PEQUEÑA HISTORIA DE LAS LETRAS PUNTANAS MARIA...








PEQUEÑA HISTORIA DE LAS LETRAS
PUNTANAS


MARIA DELIA GATICA DE MONTIVEROS

(Año 1986)


INDICE

ADVERTENCIA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .4
JUAN CRISOSTOMO LAFINUR. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .5
OTRO PRECURSOR: EL DOCTOR JUAN LLERENA. . . . . . . . . . . .9
EL PERIODISMO COMO CUNA DE LA LITERATURA PUNTANA
. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10

MOMENTOS CAPITALES EN EL DESENVOLVIMIENTO DE LA
LITERATURA SANLUISEÑA
PRIMER MOMENTO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
EL CENTRO JUAN CRISOSTOMO LAFINUR. . . . . . . . . . . . . . . . 13
EN LA DECADA DEL NOVENTA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

CINCO PILARES DE LA CULTURA Y DE LAS LETRAS DE SAN
LUIS
FELIPE S. VELÁZQUEZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
JUAN T. ZAVALA-. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
DALMIRO SANTIGO ADARO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
NICOLAS JOFRE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
JUAN WENCESLAO GEZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
EULALIO ASTUDILLO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

MANUEL A. OROZCO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20

LAS PRIMERAS ESCRITORAS PUNTANAS
CARMEN GUIÑAZU DE BERRONDO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22

LUISA AMANDA QUIROGA DE LUCERO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
ROSARIO MERCEDES SIMON. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
MARIA MITCHELL DE RAMIREZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
ROSENDA QUIROGA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24

ESCRITORES NACIDOS A FINES DE SIGLO XIX
ANTOLIN MAGALLANES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 25
EULALIO ASTUDILLO MENENDEZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
RAFAEL ROVIRA VILELLA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
JULIO COBOS DARACT. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
MARTIN LUCERO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
ELISEO ANTONIO TELLO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
DOS NOVELISTAS MERCEDINOS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
FRANCISCO CASAÑAS LEMOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
EMILIO CASAÑAS LEMOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29

ESCRITORAS QUE CRECEN EN EL NOVECIENTOS
CARMEN QUIROGA DE CHENA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
DELFINA DOMINGUEZ VARELA DE GHIOLDI. . . . . . . . . . . . . . . 30
CAROLINA TOBAR GARCIA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
M. ESTELA GEZ DE GOMEZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 31
MARIA MERCEDES DE LA VEGA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
CELIA C. GARRO DE MULLER. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
ALCIRA HERNANDEZ DE PEREZ DEL CERRO. . . . . . . . . . . . . . 32
EMILIA HARTLIEB DE ARBUCO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32
MARIA INES PEREZ LIGEON DE SILVA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

HOMBRES DE LEYES Y DE LETRAS
GILBERTO SOSA LOYOLA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33
REYNALDO A. PASTOR . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 34
RAMIRO J. PODETTI. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35

OTROS JURISTAS ESCRITORES
LAUREANO LANDABURU. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
ISAAC SOSA PAEZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
JULIO AGUIRRE CELIZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
ALFREDO ARANCIBIA RODRIGUEZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
JOSE I. GARCIA FLORES . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

BERTA ELENA VIDAL DE BATTINI. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

LA HORA DE LOS MAESTROS NORMALES ESCRITORES
SEGUNDO FERNANDEZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39

JUAN B. GONZALEZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
VICTOR SAA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
JUAN ADOLFO AMIEVA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
LA LABOR HISTORIOGRAFICA
CELEDONIO GALVAN MORENO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42

EL SEGUNDO GRAN MOMENTO CULTURAL
EL ATENEO “JUAN CRISOSTOMO LAFINUR”. . . . . . . . . . . . . . 43
LA REVISTA IDEAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
EL ATENEO “JOSE INGENIEROS”. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
ARMANDO MOLINA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46

LA GENERACION LITERARIA DEL 40
CESAR ROSALES. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46
ANTONIO ESTEBAN AGÜERO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
ATILIO ANASTASI. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
ROBERTO BARROSO . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
POLO GODOY ROJO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
ENRIQUE OJEDA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
DORA OCHOA DE MASRAMON. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 52
JUAN MIGUEL OTERO ALRIC. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
LEON BENAROS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
OSCAR GUIÑAZU ALVAREZ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
SILVIA MOYANO DEL BARCO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
DORA FAVIER DE LAMAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 55
DORA AOSTRI DE JOFRE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
MARIA ISABEL BERARDI DE LOAIZA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
JOSE IGNACIO MALDONADO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
AMERICO GUIÑAZU. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
JUAN MARTIN GRILLO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
CLARISA CRUCEÑO DE FRANCOVIG. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
DALINDA HEBE FUNES DE PAGE. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57

DOS ESCRITORES TESTIMONIALES
AGUSTIN ULADISLAO MONTIVEROS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
FRANCISCO JOAQUIN TULA . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58

POESIA NATIVISTA
FAUSTO AZCURRA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
ANTONIO Y. QUIROGA ALLENDE . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
RICARDO ARANCIBIA RODRIGUEZ . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60

TERCER GRAN MOMENTO CULTURAL

LA REVISTA “SAN LUIS”. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61

CREACION DE LA FILIAL “SAN LUIS” DE LA SADE
LA REVISTA VIRORCO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
SINTESIS BIBLIOGRAFICA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64













ADVERTENCIA


Esta PEQUEÑA HISTORIA tiene por base unas comunicación presentada
en las “Primeras Jornadas de Literatura Sanluiseña”, cumplidas en la
Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”, dependiente de la Universidad
Nacional de San Luis, en 1981. La publicación de los trabajos se hizo en 1983.
Han sido agregados dos capítulos preliminares “JUAN CRISOSTOMO
LAFINUR. EL LUMINOSO PROCURSOR”, y “Otro precursor, el doctor
Juan Llerena”, y han pasado a ocupar su lugar los poetas César Rosales y
Antonio Esteban Agüero, que no figuraron en mi trabajo anterior por que
fueron considerados por otros expositores de las Jornadas. Es asimismo más
extensa la nómina de escritores recordados.
Con este manual veo concretado mi anhelo de facilitar un camino de
aproximación hacia hombres y mujeres que se han distinguido en el ejercicio
de las letras en esta provincia cuyana, la menor en extensión y población,
cuya capital fue la ultima en fundarse. (Mendoza en 1560, San Juan en 1562
y San Luis en 1594). Esto tiene que ver algo con la posterioridad de la
actividad literaria en la ciudad de la Punta, en relación con sus hermanas.
Creo que habiendo sido docente no podré nunca dejar de interesarme por
la labor del aula. Por eso me permito sugerir a los educadores que cuando
expongan sobre determinado escritor lo ubiquen siempre dentro de las
circunstancias socio-histórica que le fue propia, premisa necesaria para
comprender mejor las obras humanas.
Mi trabajo no tiene intención crítica. Pero me agradaría que de alguna
manera contribuyera al acrecentamiento de la crítica literaria en San Luis.
Debo decir finalmente que esta entrega se complementará con una segunda
parte: la Antología de Poetas y Escritores Puntanos, pequeña también, que
procuraré compaginar dentro de un tiempo corto en lo posible.
M.D.G de M.








JUAN CRISOSTOMO LAFINUR



EL LUMINOSO PROCURSOR1


En el valle de Carolina, nuestro pequeño país del oro -arenas auríferas,
yacimientos y leyendas- nació Juan Crisóstomo Lafinur el 27 de enero 1797,
cuando su padre, Don Luis Lafinur, Español de meritoria actuación en el
servicio de las armas, Ayudante Mayor de Sobremonte entonces Gobernador
de Córdoba, se había establecido en la zona en cumplimiento de importantes
funciones, y atraído después por el fascinante metal. La madre, Viviana Pinedo
y Montenegro, ya sabía talvez lo que eran los sueños del oro porque era hija de
don Manuel Pinedo, dueño de un importante establecimiento aurífero. Mas, lo
que le dio la tierra puntana al matrimonio Lafinur-Pinedo no fueron pesadas
onzas del amarillo metal, si no el oro maravilloso del primogénito. Por extraña
coincidencia el nombre que le impusieron pareciera marcar un destino: Juan, el
breve nombre del precursor por antonomasia; Crisóstomo, que en griego
significa boca de oro.
La zona de imponentes cerros y verdes pastos donde Juan Crisóstomo
pasó su infancia debió de dejarle un recuerdo dulce y persistente, el que volvía
siempre, por lo que sus amigos dieron en llamarle “el hijo de la Carolina2”.

Alumno de Monser at-
Don Luis es convocado a servicio activo en 1806 a
causa de la Invasión Inglesa, pero es posible que la familia estuviera radicada
desde antes en la ciudad de Córdoba. Desde mayo de 1810 Juan Crisóstomo
Lafinur figura como alumno del Colegio de Monserrat. Tiene trece años y
pronto empiezan a manifestarse en él algunos rasgos de lo que después serán
los relieves definitorios de su personalidad: sensibilidad muy fina, notable gusto
por la música y la poesía, inteligencia clara, afán de saber, amor por la libertad,
vocación por los grandes ideales. Se hace muy amigo de Juan Cruz Varela.
A los dos años de permanencia en el Colegio de Monser at obtiene el titulo
de Maestro de Artes, mas no llegó a doctorarse en tecnología y cánones,
porque por razones de disciplina fue expulsado de la Universidad, poco antes
de terminar el Tercer Año y después de haber rendido un bril ante examen de
teología.


1 Esta semblanza a sido extractada del trabajo JUAN CRISOSTOMO LAFINUR, publicado en la revista
“Virorco”, Nº 29, año 1974, San Luis, tomando principalmente lo que respecta al escritor.
2 Juan W. Gez, “el Dr. Juan Crisóstomo Lafinur”, 1907.

En pos del General Belgrano- El ideal de servir a la patria aún en pañales
había conquistado la voluntad de muchos jóvenes. En su ruta al mando del
Ejército del Norte, el General Manuel Belgrano pasa por Córdoba. Juan
Crisóstomo Lafinur, de 17 años, pide una plaza en las filas y sigue con
entusiasmo al gran patriota, a quien admirará siempre.
En Tucumán el General Belgrano crea la Escuela de matemática, para
poner remedio a la escasa cultura de la oficialidad. En ella se inscribe Juan
Crisóstomo, con mucho provecho. Al í conoció y trabó amistad con el oficial
francés Juan José Dauxon Lavaysse, quien le hizo conocer el movimiento
filosófico de los sensualistas e ideólogos triunfante en Francia. Lafinur se
hace lector asiduo de estos pensadores.

En Buenos Aires-
Revistando como Teniente de Infantería, en 1817,
Lafinur solicita y le es concedido el retiro del ejército. Entonces se dirige a
Buenos Aires, ciudad que a la distancia debió de ejercer fascinación sobre este
joven pleno de inquietudes intelectuales y artísticas. Pronto conquistó al í a la
sociedad porteña y fue muy distinguido en los mejores salones. Reencontró la
amistad fraternal de Juan Cruz Varela, sus compañeros en el Colegio de
Monserrat; se vinculó con Esteban de Luca, Vicente López y Planes, el
sacerdote chileno Camilo Enríquez y otros integrantes del grupo de
intelectuales.
Se inicia en el periodismo. Le contaron como colaborador El Argos, La
Abeja, El Americano, dirigido por Juan Cruz Varela, El Curioso, que fundó
con Camilo Enríquez, El Boletín de la Industria, El Patriota, La Abeja
Argentina, considerada la primera revista Argentina. Asimismo es miembro de
la Sociedad del Buen Gusto en el Teatro.

El Profesor de Filosofía-
La gran gestión de Lafinur en Buenos Aires fue
la docencia. El Director Supremo Pueyrredón ordena que se l ame a concurso
para proveer la cátedra de filosofía en el Colegio de la Unión del Sud, creado
por él sobre la base del Colegio de San Carlos. En memorable oposición
pública el joven Lafinur gana la cátedra. Y seculariza el aula y la enseñanza de
la filosofía en Buenos Aires.
El revuelo, la oposición, que produjeron estas innovaciones fue inusitado.
No era fácil tolerar el reemplazo del tomismo y el suarismo por la ideología, y
el abandono del método escolástico. Sólo tres años duró la docencia del
ilustre puntano en el Colegio de la Unión del Sud. Exacerbado por innúmeras
contrariedades renunció a su cátedra en 1821.
Juan Cruz Varela escribió a este respecto en El Cor eo del Domingo:
“Dio Lafinur en Buenos Aires un curso lucidísimo. Pero la ignorancia, la
preocupación, la envidia y la calumnia consiguieron hacerle abandonar su
carrera”.

En Mendoza-
Amargado, enfermo, sale de Buenos Aires y se encamina a
Mendoza. Un grupo de amigos le aconsejó que se alejara de ese medio hostil y
fuera a ejercer la docencia en el Colegio de la Santísima Trinidad de Mendoza.
El comienzo de su permanencia de dos años en la ciudad andina fue lisonjero.
Casi de inmediato es invitado a ocupar cátedras en el colegio de la Santísima
Trinidad, fundado en 1817, con cuyo Rector, el Canónigo Dr. Lorenzo
Güiraldes, simpatizó profundamente Lafinur. Es designado Profesor de

Filosofía y también en las cátedras de Francés y de Música. Se interesa en
todo lo que signifique progreso en la educación y en la cultura, y es miembro
conspicuo de la Sociedad Lancasteriana, fundada bajo el gobierno progresista
de don Pedro Molina.
Se expresa en el periodismo, como lo hiciera en Buenos Aires. Funda el
Verdadero Amigo del País, en oposición a El Amigo del País, órgano de los
pelucones o conservadores quienes le atacaron en su periódico con pertinaz
hostilidad.
También el Cabildo de Mendoza, compuesto por señores ultra
conservadores, tramitaba la destitución del Rector Güiraldes y del “mentor”
Lafinur. Finalmente, a fines de 1822, después de haber terminado
brillantemente sus estudios un grupo de jóvenes mendocinos, de otras
provincias y aun chilenos, Lafinur y Güiraldes fueron destituidos de sus
funciones, desterrado Lafinur a San Juan y casi cerrado el Colegio que San
Martín y Luzuriaga habían fundado. Desde San Juan nuestro comprovinciano
pasó a Chile.

El poeta-
Una de las razones que llevó a Buenos Aires desde Tucumán al
inquieto puntano fue indudablemente la búsqueda de un ambiente mas propicio
para dar forma a su mensaje de criollo de vanguardia y poeta de la Revolución.
Pero su gran iniciación será con cantos fúnebres. En el sombrío año 20, el 20
de junio, muere el General Belgrano, la Gloria más pura de la gesta
emancipadora Argentina. El sacudimiento que produjo esta desventura
nacional en el espíritu tan sensible del discípulo agradecido fue de una
tremenda intensidad. Lo dicen las dos Elegías y la Oda que entonces
compuso.
Los gustos y las técnicas literarias han cambiado mucho en más de un siglo
y medio. No agrada la retórica rimbombante, las frecuentes alusiones
mitológicas, las hipérboles tan comunes en los poetas de la Revolución. Pero
creemos que un extraordinario heroísmo ha quedado expresado en esa poesía
elegíaca. El abnegado heroísmo de Belgrano, y también el heroísmo que
llevaban en el alma y vivían a su modo aquellos poetas de la Revolución; pues,
como dijera J. M. Gutiér ez, “no eran intérpretes, sino colaboradores del
destino”.
En el Canto Elegiaco, en el Canto a la Muerte de Belgrano, ambos
escritos en silvas, y en la Oda a la Oración Fúnebre pronunciada por el DR.
Valentín Gómez, en estrofas regulares, Lafinur canta con acentos hondísimos,
en medio de la anarquía reinante y de las sombras que en progresión creciente
amenazaban la ciudad y el país todo, el luto de la patria, desde el fondo de su
propia desolación.
En tono épico. Muy usado por los poetas de la Revolución, escribió Lafinur
varias poesías: así la Oda a la Libertad de Lima y el Himno Patriótico.
También fue poeta amatorio “el hijo de la Carolina”. Algunos críticos juzgan
a Lafinur superior como lírico que como épico. Lamentablemente no tuvo
tiempo de desenvolver sus indudables dones. A la brevedad de su vida se
unieron las exigencias que el civismo le imponía en la hora en la que le tocó
vivir. De su paso meteórico por suelos de la patria y del otro lado de los Andes,
un tiempo precioso se le fue -disipando sin duda la inspiración poética más
elevada- en los combates que libraba en el periodismo como adalid de la
libertad humana y la vida democrática. Muchas de sus poesías, especialmente

amatorias, se han perdido. Su amigo Juan Cruz Varela se lamentaba de tal
pérdida en estos términos: “Es muy sensible que no exista una colección de
sus muchas y bellas poesías; ello haría un grande honor al Parnaso argentino”
(Nota a la composición “Mis designios frustrados”, de Lafinur).
Este joven poeta de la Revolución, que adquiere renombre desde el año’20,
la primera y elevada voz entre los poetas nacidos en San Luis, tenía rápida
inspiración y con rapidez pasaba también sus concepciones a la factura rítmica
del verso. Parece que fue poco dado a la labor que pule y perfecciona la obra
del poeta. Tampoco tuvo tiempo de ejercitarse en esa exigencia del artífice.
Entre sus poesías líricas mas conocidas figura el soneto “A una rosa”. Es fama
que la escribió para agradecer, de inmediato el envío de una carta y una flor.

