páez Tor es o Mateo Mol o desde Buenos Aires,
los mercedinos Norma Elsa Píccolo, Orfelina Saracho, Vicente Lucero, Mariano
Accetta, Jesús Rodrigo, y desde Merlo, donde se había radicado, la porteña
Palmira Scrosoppi. También importantes artistas de afuera de la provincia se
hicieron presentes en algunos casos, interpretando el paisaje lugareño: Rodolfo
Castagna, Pedro Ricci, Ricardo Escoté, José Luis Mengbi, Terzo Vinzi, Martín

Santiago, Honorio Bar aquero, etc. A éstos debemos sumar otros que fueron
surgiendo durante este período, artistas de disímiles méritos, que asiduamente
en algún caso aunque en forma esporádica en su mayoría, se presentaron con
sus trabajos: el sanfrancisqueño José Antonio Gialucca. Rvdo. Padre José Alá,
Ezequiel Hernández Colantonio, los escultores Hermes Logaldo y Mario Crespo
Kennedy, y los muy jóvenes Juan Antonio Rodríguez y Rodolfo Enrique Isern,
que hacían sus primeras armas. Aficionados algunos de el os como Víctor
Hugo Lucero y Salustiano Lucero, ambos de Concarán, Oscar R. Funes,
Humberto Barbato –el boxeador-, Nicolás Bentivegna, Luis C. De Silvestre,
Alfredo Marchéis, Elsa Mimí Venerando, o Alfredo Samper, que
silenciosamente pintaba aunque expondrá recién muchos años después, y
otros.
Muchas veces, sin embargo, fue frecuente asistir a heterogéneas
exposiciones con obras de varios artistas, organizadas comúnmente por la
Dirección Provincial de Cultura, en las que convivían los pintores paisajistas
con alguna obra surrealista de Di Gennaro, y las del grupo informalista. “El arte
de San Luis se ha puesto `al día´ respecto a las cor ientes más avanzadas”,
manifestó en aquel momento Rafael Squir u en el Museo de Arte Moderno,
ante un grupo de plásticos puntanos.
A partir de 1959 Gaspar Di Gennaro había ido alejándose
paulatinamente de la labor creativa; sus obras por momentos fueron escasas,
absorbido por la docencia artística en la Escuela Superior de Bel as Artes de
nuestra ciudad. Esta, bajo su dirección, se irá consolidando a través de su
cuerpo de danzas clásicas y folclóricas, de las muestras colectivas de dibujo y
pintura, de los grupos de alumnos de música, de lectura y dicción, de cerámica,
etc., y fundamentalmente se definirán sus objetivos institucionales, su
organización administrativa y pedagógica, determinándose por otra parte, los
títulos a otorgar a los egresados.
Un acontecimiento para nuestras artes plásticas lo constituyó el “primer
Salón Nacional de San Luis”, en octubre de 1965. Auspiciado por la Asociación
de Empleados del Banco de la Provincia, -cuya presidencia era ejercida por
Pascual M. Racca-, contó con la participación de artistas de la Capital Federal,
Buenos Aires, y de doce provincias argentinas, así como de San Luis. Se
expusieron en total 145 obras. Resultaron galardonados con el Primer Premio
Adquisición, en pintura, Alicia Elsa Farkas, de Mendoza; en Escultura, Ricardo
Marino, de Mendoza; en Dibujo, Miguel Ángel Guzmán, de La Rioja; en
grabado, Susana Arteaga, de Santa Fe; obteniendo el Premio Especial para
Autor Puntano, Amelia Muñoz, como dijimos anteriormente. Entre los plásticos
sanluiseños asistieron Marino Accetta, Héctor Bianchi Domínguez, Néstor O.
Fernández Cruceño, Asunción Manca de Heredia, Ezequiel Hernández
Colantonio, Mateo Mollo, Gringa Poblet, Carlos Sánchez Vacca, Vicente Vacca,
Verinet, Vicente Lucero, Domingo Páez Tor es, y Amelia Muñoz.
En una crítica punzante nota, el 30 de mayo de 1967 la revista Primera
Plana de la Capital Federal señalo las falencias del jurado en el importante
“Premio Braque”, auspiciado por la Embajada de Francia, en el cual uno de los
principales perjudicados había sido nuestro comprovinciano Dalmiro Sirabo.
Dijo en la oportunidad la revista: “…algunos de los puntos más altos del juego
pasaron inadvertidos para el jurado dispar…La curiosa segregación tuvo como
víctimas a Dalmiro Sirabo (un puntano joven, militante en el movimiento
plástico de La Plata), que l ega al desar ollo en el espacio de una armoniosa

serpiente verde que descansaba en el plano vertical, apodada `Isabelle la plus
belle´, con una refrescante inclinación por el disparate…”.


En Vil a Mercedes

Con motivo de los numerosos e importantes festejos que se llevaron a
cabo en Villa Mercedes al celebrarse el centenario de su fundación, el domingo
25 de noviembre de 1956 se libró al público el “Primer Salón de Arte, Pintura y
Escultura” (conocido también como salón del Centenario), con más de noventa
obras de artistas sanluiseños. Sin lugar a dudas, éste fue el primero en su tipo
de los realizados hasta esa fecha en esa ciudad. Como invitados especiales
presentaron varias obras los escultores Nicolás Antonio de San Luis y Antonio
Miguel Nevot, conformando éstos el jurado junto a Antú-Có Fernández. Los
primeros premios se discernieron de la siguiente forma: en la Sección Pintura
(Oleos), a Palmira Scrosoppi de Contursi; en Acuarelas, a Asunción Manca de
Heredia; en Dibujo, a Emilio Maldonado; en Tinta China, a Néstor Cuel o, y en
Escultura a Vicente Lucero. Una semana más tarde, el Día del Centenario de
Mercedes, en la plaza Lafinur se descubrió un busto de don Justo Daract, obra
ejecutada por Luis Perlotti.
Hacia fines del año siguiente, en el entonces denominado Instituto
Cultural Argentino-Británico, se exhibieron las obras del Concurso Nacional de
Poemas Ilustrados, que la Peña Cultural Al á, de nuestra ciudad -fundada por el
poeta José Alejandro Lucero-, había organizado y expuesto previamente en
San Luis. En la década del '60 muchos artistas realizaron en Mercedes
muestras de pintura, dibujo o escultura -generalmente en el Club Social o en el
Instituto Británico-, y entre los plásticos locales citamos a Marino Accet a,
Orfelina Saracho, Vicente Lucero, Eva Bauer de Briganti, Jesús Rodrígo,
Norma Píccolo, María del Carmen Sarura, ilustrando poesías de Cristina
Carnelli, etc. Entre los puntanos, Gaspar Di Gennaro, Antú-Có Fernández,
Vicente Vacca, así como distintas muestras colectivas de artistas sanluiseños,
y en 1968 los pintores informalistas del grupo Arte de hoy, exposición que
organizara la escritora Cristina Carnelli. También se pudieron ver obras de
artistas de otras provincias y de la Capital Federal.
En 1963 se creó el Instituto de Cultura Integral, impulsado por el profesor
José M. Balducci, y entre sus especialidades contó con una Escuela de Artes
Visuales, dirigida por Gaspar Di Gennaro, generando una corriente de opinión
que favorecería para que diez años después, en 1974, se creara la Escuela de
Bellas Artes. En un folleto-catálogo de esos años, se leía: “Museo de Artes
Plásticas- fundado simbólicamente el 1° de diciembre de 1968- ciudad de
Mercedes (San Luis)”. En él, la Comisión Pro-Museo de Artes Plásticas-
organizadas en 1966-presidida por el escultor don Vicente Lucero y cuya
vicepresidencia era ejercida por Gaspar Di Gennaro, hacía constar la nómina
de artistas donantes “fundadores del Museo de Artes Plásticas”.
Mencionamos a dos creadores que merecieron el favor y la popularidad
del público vil amercedino: la ceramista María Beatriz Ramírez y el "artesano
urbano" Alberto Enrique Neira. A pesar de pertenecer a géneros artísticos
diferentes (no tratados en este trabajo), frecuentemente fueron incluidos junto a
pintores y escultores en salones colectivos de este momento. María Beatriz
Ramírez había egresado de la Escuela Superior de Cerámica de la Universidad

Nacional de Cuyo, mereciendo su obra en cerámica decorativa, elogiosos
comentarios de los entendidos “...su labor, proyectada en la docencia, trasluce
delicadeza y originalidad. La exposición permanente del salón-taller de calle
Uriburu lo demuestra", expresó Jorge Hadandoniou. El artesano Neira, por su
parte, utilizando una técnica que l amó "acibit" (de "acícula", alfiler, y "bilt", cinta
en latín), emplea como materiales cinta negra y alfileres que aplica para ilustrar
temas rigurosamente figurativos.


SEXTO MOMENTO- ECLECTICISMO (de 1970 a nuestros días)

En 1970 se inicia una nueva etapa para la plástica local. Estará
caracterizada por el comienzo de las Bienales de San Luis, también por los
jóvenes artistas que aparecen en escena y especialmente por el ecléctico de
las pinturas y esculturas que se producirán desde ese momento hasta nuestros
días. Por el o, y contrariamente a lo ocur ido en los dos períodos anteriores, no
prevalecerá desde entonces ninguna tendencia plástica.
Esta nueva generación de pintores y escultores, en su mayor parte
egresados de la Escuela Provincial de Bellas Artes, comienza a hacer conocer
sus obras, las que en muchos casos presentan una estilización de las formas
tomadas libremente de las diversas tendencias modernas (fauvismo, cubismo y
otras) buscando un orden decorativo y sensible. En otros casos se pueden
observar creaciones con cierta inclinación sur ealista, expresionista, también
otras con tendencias al realismo social o hacia la abstracción, sea ésta
geométrica, tradicional o lírica.
Aunque no todos -como es natural-, revelan pareja calidad,
indudablemente varios de ellos se han constituido en artistas que han aportado
una importante obra realizada, de mucho valor para nuestro arte. A éstos se
sumarán otros plásticos de origen sanluiseño radicados fuera de la provincia,
los que atraídos por las Bienales Puntanas que se sucedieron a partir de 1970,
se presentarán en nuestro medio periódicamente.

Homenaje a Nicolás Antonio
Se cumple el décimo aniversario de la desaparición de Nicolás Antonio
de San Luis y tienen lugar en esta ciudad el 7 y 8 de abril de 1970 importantes
actos en su memoria y una gran exposición de sus obras. Asisten autoridades
locales y un numeroso grupo de artistas e intelectuales de la provincia, de
Córdoba, Santa Fe, y la Capital Federal, exhibiéndose en la Casa de Gobierno
182 obras del maestro: 50 esculturas, 3 bajorrelieves, 25 pinturas y 4 dibujos.

1970- La Primera Bienal de San Luis
Pocas veces se asistió en San Luis a salones de arte o exhibiciones en
que el interés suscitado convocara a tanto público como ocur ió en la Primera
Bienal Puntana de de Artes Plásticas, l evada a cabo en setiembre de 1970, en
el Salón Blanco de la Casa de Gobierno.
El Director de cultura entonces, don Mario Cécil Quiroga Luco, fue el
gestor de esta iniciativa que permitió a los puntanos poder apreciar a los
diferentes plásticos de este momento en San Luis. Paralelamente a el a se
realizó un importante salón de alcance nacional, con la participación de artistas
de todo el país. En esta primera Bienal, el maestro Antonio Miguel Nevot

obtuvo el Gran Premio de Honor, mientras que el Primero en Escultura, Lola
Diamante Gorodner y el de Pintura Renée Mendoza de Balduzzi.
Lola Diamante Gorodner, nacida en Villa Mercedes y residente en
Buenos Aires, había egresado de la Escuela Superior de Bellas Artes Ernesto
de la Cárcova. De su escultura premiada dijo en este caso el diario “Los
Andes”: “Un propósito logrado es el equilibrio de ‘El malabarista’, en cuyas
manos y bajo su soldador un puñado de chatar a resulta maleable y se
convierte en arte".
En cuanto a Renée Mendoza de Balduzzi, puntana radicada en la
Capital Federal, había expuesto desde 1946 en casi todos los salones
(Nacional, Mar del Plata, Santa Fe, Rosario, San Fernando). De su obra el
crítico Eduardo Baliari- enviado especialmente por el diario "Clarín" para cubrir
la Bienal- señaló “a una colorista de sutiles irradiaciones en composiciones que
lindan con la abstracción".
"Sus formas -agrega por otra parte 'El Diario de San Luis'- centrifugan el
espacio originado por una dinámica de color que bien saturado posee una
extraordinaria calidez".
Entre los artistas residentes en la provincia, por esta época ya venían
presentando sus trabajos tres jóvenes recibidos en la Escuela Provincial de
Bellas Artes: Luis Walter Lucero, Juan Antonio Rodríguez y Julio César
Domínguez.
Apuntará en 1981 Gaspar Di Gennaro: "Viendo la obra de Walter Lucero,
¿quien no se dará cuenta que alas y jaulas expresan un profundo anhelo de
libertad, un clamoroso anhelo? Y quedan aún rasgos que lo aúnan también a
otros artistas nuestros, y la poesía, porque indudablemente su plástica apunta
a una forma de belleza descriptiva y poética. .". Walter Lucero se dedicó
también a la cerámica y a la escultura, habiendo sido en 1991 uno de los
autores del Monumento al Pueblo Puntano de la Independencia, en Las
Chacras.
Juan Antonio Rodríguez expone desde fines de los años '60. Su
representación es moderna, con figuras estilizadas de organización decorativa
y registros cromáticos variados, impregnados de lirismo.
Se caracteriza por estructurar sus obras sobre un fino y caligráfico
sentido de la línea. Recientemente Rodríguez expresó: ". .en mis obras
aparecen constantemente la presencia objetiva y subjetiva del hombre porque
me interesa en todo su contexto, y la ubicación que asume para actuar en el
escenario de esta vida...". Premiado en diversos salones, este dibujante y
pintor también se desempeña como docente.
Nacido en Villa del Carmen, Julio César Domínguez expuso en la
Primera Bienal motivado este comentario: "maneja inteligentemente el dibujo y
las escalas tonales…". Se radica en Luján desempeñándose al í como Director
-Organizador de la Escuela de Artesanías. Junto a Walter Lucero y Hugo
Larramendi fue uno de los autores del Monumento al Pueblo Puntano.

1972- La Segunda Bienal
La Segunda Bienal de San Luis, en 1972, otorgó estas recompensas: en
Escultura, el Primer Premio a Jesús Domingo Páez Tor es, y en pintura a
Palmira Scrosoppi de Contursi. Esta última era una artista porteña de larga
trayectoria y desde hacia varios años se hal aba radicada en Merlo (San Luis).
"Prendaba de la luz del paisaje, lo resuelve en pinceladas de impronta que

aplicaba con admirable seguridad", había dicho Baliari en 1970. Por su parte, el
diario Los Andes expresó que la pintora "muestra en sus obras los paisajes de
aquellas altas sierras, en un rico y colorido empaste, tratados con el vigor de la
espátula y una visión muy personal de la bel eza y el gozo de la naturaleza".
Jesús Domingo Páez Tor es había nacido en San Martín (San Luis) en
1920, estudió en Mendoza con el escultor Cardona y se radicó en la Capital
Federal. De su escultura "La Fe", segundo premio en 1970, comentó el
periodismo: "Es una figura que a pesar de estar vestida, la actitud de un pie
avanzado hace que haya aprovechado el recurso para insinuar las formas bajo
la tela que se adhiere por el esfuerzo de las carnes".

Grupo Antares
En 1972 algunos jóvenes plásticos ex discípulos de Gaspar Di Gennaro,-
todos egresados de la Escuela de Bellas Artes de San Luis, dedicados además
a la docencia artística-, forman el grupo Antares. Esta asociación estuvo
integrada por Irma Lozano de Ar ieta, Roberto A. Ar ieta, Anita Elsa Aiel o,
Leonor López Orozco, Yolanda Pérez Chávez, y las fallecidas Rosa
Guastadisegni y Raquel del Bosco.
En la revista cordobesa "Andén", en 1979, Di Gennaro se refirió al grupo
expresando que "una de las características del quehacer de los plásticos
puntanos es que no pintan constantemente; existen temporadas en que se
nuclean -caso del grupo Antares-, y pintan. Me parece positivo. Quizás en San
Luis haya un tiempo para pintar, un tiempo para vivir, un tiempo para cumplir
múltiples actividades. ."
Un reportaje que El Diario de San Luis efectuó a dos miembros de
Antares, Roberto Arrieta y su esposa Irma Lozano, refleja el pensamiento del
grupo, manifestando ambos que si tuvieran que tomar un modelo en la plástica
"Irma elegiría a Petorut i, -aunque no hablan el mismo lenguaje-, y Roberto, a
Antonio Berni, y en San Luis ambos coinciden que Gaspar Di Gennaro ha sido
el maestro, como todos los integrantes del grupo Antares".
Las obras de Irma Lozano de Arrieta son abstractas. Lo esencial en sus
cuadros orientados hacia geométricas estilizaciones -aunque en algunas obras
incorporó la figura humana-, es la búsqueda de equilibrios formales dentro de
gamas de tonos de cierta vibración.
Habiendo recibido premios en San Luis y Villa Mercedes, en los últimos
años se dedicó preferentemente a la enseñanza artística.
En cambio, en Roberto Arrieta prevalece lo figurativo orientado hacia los
temas sociales en pintura, luego se inclinará cada vez más hacia la escultura,
especialmente de la figura humana, logrando el segundo premio en la Bienal de
1990. De una pintura suya dijo en 1976 Eduardo Baliari en "Pluma y Pincel":
"...asume una representación audaz tanto en color como en construcción con
su tema de Las tres soledades, descarnado y enmarcado en el clima de su
intención humana. .".
Un sentimiento de espiritualidad emana de los oleos de Anita Aiello, y
algunos de sus trabajos sitúan a su obra dentro de la abstracción. Con un
conocimiento cabal de la composición y un sentido innato del dibujo, color y
empaste, se manifiesta como dueña de una sensibilidad afinada. Ganadora del
Primer Premio de Pintura en la Tercera Bienal, concurre desde esos años a
numerosos salones de dibujos, pintura y poemas ilustrados. Ejerce la
enseñanza artística en Vil a Mercedes y San Luis.

Dibujante, pintora y docente, Leonor López Orozco participó en
exposiciones colectivas de pintura y poemas ilustrados. En sus naturalezas
muertas, composiciones o figuras, el tratamiento de las formas se inclina hacia
cierto tipo de síntesis. De sobria paleta, sin estrépito, utiliza las gamas bajas y
en ocasiones un color volcado hacia los tonos neutros o terrosos. Obtuvo el
segundo premio en Pintura, en la Bienal de 1974.
Diferentes lenguajes ha utilizado Yolanda Pérez Chávez en su pintura.
En algún momento acudió al expresionismo con vigor y mediante contrastes
intensos de cualidades expresivas, sensibles y emotivas. Con el pastel “¿Por
que?" se hizo acreedora en la Tercera Bienal a un segundo premio estímulo.
En las Salas Nacionales de Exposición (Palais de Glace), tuvo lugar en
noviembre de 1972 la que fue sin duda la más grande y completa Exposición
de Contenidos Culturales que haya realizado la provincia de Buenos Aires, y
que se denominó "Presencia Cultural de San Luis en la Capital Federal". El
Director de Cultura, Mario Cécil Quiroga Luco, reunió en esta multitudinaria
exposición pertenencias históricas, documentos originales, ediciones de libros,
primitivas impresiones de la Imprenta Oficial, piezas de cultura indígenas,
fósiles, cerámicas, artesanías, tal as en madera, platería y artes plásticas. Con
la presencia de dieciséis escultores y veintinueve pintores de la provincia, se
pudieron apreciar desde las obras de Nicolás Antonio de San Luis y de Nevot,
hasta las modernas expresiones vanguardistas de los puntanos.
Desde los años '70 hubo otros artistas -además de varios de los que
fueron protagonistas en los capítulos anteriores- que presentaron sus pinturas
o esculturas en los salones colectivos, las bienales o individualmente. Entre
otros citamos a Luis Suárez Jofré, nacido en Villa Mercedes aunque radicado
en San Juan desde hace muchos años. Al í se formó artísticamente practicando
la docencia en las escuelas de arte y desempeñando cargos directivos. En
1960 es seleccionado por el crítico Rafael Squir u para la Primera Exposición
Internacional de Arte Moderno en Buenos Aires, donde también se colgaron
obras de Cándido Portinari, Le Corbusier, Max Bil , Antonio Tapies, Jackson
Pollock entre otros. Recibe importantes premios en 1970 el segundo premio en
la Primera Bienal Puntana con su óleo "Recuerdo Infantil", “...obra en la que el
'pop art' tiene su vigorosa influencia", manifestó el diario Los Andes.
Rosa Luco de Mercado nació en San Luis pero estudió y reside en
Mendoza donde practica la docencia. Obtuvo Premio Estímulo en la Primera
Bienal por su óleo "Paisaje de la Aguada", del que se comentó: “con pulcritud y
cuidadosa 'cocina' estiliza un motivo de fácil representabilidad pero delicada
trascripción...".
Escultora y ceramista Ana Cecilia Tula fue activa a principios de los '70
señalándose la "concepción abstracta de sus esculturas a pesar de su
figurativismo". Analizando su envío a la Primera Bienal, Clarín manifestó que
"tiene orden y sentido escultórico, con su barroca torre de metal a la que
ilumina interiormente” y que titula “Mustafat y las lenguas de necesidad".
Prevalece en cambio en los paisajes serranos de Walter Alberto Salgado
una visión ingenua en la que se mezclan elementos poéticos que confieren a
sus cuadros una curiosa frescura. Oriundo de la Capital Federal y radicado
desde 1965 en Las Chacras (Capital), no realizó estudios de arte.
Originario de Villa del Carmen (San Luis), Blas Scarso se radico en
Tandil. Intervino en muestras en la provincia de Buenos Aires y otros sitios del
país, obteniendo premios. En San Luis recibió la segunda mención honorífica