En Chile
- El desterrado va a Chile en 1822. Allá encuentra la firme amistad
de sus compatriotas Bernardo Vera y Pintado y Gabriel Ocampo. Así mismo la
del sacerdote liberal Camilo Henríquez, que fuera su compañero en el
periodismo porteño.
Pronto reinicia su lucha, su apostolado cívico, mediante el periodismo.
Escribió en El Mercurio de Chile, en El Nuevo Cor esponsal, fundado por
Enríquez, en El Despertador Araucano, en El Tizón Republicano, con dos
largas tiradas de versos: “Los Pelucones” y “El fanatismo”. A la vez, en cuatro
meses se prepara para dar exámenes de Cánones y Leyes, y se gradúa en
Derecho en la Universidad de San Felipe, a comienzos de 1823. Y entra a
trabajar en el estudio jurídico del Dr. Bernardo Vera y Pintado, su protector.
La vida le sonríe, al fin. Espíritu delicado y amigo de las expansiones de la
vida social, brindó sus dones artísticos en los salones, donde se le oyó
frecuentemente interpretar en el piano, recitar poesías y cantar.
En Santiago también encontró el amor. Eulogia Nieto fue la esposa que
talvez siempre había esperado su corazón. Para ella, sin duda, escribió varias
de las poesías amatorias que se conservan.

El final-
El hogar le ofrecía la promesa de una larga dicha. Pero en la vida
de Lafinur todo había de ser de corta duración: unión tan feliz sólo duró un año.
Iba a reunirse con su esposa, que se encontraba en una quinta, cuando una
caída del cabal o le produjo una lesión interna de la que no se recuperó.
Desconcertado, dolorido, durante varios días lo rodearon amigos argentinos.
Fray Justo Santamaría de Oro le dio los postreros auxilios de la religión
católica, fal eciendo el 13 de agosto de 1824. Tenía 27 años.
Eulogia cultivó de él un apasionado recuerdo en su larga viudez. De sus
informes se sirvieron muchos biógrafos del malogrado precursor puntano.


BIBLIOGRAFIA


JUAN MARIA GUTIERREZ—Origen y desarrollo de la enseñanza Pública
Superior de Buenos Aires.
JUAN W. GEZ — El doctor Juan Crisóstomo Lafinur. Cabaut y Cia. Editores.
Buenos Aires 1907.

DELFINA DOMINGUEZ VARELA DE GHIOLDI – Prólogo y notas del “Curso
Filosófico”, de LAFINUR, publicado por la Universidad de Buenos Aires:”Dr.
Juan Crisóstomo Lafinur: una cátedra de filosofía”, Buenos Aires, 1934.
DAMIAN HUDSON—Recuerdos históricos de la provincia de cuyo.
RICARDO ROJAS – Historia de la literatura Argentina
RAFAEL ALBERTO ARRIETA—Literatura Argentina.
LEONCIO GIANELLO—El sesquicentenario de Lafinur, La Nación, 29-9-
1974.
HISTORIA DE LA FILOSOFIA, de Emile Brehier, y otras.










OTRO PRECURSOR: EL DOCTOR JUAN LLERENA


Llamo también al Dr. Juan Llerena precursor en esta pequeña Historia de
las Letras Puntanas porque fue la voz aislada y un poco extraña de un escritor
dentro de la provincia aunque menos lejana que la de Juan Crisóstomo Lafinur,
para los que de una u otra forma fueron sus sucesores. Diferentes fueron las
circunstancias de la vida y los intereses en el tiempo de estos dos grandes
hombres nacidos en San Luis. Pero los dos dejaron impresos mensajes de
indudable proyección.
Juan Llerena nació en 1825, es decir, casi al llegar a su término la corta
vida de Juan C. Lafinur. Era hijo de don Melchor Llerena y de doña Sofía
Daract. Estudio en Buenos Aires, Córdoba y Santiago de Chile, donde se
doctoró en Derecho Civil en 1846. Y no sólo se destacó como hombre de
leyes, sino ciertamente como geógrafo, geólogo, historiador.
Desde Chile cuando los avatares de la política se lo permitieron volvió a
Mendoza. Allí funda, con el Dr. Bernardo de Irigoyen el periódico La
Ilustración Argentina. Después de Caseros se trasladó con su madre a San
Luis. Pronto llegan días definitorios para el talentoso puntano. Después del
fracaso de los que fueron nombrados representantes de la provincia de San
Luis sin pertenecer a ella, se designa al Dr. Llerena como constituyente por
San Luis ante la Asamblea del ’53 en Santa Fe. El Dr. Gilberto Sosa Loyola
analiza la gestión patriótica que cumplió allí nuestro representante en su
documentado trabajo “El Constituyente Llerena por San Luis”.
Poco después el gobernador don Pablo Lucero le encomienda una
Memoria Descriptiva de la Provincia de San Luis, publicada en 1854. Este
trabajo fue reconocido por Martín de Moussy, a quien el gobierno de la
Confederación le había encargado una Memoria Descriptiva de la República. El
sabio francés quedó grandemente sorprendido de que en una provincia casi
desconocida viviera este “joven sabio pleno de bríos e inteligencia”.

Vivía en Mendoza el Dr. Llerena cuando la Legislatura puntana lo nombra
Senador Nacional, cargo que asume con enorme entusiasmo el año 1865.
Presentó allí iniciativas y proyectos de real importancia.
No abandona sus estudios científicos y fue mucho lo que escribió sobre
astronomía, geografía, geología, física, historia universal, etc. Quiso hacer una
síntesis geográfica y humana de las provincias de Cuyo. Por eso, a la Memoria
Descriptiva de la provincia de San Luis agregó estudios similares de las
provincias de Mendoza y San Juan, que reunió en su obra Cuadros
descriptivos de las tres provincias de Cuyo, Imprenta y Librería de Mayo,
Buenos Aires, 1887.
Hizo largos viajes en misión oficial. En colaboración con Ricardo Newton
escribió Viajes y Estudios de la Comisión Argentina sobre la agricultura,
ganadería, organización y economía rural en Inglater a, Estados unidos y
Australia, Ed. La República, Buenos Aires, 1884.
Gustó también de la literatura. Ocasionalmente escribió versos. Tiene una
novela, Teodora.
El Dr. Juan Llerena, un sabio en más de un sentido, fal eció el 14 de febrero
de 1909, en Buenos Aires.


EL PERIODISMO COMO CUNA DE LA LITERATURA PUNTANA


Hasta que el ejercicio de la palabra escrita pueda llamarse literatura en la
provincia de San Luis debe pasar bastante tiempo. Y no se encuentran las
primeras manifestaciones en folletos o libros primigenios, sino en el periodismo.
Podría decirse que el periodismo tardó en inaugurarse en San Luis.
¿Cuestión de hombres?. Más bien efectos de situaciones sociales y políticas.
También asunto de instrucción pública, tan precaria aún en la década del ’40.
En 1858, diez años después de haberse instalado la imprenta en San Luis,
apareció el primer periódico, LA ACTUALIDAD, cuyo director fue el Dr. Antonio
Sáez, mendocino, con ascendientes puntanos. LA ACTUALIDAD, aunque
eficiente como periódico oficial en el gobierno de don Justo Daract, nuestro
primer gobernador constitucional, no ofreció el eventual inicio de una actividad
propiamente literaria.
Tenemos que avanzar más de una década. El catalán José Bor ás, en
unión con Joaquín Carlés, también catalán, fundó en 1870 el periódico EL
OASIS. Los catalanes eran jóvenes entusiastas, ilustrados, “leidos y
escrebidos”, como dirían nuestros tatarabuelos campesinos ignorantones. En
este periódico ágil y fecundo en variaciones de su manera de cumplir el propio
cometido, donde volcaban con frecuencia sátira en verso y epigramas de
distintos tonos, encontró lugar también la Memoria Descriptiva de la
Provincia de San Luis -encargada a Joaquín Carlés por el gobierno provincial-
serie de artículos que constituyen el primer boceto de una geografía de San
Luis. Pero como manifestación literaria tenemos que l egar a 1878, segunda
época de EL OASIS, para encontrar una obra teatral en verso: La codicia
rompe el saco, de José Bor ás. La primera de varias obras suyas de que
tenemos noticia. También Joaquín Carlés puede ser señalado como precursor
en el ejercicio de las bellas letras en la capital sanluiseña, por sus traducciones

de Ovidio y de algunos poetas franceses, que publicó en EL OASIS. Los
escritores puntanos están l egando.
En 1877 se funda EL PUNTANO, que redacta Celestino Jofré, estudiante
que fuera de la Universidad de Córdoba. Este diario quiere ser “político, literario
y comercial “. En esta hoja colabora Arturo Domínguez, ya avezado en el oficio.
Fue fundador y redactor del importante periódico El Libre Pensador, que se
publicara en Buenos Aires. Arturo Domínguez será asimismo el autor de la
primera novela.




MOMENTOS CAPITALES EN EL DESENVOLVIMIENTO DE LA
LITERATURA SANLUISEÑA



Tres momentos importantes, con las instituciones que les fueron propias,
vamos a señalar en el desar ol o histórico de las letras puntanas, hasta
promediar el siglo XX: la década del Ochocientos ochenta, con la creación del
Liceo Artístico; la década del Novecientos treinta, con sus Ateneos; finalmente
la década de 1945 a 1955, con las creaciones de la Facultad de Ciencias de la
Universidad Nacional de Cuyo, la Dirección de Cultura de la Provincia y las
empresas culturales de la Asociación de Empleados del Banco de la Provincia
de San Luis.




PRIMER MOMENTO



Los años del Ochenta de la pasada centuria fueron indudablemente y en
relación con el ritmo del vivir provinciano de una plenitud cultural que causa
asombro. Varios extranjeros trajeron en alguna medida el aporte de la ciencia y
el arte de la madre Europa, aporte que dio frutos en los predios sanluiseños.
Como lo señalara nuestra intelectual tempranamente desaparecida, la Dra. Ada
I. Pastore, “San Luis alcanzó mayoría de edad científica mucho antes de que
la lograra bajo ningún otro aspecto”, por obra del eminente sabio alemán don
Germán Avé Lal emant. Cumplió él una docencia singular en el recientemente
creado Colegio Nacional. Residente en nuestra ciudad desde el 70, pronto se
entregó generosamente a empresas de investigación en varios rubros de la
ciencia. Sus comunicaciones a revistas especializadas argentinas y del exterior
llevaron el nombre de nuestra provincia a altos niveles del pensamiento
científico, en la década del 80 y después.

Borrás y Carlés seguían actuando como maestros en el periodismo, y
daban asimismo otros frutos literarios y artísticos. En buena medida el ter eno
estaba preparado cuando el cultísimo cordobés Dr. Juan del Campil o,
nombrado Juez Federal de San Luis en 1879, fundó a principios del ’80 el
Liceo Social, que después cambió el nombre por el de LICEO ARTISTICO. Su
finalidad fue: “Proporcionar a la juventud de ambos sexos la enseñanza de
diversos ramos con el fin de instruirlos y educarlos, y proporcionar a las familias
de los socios ratos de amena diversión por medio de veladas musicales, bailes,
representaciones teatrales y conferencias científicas y literarias”.
El Liceo se fundó con 31 socios, número que después fue aumentado. Si
importantes fueron sus funciones docentes en música, canto, dibujo y
geometría aplicada, en declamación y preparación de obras teatrales, e
indudable la influencia ejercida en la entusiasta juventud que se inscribió en los
cursos del Liceo, talvez de mayor importancia fue el agrupar los elementos de
mayor representatividad intelectual, algunos maduros, jóvenes otros, que
tenían a su cargo disertaciones sobre variados temas de esa actualidad, o se
reunían a propósito de las representaciones de teatro, o en tertulias sociales
donde se cambiaban ideas políticas, educativas, filosóficas, o se aunaban
anhelos y esperanzas. Parécenos que aquel Liceo Artístico fue como un crisol
en un momento singular de la cultura puntana, donde el periodismo se
insuflaba de ideas nuevas y se robustecían vocaciones literarias. Eran liceístas
el Dr. Mauricio P. Daract, Celestino Jofré, Juan A. Barbeito, Ing. León
Rodríguez, Juan Agustín Ortiz Estrada, Francisco Barboza, Napoleón Sosa,
Ignacio Adaro, Víctor C. Lucero. En esa década empezaron a l egar los
Maestros-Profesores egresados de la Escuelas Normal de Tucumán que tanta
influencia cultural y política tuvieron en la comunidad.
El Liceo Artístico funcionó con éxito hasta el año 1886, cuando su
fundador, el Dr. Campillo, y su familia, se alejaron de San Luis. La institución
contaba, entre otros bienes, con un magnífico edificio propio, en la calle
Belgrano.
La década del 80 se caracteriza asimismo por un vigoroso periodismo La
Unión Nacional y El Loro, de corta vida, aparecieron en 1880. En 1881, en
Villa Mercedes, El Argentino, y El Fer ocar il, fundado en 1882, estaba
dirigido por Emeterio Pérez, un aventajado joven puntano, y el ya acriol ado
José Bor ás. En 1886 aparece también en Mercedes El Eco del Sud y, dirigido
por los hermanos Martín y Lucas Olguín, La Libertad, diario de gran ímpetu
político, cuya imprenta fue empastelada por los adversarios. Del diario El
Destino dice el Dr. Nicolás Jofré: “Esta publicación asomó con los caracteres
de un diario literario e independiente. Estaba bien escrito por hombres jóvenes,
tales como Emeterio Pérez, Adeodato I. Ber ondo, Juan T. Zavala, Eulalio
Astudillo, Camilo Domínguez, y colaboradores literarios como don Felipe
Velásquez, Nicolás Jofré y otros” (Revista San Luis, Nº 2, abril de 1948).
Tenemos que llegar a la mitad de los años ochenta para encontrar las
primicias de la literatura puntana en los primeros libros de creatividad que se
publicaron: un volumen de versos: PENUNBRAS 1885, de Emeterio Pérez y
una novela: RAQUEL 1886, de Arturo Domínguez.
Antes de terminar la década, en 1888, se escribe la MEMORIA
DESCRIPTIVA de la Provincia de San Luis de las que hablaremos más
adelante.



EL CENTRO JUAN CRISOSTOMO LAFINUR- También antes de terminar
la década, en 1889, tuvo lugar la fundación del Centro “Juan C. Lafinur”,
primera asociación cultural creada por puntanos, en su mayoría muy jóvenes,
varios de ellos maestros y profesores normales que bajo la presidencia de
Nicolás Jofré encendieron una antorcha de idealismo y anhelos de progreso.
Junto a Jofré y a Juan W. Gez estuvieron Raúl B. Díaz, Manuel Orozco,
Dalmiro S. Adaro, Reinaldo V. Pastor, Tomás Jofré, José Parel ada, Enrique M.
Jurado, y muchos más como socios. Este centro realmente quijotesco l egó a
tener su órgano impreso. Fue el Quincenario de Literatura, Ciencias, Artes
e Intereses Generales, que vio la luz el 1º de enero de 1890 y llevó también el
nombre de Lafinur. El Centro y la Revista tuvieron lamentablemente corta
duración. Aconteceres sociales y políticos le fueron adversos en la década que
se iniciaban.
Interesa destacar el nombre que les fue impuesto a estas creaciones
culturales. Anteriormente, en 1888, la Escuela Graduada de Varones de la
Capital habría sido denominada “Juan Crisóstomo Lafinur”. Significa el
reconocimiento oportuno de una personalidad de contornos nacionales que nos
dio honra para siempre por su nacimiento en la Carolina aurífera: Juan
Crisóstomo Lafinur, poeta, escritor, anterior a nuestra provincianía cultural,
pues el decurso de su vida se encierra entre 1797 y 1824. Hacia el año ’90
comienza pues, en San Luis, el enaltecimiento público del luminoso precursor
de las letras puntanas.