en nuestra Primera Bienal por su óleo “Sibila”, “una figura bien resuelta en
acordes tonales, donde hace lugar a un verde ácido que conjuga notablemente
en el resto del conjunto”.
El pintor y escultor Héctor Bianco, nacido en la Capital Federal, llevó a
cabo estudios en la Escuela Nacional de Bellas Artes, radicándose en Merlo
(San Luis), en 1952. Le fue conferida la tercera mención honorífica en la
Primera Bienal a su óleo “En el tal er”.
Desde esa primera Bienal, en la que Mirta Cebal os presentó sus óleos-
relieves titulados “El Milagro” y “Cena de Navidad”, - “con gran sentido
romántico”, opinó “El diario de San Luis”-, ha desarrollado una larga trayectoria
como dibujante, pintora y escultora, conquistando varios premios. Di Gennaro
manifestó de el a: “Reside en Merlo y curso estudios en Córdoba. En dibujo
tiene trabajos de gran relevancia, como en pequeñas esculturas que responden
al expresionismo…”.
Corresponde asimismo mencionar a otros artistas, como Lilia Delicia
Lucero, de Villa Mercedes, que en 1972 logra segundo premio en Pintura en el
Primer Certamen Mercedino de Arte Plástica. Participo en nuestras Bienales.
“Presenta un buen meditado trabajo”, decía un comentario periodístico de la
época, refiriéndose a su óleo “Frente al espejo”.
María Dora Muñoz de Salvatore es otra artista que se presentó desde la
primera Bienal, por lo general con paisajes y flores. Precisamente a su óleo
“Paisaje” se refirió la prensa especializada afirmando que estaba
“inteligentemente encarado”.
‘Roberto Herminio Varela’, “con su obra ‘Rebelión’, no hace sino
inquietarnos con su deformada imagen fruto de inspiración ‘afischesca’”,
expreso la crítica local de este artista preocupado por temas políticos-sociales y
que obtuviera además premio estímulo en la Tercera Bienal.
Dos escultores: Antonio Rigau, puntano afincado de mucho tiempo atrás
en Mendoza, llevando a cabo esculturas figurativas y también lacas que
presentó entre nosotros, y Alfredo Jorge Gagliardi, el que luego de efectuar
estudios artísticos en La Capital Federal orientó en algún momento su temática
hacía los cabal os, tratándolos con criterio moderno (hier os, latones, etc.).
También nombraremos a los pintores Víctor Hugo Lucero, Jorge Alberto
Lucero, Leila Orfali, Alfredo Marchéis, el mercedino Alberto Mariani, la artesana
artística Raquel Mathieu de Tor es Morales y las ceramistas Elisa Almela de
José, Justina Contestin de Tula, C. Aguilera Osorio y Cecilia Pedernera.
“San Luis en Esmeralda 660” se tituló una exposición llevada a cabo en
la Capital Federal, esta vez en el Banco de la ciudad de Buenos Aires.
Inaugurada en abril de 1973 y organizada por la entonces Directora de la Casa
de San Luis, licenciada Perla Montiveros de Mollos, reunió a una extensa
muestra de artesanías puntanas, así como de turismo, industria y artes
plásticas, con la presencia de significativos artistas.


1974-Tercera Bienal

En 1974, la Tercera Bienal de San Luis recompensó con el Primer
Premio en Escultura a Carlos Julio Cornejo, y en Pintura a Anita Elsa Aiello.
Nacido en Villa Dolores, Carlos Cornejo se radicó en Merlo en 1965 para
luego establecerse en San Luis, participando en exposiciones dentro y fuera de

la provincia. En la Primera Bienal obtuvo premio estimulo por la talla “El Árbol
de la Vida”, comentando Baliari: “ha utilizado un tronco sobre el cual extrajo dos
cabezas realizadas en forma que puedan ser vistas en el sentido clásico de
girar a su alrededor”. Estudió en la Escuela Ernesto de la Cárcova,
confiriéndosele el Gran Premio de Honor en la Quinta Bienal. Escultor y tallista
de significativo contenido humano y social, su obra documenta un sentimiento
de simpatía hacía los tipos populares o campesinos.
Otros artistas de este momento fueron: Texa Carlina Ojeda, que aborda
en su pintura tanto la figuración como la no figuración una “paleta muy
cromática y fuerte…” expresó en su oportunidad la crítica. “Su obra `Nº 2´ nos
deja el deseo de verla en otras creaciones”, sostuvo Eduardo Baliari en 1972.
Corina Ojeda de Val ejo, por su parte, obtuvo el Primer Premio en
“Pintura y Pueblo” y otras distinciones. Dueña de una técnica depurada pinta
sus obras con fresca libertad creadora –especialmente paisajes o figuras-
donde el color y la materia se destacan. Docente recibida en la Escuela de
Bellas Artes, empezó a pintar desde muy chica. “San Francisco, sus val es de
montañas azules, sus verdes increíbles, su vitalidad, el aroma puro de sus
calles, me estimularon de manera especial”, manifestó recientemente esta
plástica que también se ha orientado hacía la cerámica.
Dibujante, pintora y grabadora, en Teresa Inés Capiel o la fantasía y la
sensibilidad determinan las particularidades de su obra, compuesta en el caso
de sus pinturas con sobrias y simplificadas gamas colorísticas. Logró en las
Bienales diversas recompensas, entre ellas El Primer Premio en Grabado por
la xilografía “El puestito”, en la cor espondiente al año 1987.
Es Alejandro Viaña, -nacido en Santiago del Estero y radicado en San
Luis en 1972- egresado de la Escuela Superior de Bellas Artes de Mendoza.
Pintor, pero por sobre todo grabador, el tratamiento de los motivos que afronta
en su temática siempre está sujeto a la naturaleza visible, a la realidad del
mundo. Obtuvo premios, habiendo ejercido asimismo la presidencia de
A.D.A.P.L.A.
Con un óleo que Marta Cornejo tituló “Trovador de silencios”, logró en
1974 un Premio estímulo en la Tercera Bienal de San Luis, participando en
aquel tiempo en diversas exposiciones en la provincia. Luego se radica en
Buenos Aires, y desde ese momento se dedica a la cerámica.
Refiriéndose a un óleo de Susana Scarpati, Antú-Có Fernández
manifestó el siguiente juicio en setiembre 1976: “Sabe manejar perfectamente
la técnica del óleo y va agrupando ordenadamente, de una manera armónica,
los distintos tonos que usa en verde, ocres y amarillos. Una magnífica obra
pictórica que me gustaría ver en el Museo…”
Además debemos anotar en esta reseña los nombres de Cecilia
Pedernera, pintora que se orienta hacía temas como la niñez, habiendo
recibido premio estimulo en “Pintura y Pueblo”; Elisa Copete, que pinto obras
que bordean lo abstracto, realizando también pintura manual, Rodolfo Nieto, de
quien se dijo en 1972 que “l ama la atención la forma en que realiza sus
témperas, con sus contrastes rotundos del blanco y negro…”; Ricardo
Couñado, Sara María de Tapiola, el tal erista Juan Carlos Baigor ia.
En la fundación Lowe, -entonces una de las galerías de moda en la
Capital Federal- tuvo lugar en agosto de 1974 una exposición de once artistas
plásticos puntanos. Ese mismo año se crea en San Luis en Centro Polivalente
de Arte, dependiente de la Dirección Nacional de Educación Artística. Ocupó la

Dirección del Centro en ese momento el plástico Juan Antonio Rodríguez
profesor egresado de la Escuela Provincial de Bellas Artes.
Sumándose a las muestras itinerantes que periódicamente nos visitaron
–en las que se destacaban las obras premiadas en el Salón Nacional- hubieron
cursos de asistencia técnica dictados por artistas de Mendoza o de la Capital
Federa, además de charlas y conferencias.


1976- Cuarta Bienal

En está Bienal de San Luis se le asigna el primer premio en el apartado
Escultura a Mirta Ceballos y en Pintura, a Asunción Manca de Heredia.
Asimismo se homenajeó al gran grabador y pintor puntano Vladimiro
Melgarejo Muñoz, que como invitado de honor presentó en la Bienal diez
trabajos al óleo.
Leonor Rigau de Car ieri asistió con obras a exposiciones nacionales y
entre nosotros intervino en varias muestras, -como “Cuyo Cultural” en
noviembre de 1976-, realizando también una obra mural sobre Pringles en la
Escuela Normal del mismo nombre, y vitrales en la Iglesia Catedral. En Francia,
en 1962, presentó un trabajo de investigación sobre “colores marginales y el
teñido de las sombras”. Nacida en San Luis, estudió en Mendoza en la Escuela
Superior de Bellas Artes, estableciéndose en San Juan, donde también es
docente de arte.
Mendocino, Angel Pérez Vega estudio en la Escuela Superior de Bel as
Artes de su provincia, exponiendo en 1945 “tipos mendocinos y de la Fiesta de
la Vendimia”. Reside desde 1970 en esta ciudad, donde ha l evado a cabo
innumerables exposiciones, incorporando el tema sanluiseño. Distinguido en
salones nacionales y provinciales, el periodismo local afirmó: “Ha transpuesto
los umbrales del impresionismo, y se ha adentrado en un expresionismo
figurativo…”
La revista “Pluma y Pincel” señalaba en diciembre de 1976, al referirse a
una obra de Vicente Orlando Agüero Adaro, que “asume una representación
audaz… con la violencia de sus colores contrastados en su ‘Abuelo Algarrobo’,
algo así como un primer plano de película equilibrado milagrosamente”. Este
artista de origen puntano, -es sobrino de nuestro máximo poeta-, estudió en
Mendoza, interviniendo en distintos salones en San Luis. Como teórico del arte.
Agüero Adaro es autor de la obra “Estética Conceptual Argentina”.
“intuitivamente, Rita Gutiér ez de Vacca consigue un equilibrio natural en
su composición …en cuanto al empaste, hay sensualidad en el uso de la
materia, abundante, trabajada, amasada, de modo que queda en un relieve que
hace una textura táctil…”, afirmó en 1976 Antú-Có de una obra suya.
Nicolás Bentivegna, en cambio, es un “copista” que en la Bienal de 1976
sorprendió con dos paisajes urbanos que hicieron decir a Eduardo Baliari: “Se
destacan (…) las obras de un valor para tener en cuenta y que atrae
poderosamente la atención por esa manera realista de uno de los pasajes más
interesantes de la pintura actual norteamericana”.
Asimismo, la crítica observó en 1976 en un óleo de Nora Aljadef “una
clara intención literaria o poética, con una forma bien definida, en este caso un
desnudo, en el que hay una pretensión anatómica, sobre un colorido fondo que
podría confundirse con el ‘fauvismo’ sin serlo”.

Las pequeñas tal as en mármol de Víctor y Amado Aguilar, y en ónix de
Pedro Guzmán, entusiasmaron en 1976 al crítico de arte Eduardo Baliari que
visitó nuevamente esta ciudad a propósito de la Bienal Puntana. Tiempo
después, al comentar este salón, manifestará: “sobresalen el mármol gris de
Víctor Aguilar, una cabeza con sentido escultórico exacto…”; “…la pieza en
ónix de Pedro Guzmán es otro de los logros con que trascur e el salón, y
aporta una idea original sobre el tema que encara”.
Luis I. Gialucca, Azucena Inés Keilty, María Verger de Esmoris, Hugo
Bendabán Zerega, de La Toma, y Juan José Barbero, sanluiseño radicado en
Buenos Aires, entre otros, igualmente presentaron por esta época obras en
muestra colectivas.
Cumplió en estos años una importante labor como difusora de la obra de
los artistas locales la Galería de arte Condorhuasi, ubicada en la galería
Sananes, la que mediante el esfuerzo personal de Ricardo Sairo logró
congregar –muchas veces multitudinariamente- la presencia del público local.
Al cumplirse el Centenario de la fundación de la Escuela Normal Juan
Pascual Pringles en julio de 1976, se llevó a cabo la muestra plástica Salón
Provincial del Centenario de Pintores y Escultores Puntanos, reuniéndose
sesenta y tres obras. Un año después –julio de 1977- y en la misma Escuela
Normal, con la colaboración de dieciséis artistas se efectuó una Exposición de
Hugo Arnaldo Fourcade, director del establecimiento.
Al mes siguiente, y con motivo del 383º Aniversario de la fundación de
San Luis, siendo titular de Cultura Mario C. Quiroga Luco, tuvieron lugar las
inauguraciones de sendas muestras, una plástica y otra artesanal, y el recital
denominado “Presencia Cultural de San Luis en Buenos Aires”, en las salas del
Complejo Cultural General San Martín, en la Capital Federal.
En enero del año siguiente, la Dirección provincial de Cultura organizó el
primero de una serie de “salones” que continuarán repitiéndose con éxito
durante todos los veranos hasta 1983: el Primer Salón Sanluiseño Libre de
Verano. Reservado en su primera edición a las especialidades Dibujo,
Cerámica y Audiovisuales, otorgó los siguientes primeros premios: en sección
Dibujo, categoría profesionales, a Felipe Héctor Prezioso; aficionados, desierto;
sección Cerámica, categoría profesionales, a Norma D`Angelo; aficionados, a
Raúl Alberto Gómez; y sección Audiovisuales, categoría profesionales, a Luis
Jorge José Martín; aficionados, desierto.


1978 – Quinta Bienal

La Quinta Bienal de San Luis otorgó estos primeros premios: el “Gran
Premio” en Escultura, a Carlos Julio Cornejo, y el Primer Premio, en la misma
especialidad, a Miguel Ángel Guardia. El “Gran Premio” en Pintura a Renée
Mendoza de Balduzzi, y el primero en Pintura, a Carlos Sánchez Vacca.
Miguel Ángel Guardia nació en San Martín (San Luis), egresando de la
Escuela Provincial de Bellas Artes en 1976. Estudió con Nevot y con Pujía en
Buenos Aires. Pintor, escultor, ceramista y orfebre, en esta última especialidad
ha intervenido en muestras dentro y fuera del país, siendo distinguido como
escultor en Buenos Aires y en nuestras Bienales. Viaja a Limoge, Francia,
perfeccionándose en las Artes del Fuego. Entre sus monumentos citamos el de
“Rosendo Hernández”, el busto “El Guer ero”, la maqueta “Contacto”,

distinguida en el Premio Quinto Centenario con el primer premio. Guardia
manifiesta que “este grupo escultórico pretende unir, en una composición
arriesgada, lo estético y lo dinámico, el volumen pleno y la forma ligera, señalar
con firmeza las diferencias de las culturas a graves del tratamiento de las
formas, resaltando la importancia del espacio virtual, tanto como el espacio
circundante a la obra, y su integración arquitectónica en una suerte de
mimetización con el medio”.
Fue común asistir en este período a exposiciones individuales o
colectivas de otros artistas, entre ellos Rodolfo Enrique Isern. Desde su primera
presentación siendo casi un niño, en el Salón de Pintores Aficionados que
organizara la Peña Cultural “Al á” en 1957, Isern se destaco por sus dotes de
dibujante hábil. Recibido en la Escuela Provincial de Bel as Artes, presentó en
diferentes salones sus trabajos, incursionando en el surrealismo.
La escultora y ceramista y dibujante Norma Susana D´Angelo efectuó
estudios en la Escuela de Bellas Artes Manuel Belgrano, y en la Superior de la
Cárcova. Becaria en 1971 de la Universidad Nacional Autónoma de México, a
su vuelta participa y obtiene premios en diferentes exposiciones, llevando a
cabo además varios bustos y monumentos. En 1983, el diario Puntal comentó
que “su presencia creativa se encuentra habitando en gran parte del interior.
Así, quien recor a los pueblitos puntanos, saldrá, tal vez, sin saberlo al
encuentro de sus obras”.
Hizo mención el diario Clarín en 1976 a una obra de Benito Rodríguez
Cejas manifestando que “su tal a en madera quiere introducir el espacio en una
combinación de planos que se desar ol an en continuidad laberíntica”. Oriundo
de Luján, escultor y artesano, obtuvo el segundo premio en Escultura en la
Quinta Bienal Puntana.
Refirió en 1988 El Diario de San Luis: “Los críticos D. Cardozo Biritos
(Mendoza) y Daniel Malinovsky (Francia) han coincidido en catalogar la obra de
Felipe Héctor Prezioso, dentro de las manifestaciones aportadas por el
simbolismo de fines del siglo XIX, y por el surrealismo, y destacan asimismo la
utilización de técnicas, composición de paletas similares a la de los maestros
flamencos del siglo XV". De origen marplatense, Prezioso se establece en San
Luis egresando de la Escuela de Bellas Artes, perfeccionándose en la Escuela
Ernesto de la Cárcova. Ha estado presente en salones interprovinciales,
obteniendo los mayores galardones.
Fueron otros expositores, en pintura Mario Ricardo Ortiz, Celmira Beatriz
Lucero de Prezioso, Olga Bendahan de Heredia, Hernán Araneda, Jorge Omar
Majul y en escultura María Teresa A. García Centurión, que asimismo se
expresó como ceramista, especialidad en la que fueron activas Ester Ortega,
Norma D. de Marcoleta, Mercedes de Frola y Teresa de Caviedes.
En muchas de las muestras plásticas de conjunto que por estos años se
llevaron a cabo organizadas por la Dirección de Cultura, o por la Universidad, la
Municipalidad, la Escuela Normal Juan Pascual Pringles, u otras instituciones,
se contó, junto a los numerosos artistas surgidos en este período, con la
participación de plásticos de larga trayectoria, entre ellos Gringa Poblet,
Asunción de Heredia, Amelia Muñoz, a veces Gaspar Di Gennaro, Antú-Có
Fernández, Carlos Sánchez Vacca o Vicente Lucero, quienes en algunas
oportunidades realizaron exposiciones individuales.



Años '80
1980- Sexta Bienal

En 1980 se realiza la Sexta Bienal de Artes Plásticas de San Luis,
obteniendo el Gran Premio en Escultura Miguel Angel Guardia, mientras que el
primer premio lo logra Aldo Antonio Perosa. En Pintura, el Gran Premio lo
obtuvo Felipe Héctor Prezioso, y el primero, María Adela Toledo. Esta última
había egresado en 1981 de la Escuela de Bel as Artes de Vil a Mercedes. Su
pintura bien podría catalogarse dentro del "fauvismo", un color jugoso y rico en
texturas la distinguen. Con el óleo "Mesa Azul con espejo" se hizo acreedora al
primer premio de esta Bienal, aunque al poco tiempo, lamentablemente dejará
de participar en exposiciones.
Por su parte, Aldo Antonio Perosa, escultor villamercedino residente en
Córdoba, ha sido el autor de varios monumentos en esa provincia. "El hierro
soldado, material frecuente en la escultura actual, tiene en la Cuarta Bienal de
San Luis un solo representante, Aldo A. Perosa, y sus dos figuras están
realizadas en un descarnado sentido dibujístico", manifestó Clarín, en 1976.
Al comenzar esta década, sobre todo a partir de esta Sexta Bienal,
comienza a producirse en San Luis algo inédito y que irá acentuándose durante
el transcurso de la siguiente Bienal: la presentación de un buen número de
jóvenes artistas de Vil a Mercedes, egresados en su mayoría de la Escuela de
Bellas Artes Antonio Estaban Agüero, en esa ciudad. Tiempo después, algunos
de éstos l evarán a cabo viajes, permaneciendo por períodos o radicándose en
el exterior del país "casos de Nora Valdez en EE.UU., Mercedes torres en Italia,
Cecilia Herrero en Nicaragua", o en Córdoba "Magui Lucero de Guil et", en La
Plata (Graciela Ferrari), en la Capital Federal (María Alejandra Causa),
abriéndoles a todos, de esta forma, interesantes perspectivas para sus futuros
artísticos.
Dice Romualdo Brughetti de la escultora María Alejandra Causa que
"...próxima a la expresión de Dompé le importan las artes primitivas (negra,
oceánica, precolombina) en una búsqueda de relación formal arquitectónica. En
sus esculturas, cajas y relieves, exalta 'la forma, el color, y el espacio a través
de la emoción y del hacer lúdico', según su testimonio, con resabios formalistas
y 'espíritu absurdo y romántico'. Un viaje a México contribuyó a su síntesis
formal y cónica arcaica". Estudió en la Escuela de Bel as artes de Mercedes,
ciudad donde nació, completando sus estudios en la Escuela Manuel Belgrano,
en la Capital Federal.
Radicada en Boston (EE.UU.) desde 1986, Nora Patricia Valdez exhibe
si obra en galerías y museos de esa ciudad, haciéndo "instalaciones",
trabajando en una combinación de pintura y escultura en proyecto con la
comunidad. Utiliza varios medios de expresión intentando interpretar el rol del
individuo contemporáneo, con temas que tocan la soledad y la alienación
"causadas por varias formas de opresión, ya sea cultural, espiritual, económica
o política", expresa su autora. Recibida en al Escuela de Bel as Artes de Vil a
Mercedes, viajó a Buenos Aires- época de sus pinturas "a lo Francis Bacon"-,
luego a Brasil y posteriormente a Europa- Peruggia, Roma (Italia) y Zaragoza
(España)-, sitios donde estudió y exhibió su obra.
Establecida en La Plata, Graciela Fer ari nació en Vil a Mercedes y
egresó de la Facultad de Bel as Artes de la U.N.L.P. como licenciada en
escultura. Desde 1982 expone sus esculturas abstractas en salones nacionales

y provinciales, recibiendo diversos premios, entre los cuales citamos el
segundo premio Concurso de Escultura en el Museo de Nocara (Italia). Le
interesa el desarrollo del espacio y la luz. Con materiales como maderas y
planchas de acero inoxidable, bronce, aluminio y hierro, logra desarrollar una
imagen propia que presenta un equilibrio plástico entre los volúmenes
negativos (espacio) y volúmenes positivos (forma).
Pintora y escultura, la villamercedina Teresa Mercedes Tor es estudió
hasta tercer año en la Escuela de Bel as Artes de su ciudad, participando y
obteniendo premios en salones colectivas de Mercedes y otras ciudades. En
1985 se traslado a Italia, donde asistió a clases de perfeccionamiento en dibujo
y pintura en la especialidad. Participo asimismo en la muestra personal de
esculturas en la ciudad italiana de Fabriano.
“Sonia Oselame gira por el mundo de si inagotable imaginación –dice el
poeta Oscar Sosa Ríos- y en una asociación de imágenes estelares, vuelve sus
pinceladas y colores etéreos. Es evidentemente una artista incansable y
permanente, sutil e imaginativa, buscadora de formas que puedan expresar el
sentido de la pintura” Recibida en la Escuela de Bel as Artes de Vil a Mercedes,
se dedica también a la docencia.
Otra pintora mercedita, Graciela Muñoz Silva, realizó sus estudios en la
Escuela de Bellas Artes de dicha ciudad. Dedicada a la docencia artística,
asimismo ha participado en gran cantidad de salones y muestras individuales.
Su obra se ha caracterizado por la espontánea búsqueda de una expresión
propia. En escenas de interiores, paisajes suburbanos o con hombres y
mujeres humildes, su visión espiritualizada le ha proporcionado estilizaciones
expresivas afrontadas con contrastes de cierta intensidad y empastes densos.
Además de los nombrados anteriormente hubo en ese momento artistas
de esa ciudad que exhibieron sus trabajos en San Luis: el escultor y artesano
Hugo Sayavedra, recibido en la Escuela de Bellas Artes de Villa Mercedes,
llevando a cabo una obra de orientación folclórica o popular; Oscar Alberto
Crossa, promisorio dibujante egresado también de Bel as Artes, que expuso en
forma activa sólo por esos años, Carmen Ortiz Tor es, con pinturas no
figurativas inclinadas hacia lo geométrico; Haydée Lucero de Par il a y otros.
Entre los puntanos, Agustín Enciso y la escultora María t. Acorinti de García.