EN LA DECADA DEL NOVENTA




Pueden llamarse ya escritores algunos jóvenes periodistas de los años
ochenta. Con motivo del Centenario del nacimiento del Coronel Juan Pascual
Pringles hubo varias manifestaciones acuñadas en las prensas, y al año
siguiente, 1896, se irguió la Apoteosis de Pringles, de Juan W. Gez, de quien
nos ocuparemos más adelante.
Se destaca asimismo en esa época el Dr. Camilo Domínguez, nacido en El
Morro en 1861. Estudió Derecho en la Universidad Nacional de Córdoba; actuó,
como se ha señalado, en el incipiente periodismo puntano y llegó a ser una
figura prominente dentro y fuera de la provincia, a la que representó
dignamente como legislador en el Congreso Nacional. De 1900 es su extenso
Proyecto de Constitución para la Provincia de San Luis. Falleció muy
tempranamente, en Buenos Aires, en el año 1901. El pesar producido por su
muerte quedó expresado en la prensa de la nación y de la provincia. Del Dr.
Camilo Domínguez, quedaron también otras publicaciones.
En la Década de 1890 sobresale también un puntano que alcanzará
renombre como jurisconsulto, magistrado, profesor Universitario, legislador de

la Nación: Del Dr. Eleodoro Lobos, nacido en San Luis en 1862. En 1885 se
graduó de Doctor en Jurisprudencia en la Facultad de Derecho y Ciencias
Sociales de la Universidad Nacional de Buenos Aires, con su tesis La
Propiedad de las Minas, área de la legislación que continuó ilustrando con su
saber y experiencia. Ejerció en San Luis durante un corto tiempo su profesión,
a la vez que el puesto de Profesor de Historia en el Colegio Nacional. Como
era común en los hombres públicos de su tiempo el Dr. Lobos fue periodista e
ingresó en la redacción de La Prensa. Al trasladarse a la Capital Federal, llegó
a ocupar altos cargos en ese gran diario metropolitano.
Abrió su estudio de abogado en Buenos Aires y pocos años después fue
elegido diputado al Congreso Nacional por San Luis, importante representación
que llegó hasta 1900. En 1897 había sido designado profesor de la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales.
En 1906 es llamado otra vez al desempeño de la función pública, como
Ministro de Hacienda de la nación, y después de un tiempo, como Ministro de
Agricultura.
La actividad universitaria le interesaba poderosamente: en 1910 fue
nombrado Vice-Decano de la Facultada de Derecho y Ciencias sociales de
Buenos Aires; de 1915 a 1918 fue miembro de Concejo Directivo de la Facultad
de Ciencias Económicas; Decano de esa Facultada desde 1918 a 1921, en la
que fue profesor desde 1915.
El Dr. Eleodoro Lobos falleció rodeado de reconocimientos y afectos en
1923.
De 1900 en su libro Legislación de Tier as. Después de su muerte, la
Facultada de Ciencias Económicas de la U. N. de Buenos Aires le rindió
homenaje publicando en un volumen todos sus estudios, discursos y escritos
de carácter económico y financiero, sin que falte en varios de sus discursos la
voz del educador de la juventud.
Siempre atento a las necesidades de su provincia, el Dr. Eleodoro Lobos
prestó ayuda a varios Jóvenes que fueron a estudiar a la Capital Federal.

Manchas de Tinta
es el segundo volumen de versos que salió de prensas
puntanas, en el año 1900, es decir, al terminar la década del noventa. Su
autor es Francisco Irurosqui Gar o, y lleva prólogo de Juan Borrás y Juan T.
Zavala.





CINCO PILARES DE LA CULTURA Y DE LAS LETRAS DE SAN
LUIS


Entre los escritores del Ochenta hay cinco que se destacan como pilares
del progreso, de la cultura y de las letras de San Luis, columnas que
empezaron al levantar airosamente sus fustes en los años del Noventa y que
en las primeras décadas de nuestro siglo coronaron sus capitales con acantos
o con pámpanos de nuestro agro. Son, en orden de nacimiento: Felipe S.

Velásquez (1855), Juan T. Zavala (1857), Dalmiro S. Adaro (1861). Nicolás
Jofré (1863) y Juan W. Gez (1865).

FELIPE S. VELÁZQUEZ-
Sobresalió entre los primeros alumnos que
cursaron en el Colegio Nacional, donde fundó el semanario estudiantil El
Censor, hoja fugaz que preanunció al futuro escritor. En la Universidad
Nacional de Buenos Aires obtuvo en 1876 en título de Ingeniero Geógrafo, y
regresó a su provincia para servirla con su ciencia y con su hombría de bien
desde marzo de 1877, en que es nombrado Profesor de Matemática en el
Colegio Nacional, que después dirigiría con reconocido acierto, durante mucho
tiempo.
Educador, legislador, topógrafo, agrimensor, arquitecto, y, desde luego,
escritor, no es éste el momento de hacer exégesis de su obra múltiple, pero sí
de destacar que usó todos los útiles que tuvo a su alcance para ir
construyendo, ladrillo a ladrillo, junto con otros visionarios como él, el edificio
del progreso material y de la cultura puntana. En el tiempo en que los pueblos
trabajan por convertirse verdaderamente en nación se ve que sus grandes
hombres asumen todos los oficios, para realizar de alguna manera la
actividad patriótica múltiple que deben cumplir. Así los eminentes puntanos que
empezamos a considerar, en los que no se da, no puede darse, un escritor
puro.
“Avis rara” sería el escritor puro en esos tiempos de siembra y fermentos. El
ejercicio de la pluma se hizo primero, lo hemos visto, en el periodismo, que
llenó una función comunitaria y social.
Interesa ahora señalar que Velásquez figura entre los primeros que haya
publicado libros. La Memoria Descriptiva de la Provincia de San Luis (que
ya hemos mencionado, escrita en 1888 y publicada al año siguiente) fue
premiada con Medalla de Oro y Diploma de Honor en la Exposición
Internacional de San Francisco de California. EL CHORRILLERO, aparecido
en 1905, es una obra clásica dentro de la literatura puntana. Tuvo su segunda
edición, ampliada, en 1910, glorioso año en el que don Felipe Velázquez
presidía la Comisión del Centenario, en la ciudad de San Luis. Escribió una
novela, Carmen, donde también tiende a reflejar el ser de su amada patria
chica. Otras obras suyas son, ya en su luminoso otoño, Reflejos (1926), El
Estudioso Argentino, (1928), Más al á de lo visible (1930).
Son varios sus proyectos de leyes, sus escritos y estudios en torno a los
límites de la provincia, sus fol etos sobre educación, finanzas, etc. El autor de
EL CHORRILLO creyó siempre que la palabra escrita era una her amienta
eficaz para el progreso de los pueblos e indispensable para la cultura.


JUAN T. ZAVALA- Estos cincos varones que consideramos sillares de la
puntanidad fueron altísimos educadores. Veremos ahora la definitiva figura del
profesor Juan T. Zavala. Obtuvo en 1876 una de las primeras becas que
acordó el gobierno de San Luis para los aspirantes a cursar estudios en la
recientemente fundada Escuela Normal de Tucumán, dirigida por Paul
Groussac. Siendo Zavala todavía estudiante, el famoso Director lo designó
Profesor de Grado en la sección primaria de la Escuela Normal. En Tucumán
se inició asimismo en otras actividades culturales.

Desde su regreso a su provincia, en 1881, comenzó una encomiable car era
en la senda de la educación, tanto en el orden provincial como docente y
Visitador de Escuelas, cuanto, y principalmente, en el orden nacional. Actuó
además en inevitables justas políticas. Tampoco fue extraño a la función
pública: durante tres años, de 1904 a 1907 se desempeñó como Ministro de
Hacienda, siendo Gobernador el Dr. Benigno Rodríguez Jurado.
Fue en la ciudad de Mercedes donde alcanzó plenitud su obra de educador
y de escritor. En 1908 es nombrado Director de la Escuela Normal, en la que se
desempeñó asimismo como Profesor de Literatura, Pedagogía, Filosofía.
Nunca abandonó el ejercicio de un elevado periodismo. En esa Escuela “Dr.
Juan Llerena”, tan suya a través de doce años de docencia señera, se acogió a
la jubilación.
Fruto de sus desvelos pedagógicos en la Escuela Normal mercedina es,
pensamos, la Literatura Preceptiva de que es autor, voluminosa obra que
supone una notable cultura literaria y revela a un escritor de oficio. La
producción literaria del Profesor Zavala guarda un aspecto que nos es muy
grato destacar: el de precursor de la investigación folklórica sanluiseña. En la
Memoria Descriptiva de Velázquez, (1888) le fueron encomendados los
capítulos sobre Fauna y Flora, y en el os revela sorprendentes conocimientos
sobre el saber del pueblo campesino, con sus trabajos, sus creencias y
supersticiones, sus mitos y leyendas. Dejó los originales de sus Memorias y un
tratado sobre Lógica, que permanecen inéditos.
Sus numerosos hijos han dado, sin duda, fiel testimonio del padre educador.



DALMIRO SANTIGO ADARO- Perteneció a la primera promoción de
Maestros Normales de egresados en 1879 del Curso Normal anexo al Colegio
Nacional. Había nacido en la provincia de Mendoza, pero su madre era
puntana, y en San Luis se hizo el que fue. Llegó a sentir hondamente suya esta
provincia, que no abandonó jamás, y se entregó a el a con una vocación de
servicio que causa asombro y admiración. Desde su laboriosa juventud procuró
ansiosamente el mejoramiento material y moral del pueblo, al que se sintió
siempre muy ligado por el vínculo de la Escuela.
Comenzó su nobilísima docencia de cuarenta y cinco años en 1880, en Vil a
Mercedes, de donde va pronto a Renca, luego a San Francisco, después de
Luján, ocupando el puesto de Director en las Escuelas Graduadas de estos
pueblos, hasta que en 1888 es traslado a la Escuela Graduada de Varones de
San Luis, a la que se le impone el nombre de “Juan Crisóstomo Lafinur”. En las
cinco escuelas graduadas de esa época deja la impronta de su saber, de su
voluntad, de sus impaciencias por poner remedio a falencias educativas y
socio-económicas.
Al año siguiente de su traslado a la capital de la provincia entra a formar
parte de Consejo de Educación, como Vocal, como Inspector de Escuelas,
como Presidente, en alternativos períodos que han ido desde 1889 hasta 1912,
año en el que venía desempeñando la Presidencia, desde 1910. Adaro tuvo el
acierto de ir dejando en letra impresa la constancia de una buena parte de su
incansable bregar por mejorar la escuela en sus contenidos educados y
formativos, en los edificios y dotaciones escolares, en la relación vital entre
escuela y comunidad, en el status de los maestros, de quienes fue siempre un

obstinado paladín en defensa de sus derechos, así como era tan exigente en el
cumplimiento de sus deberes.
El tenaz ideario del gran educador figura así en las “Memorias” e “Informes”
que presentando a lo largo de su gestión, debiendo señalarse también que
fundó el “Boletín Oficial” del Consejo de Educación, con imprenta propia,
siendo él Presidente.
Desde 1893 el Sr. Adaro había entrado a formar parte del cuerpo de
profesores de la Escuela Normal de Maestras, con cátedras de Ciencias
Físico-naturales. Esta gestión docente de nivel secundario le facilitó
seguramente poder llegar a ahondar en otra pasión de vida: el conocimiento de
la naturaleza y sus fenómenos. Completó la enseñanza áulica con numerosas
conferencias, varias de las cuales fueron publicadas. Ellas permiten conocer y
aquilatar las urgencias intelectuales, patrióticas y sociales del premioso escritor
que fue el Profesor Adaro, tan hondamente enamorado de su provincia
puntana.
Elegido Diputado a la Legislatura en 1893 y en 1913, todo lo promovía y
quería alcanzar para bien de los pueblos el incansable luchador. Dieciocho
visionarios Proyectos, fundó y elevó a la consideración de la Cámara, varios
de los cuales se cumplieron después con otra autoría. El fol eto Ideas Útiles
contiene una colección de esas leyes y proyectos que favorecen el
industrialismo en la provincia.
Le interesó la realidad de San Luis en anchura y profundidad, por eso
también hurgó en su historia.
Entre sus obras publicadas citaremos: Fósiles y Prehistoria (1917);
Industrias Criol as o fitotecnia (1918); Lecciones de Geografía de la
Provincia de San Luis (1920); Reminiscencias Históricas sobre el
Guer ero de la Independencia, General, José Gregorio Calderón (1920);
Biografía del Teniente Coronel Olegario Quiroga (1929). En este último
folleto se da una nómina extensa de trabajos publicados. Pensamos que su
obra más importante es FITOTECNIA, de mucho valor para el conocimiento del
folklore ergológico de San Luis y de sus vegetales indígenas y exóticos.
El profesor Dalmiro S. Adaro falleció, con reconocido prestigio de su
sabiduría y su bondad, en el año 1935.



NICOLAS JOFRE- Nació en San Francisco del Monte de Oro en 1863.
Avatares de la familia le hicieron pasar los años de su niñez en este pueblo, en
Luján y en Villa Mercedes. Talvez desde entonces comenzó a conocer y amar
con amor definitivo a la patria chica, de la que sólo se ausentó para estudiar.
Con otro joven de clara inteligencia y grandes prendas morales, Raúl Basilio
Díaz, se encaminan, becados, por el gobierno de don Zoilo Concha, a estudiar
en la Escuela Normal de Tucumán donde obtiene el diploma de Profesores
Normales en 1884. y regresan, Raúl B. Díaz para realizar los comunes ideales
de educación y elevación del pueblo en las escuelas de La Pampa, después
que en 1890 fuera designado Inspector General de Escuelas del Territorio,
Nicolás Jofré, para cumplir un largo y hondísimo magisterio entre los niños, los
jóvenes y los ciudadanos de su amada provincia. Porque su magisterio no se
dio sólo en las aulas escolares, sino también en ámbitos de la ciudadanía.

Desde su vuelta a San Luis empieza a actuar en el periodismo. El
periodismo era entonces una necesidad del civismo y por lo mismo, cada
periódico se enrolaba en un partido político. Así nace en 1890 El Pueblo, que
Nicolás Jofré edita con Juan T. Zavala y Eulalio Astudil o, los dos mayores que
él y ya con nombre de escritores. Tampoco faltaban revistas para despliegues
literarios. Ese mismo año 90 aparece la ya nombrada revista LAFINUR, que
dirige Jofré, y en la que colaboran Manuel Orozco, Raúl B. Díaz, Juan W. Gez,
Olegario Maldonado, Miguel Guiñazú, Reynaldo Pastor.
Al adquirir la Escuela Normal de Maestros vida independiente en 1887, se
había nombrado al Prof. Nicolás Jofré Vice-director, Regente y Profesor en
varias materias, y en el desempeño entusiasta de esos puestos se encontraban
cuando sobrevino la fracasada Revolución Radical del ’93. Poco después fue
separado de sus cargos, juntamente con el Director, el Prof. Eulalio Astudillo, y
los profesores Lucas Olguín y Juan T. Zavala.
Nicolás Jofré buscaría otra salida para su realización personal: estudia
Leyes y, sin poder cursar en la Universidad de Buenos Aires, obtiene el título
de Abogado en San Luis. O, como dice Víctor Saá, se doctora en su
provincia, donde se destacó en la actividad forense, especialmente en
Derecho Procesal. Pasados tres lustros retorna a su muy querida profesión
docente. En 1909 es designado Profesor de Historia en el Colegio Nacional.
Pocos años después es nombrado Profesor de Moral Cívica en la Escuela
Normal de Maestras. Finalmente, en 1922, es designado Rector del Colegio
Nacional. Como autoridad directiva y como profesor de importantes materias
cumplió una función ejemplar, realizada con amor, saber, rectitud, generosidad,
con una constante actitud de dar y darse. Se jubiló en 1932 en la docencia
oficial, pero continuó en una singular y nunca bien ponderada docencia en su
biblioteca particular, y una docencia jurídica que le coloca entre los grandes
maestros de los derechos y deberes del pueblo. El Dr. Jofré l egó a formar la bi
blioteca más importante de la ciudad y de la provincia. Y puso esa biblioteca y
su sapiencia de erudito humanista a quien necesitara llegarse a sus puertas:
alumnos, maestros, escritores, juristas, historiadores, artistas, etc.
Figuró entre los conferencistas más destacados de su época, y casi no
hubo asociación ni actividad cultural de la que no formara parte. Poseía notorio
saber en filosofía, matemáticas, ciencias biológicas, historia universal, arte,
literatura. El había sido maestro de sí mismo; pero no guardó el saber como un
epicúreo de la inteligencia; “Siempre siento, decía, la urgencia de participar el
saber de lo que voy aprendiendo”. Su bondad y su paciencia eran inagotables.
Nicolás Jofré escribió mucho. Con todo, pensamos que nos falta el libro que
pudo escribir, talvez si no hubiera sido tan sensible a las carencias ajenas,
talvez si hubieran sido otras las circunstancias políticas por las que tuvo que
atravesar, talvez si hubiera meditado menos en un pensamiento bíblico que en
más de una oportunidad le oímos mentar: “Polvo eres y en polvo te
convertirás”. Escribió sobre historia de su provincia, sobre arte, filosofía,
psicología; sobre la enseñanza de las matemáticas, sobre la ciencia del
Folklore, que fue el primero en considerar como ciencia en esta provincia. Entre
lo publicado se cuenta: “La Revolución de 1874”; “Los cuatro hermanos
Videla”; “Lanza Seca”; “El lancero Ayala”; “Romance del Coronel
Pringles y Panchita Hernández” (con el seudónimo Silvestre del Campo);
“Paralelo y Diálogo entre San Martín y Pringles”; etc.