1982 – Séptima Bienal

La Séptima Bienal en 1982, distinguió con el primer premio en Escultura
al mercedino Roberto Julio Tessi – quien se presentaba por primera vez en
este certamen-, al mismo tiempo que en Pintura obtiene el primer premio Luis
Walter Lucero.
Roberto Julio Tessi en Villa Mercedes, egresando de la Escuela de
Bellas Artes Manuel Belgrano y Prilidiano Pueyrredón, donde fueron sus
maestros Leo Vencí y Aída Carbal o. Premiado en salones de la Capital, vuelve
a su ciudad en 1978, donde comienza a participar en exposiciones y a
desempeñarse como docente. Ocupó asimismo el cargo de Director de Cultura
de la Provincia. Esencialmente escultor, también pinta y dibuja, siendo
recordada su serie expresionista “Los Baños”. En 1983 la crítica expresó que
“es un representante de la neo-figuración; valiéndose de los elementos más
comprensibles para el espectador de hoy –el lenguaje de la historieta en sus

dibujos, y el poliéster y el color en las esculturas- testimonian la situación de
opresión que vive el hombre contemporáneo”. Recientemente Roberto Tessi ha
sido el autor –junto con Viveka Rosa de un Monumento a la Fundación de
Jujuy, tras un viaje a Francia expuso sus dibujos en la ciudad de París.
Un importante sanluiseño que en 1982 retorna a Mendoza es Alberto
Musso. Nacido en Justo Daract, posteriormente su familia se establece en Villa
Mercedes. En 1962 egresa en Mendoza de la Escuela Superior de Artes
Plásticas de la Universidad. Dirige entre 1976-1981 en Misiones, en Instituto
Superior de Artes de la Universidad. Actualmente Musso se desempeña como
titular de la cátedra de Pintura en la Escuela de Artes Plásticas de la
Universidad de Cuyo. Su obra artística, expuesta reiteradamente en diverso
sitios del país, aunque lamentablemente aún poco conocida en ésta su
provincia natal, a merecido premios en importantes salones, entre ellos Medalla
de Oro “Congreso de la Nación” en 1975 en el Salón Nacional de Artes
Plásticas, Tercer Premio Salón Nacional en 1991. Sus óleos en general son de
gran tamaño y en muchos de el os nos impresiona su realismo –un realismo
con características “expresionistas”, diríamos-, en que el artista le otorga un
carácter simbólico con un fuerte acento de crítica social. En 1978 un cuadro
suyo que presentó en el Salón Nacional, después de habérsele otorgado el
premio en la discusión previa de jurado, por razones ideológicas y políticas fue
eliminado el Salón. El cuadro se tituló “Por la Argentina. El Himno en el
estadio”, y representa al equipo de fútbol de la Argentina sobre un campo de
cadáveres. Dirá de Alberto Musso el diario Los Andes en 1989: “tenemos que
referirnos a su preocupación por lo social, por la historia que sucede, a la que
no puede sustraerse, viéndola con dolor, enfrentando el hor or. Por su cosmos
y actitud, Musso bien podría ser un renacentista, pero como Dante, se anima a
bajar al infierno, pero en su caso, al de los hombres”.
En el año 1982, al cumplir el 15ª aniversario de su creación, el Museo
Municipal de Arte Moderno de Mendoza convoca a una delegación de plásticos
puntanos que presentaban sus obras en una exposición de dicho Museo, junto
a mendocinos y sanjuaninos. Nos representaron Nicolás Antonio de San Luis,
.Antonio Miguel Nevot, Carlos Julio Cornejo, Gaspar Di Gennaro, Miguel Angel
Guardia, Felipe Héctor Prezioso, Roberto Julio Tessi y Carlos Sánchez Vacca.
Alberto Musso, que poco tiempo antes había vuelto para residir en esa ciudad,
es invitado para integrar la numerosa representación mendocina.
En la Capital Federal, -octubre de 1982- San Luis presenta un stand en
la exposición “Presencia de las Provincias Argentinas”, en el Palacio del
Consejo Deliberante. En él se presentaron bronces de Nicolás Antonio de San
Luis y Antonio Miguel Nevot, tallas directas de Carlos J. Cornejo y Roberto J.
Tessi óleos de Renée Mendoza, Palmira Scrosoppi y Héctor F. Prezioso,
además de ponchos de la artesana Alicia Nicolasa Funes.
Un mes después se efectúa en la Escuela Normal Juan Pascual
Pringles, en “Primer Salón Normalista del Paisaje Puntano”, integrado por
plásticos de San Luis y Vil a Mercedes.
En 1983 se inaugura en la ciudad de Merlo (San Luis), el Centro
Polivalente de Arte, con la dirección del profesor y artista Orlando Agüero
Adaro. En abril del año siguiente, en la Capital Federal de Inversiones se
efectúa una gran muestra pictórica denominada “Presencia de San Luis en el
Libro Argentino”, con la participación de quince artistas sanluiseños.

También en ese año se crea la Asociación de Artistas Plásticos de San
Luis (ADAPLA), cuyo primer presidente fue el pintor Juan Antonio Rodríguez.
Finalmente, el 21 de setiembre de 1985 se inaugura en el Puente Blanco la
Casa de la Cultura, con una exposición de artistas sanluiseños y otra
compuesta por obras de autores nacionales y provinciales que forman parte del
patrimonio del Museo.


1985-Primer Salón Bienal “Nicolás Antonio de San Luis”

Con este nombre se reemplazó a la tradicional Bienal de Artes Plásticas
de San Luis.
El primer premio en Escultura recayó en Magui Estela Lucero Guil et, el
de Pintura en Graciela Barón y el de Dibujo en la daractense Cecilia Her ero.
Escultora y pintora villamercedina, Magui Estela Lucero Guil et completó
en Córdoba sus estudios artísticos, iniciados en su ciudad. Premiada en
nuestra Bienal Provincial, y en otros salones del país, en 1988 expuso en
Mercedes, en la Galería Marc Chagal , oportunidad en la que expresamos que
“de su última producción exhibe un conjunto de esculturas desprejuiciadas,
muñecos expresionistas con cabezas aplastadas a golpes de espátula sin
preocupación por los detal es como la obra ‘Por aquí’, de extrañas y bel as
calidades. Finalmente ‘Tulio’, figura seccionada a lo largo en dos mitades y
vuelta a unir como al descuido con alambres dejando escapar desde adentro
un sucio y ambiguo trapo”.
Discípula de Alberto Musso en la Escuela Superior de Artes de la
Universidad, en Mendoza Graciela Barón expuso en San Luis en 1984
sorprendiendo al público por su “realismo”. Subrayó Di Gennaro esa vez que la
pintora se muestra “…totalmente comprometida con el drama que todos hemos
vivido y que como artista ha receptado sensiblemente, más al á de lo que
comúnmente un joven puede expresar si no es poseedor de una gran
capacidad”. En 1987 realizó óleos y esmaltes inspirados en poemas de García
Lorca, y al año siguiente en la Iglesia San Roque, pintó dos murales.
Recientemente se ha presentado en muestras colectivas en San Luis, San
Juan y Mendoza renovando su vocabulario pictórico.
En Justo Daract nació Cecilia Her era que egreso de la Escuela de
Bel as Artes de Vila Mercedes, en 1982 dibujante y pitora –especializada
actualmente como muralista- obtuvo el primer premio en Dibujo en la Bienal
Puntana de 1985. En 1986 viaja a Nicaragua donde estudia las distintas
técnicas de arte público en la Escuela de Arte Público Monumental. Al í
permaneció durante cinco años pintando diversos murales y donde formó un
grupo colectivo de trabajo con la pintora estadounidense Janet Pavone.
Posteriormente ha ejecutado obras murales en Italia, siete en Alemania, en
Cuba y nuevamente en Nicaragua. En San Luis, en 1991, pinta uno en el patio
de El Diario de la República. Se caracterizan sus obras por el rico colorido y el
fuerte contenido social y americanista que les imprime
Se conocieron durante el transcurso de estos años también otros
plásticos: la puntana radicada en la Capital Federal, María Angélica Polit i,
artista egresada de la Escuela Ernesto de la Cárcova. En algunas
oportunidades presentó en esta ciudad sus esculturas, dibujos o tintas. Rubén
Rodríguez señaló que en su obra "hay una constante búsqueda del espacio

cargado de simbolismo donde se descubre la presencia de la América
ancestral...".
Raúl Alberto Gómez, cuyos sobrios dibujos se han mantenido orientados
hacia las formas estrictamente representativas con cualidades emotivas y
sensibles. Después de trabajar con Elio Ortiz incursionó también en la escultura
cerámica y participó en muestras colectivas y bienales, logrando en la de 1990
el segundo premio en Dibujo.
Por ese tiempo, el dibujante y escultor mendocino radicado en
Mercedes, Roberto Crescitel i, activo en los años '80, se hizo acreedor de
varias recompensas. Crea expresivos dibujos de minuciosa elaboración,
inventando extraños personajes de pesadilla. Estas imágenes son tratadas con
criterio ilustrativo y rigor compositivo, prevaleciendo siempre un espíritu
orientado hacia la revelación de climas oníricos.
Las pocas obras que expuso Hilda Noemí Núñez, -virtuosa dibujante de
Villa Mercedes egresada de la escuela de Bellas Artes fueron suficientes como
para llamar favorablemente la atención de la crítica.
Superando un primer momento "copista", que le sirvió como aprendizaje,
Teresita Sánchez Conti pintó retratos de su familia -"demasiado atada al
modelo aunque en algunos se insinúa mi libertad creadora", opina la autora-
para luego, en una posterior etapa, volcar su creatividad en expresivas y
coloridas obras en la que priva lo simbólico y en el sur ealismo en otras.
Las pequeñas tallas y los dibujos de Cristina Rosa, mercedina
igualmente que la anterior, fueron conocidos en el medio local. Sus dibujos
apuntan a propósitos representativos, sobresaliendo entre el os los inclinados
hacia la temática del cabal o.
Angélica Gladys Presti, prematuramente fallecida a los 27 años en 1984,
había egresado de la Escuela de Bel as Artes de la Universidad de Córdoba.
Fue autora de dibujos, escultoras y pintoras de "un acentuado figurativismo",
recibiendo Mención por su óleo "El rincón de Jaime" en la Sexta Bienal.
Un aventajado dibujante, Luis Carduza, desde muy joven concitó la
atención por su virtuosismo. Este artista trasladóse luego a Buenos Aires para
perfeccionarse. Recuérdanse otros nombres: Ana María Car era de Luengo y
Alberto Ponce Sarmiento, así como, Cristina Virginia Alvarez y Susana B. Di
Gennaro, que comenzaron a hacerse conocer. Por otra parte Cristina Roldán y
María E. de José presentaban pinturas; dibujos y relieves Amanda Farman, en
tanto que Alejandra Baudino y Liliana Alcaraz se expresaron con grabados. De
Concarán concur ió con dibujos Haidée Dal Brol o de Massara mientras que
desde Mercedes lo hizo Ana María Chiapel o con pinturas.
La casa de San Luis en la Capital Federal realiza en 1986 el salón de
pinturas denominado "I Salón Celebración de la Tier a", instituto para artistas
sanluiseños. Obtuvo en esa oportunidad el primer premio Atilio Roberto Vacca
por su óleo "Boliche de barrio". Atilio R. Vacca- hermano de Vicente Vacca- es
un paisajista puntano residente en Mendoza. De su obra artística Los Andes
comentó que "a través de su habilidad expresiva adquiere una fuerte
connotación imaginativa, vigoroso empaste y clara lectura no exenta de la
cuota de fantasía que la enriquece".


1987- Segundo Salón Bienal "Nicolás Antonio de San Luis"


Se concedió el Primer Premio en Escultura a Vicente Lucero, en Pintura
a Yolanda Lía Accet a, en Dibujo a Daniel Orel ano y en Grabado, a Teresita
Capiello.
Pintora, dibujante y grabadora nacida en Villa Mercedes donde reside
desempeñándose como docente en la Escuela Superior de Bellas Artes,
Yolanda Lía Accet a estudió en Córdoba en el Departamento de Plástica de la
Universidad. Ha realizado gran número de exposiciones individuales y envía
obras a diversos salones del país, recibiendo premios. Entre nosotros el Primer
Premio en Pintura en la Bienal de 1987; el Premio de Honor en Pintura, en la
de 1990; Primer Premio en Grabado en la 1992, entre otros. "Las imágenes
creadas por Yolanda Lía Accet a- comenta Eduardo Peñafort- hacen sentir el
vértigo, los ruidos y murmullos porque las composiciones unen lo visto y lo no
visto de los espacios cotidianos. Su nueva figuración, las distorsiones,
paradojalmente dan densidad a chirriante atmósfera contemporánea".
Por su parte, Daniel Antonio Orel ano, dibujante y pintor recibido en la
Escuela Provincial de Bellas Artes, realiza exposiciones desde 1980. Reconoce
en su obra influencia del realismo, hiperrealismo y del cubismo. Con un
lenguaje plástico en oportunidades lindantes con el hiper ealismo y un
tratamiento minucioso de las formas representativas, fragmenta esa realidad,
esos espacios o ámbitos en que sitúa sus figuraciones, creando relaciones
distorsionadas, de inusitada fisonomía, que en ocasiones lo acercan al
surrealismo. Ha logrado importantes recompensas dentro y fuera de la
provincia. Una de las últimas ha sido el Primer Premio en la Bienal de Arte y
Sacro, en 1992, en el Museo de Arte Decorativo de Buenos Aires.
Un pintor radicado en San Luis por estos años es Alberto Eduardo
Camps. En un primer momento se percibe en su obra cierto contacto con el
exacerbado expresionismo de Francis Bacon. Más luego, con un lenguaje
propio dentro de esa tendencia, descompone la figura humana y con mirada no
complaciente –a veces cruel, otras con humor-, pinta al hombre contemporáneo
aislado en un mundo hostil y de locura. Asume de esta forma un lenguaje
plástico inédito hasta ahora en la Provincia. Oriundo de Concepción del
Uruguay (Entre Ríos) y radicado entre nosotros en 1987, ha participado
activamente en salones colectivos o muestras individuales obteniendo
importantes distinciones en San Luis y otras provincias. Preside actualmente
ADAPLA.
En Buenos Aires, en el XXIV Salón Nacional de Grabado de 1988,
Angela Elvira Toledo obtuvo el Tercer Premio. Recibida en 1979 en la Escuela
Superior de Bellas Artes de nuestra ciudad, como estudiante logró varios
primeros premios de pintura y murales y en el Salón Libre de Verano de 1981
ganó el Primer Premio de Dibujo. Presentando sus grabados que se
caracterizan por sus refinadas calidades formales, ha participado en salones y
concursos en diversas provincias.
Nacida en la Capital Federal, Graciela Artaza estudia en la Escuela
Manuel Belgrano. Desde 1983 reside en Mercedes, donde expone activamente
sus dibujos y pinturas de refinada técnica y encarecidos climas en los que
señorea la ambigüedad, la ironía y el grotesco. Premiada en salones
provinciales, el escritor Patricio Torne comenta así su obra: “…entre cielo y
infierno existe un lugar… ¿incierto?, que flagela los sueños y subvierte y la
realidad. Allí los ángeles suelen intercambiar ciertas historias con Satán, que el

arte de Graciela Artaza materializa en un nuevo bestiario humanizado, donde lo
grotesco y lo sublime conviven alimentándose del drama la ironía y el humor”.
De entre el grupo de jóvenes artistas en actividad por estos años
enumeramos en escultura a Jorge Antonio Timoner, Mercedes Frola, Marysa
Inés Montoya, Roberto Sánchez, -que además de tal as realizó xilografías y
tintas-; en grabado a Patricia Eliana Biscontini, Selva Arabel, y María Cristina
Chichero de Roldán; en dibujo Silvia Gulino y Susana Calvo; en pintura María
Cristina Moyano; Horacio Ponce y la mercedina Susana Bertea, con obras en
ocasiones orientadas al surrealismo.


Años ‘90

El 24 de agosto de 1990 se inauguran las Galerías de Arte del Instituto
Científico y Cultural El Diario (ICCED), utilizándose las salas denominadas
“Nicolás Antonio de San Luis” y “El Altil o”, ubicadas en el primer piso del
edificio de “El Diario de la República”, en nuestra ciudad. Desde esa fecha
hasta el presente se sucedieron allí periódicas exposiciones de arte plásticas
de autores locales o de otras provincias, charlas y conferencias, además de un
concurso anual de pintura infantil, denominado “Puntamancha”.


1990-Octava Bienal

La Bienal vuelve a su antigua denominación, auque está se debió haber
enumerado como “décima” y no “octava” bienal.
En Gran Premio en Escultura distinguió a Miguel Ángel Guardia y el
Primero a Bettina Tarquini; el Gran Premio en Pintura a Yolanda Lía Acceta y el
Primero en esa especialidad a Daniel Orellano; el Primero en Dibujo a Graciela
Barón, y el Primero en Grabado a Angela Toledo.
Bet ina Tarquini nació en Mendoza. Se formó con el maestro Martí, y
egresó de la Escuela Superior de Bel as Artes de su ciudad natal. Pintora y
escultora, expone en Mendoza en galería y salones desde 1981, obteniendo
importantes premios. Ha realizado monumentos en su provincia y en San Luis,
donde se radica posteriormente. Tienden sus esculturas figurativas hacía
estilizadas síntesis expresionistas.
Se registran nombres de nuevos artistas: la pintora Clara Kremnitzer, de
quien Di Gennaro comentó que “la levedad de la materia, transparente, y el
color más luz que color, confiere a la superficie una dimensión espacial en la
que es posible soñar con lo infinito…”.
Con éxito de crítica se hace conocer en Buenos Aires el pintor Alberto
Rodríguez Sáa. Heredero del arte que practicarán los miembros del grupo “Arte
de Hoy” en el San Luis de los años ’60, ARS ha penetrado profundamente en la
poética del arte informal, desar ol ando una obra en la que las calidades táctiles
de la materia pictórica, evocan en el espectador imágenes cargadas de una
intensa significación. En “La Nación” el crítico Aldo Gal i a dicho de este artista
que sus pinturas se caracterizan por “representar un informalismo con libre
textura y manejo del color que hacen de sus obras una propuesta dinámica”.
Adriana Nasisi es oriunda de San Luis, aunque reside en Villa Mercedes
desde 1984, donde estudio Bellas Artes. En sus trabajos figurativos se

patentizan ciertas influencias del muralismo mejicano, con figuras
monumentales que en ciertos casos tienden a lo abstracto.
Silvia Susana Gil, grabadora y pintora, autora del óleo “Descanso en el
aserradero”, segundo premio en la Bienal de ese año, utiliza colores pardos,
terrosos, y empaste jugoso, mostrando inclinación hacía la síntesis.
La escultora Liliana Zelikson, también premiada; la grabadora Andrea
Wilkinson, Segundo Premio en dicha Bienal; las pintoras Claudia Germondari y
Mónica Alejandra Codecido, y el dibujante Luis F. Bustos y Anelo exponen en
este momento.
Se traslada en 1991 el Museo Histórico de Ciencias Naturales y Bel as
Artes de la Provincia –que desde su fundación había ocupado diferentes
edificios- a su nueva sede de calle Colón y Ayacucho, y se lo denomina “Dora
Ochoa de Masrramón”. El 17 de agosto de ese mismo año con asistencia de
las más altas autoridades nacionales, provinciales y extraordinaria cantidad de
público, es inaugurado en Las Chacras, -a 17 Km. de esta ciudad- el
Monumento en Homenaje al Pueblo Puntano de la independencia. Fueron los
autores del proyecto los artistas plásticos Julio César Domínguez, Luis Walter
Lucero y el arquitecto Hugo Julián Lar amendi.
Hacía fines de año aparece en Buenos Aires, editado por Gaglianone,
una ambiciosa obra cuyo autor, el conocido crítico de arte Romualdo Brughet i,
tituló “Nueva Historia de la Pintura y la Escultura en la Argentina”. En el
contenido de la misma se pueden encontrar análisis de las obras de cinco
plásticos de San Luis; Nicolás Antonio de San Luis, Antonio Miguel Nevot,
Dalmiro Sirabo, María Alejandra Causa, Carlos Sánchez Vacca. Al pintor
Alberto Musso se lo incluye- equivocadamente- entre los artistas mendocinos,
tal vez por residir en dicha provincia.


1992- Novena Bienal

En esta Bienal el Primer Premio en Escultura fue declarado desierto; el
Primero en Pintura fue otorgado a Rubén Raúl Rodríguez; el Primero en Dibujo
a Norma D'Angelo y el Primero en Grabado a Yolanda Lía Accetta. Por otra
Parte, el Premio Adquisición "Quinto Centenario Encuentro de Dos Culturas", a
la maqueta denominada "contacto" (técnica mixta), de Miguel Angel Guardia.
Rubén Raúl Rodríguez es un artista mendocino que establecido en San
Luis desde hace unos años, trabaja en sus cuadros abstractos de inspiración
mítica americana, utilizando formas y colores que se remiten a dibujos o
diseños precolombinos. Una pintura suya de técnica mixta, "Despertar de
raíces y gritos, logró el máximo galardón en su especialidad en la Bienal.
Nombres nuevos surgen en nuestro medio, muchos de ellos
provenientes de la Escuela de Bellas artes, como el escultor Raúl flores, que en
su talla directa "Maravilloso Mundo", obtiene el Segundo Premio en la misma
Bienal.
La mercedina Viviana Viveka Rosa, galardonada por sus óleos, dibujos y
esculturas, fue distinguida en 1993 por el gobierno de la Provincia por una
escultura, "Confluencia", presentada junto a Roberto Tessi. Según la artista el
estilo de su obra, donde la figura humana se reitera, "se encuadra dentro de lo
figurativo, aunque también algunos de mis trabajos tienen componentes
abstractos; pero por sobre todo prima el expresionismo y el surrealismo..."