Los intelectuales puntanos, doctores Nicolás Jofré, Gilberto Sosa Loyola y
Juan Saá integraron con don Guil ermo Valerga Aráoz como Oficial Mayor y
Subsecretario del Gobierno de la Intervención Federal del Cnel. D. Horacio
Carranza, la comisión que después de concienzuda investigación presentó el
INFORME SOBRE LA FUNDACION DE SAN LUIS, en el año 1944.
El Dr. Jofré fal eció en 1958, a los 95 años. Sigue viviendo.


JUAN WENCESLAO GEZ- Los cincos escritores nacidos en la segunda
mitad del siglo XIX, que presentamos como columnas del edificio de las letras
sanluiseñas, tuvieron larga vida. El menor, Juan W. Gez, vivió sólo setenta y
siete años, es decir bastante menos que sus pares. Pero tan ingente en su
obra escrita que parece que hubiera vivido mucho más. Por otra parte
permaneció más tiempo fuera de la provincia y fue el que mayor fama nacional
adquirió.
Juan W. Gez hizo sus estudios primarios y secundarios en su provincia
natal, y se graduó de Profesor en 1888 en la Escuela Normal de Profesores de
Buenos Aires. Vuelto a su provincia comienza con encendido entusiasmo -un
entusiasmo que conservará durante toda su vida- la carrera docente, como
Vice-director de la Escuela Normal de Maestras y Profesores en varias
asignaturas. Vinculado con pedagogos prestigiosos del país, Gez es designado
en 1894 Regente y Profesor de la Esc. Normal de Profesores de Bs. As., y
después es nombrado Director de la Esc. Normal Mixta de Dolores (Bs. As.)
donde actúo en cátedras de Historia y Geografía, cuya especialidad,
pensamos, influyó en su amor por las dos disciplinas en las que encauzaría
entrañables afanes intelectuales de puntano enamorado de su provincia. En
1910 está en Corrientes como Director de la Escuela Normal, y en ese puesto
permanece hasta su retiro jubilatorio, en 1918, para regresar ya definitivamente
a San Luis y continuar acá investigando y escribiendo sobre temas siempre
vinculados a su provincia.
Como todos los escritores de la pasada centuria Gez se inició en el
periodismo. Pero con más suerte que otros, pronto pudo dar comienzo a una
proficua carrera de publicista. En 1896, el año siguiente del Centenario del
nacimiento del Héroe de Chancay, se publicó en Buenos Aires la obra
APOTEOSIS DE PRINGLES, encargada por el gobierno de la provincia, obra
que es en realidad una recopilación, en la que tuvo mucha parte la valiosa
documentación que había reunido pacientemente el Dr. Justiniano Garranza,
entre otros. Este libro de Gez fue de resonancia provincial y hasta nacional. Su
segundo libro, EL DOCTOR JUAN CRISOSTOMO LAFINUR- “Estudio
Biográfico y recopilación de Poesías”, se publicó en 1907 en Buenos Aires y
tuvo mucha difusión.


LA TRADICIÓN PUNTANA- Bocetos biográficos y recuerdos,
es para
nosotros una obra clásica y de consulta. Fue publicada en Cor ientes en 1910,
como su fervorosa adhesión de puntano al Centenario de la Revolución de
Mayo.
A fines de ese año le fue encargada a Gez la HISTORIA DE LA
PROVINCIA DE SAN LUIS, trabajo que le exigió mucho tiempo de
investigación, cal ado esfuerzo y larga fatiga, en ese abrir brecha por caminos

no transitados. El superior Gobierno de la provincia aprobó la obra y ordenó su
publicación en 1915. Esta HISTORIA primordial salió de las prensas en 1916,
patrocinada por la Comisión de Homenaje al Centenario de la Independencia
Argentina.
No menos importante fue la GEOGRAFIA DE LA PROVINCIA DE SAN
LUIS, obra póstuma en tres tomos ordenada definitivamente por su hija, la
notable educadora Profesora Estela Gez de Gómez, y publicada por ley del
Congreso Nacional en 1938.
Numerosas son las publicaciones menores de este ilustre escritor. Es
oportuno recordar que en 1931, al cumplirse el Centenario de la muerte de
Juan Pascual Pringles, el historiador Gez publicó en fol eto una compilación de
catorce poesías al Héroe de Chancay.


EULALIO ASTUDILLO- Al lado de estos cinco tienen también su lugar el
Prof. Eulalio Astudillo, que ya se ha nombrado como periodista de envergadura.
Fue Astudillo un verdadero propulsor de la cultura, gran educador y respetado
hombre público. Director de la Escuela Normal de Maestros, Profesor,
Presidente del Consejo de Educación durante varios períodos, legislador de
nota. Colaboró en diarios y revistas, dio conferencias. Pero su producción como
escritor es reducida.



MANUEL A. OROZCO


Una admiración tan ar aigada que ya parece alentar en el subconsciente
hemos sentido por don Manuel Orozco; talvez, el esteta más puro, el pensador
más consecuente consigo mismo que entregara su vida al ejercicio de las letras
en San Luis. Le vimos una vez en nuestra lejana adolescencia, sentado en un
banco de la Plaza Pringles a la hora del paseo por “el redondo”. Alguien nos
advirtió: “ese es don Manuel Orozco, el loco”. Lo miramos con temor e
irreprimible admiración; sus ojos resplandecían bajo la sombra del fol aje.
Promediaba la década del 20 y creo que era primavera. Si no le vimos nunca
más, continuamente oímos hablar de él, como de un hombre de mucho saber y
gran escritor. Se decía también que hacía discursos a los maestros y trabajos
que le encargaban los alumnos. Asimismo que vivía en la mayor soledad, en
una habitación siempre desordenada, con libros en los estantes, en la mesa, en
el piso, y allí iban a visitarlos con más o menos frecuencia algunos amigos y
muchos jóvenes que le admiraban. En una oportunidad la visitaría un joven
ateneísta, Miguel Otero Alric. Y se decía que el género de vida que llevaba y el
mucho leer y escribir le estaba haciendo perder la razón.
El buen pueblo fantasea siempre que se le da pie. Es el de los estudiosos
inquirir la verdad. Pero la verdad en torno a Manuel Orozco no está dicha del
todo. Pocos escritos suyos fueron a la imprenta y los tiempos de su aventura
vital se alejan cada vez más. Estamos ante un gran puntano casi desconocido
para la actual generación de escritores. Y como estoy convencida de la
necesidad de hacerlo conocer, especialmente por la ejemplaridad de su figura

moral, en vez de repetir lo que de Orozco he llegado a saber, cederé la palabra
a dos eximios escritores puntanos que le conocieron mucho.
En el número 24 de IDEAS, mayo de 1934, escribe Juan B. González un
notable estudio crítico sobre Manuel Orozco, fal ecido el 5 de enero de ese año.
Sólo transcribiré unos pár afos:
“Orozco, puntano de cuna, periodista durante casi toda su vida, escritor
esclarecido que amaba lo local aunque sin localismo, vocero de amargas
verdades y por ello mismo perseguido y calumniado en el medio terruñero,
enraizado al ambiente por simpatías y luchas políticas, faro de briosas
juventudes siempre, diccionario vivo del situacionismo desde medio siglo atrás,
y con no poco de patriarca lugareño, no carece por cierto de títulos para figurar
en un homenaje consagratorio de la provincia de su nacimiento”…
“…Orozco fue un carácter, y esto, años atrás, lo sabía todo San Luis; fue
además un legítimo talento literario, y esto lo prueban y seguirán probándolo
sus trabajos históricos y literarios dispersos, que es hora de reunir en libro, en
homenaje al escritor ilustre y también para convencimiento de los incrédulos.
Orozco sigue siendo hasta el momento presente el escritor puntano por
antonomasia…la mayor posibilidad de escritor que ha dado la tier a puntana”.
Y en el número 36 de la misma revista, mayo de 1936, Víctor Saá, en el
artículo “Un momento de la Cultura Literaria de San Luis”, traza una notable
semblanza de ese hombre singular. He aquí algunos pár afos:
“Manuel Orozco fue la dignidad superlativa del intelecto y de la ética
humanos. Vivió, si es que se pudo llamar vida a su existencia, en pugna con
todo lo maleable que le circundo”… “La integridad del virtuoso que había en
Orozco no le permitió jamás ceder ni transigir con la componenda, con la
“viveza” característica en gobernados y gobernantes, en especulados y
especuladores”…
“Pudo serlo todo y no fue nada en el plano deleznable de la contemporánea
consideración pública. Pudo ser nuestro historiador a la manera oficial de Gez,
pero superándolo en todo; nuestro sociólogo al modo de Agustín Alvarez;
nuestro ensayista editado y leído con furor, como lo fuera en su hora y desde
su punto de vista confesional León Bloy; nuestro autor de evangélicas, tan
candentes, tan nítidas y sabias, tan cargadas de acibarada experiencia como
aquél as de Almafuerte. Pero a todo prefirió ser el índice fantástico y sublime
que en la tormenta tenebrosa de todas las conciencias asaltadas por la duda y
el vicio señala con firmeza la senda del bien y de la virtud “.
Manuel A. Orozco falleció el 5 de enero de 1934, más pobre que un pobre
de solemnidad. Pensamos que no debe tardar la hora de la reivindicación para
este escritor puntano. Y pensamos también que acaso el primer paso podría
ser la reimpresión de los dos ensayos sobre Manuel Orozco que acabo de citar,
en un folleto único, porque así veríamos también reunidos a los dos críticos
sanluiseños sobresalientes: Juan B. González y Víctor Saá, amigos
cordialísimos de Orozco, los dos también de suma lealtad en la milicia del
espíritu.



LAS PRIMERAS ESCRITORAS PUNTANAS



¡Qué arduo debió presentarse para las puntanas finiseculares y de las
dos primeras décadas del siglo XX el anhelo de publicar!. Aún el de escribir,
ciertamente. No es fácil imaginar a aquel as inteligentes, cultas, bondadosas
señoras que se destacaban en el pacato ambiente, colaborando en los
periódicos. Menos aún como autoras de libros. Está claro las mujeres
escritoras se presentaron mucho más tarde que los escritores.
Sin embargo algunas mujeres pasan al siglo XX como incipientes cultoras
de las letras en San Luis: Carmen Guiñazú de Berrondo, Luisa Quiroga de
Lucero, María Mitchel de Ramírez, Rosenda Quiroga, y Rosario M. Simón,
más joven.


CARMEN GUIÑAZU DE BERRONDO- Se encuentran sus primeras huellas
de escritora en el año 1900, en el Boletín de Educación (ya mencionado),
donde se publicaron sus “Apuntes para la Historia de la Provincia de San
Luis”. Carmen Guiñazú era hija de don Miguel Guiñazú, un puntano que
conocida actuación. Casada con el educacionista Prof. Faustino Ber ondo,
fueron las dos personas de mucho prestigio para la cultura ciudana. La señora
de Berrondo, madre solícita de nueve hijos, cultivó su vocación intelectual
ininterrumpidamente. Fue Profesora de Historia en establecimientos
secundarios y una conferencista de merecido renombre. En el manipuleo de
revistas que he realizado en este tiempo, tuve la fortuna de encontrar en un
ejemplar de la revista “Láinez”, Nº 28 (noviembre de 1923) la trascripción de
una conferencia que escuché en mi lejana adolescencia, con motivo del
Centenario de la Muerte de María de los Remedios Escalada de San Martín,
en el atrio de la Iglesia Catedral. Allí estaba escrito aquello que quedó grabado
en mi memoria: “En breves días ar ol ó la larga cinta de las largas leguas que
median entre Tucumán y Buenos Aires”. Se refería al Capitán Helguera,
combatiente de la Batalla de Tucumán y presente en un sarao histórico de la
casa de Escalada.
Carmen Guiñazú de Ber ondo se introdujo con fervor en las sendas de la
historia. Dos conferencias suyas fueron publicadas en opúsculos: “De frente a
la verdad”, con posterioridad el Centenario de la Batalla de Maipú, y
“Remedios Escalada de San Martín”. Curiosa como era del pasado, de la
tradición y las leyendas de su pueblo, ha legado a San Luis EL BUHO DE LA
TRADICION, libro publicado en 1924. En esa oportunidad escribió Ricardo
Tudela en un diario de Mendoza: “faltaba en las provincias de Cuyo quien
llenase el vacío de un libro como “El Búho de la Tradición”, que salvase del
olvido un conjunto de hermosas leyendas y consejas dispersas, como las
costumbres nuestras, por el aluvión de lo nuevo y exótico. Faltaba también la
pluma hábil que las presentase con la elegancia y riqueza de colorido que se
requiere…
Consideramos a EL BUHO DE LA TRADICION un clásico de las letras
sanluiseñas.


LUISA AMANDA QUIROGA DE LUCERO. Ejemplar educadora, figuró
entre las que dieron mayor honra al título de Maestra Normal, nuevo aún en
San Luis. Fue Profesora de Matemáticas en la Escuela Normal de Maestras

durante muchos años. Pero el a sabía acompañar los números, las relaciones
geométricas y las fórmulas algebraicas con las lecciones sobre la vida, y fue su
preocupación constante la elevación moral de las alumnas. Tenía la palabra
fácil y convincente el discurso. En sus conferencias siempre se la escuchaba
con interés.
Era la suya una prosa limpia y directa, como quien hubiera encontrado
propedéutica en las Matemáticas. Pudiendo ser más, apenas fueron éstas sus
publicaciones: Boletín Matemático, un folleto en el cual presenta premisas y
soluciones originales (1923); Páginas del Hogar, libro compuesto en memoria
de la heroica y dulce madre, doña Carmen Lucero de Quiroga (1926); La
Sociedad de Beneficencia de San Luis. 75 años de vida. Síntesis Histórica
(1932). Homenaje a Rosario Figueroa de Ojeda (Recopilación) (1943).
Luisa A. Quiroga de Lucero figuró entre las primeras Socias que tuvo en las
Provincias la Confederación de Mujeres de la República Argentina. Fal eció en
1944. Había nacido en marzo de 1875, hija de don Lindor F. Quiroga,
Gobernador de San Luis, ausente aún del hogar después de la der ota mitrista
de Santa Rosa.



ROSARIO MERCEDES SIMON- Actuó con particular gravitación en la
cultura puntana desde los años iniciales del siglo XX. Por mucho tiempo se
recordó el discurso con que saludara a la Patria en el Veinticinco de Mayo
Centenario. Aunque sus publicaciones son pocas, fue tenida en sus días como
prominente escritora sanluiseña. Mas, el perfil que mejor la define es el de
educadora. El eros pedagógico se manifestaba en ella, con frecuencia, como
un viento poético. Inició sus pasos en la docencia en las aulas primarias,
nacionales y provinciales. En una humilde Escuela Láinez de la campaña tuvo
por discípula a Berta Elena Vidal, sobre quien mucho influyó después.
Desempeñó la Vicepresidencia y luego la Presidencia del Consejo de
Educación, una actuación excepcional en aquel tiempo para una mujer.
En 1917 entró a servir, con luminoso empuje, en la Escuela Normal de
Maestras, como Regente. Y desde 1920 hasta su muerte temprana, en 1935,
como Vice-directora de ésa, su amada Escuela Normal. Formaba intelectual y
moralmente a las normalistas y procuraba premiosamente la integración
escuela y comunidad. Le interesó la cuestión social, y buscó la superación de
la mujer sin caer en las posiciones falsas del feminismo barato. Lo proclamó de
palabra y por escrito.
Tuvo ciertamente condiciones de genuina escritora, colaboró en todas las
revistas sanluiseñas de esa época, desde la revista Lafinur, pasando por las
revistas Carlos Guido Spano y Láinez, hasta la Revista Ideas.
Cosa nueva en una puntana ejerció, moderadamente el periodismo. Lo hizo
en La Prensa y La Epoca de la Capital, en Los Andes, de Mendoza, y, en los
diarios locales. Escribió hermosas poesías. En la compilación de poesías a
Juan Pascual Pringles que hizo el Prof. Gez en 1931 figura una de Rosario M.
Simón, de excelente factura literaria y grato acento épico. El a alentó con la
fuerza de su extraordinario influjo personal las vocaciones literarias y artísticas.
Nombraremos a Berta Elena Vidal de Batín y a Nicolás Antonio de San Luis.
Pero son más.



MARIA MITCHELL DE RAMIREZ.- A Maria Mitchell de Ramírez le basta el
Himno a Pringles: “Con su dulce caricia el sol de mayo/ del guer ero inmortal
besó la frente”… para figurar con legítimo derecho en las letras de San Luis.
Esta Maestra Normal de gran vocación pedagógica, ejerció en la Escuela
Normal de Maestros de San Luis, y de después, la mayor parte de su docencia,
en la entonces Gobernación de La Pampa. Escribió versos desde su primera
juventud, versos cálidos en los que alienta su amor por la niñez, el culto de los
héroes, los efluvios de la amistad y una hondísima fe cristiana. Publicó
tardíamente en sus libros: Aleteos donde reúne su producción poética desde
1897 hasta 1930, “Al Héroe de Chancay, Cnel. J. P. Pringles” (1795-1831),
Huel as y Jalones, compilación de disertaciones con herencias y desahogos
íntimos, con un apéndice “Fosfenos”, donde se incluye su producción poética
posterior. De ella escribió Urbano J. Núñez, refiriéndose a que entrevió la gloria
de Germán A. Lal emant: “Mérito singular el de María Mitchel , que celebramos
como auténtica intuición de poeta”.


ROSENDA QUIROGA – He aquí una mujer del interior de la provincia,
dotada de inteligencia muy aguda y de sensibilidad exquisita, eximia
educadora, de notable cultura y definida vocación por las letras, a quien nos
honraremos en recordar acá: Rosenda Quiroga, nacida en San Francisco,
donde transcurrió toda su vida. Fue la primera Maestra Normal de su pueblo,
egresada en 1890, en la cuarta promoción de la Escuela Normal de Maestras
de San Luis.
Esta educadora sin par en el norte de la provincia tiene sobrados
merecimientos para figurar en la historia de las letras de San Luis. El hecho de
que no haya dejado libros, ni siquiera folletos, que condensarán sus altos
pensamientos y sus entrañables desvelos, tiene mucho que ver con el entorno
en que vivió, con la lejanía de imprentas y la falta de estímulos para la labor
publicitaria. Pero escribió mucho y sin pausa: conferencias, artículos
periodísticos, cor espondencia con destacados escritores, hombres públicos,
promotores de la cultura.
La vida y la obra de Rosenda Quiroga, estuvo signada por un amor muy
hondo por su valle natal. Soltera como permaneció, pudo haber salido de San
Francisco y descollado en las escuelas de cualquier cuidad Argentina por sus
condiciones intelectuales y sus dotes morales; mas, por amor, pensamos,
prefirió quedarse entre sus piedras. Su acción como Prof. en la Esc. Normal
“D. F. Sarmiento”, en cuya fundación tanta parte tuvo, fue de una
trascendencia que sus alumnos, desde 1915 a 1931, supieron reconocer con
gratitud, cariño y reverencia. Con el os fundó el “Centro Acción”: era preciso
traducir en hechos los afanes culturales, y dotó al Centro de un órgano
publicitario: la revista Reflejos de Ter uño, verdadero lujo intelectual en San
Francisco del Monte de Oro.
No fue el suyo un camino de rosas, ni todo fue reconocimiento a su obra de
promoción cultural, casi denodada. La incomprensión la hirió muchas veces y
los males que cayeron sobre el pueblo la hicieron sufrir hondamente. Falleció
en 1931. Continúa siendo un símbolo en San Francisco, cuyo agregado “de
Oro” fue quien comenzó a propagar.

Otras dos mujeres desarrollaron también una intensa labor cultural en San
Francisco por esos años: Demofila Concha de Pérez y Rosa Moyano de
Funes. Las dos escribían con soltura. Han quedado páginas de el as en
algunos periódicos y revistas, como la revista Lafinur. Especialmente de la
Sra. de Funes, ciertamente muy bien dotada para el ejercicio de la literatura y
poseedora de una cultura notable. Algunos artículos suyos se publicaron en la
revista Ideas. Ha dejado muchas páginas inéditas.


ESCRITORES NACIDOS A FINES DE SIGLO XIX

ANTOLIN MAGALLANES- Nació en Luján de San Luis, en 1879. Pobre de
bienes materiales, fue sin duda ambicioso de saber. Maestro Normal recibido
en la capital de la provincia, no le fue dado realizar estudios superiores, como
hubiera querido. Ejerció algunos años como maestro de segunda y tercera
categoría en Buenos Aires. Vuelto a San Luis l egó a ocupar el cargo de
Visitador General de Escuelas de la Provincia, el de Director de la Escuela
Normal de Maestros y de profesor de ese establecimiento y de los otros dos de
nivel secundario con que contaba la ciudad.
Pero su grandeza, su modesta grandeza, diríamos, finca en su capacidad
creativa, así en las letras cuanto en la música. Hojeando viejas revistas
puntanas hemos encontrado su nombre una vez y otra. ¡Las revistas del
pasado! Nada como ellas para ubicarnos en otra época, para hacernos evaluar
cosas y acontecimientos con otro diapasón, para aprender, de sorpresa en
sorpresa, y también para soñar!. . Y enseñanzas y sueños ha dejado Antolín
Magallanes en diarios y revistas.
Fue un valiente periodista. Con otros, fundó periódicos y revistas. Así el
diario El Comercio, con el Dr. Modesto Quiroga, diario en la que también
colaboraba el renombrado escritor don Manuel A. Orozco. Con Miguel W.
Gatica, Eufrasio Sosa y Epifanio Pérez fundó la revista Lafinur en 1907, que
duró varios años y tuvo excelentes colaboradores. En 1910 se imprimió un
voluminoso número extraordinario.
Magallanes amó el camino de la literatura. Movido por inquietudes teatrales,
puso en escena en el Centro Artístico Teatral EL RANCHO, que fundó y dirigió,
cinco piezas teatrales de su autoría. No es mucho lo que él pudo ver publicado
de sus intocables cuartillas. Un libro de poesía: ALTIVEZ, San Luis 1950; dos
folletos: Juan Tel o, y El Educador y su Educación, y además numerosas
colaboraciones que fueron teniendo vida a lo largo de la suya. “La Pancha” fue
su última colaboración en la revista San Luis.
Queremos destacar, su importancia en la literatura regional, su aporte al
Primer Congreso de Historia de Cuyo, realizado en Mendoza en 1937:
Monografías del Ambiente Popular, interesante trabajo que fue publicado en
el tomo IX de los ANALES de dicho Congreso, en 1939. El Centro de
Investigaciones Folklóricas “Prof. D. S. Adaro” transcribió algunas de esas
Monografías en un fol eto de Homenaje al Prof. Antolín Magal anes, en el año
1976.
Cultivó la guitar a por música y es autor de muchas piezas de las que no se
han publicado más que cuatro. Pervive en el corazón del pueblo puntano la

figura de Antolín Magal anes como profesor de Guitarra en su Conservatorio
“Tár ega”, el primero de su clase en la provincia.


EULALIO ASTUDILLO MENENDEZ- Fue digno heredero del espíritu, de
los afanes culturales y de las aptitudes literarias de su padre, el Prof. Eulalio
Astudillo, a quien hemos visto destacarse entre los hombres de la generación
del ochenta, actuantes, también, en las primeras décadas de este siglo.
Eulalio Astudillo Menéndez nació en San Luis en 1886 y cursó sus estudios
primarios y secundarios en esta ciudad. Iba a ser médico, pero inter umpió sus
estudios para obedecer a la vocación profunda: las letras, empezando por el
periodismo. Le venía de su padre la vocación de periodista. Ingreso en 1989 en
el diario La Argentina, de Buenos Aires, del que llegó a ser director; más tarde
entró en la redacción del diario La Acción; fue director y después propietario
de ese importante diario metropolitano.
Conspicuo hombre de letras, Astudillo Menéndez cultivó el verso y la prosa.
El escritor se sintió siempre hondamente puntano, aunque los caminos de la
vida lo llevaron a residir a Buenos Aires. Acudió con entusiasmo a la
convocatoria del Primer Congreso de Escritores y Artistas Cuyanos, organizado
por el Ateneo de la Juventud “Juan Crisóstomo Lafinur”, y que se realizó en
1937. Astudillo Menéndez presentó la comunicación “El alma de la
Montonera”, y se destacó por su actuación en los temas de debates y por su
oratoria. En 1936 había concur ido al Primer Congreso de Historia de Cuyo,
presentando el trabajo “San Luis, la más cuyana de las ciudades de cuyo”.
Escribió para el teatro varias piezas, así El motivo, El encanto del Tango,
El Puma, que fueron estrenadas por intérpretes de prestigio en la escena
nacional. Le atrajo la novela y la escribió Una mujer inverosímil y Nene la
Santa. Es autor de una colección de cuentos titulada Gaucho malo.
Gran parte de la producción literaria de este autor enraíza en la historia.
Tiene en su haber textos escolares: Lecciones de Historia Moderna; Manual
de Historia Argentina; algunos ensayos: historia de la evolución
democrática y política, Historia del Comercio Español en América.
Fue, como buen puntano, un importante colaborador de la revista IDEAS.


RAFAEL ROVIRA VILELLA- En sus tiempos jóvenes fue el escritor más
representativo y fecundo de Villa Mercedes. Es cierto que prolongada su
juventud espiritual mucho más al á que en el común de los mortales, se
encontró después con otras diferentes promociones de escritores, con otros
ámbitos culturales, a los que supo acceder inteligentemente.
Hizo sus primeras armas en el periodismo, donde fue a menudo obstinado
polemista, y en el periodismo continuó su acción de varón argentino hasta el
final de su larga vida. Siendo redactor del diario mercedino “El Imparcial” le
conoció en 1916 Víctor Saá, muy joven aún. Llegaron a ser grandes amigos.
Rovira Vilella fue un autodidacto y a la vez un hombre muy solidario. Tenía
fe en el progreso y entendía que la vida se hacía valiosa mediante el ejercicio
del espíritu y el servir a los demás. Bebió en las literaturas clásicas, así
europeas como orientales. Le apasionaban los Libros Védicos.

Escribió novelas, poesías, obras teatrales, reflexiones filosóficas, cuentos.
Citaremos: “Eleodora”, novela. Buenos Aires, 1916. Dedicada a don Felipe
Velázquez, con prólogo de Víctor Saá.
“El Castigo”, comedia en dos actos y en versos, en 1917 estrenada en
Villa Mercedes.
“Los grandes pastores”, novela, Buenos Aires, 1917.
“Breves”, poesías, Mercedes (San Luis), 1919.
“La Azucena”, poema. Segundo premio y medalla de oro en los Juegos
Florales de Córdoba, 12 de octubre de 1919. Mercedes, 1920.
“Fabián Llovera”, novela, San Luis 1922. Dedicada al Dr. Alvaro J. Luna.
Prólogo del autor, dirigido al Dr. Gilberto Sosa Loyola. Tapa de Nicolás Antonio
de San Luis.
Rafael Rovira Vilella, ciertamente trotamundos, se afincó definitivamente en
la ciudad de Corrientes. Regresó periódicamente a su provincia natal. En 1982,
dos años antes de su muerte, ya con más de noventa años pero aún pleno de
entusiasmos, permaneció durante unos meses en Villa Mercedes y San Luis.
En Corrientes daba lecciones de elocuencia y continuó ejerciendo el
periodismo. Falleció, podríamos decir que de pie, a los 96 años.


JULIO COBOS DARACT-
Su nombre llegó a ser muy conocido en el
interior del país, especialmente por ser el autor de una LOGICA, libro de texto
en los Colegios nacionales, y de una HISTORIA ARGENTINA (dos tomos),
obras que alcanzaron varias ediciones.
En la revista sanluiseña Carlos Guido y Spano, de carácter especialmente
literario, que lamentablemente tuvo poca duración, pero que reunió entre sus
colaboradores a jóvenes que fueron mirados como promesa para nuestras
letras; figura Julio Cobos Daract con un trabajo, “La vida Intelectual”, en el
número de octubre y noviembre de 1919.
Se ausentó de su provincia para establecerse en la Capital Federal, donde
desempeñó la docencia secundaria. Colaboró en diarios y revistas. Además de
las obras nombradas, escribió novelas: Estrel a Federal (novela histórica),
2da. edición 1933; Los Fuertes (novela histórica de la época de Rosas), etc.



MARTIN LUCERO- Vamos a recordar un brillante caballero puntano,
diplomático de car era, hombre culto y generoso que pudo l egar a ser un gran
escritor y malgastó su talento: El Dr. Martín Lucero. De él dice Gilberto Sosa
Loyola: “…fue un atildado cultor de las bel as letras y un catador seguro de toda
manifestación de arte y bel eza”. Quienes le conocieron (fal eció en 1933)
recuerdan sus extraordinarias dotes de orador.
Largo comento dejaron sus conferencias sobre el Quijote, sobre Dante,
sobre la España madre. Su elocuencia, encauzada por una clara inteligencia,
arrollaba al auditorio. Muchas veces la gastó en arengas políticas.
Por disposición de su padre, el hombre público don Víctor C. Lucero, ordenó
e hizo publicar un tomo de sus MEMORIAS, con las que debía iniciarse la
impresión de documentos familiares de importancia histórica. Quedó sin
completarse lamentablemente, tal publicación.

Hojeando diarios y revistas de nuestro pasado hemos encontrado en el
ponderado periódico CROQUIS, que publicó el Ateneo “José A. Ingenieros”,
una muy bella página literaria suya intitulada “La Ciudad Real de Portugal”, que
seguramente visitó el Dr. Lucero en sus andanzas de diplomático. Dedicó al Dr.
Nicolás Jofré dicha página.


ELISEO ANTONIO TELLO- Finalmente recordaré acá a un escritor del
interior de la provincia, menor que los ya nombrados: Eliseo Antonio Tello,
nacido en Luján en la última década del pasado siglo. Adolescente rebelde,
“cor ió tier a”. Se hizo hombre, y fuerte, actuando en la Prov. de Córdoba, en la
Prov. de Buenos Aires y los entonces territorios nacionales de La Pampa,
Neuquén y Río Negro, en los que pasó la mayor parte de su vida.
Le interesaron profundamente los restos de población indígena de esa
región del país. Convivió con los nativos en los aduares; conoció sus
costumbres, sus variedades lingüísticas, sus tradiciones, mitos y leyendas.
Parte del saber recogido directamente o en obras de consulta condensó en
algunos libros. Conocemos Toponimia Araucana de La Pampa, editado por la
Dirección de Cultura de la Provincia de La Pampa en 1958 y Toponimia
Indígena Bonaerense. Reza la dedicatoria del primero de sus libros: “A mis
padres, que me enseñaron a querer a mi patria Argentina”.
Dejó inéditos varios trabajos. Se acentuó su bohemia después de la muerte
trágica de su hija adoptiva; la “India Blanca”, y fal eció el 29 de junio de 1971.
El Instituto de Investigaciones Folklóricas “Prof. Dalmiro S. Adaro” de San
Luis Solicitó y obtuvo que se impusiera su nombre a una calle del pueblo de su
nacimiento, Luján.




DOS NOVELISTAS MERCEDINOS

FRANCISCO CASAÑAS LEMOS.- Fue periodista y escritor de nota en la
provincia y fuera de ella. Este mercedino obtuvo el Primer Premio para Prosa
en los memorables Juegos Florales realizados en la ciudad de San Luis en
diciembre de 1920, por su novela La Boca Maravil osa.
Fecundo novelista, ha publicado Pétalos de sangre, Civilización, Pasión
astral, El dolor de la culpa, Madera de campeón, La Virgen de Yuranka,
Amor glorioso, El rasgón de la pierna, La cabeza encontrada, Ciertos
hombres también l oran, y otras más.
Fue también autor teatral: El dolor de la vejez (Drama en 3 actos), Las
solteras (Comedia dramática en 3 actos), La madre (Drama en 3 actos). Para
el cine escribió Cuando el hombre olvida.
Fue colaborador durante más de tres décadas de la revista “Para ti”, donde
publicó alrededor de dos centenares y medio de cuentos, que con los
publicados en otras revistas porteñas suma más del mil ar.
Intituló Cartas al pueblo a un conjunto de estudios literarios. Es autor
también de Constancio C. Vigil. Y sus cuentos para niños. Fue colaborador
de las revistas Ideas y San Luis.



EMILIO CASAÑAS LEMOS.- Periodista y escritor de alma como su
hermano Francisco, estaba asimismo dotado del don de la oratoria. Ocupó
cargos públicos y alcanzó merecido prestigio del pueblo mercedino. A la par,
publicaba versos, novelas cortas y cuentos en diarios y revistas. Fue fundador
del diario Pregón Puntano y codirector con su hermano.
Entre sus obras mencionaremos: las novelas Clelia, El poder del oro, La
dama de luto, Piedras Blancas, Flor de glicina, Una lágrima de amor
(novela histórica). Para el teatro: Nieves eternas (drama en 3 actos), El final
de la jornada (comedia en tres actos), Don Genaro Testafer o (sainete en 1
acto), Vida de conventil o (sainete en dos actos), en colaboración con su
hermano Francisco.
Vinculado como su hermano a la intelectualidad de la ciudad de capital,
colaboro en sus diarios en las revistas Ideas y San Luis.