Igualmente la pintora y tallista Gabriela Tapiola; el pintor Oscar Robledo ,
Segundo Premio de la Bienal; José Julián Pastor haciendo pinturas, grabados y
tintas; la escultora-ceramista Teresa Vidal de Caviedes; Marta Segura,
realizando óleos y dibujos; Susana Aguilera, con esculturas cerámicas; los
pasteles de Cecilia Nogarol; técnicas mixtas de Pet y Costa; los acrílicos
expresionistas de Celina Rodríguez de Puig; los dibujantes Martín Andrés
Pouse y Raúl G. Caviedes Vidal; los escultores Ariel Oviedo, Susana Aman
Rotondó; los pintores Eduardo Lacreu, Viviana Palestini, María Justina
Delgado, Emilio Chávez Lucero, María V. Bonfiglioli, Gladys F. de Martín,
Marcelo e. Manríquez, Magdalena Garay, María Luisa Cortés Aparicio, Leticia
Carina Cantisani, Alfredo Saá Alric, Delia Jofré Gutiér ez y un artista oriundo de
Bs. As., que desde hace pocos años se ha radicado entre nosotros: Fernando
A. Fabre.
También de Buenos Aires, Omar Benítez es autor de dibujos y collages,
desempeñándose al mismo tiempo como Director de la Galería de Arte del
ICCED. Por otra parte el escultor y pintor Néstor Fabián Fernández,-nacido en
Río Negro y hoy residentes en San Luis- aplica una correcta técnica a
diferentes planteos plásticos. Creó en 1989 lo que el mismo ha denominado
"Movimiento de Arte Crudo", definiéndolo como destinado "a representar al
hombre hoy tal cual es y circulo en el mundo..."
Organizado por el ICCED en el Palais de Glace de la Capital Federal -
diciembre de 1992-, se efectúa una gran exposición denominada "San Luis y su
cultura". Se muestran en ella nuestras artesanías, literatura, música, poesía y
artes plásticas de ayer y de hoy, exhibiéndose pintura y escultura de los
plásticos locales.
En el Stand que la provincia de San Luis por intermedio de su Gobierno
instaló en la Feria Internacional del Vino de Bordeaux, Francia, en mayo de
1993, se llevó a cabo la "Primera Exposición Internacional de Pinturas,
Escultura, Artesanías y Fotografías de San Luis- Argentina", siendo invitados
especialmente a enviar obras Daniel Orellano, Lía Accetta, Miguel Angel
Guardia, Bettina Tarquini y el Artesano Juan Carlos Ortega.
Cuatro meses después, el 13 de septiembre, se inaugura en las salas
del Instituto Científico y Cultural "El Diario" el "Primer Salón Nacional de Pintura
del ICCED", contándose con la presencia de artistas de todo el país y un jurado
de excepción: los maestros Ary Brizzi, Carlos Cañás y Miguel Dávila. El Primer
Premio le fue otorgado al artista porteño Alejandro Boim, en cuanto a las
menciones especiales para artistas de San Luis, se asignaron a Graciela
Artaza, Alberto Camps y Daniel Orellano.
El Museo Provincial, organizada por este organismo y la Asociación de
Artistas Plásticos de San Luis, tuvo lugar el 21 del mismo mes una justiciera
exposición homenaje a los artistas plásticos Gringa Poblet y Antú-Có
Fernández, dos "iniciadores y pilares de la cultura de San Luis, quienes a
través de su obra y palabra contribuyen al conocimiento y desar ol o del arte en
la provincia".
Por último en diciembre de 1993, en el Instituto Científico Cultural "El
Diario", la Asociación de Artistas Plásticos de San Luis realizó su exposición
anual colectiva, interviniendo 23 artistas en las especialidades dibujo, pintura,
escultura, cerámica y grabado.



En Vil a Mercedes

La Comisión Municipal de Cultura de esa ciudad l evó a cabo el 28 de
noviembre de 1972 el "Primer Certamen Mercedino de Artes Plásticas",
obteniendo la máxima recompensa en Pintura, Irma Lozano, de San Luis,
mientras en Escultura el premio se declaró desierto. Setenta y ocho obras
fueron expuestas, pertenecientes a algunos artistas de San Luis, aunque en su
mayoría eran mercedinos, -artistas conocidos unos, aficionados o copistas
otros, y hasta artesanos en cerámica-. Entre ellos citamos en pintura a Lilia
Delicia Lucero, galardonada con el Segundo Premio, Mariano Accetta, Nidia
Lacerna de Diez, Carlos A. Gómez Casañas, Alberto Mariani, Violeta Al ione,
etc.; en Escultura, Vicente Lucero que obtuvo el Segundo premio, Omar
Lucero, Rosa P. de Smaniotto, Manuel García Zalazar: los artesanos Alberto E.
Neira y José Briganti; la cerámica María Beatriz Ramírez.
En la Escuela de Letras, entre los años 1971-83, Eva Bauer de Briganti
dicta cursos de Historia del Arte, y gran cantidad de charlas y conferencias
sobre artes plásticas en diferentes instituciones del medio.
Al crearse en 1974 La Escuela superior de Bellas Artes, como anexa de
la de San Luis, se cumple con un largo anhelo de la comunidad local. Esta
escuela, cuya primera directora fue la profesora Leonor López Orozco,
desempeñándose como regente la profesora Anita Aiel o, se independizará en
San Luis algunos años después tomando el nombre de "Antonio Esteban
Agüero". Los primero egresados, en 1978, fueron Alcira Zabaleta, Lidia López,
Irma Magallanes, Sonia Osellame, Hugo Sayavedra y Graciela Muñoz Silva: los
tres últimos comenzaran a exponer asiduamente sus obras en la ciudad y fuera
de ella.
Al cumplirse el 80° aniversario del Club Social de esa ciudad, en octubre
de 1977, una comisión presidida por la doctora María Irene Milán organiza
"Primer Salón de Artes Plásticas de Vil a Mercedes" reuniendo a 52 artistas de
la provincia, con 103 obras, lo que constituyó un verdadero suceso en le medio
cultural provincial.
Entre otros artistas sanluiseños que participaron en él figuraron los
siguientes mercedinos o residentes en esa ciudad: Roberto Julio Tessi, Alberto
Musso, María Beatriz Ramírez, Norma Píccolo, Lilia Delicia Lucero, María del
Carmen Zarura, Jesús Rodrigo, Vicente Lucero, Sonia Osel ame, Irma
Magallanes, Graciela Muñoz Silva, Alberto Mariani, Carlos Gómez Casañas,
Marcela Montenegro de Milán, Hilda Rosso de Fer aro, Carol Mc Donald,
Beatriz Inés Costa de Gargiulo y quien esto escribe, radicado ya en Vil a
Mercedes desde el año 1976.
En el mismo Club Social pero al año siguiente, el profesor Vicente
Orlando Agüero Adaro dicta el curso "La Crítica del Arte y la Estética
Conceptual", el que es repetido en el año 1982, en el Colegio de Escribanos de
la ciudad. Como teórico del arte, Agüero Adaro- que había sido docente de la
Escuela de Bellas artes de Villa Mercedes- es autor de la obra "Estética
Conceptual Argentina", en la que con el aporte de la sociología, psicología,
historia y crítica del arte, "decodifica el significado del arte en la cultura, y en
estructura nuevos métodos de evaluación de hecho artístico", ha señalado la
doctora Milán.



Década del '80

Al iniciarse la nueva década, el 11 de julio de 1980, la Comisión de
Cultura y Educación del Banco UDECOOP de Vil a Mercedes organizó el "I
Salón UDECOOP de Pintores Mercedinos", contando con la presencia de
catorce plásticos locales. Durante su transcurso, días después, se realizaron
visitas guiadas y los profesores Jorge Hadandoniou y Eva de Briganti
disertaron sobre "Nacimiento del arte moderno. En estos años en Vil a
Mercedes fueron comunes las muestras itinerantes arribadas desde Buenos
Aires, con obras premiadas en el Salón Nacional.
La exposición, "Musso- Tesis- Sánchez Vacca" se l evó a cabo en una
galería ubicada en el primer piso del Hotel Laval e, en noviembre de 1981.
Contó con el auspicio de la Facultad de Ingeniería y Administración, y congregó
en su inauguración a una gran cantidad de personas que tuvieron la
oportunidad de tomar contacto con la obra de Alberto Musso, notable artista
alejado desde hace años de Mercedes, y la de Roberto Julio Tessi, escultor,
dibujante y pintor neo expresionista que había retornado a esa ciudad en 1978,
después de efectuar sus estudios artísticos en Buenos aires. Otros nombres
que habían comenzado a ser habituales en estos años en distintas muestras
individuales, salones colectivos o en las bienales de San Luis, son los de los
jóvenes egresados de la Escuela de Bel as Artes local -varios de ellos tendrán
distinguidas trayectorias en el futuro- Nora Patricia Valdez, María Alejandra
Causa, María Adela Toledo, ganadora del Primer Premio en Pintura en la
Bienal de San Luis de 1980, Oscar Alberto Crossa, Magui Lucero Guillet,
Carmen Ortiz Torres, a los que añadimos los de Yolanda Lía Accet a, que
volvió de Córdoba, donde había egresado de la Escuela de Bel as Artes de la
Universidad; también Teresita Sánchez Conti, Haydée Lucero de Par il a,
Ioannis Coccotis, Juan C. Valdez, etc.


El Centro Cultural

Presidido por el poeta Luis Ressia, el Centro Cultural de Villa Mercedes
fue durante toda la década del '80 la institución cultural vil amercedina más
trascendental y activa, cumpliendo durante ese lapso una insustituible labor en
favor de la difusión y desar ol o de la cultura en sus diversas manifestaciones.
En cuanto al aspecto específicos de las artes plásticas, promovió
fundamentalmente el intercambió con otras provincias, visitando Mercedes
valiosos artistas.
Entre ellos fueron importantes las exposiciones individuales de los
cordobeses Mario Grinberg, Julio Córdoba, Oscar Páez y Rubén Menas, el
bonaerense Alberto Peri, los riocuartenses Omar Palacio, Oscar Robledo,
Carlos Giorgis, Jorge W. Galetto y Eliseo González, algunos de el os en más de
una oportunidad.

De los artistas locales, Roberto Tessi, Lía Accet a, “Tres grabadores
sanluiseños: Viaña, Baudino y Crossa”, Graciela Artaza, Ángel Karlen, Nora
Valdez Ioannis Coccotis enviaron sus obras a Río IV en 1982; también se
realizaron varias exposiciones colectivas de artistas mercedinos en Vicuña
Mackenna (1979); coronel Moldes (1982); Río Cuarto (1982) y otras

localidades. En cuanto a los seis “Salones Regionales de Poemas Ilustrados”
inaugurados anualmente a partir de 1983 en Mercedes y luego expuestos en
otras ciudades, reunieron a representativos escritores, poetas y plásticos
provinciales, de Córdoba, Coronel Moldes, San Rafael, Laboulaye, Río Cuarto
y Capital Federal.
Seria fatigoso para el lector recorrer aquí todo los salones de artes
plásticas –de similares características entre sí- que hubo por estos años. Vaya
como ejemplo lo siguiente: en el mes de febrero de 1982, en la plaza
Pedernera los días 6 y 13, y en la plaza Pringles, el 20 y 27, la Dirección de
Cultura de la Municipalidad programó un ciclo de exposiciones de “Plástica y
Artesanías al aire libre”. Numerosos artistas presentaron sus trabajos y fue
mucho el público asistente. Además de los nombres habituales, que ya hemos
mencionado atrás, se contó con la presencia de Asunción Manca de Heredia,
Miguel Ángel Zebal os, Clariza Raquel Vilchez, Leticia Salinas de Lucero,
Carmen Escolá de Fer ari, María Eugenia de Montoya, Ana María Chiapello, y
algunos artesanos.
El Intendente Agustín Di Gennaro fue quien inauguró en el mes de abril
de 1982 el salón de cal e Curupaytí (que hoy es el Consejo Deliberante) como
primera sede estable del Museo de Artes de la ciudad de Mercedes (Museo
Betbeder).
En el “Salón de los Derechos Humanos”, organizado por Roberto Tessi
en el Centro Cívico en agosto de 1984, se pudieron apreciar numerosas obras
relacionadas con el tema convocante, desde pinturas abstractas empaquetadas
con papeles de diario para que no se vieran –pues “el arte moderno es
subversivo”, habías dicho en Mercedes pocos años antes un “intelectual”
viajero-, hasta obras de impactante y crudo realismo, entre ellas las de Graciela
Barón.