ESCRITORAS QUE CRECEN EN EL NOVECIENTOS


CARMEN QUIROGA DE CHENA-
Hermana menor de la Sra. Luisa A.
Quiroga de Lucero, ya recordada, Carmen ingresó quinceañera en el siglo XX,
ya signada por preferencias intelectuales y una fina sensibilidad. Después
graduada de Maestra Normal va a la Capital Federal para ampliar sus estudios
en la Escuela Normal de Profesores.
Se distinguió en la docencia por sus dotes intelectuales, su compresión, su
ecuanimidad. Llevó sus ideales culturales más al á de las aulas, promoviendo,
sosteniendo, ayudando en toda empresa donde alentara el espíritu. Ejerció la
dirección de la Escuela Normal de Maestras “Paula Domínguez de Bazán”.
Durante su gestión fundó la “Revista Cultural”, y en la década del ‘30, la Sra.
de Chena prestó decidido apoyo al movimiento ateneísta. El “Ateneo José
Ingenieros” realizó varias sesiones culturales en el salón de la Escuela “Paula
Domínguez de Bazán”. Figuró asimismo con algunas colaboraciones en la
revista “Ideas”.
Por razones que no es del caso mencionar acá, la Sra. de Chena fue
trasladada con el mismo cargo a la Escuela Normal Mixta de San Juan, y al
cabo de algunos años, a la Escuela Normal Mixta de Chivilcoy (Bs. As.). En las
dos prodigó su ejemplar docencia. Acogida al retiro jubilatorio se afincó
definitivamente en San Juan, y allí se entregó a la labor literaria que, según sus
propias palabras “la atraía con fuerte y deleitoso encantamiento”.
Tres son sus libros publicados: “Voces de San Luis”, 1947; “Visiones
sanluiseñas”, relato novelado de ambiente provinciano, que es un aporte

documental para el conocimiento de la sociedad puntana en los primeros
lustros del novecientos, y “Poemas”, 1960, donde la imaginación y la fantasía
crean sus mundos. Voces de San Luis es y continuará siendo una obra de
consulta. Transcribiremos las palabras iniciales del Prólogo, de la autora: “Con
los límites propio del ensayo, aspira el presente trabajo a ser panorama
esquemático de las letras sanluiseñas, a contribuir al mejor conocimiento de
nuestro ambiente intelectual, concretando valores que actúan dentro y fuera de
la provincia”.
Carmen Quiroga de Chena, figura ejemplar de la mujer puntana, dejó de
existir en San Juan a una edad muy avanzada.


DELFINA DOMINGUEZ VARELA DE GHIOLDI- Nacida en 1895, graduada
de Maestra Normal en Villa Mercedes, figura entre las mujeres puntanas que
abrieron brecha en la provincia por su ingreso a los estudios superiores y el
desempeño en tareas intelectuales. Profesora Normal de Letras, conquista
posteriormente el Doctorado en Filosofía y Letras en la Universidad Nacional
de Buenos Aires. Hace muchos años que Delfina Varela de Ghioldi reside en la
Capital Federal, pero es de aquellos seres que no sólo aman a la tier a natal,
sino que están dispuestos a servirla de alguna manera. Y a fe que Delfina
Varela lo ha hecho, hasta en la elección del tema de su tesis doctoral: Jun
Crisóstomo Lafinur. Una Cátedra de Filosofía. (1934). Muy inclinada a
estudiar el pensamiento social y filosófico que influyó en la juventud
contemporánea de Lafinur, la Doctora Domínguez Varela de Ghioldi es autora
del libro “los Ideólogos del pensamiento argentino”, resultado de cinco
conferencias suyas dadas en la Facultad de Filosofía y Letras. Se ha
distinguido en la docencia; es una figura muy respetada en su saber, sus
condiciones de carácter y simpatía humana. Cuando la ciudad de Mercedes
conmemoró el Centenario de su Fundación, 1956, el a fue la sostenedora de
los Juegos Florales que con todo éxitos se cumplieron.
Delfina Domínguez Varela ha hecho un aporte valioso a las letras de San
Luis, aunque sus obras sean casi en su totalidad de índoles filosófica e
histórica. Cito otros trabajos suyos: El momento pedagógico actual (1930);
Alejandro Korn, sus ensayos filosóficos (1932); Filosofía Argentina: Los
Ideólogos (1938); “Filosofía Argentina: El Canónigo Ignacio Gor iti” (1947)
Filosofía Argentina: Vico en los escritos de Sarmiento (1980). Continúo una
serie de ensayos más hasta Alejandro Korn, historiador del pensamiento
Argentino (1980).
La Sra. Domínguez Varela de Ghioldi ha colaborado en numerosas revistas,
ha participado en congresos de Filosofías y de Historia, ha pronunciado
numerosas conferencias; se guarda memoria de las que pronunciara acá y en
Villa Mercedes.

CAROLINA TOBAR GARCIA- En el panorama general de la literatura
sanluiseña no podemos dejar de recordar Carolina Tobar García, aunque su
obra escrita esté referida casi en su totalidad a las especialidades médicas a
las cuales hizo entrega de su vida, especialidades que, por otra parte, la
vinculan profundamente con la educación y formación humana.

La Doctora Tobar García nació en Quines, en 1898. Egresó de Maestra
Normal en Villa Mercedes. A los veinte años escribía poesía y prosa literaria.
Aparece su nombre en la revista Carlos Guido Spano.
En el número de octubre y noviembre de 1919, con la prosa poemática
“Levántate, mujer”, junto a los colaboradores Julio Cobos Daract, Alfredo
Arancibia Rodríguez, Berta Elena Vidal, Daniel Bustamante, Rosendo Guiñazú
Alaniz, Luis A. Luco, Juan Adolfo Amieva, Carmen Guiñazú, de Ber ondo y
otros más entre los escritores puntanos de la revista, la mayoría muy jóvenes.
Colaboró también en otras revistas literarias.
En Buenos Aires sintió talvez el l amado de su vocación profunda.
Ejerciendo la docencia primaria, se gradúo de Médica Legalista en 1929, viajó
a los Estados Unidos, realizó al á estudios de psiquiatría infantil, y a su regreso
publicó Educación de los Deficientes Mentales en los Estados Unidos,
Buenos Aires, 1933. Por su probado saber se la llevó a integrar el cuerpo
médico del Consejo Nacional de Educación, a organizar un gabinete
psicopedagógico, nombrándosela asimismo Directora de los Consultorios de la
Liga Argentina de Higiene Mental. Pronunció muchas conferencias y asistió a
numerosos congresos, especialmente vinculados al área educativa. Le
correspondió un lugar muy destacado en el Congreso Provincial de Educación
que se realizó en San Luis en enero de 1936. Como Médica Forense, realizó
una labor de gran importancia.
Varios son los frutos de sus estudios e investigaciones personales que se
han publicado. En 1946 apareció Higiene Mental del Escolar, libro de consulta
en todo el país, creemos.
La provincia de San Luis ha honrado a su ilustre hija imponiendo hace
muchos años su nombre a la Escuela Diferencial Nº 1 y, el 5 de octubre de
1980, al cumplirse 19 años de su fal ecimiento, y en adhesión al “Año
Internacional del Discapacitado”, al dar también su nombre a la cal e principal
de un barrio nuevo. Carolina Tobar García fue una extraordinaria Médica
educadora.


M. ESTELA GEZ DE GOMEZ- Digna hija del Prof. Juan Wenceslao Gez, se
destacó en la docencia, ocupando importantes cargos directivos, y en el
ejercicio de las letras, especialmente como colaboradora de su padre, quien
supo reconocer públicamente la importante ayuda que ella le prestó en la
redacción de sus grandes obras.
La señora Gez de Gómez fue directora de la Escuela Normal de Profesores
de Corrientes, donde su padre alcanzó la jubilación. Años después ocupó la
dirección de la Escuela Normal de Profesores Nº 1, de la que don Juan Gez
fuera brillante egresado.
De los escritos de la profesora María Estela Gez de Gómez
mencionaremos:
La Escuela Normal de Cor ientes en la vida y progreso de Cor ientes, 2
tomos 1927.
Personalidad del Dr. Roque Sáenz Peña, conferencia, 9/8/1932.
Vida de la Escuela Normal de Profesores “Dr. Roque Sáenz Peña”,
conferencia, 30/7/1934.
Material didáctico. Importancia pedagógica, conferencia, 20/11/1936.

El General San Martín, ejemplo de austeridad, conferencia, 17/8/1944
(publicada en el Diario de Sesiones de la Cámara de Diputados).
Juan W. Gez, en el Centenario de nacimiento, Buenos Aires, 1965.
Juan W. Gez, “Un maestro de cuño patricio”. Recopilación,
ordenamiento y anotaciones por María Estela Gez de Gómez, de los actos de
homenaje realizados en su provincia al cumplirse el centenario de su padre.
Buenos Aires, 1972.


MARIA MERCEDES DE LA VEGA-
Se trasladó tempranamente a la Capital
Federal, donde cumplió actividades educativas sociales e intelectuales. Ha
escrito sobre personajes y acontecimientos del pasado sanluiseño. Fueron
publicados: Los Videla, La maestra histórica, La Carta del 10 de junio de
1848, el Coronel Jun Pascual Pringles.
Concurrió a varios congresos realizados en San Luis, entre ellos el de
Escritores y Artitas de Cuyo, en 1937 y otros de carácter pedagógico.
Era hija de la notable educacionista Mercedes Jofré de la Vega.


CELIA C. GARRO DE MULLER- En este período vamos a nombrar
también a Celia C. Gar o de Mül er, nacida en 1895, puntana de fina
sensibilidad para el arte en general y en especial por la música y la literatura.
Aunque no nos ha dejado el legado de un libro, son numerosas y meritorias sus
colaboraciones en diarios y revistas, a través de más de medio siglo. Los
diarios propalaron sus crónicas y notas críticas sobre eventos musicales.
Escribió repetidamente sobre el arte musical y la vida de grandes músicos en
varias revistas, así la Revista Cultural, la revista Ideas, la revista Virorco, donde
también abordó otros temas.
Fue la inteligente y luminosa compañera del notable músico austríaco de
larga residencia y magisterio inolvidable en San Luis, don Augusto Mül er. Su
gestión docente como maestro de los grados superiores de la Escuela Normal
“Paula D. de Bazán”, dejó imbor able recuerdo.


ALCIRA HERNANDEZ DE PEREZ DEL CERRO- Nos parece justicia
recordar aquí también a la señora Alcira Hernández de Pérez del Cer o.
Aunque su valimiento finca principalmente en la composición musical y en sus
estudios sobre la música regional y nacional, debemos señalar que con
frecuencia se da en ella, juntamente con la creación musical, la
correspondiente expresión poética. Así en los himnos: A Pringles, A Juan
Crisóstomo Lafinur, Al Conscripto Argentino. Así la Serenata Ante la Reja,
que compuso en ocasión del Primer Congreso de Escritores y Artistas de Cuyo
(San Luis, 1937). En el Segundo Congreso, realizado en San Juan el siguiente
año, la Sra. de Pérez del Cer o presentó una comunicación sobre “Música
Tradicionalista”.


EMILIA HARTLIEB DE ARBUCO- Nació en Villa Mercedes. En 1904
obtuvo el título de maestra normal en la Escuela Normal Mixta “Dr. Juan
Llerena”, comenzando de inmediato a ejercer en escuelas fiscales.

Posteriormente ejerció como Profesora de Francés en la Escuela Normal de su
ciudad natal. Fue una mujer de fina espiritualidad. Cultivó la pintura e hizo muy
buenas copias. Tal vez nada hacía sospechar en el a la entrega a la poesía en
la madurez de la vida. Tal vez todo fue como el gustar de un juego de
creatividad que le devolvía carísimas imágenes de un tiempo lejano, o ponía
alas a su fantasía. El encanto duró muchos años. Según su propia confesión,
cada mañana la encontraba con un nuevo poema. De1972 en su libro El
tiempo detenido, con prólogo del Prof. Plácido Alberto Horas. Se han
seleccionado 181 poemas de factura clásicas, especialmente sonetos.


MARIA INES PEREZ LIGEON DE SILVA- Nació y vivió siempre en Luján
de San Luis, pueblo que llegó a conocer en anchura y profundidad gracias al
gran amor que puso en él. Egresó de la Escuela Normal de Maestras de San
Luis en 1915, y desde el año siguiente se entregó a una docencia ejemplar.
Naturalmente inclinada a la investigación, dotada de facilidad de palabra,
ágil en la expresión escrita, la señora de Silva ha dejado algunas publicaciones
de entre lo mucho que escribió. Citamos: La tropa de car os. Ediciones del
Conlara, San Luis, 1971 Tradición y amor, Cóndor, Córdoba, 1973.
Fue socia del Centro de Investigaciones Folklóricas desde su fundación, en
1963, y presentó interesantes trabajos en dos Jornadas (1963 y 1964) y en el
Segundo Congreso de Folklore Cuyano (1966) realizado en San Luis.






HOMBRES DE LEYES Y DE LETRAS


GILBERTO SOSA LOYOLA-
Es uno de los intelectuales más eminentes de
su generación. Con él se honra la historia de nuestras letras. Nacido en 1896,
obtuvo muy joven el título de Doctor en Jurisprudencia en la Universidad
Nacional de Buenos Aires. Atento a todos los problemas de orden cultural,
social, político e institucional de su provincia, encontró tempranamente en el
periodismo un campo propicio para la exposición de sus ideas, y un
instrumento ágil para volcar su pensamiento constantemente enriquecido en su
pasión por la lectura Sosa Loyola llegó a adquirir real erudición en literaturas
clásicas y modernas.
Le atraía también poderosamente la historia universal, y desde luego, la
Argentina, mientras la historia de su patria chica le aromaba el alma, y su
esclarecimiento le dolía profundamente. En San Luis fue un conferencista
precoz. De 1921 en su conferencia “Urquiza”, publicada en 1922.
Sosa Loyola es, sin duda, uno de los escritores sanluiseños de más
acusado estilo. Se ha hablado muchas veces de su prosa elaborada, depurada,
artísticamente realizada. Su estilo es, ciertamente inconfundible. Tiene las
siguientes publicaciones: “Sarmiento y San Luis”, conferencia, 1938; “El
Constituyente Llerena por San Luis”, trabajo presentado al Congreso de

Historia Continental de Santa Fe, 1942; “La Revolución Unitaria de 1840 en
San Luis”, (1943); “Insula Criol a” (con el pseudónimo de Narciso Cobas),
novela que evoca tras deliberada ficción, y con riqueza de observación,
situaciones y personajes de la vida social y política de San Luis en los últimos
lustros del siglo pasado; “La Tradición Jurídica de San Luis” 1944, obra de
real importancia jurídica e histórica, que constituye no sólo un bien cultural para
la provincia, sino también para la nación, con el atractivo de un estilo cautivante
para quien se interna en sus páginas; “Las Intervenciones no pueden
legislar ni reformar códigos” ( En colaboración). Este ensayo fue una
Declaración del Colegio de Abogados de San Luis (1944). Con el Dr. Nicolás
Jofré y el Dr. Juan C. Saá, el Dr. Sosa Loyola firmó el informe sobre LA
FUNDACION DE SAN LUIS (1944). Su último libro es “PRINGLES Retazos
de Vida y Tiempo”, publicado en 1947. Según sus propias palabras, son
“nuevos aportes para el conocimiento de un hombre y su tiempo”, en su firme
anhelo de humanizar la figura del héroe legendario de la tier a puntana.
Gilberto Sosa Loyola ocupó varios cargos públicos: fue legislador provincial
y nacional, Director del Instituto Pedagógico dependiente de la Universidad
Nacional de Cuyo, que después se convertiría en la facultad de Ciencias de la
Educación, Profesor, etc. Ocupaba una banca en el Senado de la Nación
cuando le sorprendió la muerte en 1948. Estaba en la edad de madurez
fecunda. Pensamos cuánto más pudo dar a su provincia en el ejercicio de las
letras, de la Jurisprudencia y en la función pública.



REYNALDO A. PASTOR- Pertenece a una familia de San Francisco del
Monte de Oro de importante figuración. Nació en Vil a Mercedes en 1898, se
graduó muy joven en jurisprudencia y pronto se destacó en su provincia. Desde
1922 a 1928, Diputado a la Legislatura de San Luis; Director del Archivo
Histórico que clasificó y ordenó en legajos; Presidente del Consejo de
Educación (1934); Ministro de Gobierno (1935); Miembro del Consejo Superior
de la Universidad Nacional de Cuyo (1931-1936); Gobernador de San Luis
(1942- 1943); Diputado Nacional por su provincia en dos períodos; Embajador
Extraordinario y Plenipotenciario en Portugal (1964- 1967).
Pastor se sintió desde su juventud atraído por la historia y el
reconocimiento del saber que adquirió sobrepasó los límites de la provincia. Es
Miembro de la Junta de Historia de Mendoza; Miembro de la Asociación
Argentina de Estudios Históricos, y larga es la nómina de su producción
historiográfica. Le preocuparon también problemas educativos y culturales, y
escribió sobre el os. Este escritor sanluiseño no fue ajeno tampoco a la
atracción de la literatura pura. Su grato opúsculo Del Aconquija al San
Bernardo, con relatos de viajes, es una muestra.
El Dr. Pastor ha sido un periodista de fuste en diarios importantes del país;
ha colaborado en numerosas revistas argentinas y del exterior. Dentro de las
puntanas, en las revistas Ideas, San Luis y otras. Ha pronunciado numerosas
conferencias sobre diferentes temas.
Conjuntamente con don Víctor Saá, al Dr. Reynaldo Pastor se le
encomendó parte de la Historia de la provincia de San Luis, de 1810 a 1832,
para su inclusión en la Historia de la Nación Argentina publicada bajo la

dirección de Ricardo Levene, tomo IV, Buenos Aires, 1940. Saá abarcó el
espacio de 1832 a 1862.
Numerosas son sus obras, tanto de jurisprudencia como de historia y de
otros temas. Nombraremos algunas: Código Rural de San Luis, 1923;
Reformas de la Constitución de San Luis, 2 tomos, 1928; La legislación y
la libertad de imprenta, Colección Claridad, Biblioteca Jurídica, Ed. Claridad,
Buenos Aires, 1944. San Luis ante la Historia, Buenos Aires 1938; La
democracia Argentina, 1940. La guer a con el indio en la jurisdicción de
San Luis, publicación de la Biblioteca de la Sociedad de Historia Argentina,
Buenos Aires, 1942; La acción de Guemes en el Norte, presentación al
Primer Congreso de Historia Argentina Regional de la Academia Argentina de
Historia; San Luis, su gloriosa y cal ada gesta, 1810-1967, Chiesino, Buenos
Aires, 1970.



RAMIRO J. PODETTI- Jurisconsulto muy destacado, como su hermano
Humberto, ambos egresados de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales de
la Universidad Nacional de Buenos Aires, Ramiro Podetti sintió también el
llamado de las letras.
Nació en Vil a Mercedes, y de regreso a su ciudad natal desempeñó la
cátedra de Literatura Argentina y Española en la Escuela Normal “Dr. Juan
Llerena” a la vez que ejercía su profesión liberal.
En la ciudad de San Luis desempeñóse como Interventor del Instituto
Pedagógico dependiente de la U.N. de Cuyo, y presidente del Consejo de
Educación. Después se trasladó a Mendoza, donde residió varios fecundos
años. Su actuación en los ámbitos de la jurisprudencia fue de renombre, pero
de ella no nos ocuparemos. Sin embargo, daremos la nómina de algunos de
sus trabajos más conocidos: La sucesión ab intestato y el grado hereditario.
(Tesis doctoral); Código de procedimiento civil y comercial de la provincia
de Mendoza. Anotado y concordado con los códigos de procedimientos en
materia civil y comercial de la Capital Federal y de la Provincia de San Luis; El
Fundador del derecho procesal argentino, doctor Tomás Jofré; Bases
para una reforma del proceso civil, etc. El Dr. Podetti colaboró
frecuentemente en revistas especializadas de la Argentina y de varios países
de América.
Este gran jurista fue también poeta. De poesías líricas es Del amor único,
Ed. El Inca, Bs. As. 1930. y de real interés para deseosos del folklore literario
es La estirpe nativa, (narraciones sanluiseñas) Ed. Campera, Buenos Aires,
1925.
Su ensayo Metodología para la enseñanza de la historia de la literatura
se publicó en Revista Nueva, Buenos Aires, 1925.












OTROS JURISTAS ESCRITORES


Varios juristas puntanos más han dejado al lado del historiador trabajos de
su especialidad, algunos títulos que denuncian al escritor enamorado también
de las bellas letras.

LAUREANO LANDABURU- nació en Saladil o, 1882. Además de sus
estudios de Jurisprudencia, enriqueció su formación con la cultura
humanística. Su actuación en la política de la Provincia fue consagratoria para
él. Elegido gobernador en 1930, renunció en 1933 para asumir la militancia
política que le elevaría a Senador Nacional en 1934, cargo en el que fue
reelegido.
Se distinguió en el periodismo y fue un atildado escritor, volcado hacia la
Historia. Su obra principal es EPISODIO PUNTANOS, muy leídos.



ISAAC SOSA PAEZ-
Nacido a fines del pasado siglo, el Dr. Sosa Páez,
vivió siempre en la ciudad de San Luis, donde desempeñó cargos en la
jurisprudencia y el orden público. Es autor de numerosas publicaciones de
carácter histórico en diarios y revistas locales y de fuera, y del folleto “El
Escudo de San Luis”, 1939. El Dr. Sosa Páez, que tantas veces puso de
manifiesto su temperamento lírico en su magnífica oratoria, nos ha dejado esa
perla poética de alto misticismo que es PLEGARIA, compuesta en 1950, con
motivo del Centenario de la Fundación de la Iglesia de Nuestra Señora de
Luján (en Luján de San Luis), que él firma Juan Francisco, y que lustró Nicolás
Antonio.



JULIO AGUIRRE CELIZ- Nació en Quines (San Luis) en los primeros años
del siglo. Hizo la escuela primaria en su pueblo natal y el Colegio Nacional en
San Luis. Estudió después en la Facultad De Derecho y Ciencias Sociales de
la Universidad Nacional de Buenos Aires. Entre las muchas funciones que
cumplió se destacó como Abogado Consultor del Directorio de Yacimientos
Petrolíferos Fiscales.
El Dr. Aguirre Céliz se estableció en la Capital Federal. Nunca perdió de
vista a su patria chica, a la que amó siempre “con el mismo amor profundo de
mi niñez”. “San Luis, ha dicho también ha sido una preocupación de mi vida.
Lejos de ella he estado siempre cerca”.
En su libro Organizaciones Financieras Mixtas, con un prólogo del Dr.
Adolfo D. Holmberg, Capellano Hnos. 1937, Buenos Aires, se reúne una
conferencia que pronunció el doctor Aguirre Céliz en el ateneo “Juan
Crisóstomo Lafinur” de San Luis en diciembre de 1936, donde propuso un plan
integral para la organización de industrias regionales, y en la parte 11ª se

transcribe el Proyecto de Ley para la Organización Sociedades Mixtas, en
diferentes ramos de explotación. Tiene varias publicaciones más.



ALFREDO ARANCIBIA RODRIGUEZ- En su estudiosa e inquieta juventud
trajo a San Luis soplos renovadores, ansioso de su progreso cultural; era
asimismo un fiel gustador de la poesía. De 1924 es su fol eto Juan
Crisóstomo Lafinur, el joven pensador, poeta y músico, que vio la primera luz
en la serranía puntana de la Carolina. Radicado el Dr. Arancibia Rodríguez en
la Capital Federal, cumplió al í un alto cargo en la judicatura y murió joven aún.


JOSE I. GARCIA FLORES- Ejemplo de constancia en legítimos anhelos de
superación, José I. García Flores se graduó de Abogado en la Facultad de
Derecho y Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires. Nacido en un
medio rural pobre que le dió fortaleza moral, el Dr. García Flores se estableció
en la Capital Federal, donde, además de su profesión, ejerció la docencia
militante en política, fue elegido Diputado Constituyente y después Diputado
Nacional en representación de su provincia.
Es autor de varios trabajos de índoles jurídica, económica y educacional.
Tentó la nar ación literaria en La Piedra de Divisar- Una época. Una región.
Un hombre, Rosario, 1969. A su valor descriptivo y autobiográfico se agrega el
conocimiento de las actividades rurales. En el Cap. IV, “Un ambiente que no
impide una evasión”, hace una prolija evocación de la siembra, la cosecha, la
tril a, la yer a, y de las costumbres peculiares de esa comunidad Folk. Como
el préstamo del santo, la novena, las car eras, el festejo.
García Flores publicó también un libro de relatos, La Chocochona.
Crónicas Argentinas, Trenti Rocamora Editor, Buenos Aires, 1973.






BERTA ELENA VIDAL DE BATTINI

Con el siglo nace en esta provincia una mujer de singular destino en
nuestras letras. Es Berta Elena Vidal: tres vocablos nominales que aromaron
de poesías fresca de todos los pueblos de la provincia, desde la década del
año ’20. Publicó su primer libro de versos ALAS, en 1924, y ya para entonces
ejercía la docencia y estudiaba en Buenos Aires.
Berta Elena Vidal de Battini siguió sin desvíos el l amado de su estrel a; un
llamado de amor: la poesía como una fuente deleitosa, y el conocimiento de la
patria grande y de la patria chica de su entrañable cariño, a través de la
investigación folklórica. Nos da el ejemplo de una vida consagrada a nobles
labores del intelecto, con una destacada actuación docente en la Universidad
Nacional de Buenos Aires. El folklore la llevó a la Filología. Siempre fue en
ascenso, con esfuerzo y constancia admirables.

La publicación de sus libros jalonó su existencia: Alas, 1924; Mitos
Sanluiseños, 1925; Agua Ser ana, 1934; Tier a Puntana, 1937; Campo y
Soledad, 1937.
Sus MITOS marcan el inicio de su larga empresa de investigación folklórica.
Y sus cuatro libros de poesía constituyen un aporte muy significativo para la
literatura sanluiseña. Berta Elena ha descubierto el paisaje puntano en su
integridad territorial, lo ha expresado estéticamente y le ha dado permanencia
en nuestra literatura. Así es posible que quien no conozca una región
determinada de la geografía de San Luis llegue a intuirla y a gozar de su
belleza gracias a un poema suyo. Por dusto, triste, torturado, con sus pampas
de sal, por donde corren los vientos con ímpetu salvaje. En el poema “Salina”,
del libro TIERRA PUNTANA, se lee:
“Ancha página en blanco, / la zampa cenicienta y el jume empedernido/ le
dibujan al margen doliente garabato. /
“Llano lunar, abierta eflorescencia, / sobre el regazo de la tier a como cuna
vacía / afirmación de ausencia, / país de agorería, / donde cor e sin límite el
silencio / y se enharina el potro desbocado del viento”.
Y si quien leyó el poema visita en algún momento esa región se quedará
asombrado de la correspondencia entre lo que ven sus ojos y el paisaje que ya
lleva en el alma. El dibujo y la pintura verbal de la poeta referente a los pueblos
de la provincia son también muy significativos.
Desde el ’40 en adelante sus publicaciones serán logrados frutos de su
labor de investigación, y reúnen muchísimos títulos. Destacaremos: CUENTOS
Y LEYENDAS FOLKLORICAS, 2 tomos 1940, EL HABLA RURAL DE SAN
LUIS, con prólogo de Amado Alonso, 1949; EL LEXICO DE LOS
BUSCADORES DEL ORO DE LA CAROLINA, San Luis, 1952, EL LEXICO
DE LOS YERBATEROS, 1953; EL LEXICO GANADERO ARGENTINO. LA
OVEJA EN LA PATAGONIA, 1964, LA NARRATIVA POPULAR DE LA
ARGENTINA. LEYENDAS DE PLANTAS, 1972, CUENTOS Y LEYENDAS
(selección para Niños 1960), CUENTOS Y LEYENDAS POPULARES DE LA
ARGENTINA, publicación del Ministerio de Cultura de la Nación de 1983. De
este trabajo cumbre de la Doctora Vidal de Battini, se supone una larga y ardua
labor investigativa en todo el territorio de la patria, han aparecido nueve
voluminosos tomos editados por Ediciones Culturales Argentinas, de los diez
que constituyen la obra total.




LA HORA DE LOS MAESTROS NORMALES ESCRITORES


Llegó para las letras de San Luis la hora de los maestros egresados de la
vieja y gloriosa Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”. No es que antes de
este momento no se haya señalado escritores entre los maestros, lo que a
menudo ocurrió en San Luis, cuna de maestros, sino que en la segunda
década del siglo, en especial, surgieron de la Escuela Normal muchos jóvenes
que se inclinaron al ejercicio de las letras, alcanzando notoriedad varios de
ellos. Entre las promociones anteriores a 1910 nombraremos a Abraham J.

Jofré (que usó el pseudónimo Arturo Campos Verdes), Eufrasio Sosa, Cruz
González, Miguel W. Gatica, Antolín Magal anes (de quien nos hemos ocupado
ya), Cesáreo Rodríguez, Julio César Morales, José Luis Salinas, Luis G. Lucero
(1910). Entre las promociones posteriores al año del centenario, solamente en
la de 1915 nombraremos a Segundo Fernández, Juan B. Gonzáles, Virgilio
Moreta Argañaráz, Víctor Saá… Entre otros egresados hasta 1920 se
distinguieron Rosendo Guiñazú Alaniz, José R. Val ejos, Juan Adolfo Amieva,
Jacinto del Barco Piñeiro, Daniel Bustamante.
Los diarios y revistas de esa época conservan huel as de los líricos pasos
de estos normalistas soñadores y emprendedores, aunque algunos plegaron
pronto las alas. Los hemos encontrado en las revistas El Siglo, Lafinur,
Pringles, Carlos Guido Spano, Láinez, Revista Cultural, Ideas, en la Revista del
Centro Puntano de Buenos Aires, hasta en la Revista a San Luis, aparecida en
1948.
Vamos a ocuparnos sólo de los tres grandes de la promoción de 1915:
Segundo Fernández, Juan B. Gonzáles, Víctor Saá, y de un egresado de 1916,
Juan Adolfo Amieva. Ellos representan en despertar de una seria conciencia
literaria en la juventud puntana.


SEGUNDO FERNANDEZ- Aún antes de salir de las aulas fundó con sus
compañeros Víctor Saá y Juan B. González el Centro Literario-Recreativo
“Juventud Puntana”, cuyo director fue Saá. Todo un programa de acción en el
nombre. Ya egresado, Segundo Fernández se inició en la docencia, en cuyo
ámbito desempeñó muy pronto, y por poco tiempo, las funciones de Visitador
de Escuelas de la Provincia.
Segundo Fernández escribía entusiastamente en diarios y revistas. Es el
poeta de su generación. En 1919 publica su primer poemario: Hacia las
Cumbres, con Prólogo del eminente escritor Manuel A. Orozco. El joven poeta
levanta un canto viril de Argentina hidalguía y de esperanza. Le dice a los
jóvenes en un extenso himno A la Juventud: “Lucha, trabaja, juventud, que
tienes/ que l enar lo que falta de la Historia. / Y lo que falta es grande; / es una
ala del cóndor de la gloria…/ Si claudicas, tú mismo de mancil as; / si no
luchas, tú mismo esclavizas; / Y sin rindes tu escudo eres cobarde / en vez de
hacerlo, en el verdugo, trizas/”. Fernández era entonces un joven veinteañero.
Los maestros normales de esa época fueron realmente andariegos, por
necesidad a veces premiosa de encontrar ubicación o mayor estabilidad. Y
hubo un éxodo hacia las gobernaciones. Después del año 20 Segundo
Fernández se va a La Pampa; luego se aleja más, y por muchos años vive,
enseña y crea en Trelew. Se compenetró estéticamente con el paisaje
chubutense, y en 1925 publica en Buenos Aires su segundo libro de poesía:
Luz y azul.
Desde Trelew continúa enviando colaboraciones a diarios y a revistas de su
provincia. Es de los primeros en escribir en Ideas, la revista que funda y dirige
su ex condiscípulo Víctor Saá. A fines de la década del 30 regresa a San Luis y
ocupa el cargo de Inspector Seccional de Escuelas Nacionales hasta 1942, año
en el que se retira del ámbito de la docencia y se dirige a Buenos Aires.
Después de un tiempo vuelve, ya definitivamente, a su provincia. Talvez más
reconcentrado, despejado de ropaje inútiles, irremediablemente dolorido.

Continuó ordenando el material que había traído de La Pampa y Chubut
referido a lenguas indígenas. En esos años reunió también un valioso museo
arqueológico. Dio conferencias; publicó varios artículos de interés científico.
También sobre historia; en 1971, “La acción de Chancay”.
Saludó a la patria en el Sesquicentenario de la Independencia con su tercer
libro de versos: MILONGA DEL AMANECER, que firma EL PUNTANO
Crispiano Chapanay. Obra escrita en coplas de intenso sabor popular y de
sentido social y filosófico, sigue la línea de Hernández en la denuncia de
“males que conocen todos/ pero que nadie cantó”, pero que nuestro poeta
realizará de otra manera. En el frontispicio de la Tercera Parte se lee: “Esta es
milonga de entier o, / milonga de amanecer. / No es a mi modo de ver / la del
gaucho Martín Fier o, / En este siglo cambea / la manera de payar…/ No es
cuestión de hacer bril ar/ el facón, sino la idea”.
Cuando murió muchos jóvenes nuestros no supieron que había fal ecido un
poeta, un serio investigador, un gran maestro. Y es doloroso que esta
ignorancia y este olvido nos torne culpables a los mayores.