Sociedad Argentina de Artistas Plásticos

En mayo de 1985 se crea la filial Villa Mercedes de la Sociedad
Argentina de Artistas Plásticas (SAAP), la que ese mismo año, en el mes de
noviembre, organiza, con extraordinario éxito de participantes y de público –el
que podía votar por su obra preferida-, el Primer Salón Primavera ’85, realizado
en el Banco Nación. Expusieron 43 artistas locales, lo que constituyó una
altísima cifra entre plásticos “profesionales” y “aficionados” del medio. Algunos
nombres que agregamos a los ya citados en salones anteriores y que
concurrieron a éste, fueron los de Graciela Artaza, Susana Bertea, Cecilia
Herrero, Roberto Crescitelli, Juan Valdez, Cristina Rosa, Hilda N. Núñez, L.
Beatriz Ferrari, Yoly Esandi, Myrian Ana Pomares, Ada Giulietti de Estrada,
Rosa F. de BROS, Cecilia Ramos Mejía de Llambías Silvia Ortiz, Ana Cristina
Larruse, Diana Ruth Feás, Jorge Sosa, Patricia Burgos de Costamagna, Tito
Olmedo, Graciela Biondi, Hugo Fernando Rojo, Daniel Hervé Calderón, José
Iglesia, Jorge Quiritino Sosa, Fanny de Leaniz, Marga Balaguer de Ríos,
Mónica Rech, Milagro Basaldúa de Scarvarda, María Sustersic, etc.
“Nuestro plásticos en la Facultad” fue titulada una exposición colectiva
en mayo de 1985, y en noviembre de ese año en la Casa de San Luis de la
Capital Federal fue inaugurada una muestra plástica de artistas de San Luis,
representando a Villa Mercedes Yolanda Lía Accet a, Graciela Artaza, Susana

Bertea de Crescitelli y Cecilia Herrero. Al mes siguiente, en otra exposición
similar, los mercedinos concurrieron con Roberto Crescitelli, Teresita Sánchez
Conti, Sonia Osellame y Silvia Ortiz.


Primera Bienal Mercedina

En noviembre de 1986 se concreta lo que constituyó un gran logro de la
SAAP local: la Primera Bienal Interprovincial de Artes Plásticas de Vil a
Mercedes. Participaron artistas de muchos sitios del país, en total 87 entre
pintores y dibujantes, con una obra cada uno. En la sección Pintura, el Primer
Premio fue adjudicado a Rubén Rodolfo Romero, de Córdoba. En ese
momento, comentamos al respecto en la revista local “Digo…”: “y precisamente
porque en San Luis no estamos acostumbrados a estos nuevos lenguajes,
ocurrió que la pintura que mereció el primer premio, del cordobés Rodolfo
Romero –posteriormente nos enteramos que acaba de participar en la Bienal
de San Pablo-, no gustó a la mayoría. Esto no ocur iría si más a menudo
tuviéramos ocasión de familiarizarnos con los grandes salones, no del tipo
“Salón Nacional”, que hace tiempo dejó de ser lo que era para trasformarse en
un salón burocrático más, sino como el Premio “Palanza”, o el “Fortabat”, el
“Braque” o algunos otros de esa misma jerarquía, en donde se puede apreciar
la mejor y más polémica plástica nacional actual…”.
El Primer Premio en la sección Pintura para artistas de San Luis se
concedió a Yolanda Accet a, y menciones especiales a Teresita Sánchez Conti
y a Graciela Barón. En la sección Dibujo, el Primer Premio a Nancy Val ejo, de
Santa Fe, y en la misma sección el Primer Premio para artistas de San Luis a
Roberto Crescitelli y menciones especiales a Graciela Artaza e Hilda Noemí
Núñez. Los artistas que en ese momento se destacan son Magui Estela Lucero
Guillet, quién envía obras desde Córdoba, y en Mercedes Roberto Crescitel i,
Susana Bertea, Hilda Noemí Núñez, Cristina Rosa, Graciela Artaza, Viviana
Viveka Rosa, además de los ya consagrados.
Mientras tanto, María Alejandra Causa se había establecido en Buenos
Aires, y Cecilia Herrero se dirige a Nicaragua. Por su parte Nora Valdez y
Mercedes Torres viajan juntas rumbo a Italia.
En algunas exposiciones colectivas, junto a los plásticos de actuación
por estos años, -consignados precedentemente-, se vieron a veces obras de
Gustavo Verdur, Gustavo Vassallo y Alberto Luppi, también director de teatro.
En abril de 1987 tuvo lugar en la sede de SAAP, auspiciado por esta
entidad y el Centro Cultural de Villa Mercedes, un salón de Arte Erótico –allí los
plásticos interpretaron a los poetas y escritores locales-, en que concitó la
atención y la curiosidad del público, escandalizando a algunos.
Ese mismo año se inaugura una galería de arte privada, Marc Chagall, la
que por algunos años l evará a cabo una importante labor difundiendo la obra
de diferentes artistas locales y también de plásticos de otras provincias. Estaba
ubicada en una galería comercial de Avenida Mitre 518, y sus propietarias
fueron las arquitectas Graciela Aguilera y Cecilia Vassallo.
La Asociación de Amigos del Museo de Artes Plásticas organizó en
noviembre de ese año, con el auspicio de la Dirección de Cultura Municipal,
una exposición denominada Artistas Plásticos Villamercedinos –Obras Inéditas,

en el salón del Museo Municipal Santiago Betbeder y el 1º de diciembre, en el
ex Mercado Central de Villa Mercedes, se inaugura la Casa de la Cultura
Municipal, una antigua aspiración de los habitantes de la ciudad.


Segunda Bienal Mercedina

La Segunda Bienal Interprovincial de Artes Plásticas de Vil a Mercedes
tuvo lugar en mayo de 1989, organizada también por la SAAP y dedicada esta
vez únicamente a la sección Pintura. El Primer Premio fue para Beatriz
Negrotto, de Buenos Aires, y en la sección provincial, el Primer Premio fue para
Alberto Eduardo Camps. Obtuvieron menciones especiales Graciela Muñoz
silva y Teresita Sánchez Conti. Fueron aceptadas 54 obras pertenecientes a
artistas de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Jujuy, La Pampa, San Luis y Villa
Mercedes. Esta fue, lamentablemente, la última de las bienales organizadas
por SAAP, entidad que al poco tiempo se disolvió.
La galería de arte Marc Chagal continuaba periódicamente presentando
exposiciones, entre ellas mencionamos una llevada a cabo por Graciela Artaza
y Carlos Alberto Piccirilli, en abril de 1990.
Un nuevo grupo de artistas plásticos de Mercedes, denominado
Expresión hace su presentación en junio de 1990, en la filial local de El Diario
de San Luis.. Estaba conformado por Patricia Burgos, diana Ruth Feás, Ada
Giulietti, Leonor López Orozco, Graciela Muñoz Silva, Adriana Nasisi, Carmen
Ortiz Torres, Cristina Rosa, Viviana Viveka Rosa, Atilano San Martín, y Cecilia
Santini. En diciembre del año siguiente, esta agrupación exhibe sus obras por
segunda vez, ahora en la Casa de la Cultura. Básicamente, está conformada
por los mismos artistas, aunque esta vez se hallan ausentes algunos, y se
agregan Teresa Baroja de Fabi, Mary Parrilla, Miguel Ángel Zebal os y María
Alejandra Kenny. Esta última realiza dos muestras individuales durante 1993 en
el bar “La Mula Plateada”.
La Asociación Amigos del Museo de Artes Plásticas festejó su 25º
Aniversario hasta fines de noviembre de 1991 en la Casa de la Cultura. Se
entregaron estatuillas realizadas por Hugo Sayavedra a los denominados
“Pilares de la Cultura Vil amercedina”: Vicente Lucero, Marino Accet a. Gaspar
Di Gennaro, Alberto Neira, Wilfredo Viladrich, y Luis Perlotti, en reconocimiento
por su labor en favor de la cultura del medio.
Se advierte en los grabados –aguafuertes- de Gustavo Vassallo
particularidades que vinculan a este artista, que se desempeña también en la
docencia de la Escuela de Bellas Artes, con los ámbitos fantásticos y climas
sugerentes propios del surrealismo. Por otra parte señala Roberto Tessi entre
los más jóvenes artistas vil amercedinos –alumnos suyos en la Escuela de
Bellas Artes- a Atilano San Martín. Su obra informal con aplicación de col ages
replantea los límites del espacio del cuadro tradicional (rectángulo de cuatro
lados) avanzando con su pintura sobre un marco o batidor de cinco o más
lados. Concluye Tessi mencionando a la grabadora Marcela García y los
pintores Manuela Baracco, Pedro Sosa y Humberto Barbaglia.


CONSIDERACIONES FINALES


Finalmente, surge la pregunta. Es la inevitable pregunta que de alguna u
otra forma fatalmente terminamos haciéndonos quienes nos preocupamos por
las artes plásticas del país, y en este caso de nuestra provincia: ¿nuestro arte
tiene identidad propia? ¿Existe o no una escuela o un arte puntano?
Hace algunos años, al responder a la misma inquietud –formulada
entonces por el diario Puntal-, manifestábamos que no, y el o debido a
diferentes causas, que hacen de la formación de una identidad propia un
proceso lento.
Es verdad que necesita tiempo; nuestro arte plástico es muy joven, no
tiene aún un siglo. Pero es necesario recalcar que existen múltiples factores
que conspiran para que la formación de un lenguaje propio aún no se concrete.
Sucede que actualmente se intenta confundir, pero por sobre todo
inducir de mil maneras, por intermedio de los poderosos medios de
comunicación masivos, a los mismos artistas, a los profesores y estudiantes de
arte, al público, para que tomemos como modelo ese arte facilista y “a la
moda”, manipulado desde la Capital o desde el exterior, de acuerdo a los
intereses en boga en el momento. Específicamente, los intereses de las
grandes galerías de arte, las modas internacionales impuestas por el mercado,
los marchands, críticos y cotizaciones en los grandes remates, etc.
Tampoco tendría sentido dar vuelta la cara y decir “no nos interesa lo
que hacen en Buenos Aires o en Europa…”. Por el contrario, creemos que es
importante ver lo que se produce en todos lados, siempre se aprende viendo –
“se educa el ojo”, diría Squir u- aunque con la condición de que lo hagamos
con sentido crítico, y de que ese “enriquecimiento” nos sirva como acicate para
intentar elaborar o reelaborar nuestro propio lenguaje, que no perdamos de
vista nuestra verdadera identidad, nuestro contacto con esta tierra que
pisamos.
Sin embargo, debemos decir que tenemos en San Luis algunos casos de
individualidades que intentan –conciente o inconscientemente- elaborar los
sanluiseños. De más está decir que no nos referimos al pintoresquismo o
folclorismo, sino a un lenguaje actual, aún en el caso de obras extremadamente
modernas o abstractas. Pero el número de plásticos embarcados en esta tarea
que hayan logrado sus frutos, aún no alcanza y dista mucho de hacerlo, como
para hablar de una escuela “sanluiseña”.
Todavía no se percibe ese lenguaje propio. Debemos trabajar y esperar;
todo debe sedimentar. Hallaremos nosotros –o más probablemente quienes
nos sucedan-, ese lenguaje plástico común que nos va a identificar. Sin prisa,
pero con trabajo y autenticidad hemos de lograrlo.
Parafraseando al artista peruano Fernando de Szyszlo, diremos que los
artistas latinoamericanos debemos “mostrar tener los pies bien plantados en la
tierra, nuestra tierra, pero la mirada abierta para sentir y participar en lo que
buscan artistas y hombres de otras partes. Perfeccionar la herramienta con que
trabajamos, usando todo lo que los hombres de cualquier latitud han
descubierto, pero poner todo ello al servicio de nuestra propia expresión con la
certeza de que si esa expresión está total y honestamente volcada, hablará por
ella no solamente el individuo, sino el grupo humano de donde viene…”.

San Luis, diciembre de 1993.-






* * FIN **