JUAN B. GONZALEZ- Nació en Quines, en el cálido Norte puntano. Pero la
mayoría de los habitantes actuales del pueblo lo ignoran. Otros saben que
nació al í, pero desconocen quién l egó a ser en las letras sanluiseñas y
argentinas. Apenas este desconocimiento.
Desde su primera juventud, González se destacó por su amor al estudio y
por sus dotes literarias. Este mozo humilde dio una vez una conferencia en una
velada literario-musical de una escuela de Quines. Llamó la atención,
“impactó”, como se dice ahora. Más de allí no pasó, porque la mayoría de sus
circunstanciales oyentes no tardó en olvidarlo. Pero Juan B. González continuó
viviendo y creciendo. La muchachada normalista reconocía sus valores, e hizo
sus primeras armas con Víctor Saá y Segundo Fernández.
A mediados de la década del 20 se alejó de San Luis, como tantos
maestros pobres. Se afincó en Buenos Aires, donde no tardó en figurar como
colaborador de la importante revista NOSOTROS. Allí encauza su inclinación a
la crítica literaria, género en el que no tardó en serle reconocido su valimiento.
Cuando apareció su libro EN TORNO AL ESTILO, González ya no era un
desconocido en Buenos Aires. Alfredo Bianchi escribió a propósito… “la crítica
de Juan B. González quedará y puede agregarse que su obra y la envergadura
de sus juicios no desmerecen a Doll”. Y Víctor Saá, en el número I de IDEAS
expresa: “EN TORNO AL ESTILO en un libro valiosísimo, que conjuntamente
con Escolios y Reflexiones sobre Estética Literaria de Bonet, Alma y Estilo
de Guglielmini y Sentimiento de la Vida y del Arte de Antonio Moreno,
constituye una acendrada contribución a la producción literaria Argentina de
nuestros días”. Roberto F. Giusti, en dos conferencias, recordó al joven crítico
provinciano. Suyas son estas palabras:... “lo hemos creído siempre, desde que
empezó a escribir en “Nosotros”, uno de nuestros críticos más capaces. Un
crítico que no se queda en la corteza de las obras, pues penetra en su
intimidad. Un crítico que persigue el desar ol o de su pensamiento hasta las
últimas consecuencias, sin dejarse ganar por la pereza. Un crítico cuyos
análisis psicológicos, cuando se encara con los caracteres creados por los
novelistas de su predilección, son tan sutiles como certeros”.

Y nosotros ¿qué diríamos de este libro extraordinario? Con respeto y
humildad diríamos que cada capítulo enseña muchísimo, aun más al á de la
esfera propia de la crítica literaria; que es necesario leer EN TORNO AL
ESTILO y volver a leerlo: diríamos también que el ensayo “Carlos S. Quiroga
y el regionalismo montañés” nos ha llevado a meditar sobre el influjo que el
rostro geográfico de nuestra patria chica ha tenido en la formación de nuestra
conciencia nacional profunda, como argentinos y como puntanos.




VICTOR SAA- De este singular intelectual puntano, prominente entre los
historiadores, nos hemos ocupado ya con referencia al Ateneo “Juan
Crisóstomo Lafinur” y a la revista “Ideas” de la década del ´30. Desde
entonces fue creciendo su figura, hasta convertirse en un patriarca de las letras
puntanas. Tal lo sentíamos cuando ocur ió su fal ecimiento, en 1882, a los 85
años de edad.
En la base de su personalidad está el educador. De este cimiento surgen el
historiador y el escritor. En general se encuentra el mayor relieve de este
intelectual en su apasionado escudriñar en la Historia. En efecto, es realmente
enorme su labor de esclarecimiento y rectificación, como es de gran peso su
aporte a la historiografía puntana. Pero tenemos para nosotros que casi de la
misma medida es su relieve de escritor puro. Un escrito que ha sabido crearse
un estilo adecuado, absolutamente de acuerdo con las ideas candentes que le
gustaba y sabía transmitir. Por otra parte, con Juan B. González, fueron en su
hora, los dos más encumbrados críticos de la provincia.
Muchas de sus publicaciones, especialmente ensayos y conferencias.
Citaremos: “La psicología del puntano”. 1936. “San Luis 1832-1862”. En
HISTORIA DE LA NACION ARGENTINA de Enrique Levene, VOL. X, Bs. As.
1940, “Constribución del pueblo puntano a la gesta sanmartiniana”.
Centro de Estudios puntanos. Cuadernos de cultura Nº 1, San Luis, “San
Martín, el Héroe” (fragmento de “San Luis en la gesta sanmartiniana”),
Asociación Cultural Sanmartiniana, San Luis, 1968. “San Luis, ciudad
Cabildo”,1594-1800. Librería Huemul, Buenos Aires, 1971. La Escuela
Normal “Juan Pascual Pringles”. Boceto histórico y juicio crítico de su
magisterio secular. Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”, UNSL, San
Luis 1976. “Cuál es nuestra filiación histórica”. Junta de Historia de San
Luis 1976. “La fundación es la razón de ser de toda nuestra existencia
nacional”. Municipalidad de la ciudad de San Luis, 1977. “San Luis en la
gesta sanmartiniana”, Junta de Historia de San Luis 1981.




JUAN ADOLFO AMIEVA- Otro Maestro Normal que se distinguió entre las
promociones que venimos considerando es Juan Adolfo Amieva, nacido en
San Luis en 1901 y egresado en 1918. Periodista precoz, era adolescente
cuando empezó a colaborar en el diario “El Pueblo”. Le vemos figurar ya en el
número de octubre y noviembre de 1919 de la revista “Carlos Guido Spano”,
con una prosa literaria “La Bailarina”. Publicó poesías de sentimientos hondos y

marcada elevación moral. En las revistas Láinez e Ideas se encuentran
poemas y trabajos en prosa de su autoría. Amieva fue, más que todo, un poeta
del sentimiento. Escribió de si mismo: “Más que poeta que crea bel eza
valiéndose de la palabra escrita como vehículo expresivo, he pasado la mayor
parte de mi tiempo sintiendo la poesía que hay en la naturaleza, en las obras
de arte, en los hechos nimios o transcendentales que a cada paso nos
presenta la existencia”.
Ejerció la docencia en su provincia, en La Pampa y en la Capital Federal.
En todas partes hizo periodismo y colaboró en revistas literarias. En Buenos
Aires, donde se estableció definitivamente, obtuvo el título de Profesor en
Letras.
Amieva fue un buen conferencista. Damos algunos títulos de sus
conferencias: “Lafinur”, “Presencia de San Luis en la Historia Nacional”,
“Nuestro comprovinciano Santos Vega”. En los Juegos Florales celebrados
en Villa Mercedes con motivo del “Centenario de la Fundación de la Ciudad”, el
poeta Juan Adolfo Amieva Obtuvo el premio de Honor: “Violeta de Oro”.





LA LABOR HISTORIOGRAFICA


La labor historiográfica que comienza en la provincia ya a fines de la pasada
centuria, constituye un capítulo muy importante de la literatura puntana. Más,
no corresponde considerarla acá. Vaya, con todo, nuestra respetuosa
admiración a los que fueron y ya son historia, desde el Prof. Juan W. Gez,
Urbano J. Núñez, Víctor Saá, a los historiadores que continúan en la brecha, el
Dr. Reynaldo A. Pastor, el Prof. Celedonio Galván Moreno, el Sr. José Mel ano,
Edmundo Tello Cornejo, el Dr. Rodolfo Follari, Jesús L. Tobares, el Prof. Hugo
A. Foucarde, Presidente de la Junta de Historia y a sus miembros, como así
también a todos los que como Ana Benarós de Puig, tocados por el amor filial a
esta tierra escriben sobre su pasado.



CELEDONIO GALVAN MORENO- Este esforzado autodidacta, periodista,
investigador en áreas de la historia, escritor de vocación, nació a fines de la
pasada centuria en el norte de la provincia, y pasó su infancia y adolescencia
en Quines y el departamento San Martín, suelos que le dejaron inolvidables
vivencias. Radicado desde joven en la Capital Federal, ingresó luego en el
periodismo, que lo llevó a interesarse profundamente en la realidad viva del
país y en su historia.
Escritor fecundo, algunos de sus libros de investigación histórica y
sociológico han alcanzado varias ediciones. Nombraremos: Radiografía de
Sarmiento; San Martín, el Libertador; Rivadavia, el estadista genial;
Historia del periodismo argentino; El Libertador de Chile, O’higgins, un
gran amigo de San Martín; los Directores del Cor eo Argentino. Tiene

varias publicaciones referidas a cuestiones americanas. Muchos de sus
trabajos permanecen inéditos.











EL SEGUNDO GRAN MOMENTO CULTURAL


EL ATENEO “JUAN CRISOSTOMO LAFINUR”-
El segundo momento
trascendental en la historia de las letras puntanas es el que inauguró el
ATENEO DE LA JUVENTUD, creado en la ciudad de San Luis en mayo de
1932, por iniciativa de un grupo de jóvenes reunidos en la casa de la Sra.
Carmen Quiroga de Chena, una educadora siempre dispuesta a dar aliento y
respaldo a los jóvenes idealistas. Los propósitos fundamentales eran: “a)
fomentar en la juventud ensayos de arte y ciencia. b) Realizar quincenalmente
actos de cultura intelectual: conferencias, sesiones de lectura, declamación,
canto y música. c) Fundar y sostener una revista mensual de difusión cultural”.
La Comisión Directiva quedó constituida así: Presidente: Miguel Otero Alric;
Vice presidente: Guillermo Levingston; Secretarios: Srta. María Teresa Videla y
el Sr. José Anhelo; Tesorero: Francisco Santolaya.
Con entusiasmo y perseverancia admirable los propósitos se cumplieron
durante casi siete años. En junio de 1932 apareció; (editada por la Imprenta
Don Alvaro) el Nº 1 de la revista, a la que se denominó IDEAS. Sus primeros
Directores fueron: Arnaldo E. Molina y Víctor Saá; los Secretarios de
Redacción: Juan C. Barbeito y Dalmiro Pérez Laborda; Administrador: Roberto
Politti. Muy buenos colaboradores hubo desde el primer número, en que la
Redacción ofrece dos artículos cortos: “Abriendo una picada” y “Voces del
Alba”. “Nos preocupará: sobre todo, la inquietud espiritual sana y pura de
nuestra juventud”, se lee en el primero; y el segundo empieza con estas
palabras: “Ha l egado para nuestra juventud la hora de despertar. Con esta
revista abre sus ojos y se encara con el panorama del mundo”.
Afines de ese año el 32, hay una escisión entre los socios. En la revista Nº
7 del mes de diciembre aparece la siguiente Comisión del Ateneo: Presidenta,
María Teresa Videla; Vice-Presidente, José Anel o; Tesorera, Filomena Ojeda;
Secretarios, Vicente Follari y Víctor Rosa. La Comisión Directiva de la revista
entra a ser la siguiente: Director, Víctor Saá; Secretarios de Redacción, Antonio
E. Agüero y Armando Polit i; Administrador, Roberto Politti. En la primera
reunión de la nueva Comisión Directiva se resolvió: “Designar el Ateneo con el
nombre de Juan Crisóstomo Lafinur”.
Los jóvenes renunciantes y varios jóvenes más se constituyeron el 8 de
junio de 1933 en el Ateneo “José Ingenieros”, del que hablaremos después.

En la década del 30 están, pues, comprendidos los fecundos años de los
Ateneos de la ciudad de San Luis, Don Víctor Saá l egó a ser el formidable
timonel del navegar juvenil en el Ateneo “Juan Crisóstomo Lafinur”, que con
periodicidad de quince días ofrecía a la comunidad instruyentes y atractivas
sesiones culturales. La institución atrajo a eminentes conferencistas, a grandes
artistas, lo que dio oportunidad para que esta provincia mediterránea fuera
mejor conocida. Acudieron al llamado muchos poetas argentinos que
encontraron acá suelo y cielo propicios para sus cantos. Se organizó el
PRIMER CONGRESO DE ESCRITORES Y ARISTAS CUYANOS, que atrajo a
lo mejor de la intelectualidad de Mendoza, San Juan y San Luis, a cumplirse
cinco años de vida del Ateneo en junio de 1937.
Las sesiones del Congreso tuvieron el brillo merecido y las ponencias
aprobadas revistieron real importancia. Asimismo fue muy celebrado el Salón
de los Artistas.



LA REVISTA IDEAS- Fue magnífico órgano del segundo gran momento
cultural puntano que venimos comentando. Fomentó en la juventud anhelos de
saber, de poesía, de arte. Muy bien ordenado el material de cada entrega, cada
revista abría caminos y daba luz a través de sus secciones: Redacción, con
artículos y ensayos debidos a la pluma del Director, Prof. Víctor Saá;
Colaboraciones, Bibliografía, Crónicas, todo lo cual, leído a más de cuarenta
años de distancia nos pone al día sobre acontecimientos dignos de memoria.
IDEAS contó con un grupo selecto de colaboradores, puntanos los más,
pero también de otras provincias y de la Capital Federal. Entre los escritores
sanluiseños de reconocido prestigio nombraremos al Dr. Nicolás Jofré, a
Felipe Velázquez, Carmen Quiroga de Chena, Gilberto Sosa Loyola, (que usó
con frecuencia el pseudónimo Eugenio de Pantojas), Celia C. Garro Mül er,
Isaac Sosa Páez, Juan Saá, Eulalio Astudillo Menéndez, Berta Elena Vidal de
Battini (muy fiel), Reynaldo A. Pastor, Fray Reginaldo de la Cruz Saldaña
Retamar, quien escribía con el amor de un puntano de las cosas de la
provincia, etc. Entre los ateneístas y otros jóvenes de quienes era en realidad
la palestra: Antonio Esteban Agüero, Amilcar Urbano Sosa, Vicente Follari,
Eufrasio Domínguez, por mucho tiempo Presidente del Ateneo, Toribio y
Humberto Lucero, Amina Maluff, Humberto Sirabo, María Inés Franzini Her era,
Ricardo y Gerardo Rafaíni, Polo Godoy Rojo, José A. Papa Rúa, Francisco y
Emilio Casañas Lemos, etc.
Ideas encierra la crónica de toda la actividad cultural de la ciudad en esos
años, y la historia de la literatura puntana hasta 1938, cuando la revista dejó de
aparecer. Pero es más todavía: permitió conocer a varios escritores casi
ignorados y valorar con más justicia a otros.




EL ATENEO “JOSE INGENIEROS”- Cumplió también una función
realmente significativa dentro de la actividad cultural de la década del 30. El
diario “La Opinión” saludó su fundación con la siguiente noticia: “Dentro del

mayor entusiasmo se fundó el día 8 del cor iente (8 de junio de 1933) una
institución cultural con el nombre de “José Ingenieros”.
“La Comisión Directiva del mismo, que fue elegida en dicho acto, es la
siguiente:
Presidente: J. Miguel Otero Alric
Vicepresidente: Interino: Julio Ferramola.
Secretario General: Víctor Rosa
Secretario de Actas: Olga Smith
Tesorero: Francisco Santolalla
Pro-Tesorero: Manuel Checo
Vocales: Hugo Jofré y Emilio Blas Logaldo”

Hemos leído el fol eto editado en 1933 con dos conferencias: “Tercer
Centenario de la Abjuración de Galileo”, por Juan Elías Alaniz, dada en el
Colegio Nacional, y la segunda “Un filósofo del altruismo: Rafael Bar et”,
por Armando E. Molina, la que se dio en la Escuela Normal “Paula Domínguez
de Bazán”, el 21 de julio. En este fol eto aparece como prólogo la declaración
de principios de la nueva institución. Transcribiremos algunas líneas:
“Necesitábamos una entidad que fuera el vínculo de unión de nuestras
inquietudes, a fin de poder luchar y modelar nuestro carácter”… “El nombre de
José Ingenieros debía ser el estandarte del nuevo Ateneo; él también en toda
su vida, en su juventud que no murió jamás, tuvo los ideales que hoy nos
animan”.
Mientras el Ateneo “Juan Crisóstomo Lafinur” tenía por mentor a Víctor Saá,
el que ahora nos ocupa lo encontró en Armando E. Molina, escritor santafesino
que ya llevaba varios años de permanencia en San Luis y que se había
distinguido como periodista y como eximio orador. Persona de amplia
ilustración, de interesante discur ir, inclinado a filosofar, ocupó el sitial de un
maestro para los jóvenes que se aglutinaron en el Ateneo “José Ingenieros”. En
el momento de su fundación el número de socios sobrepasó los ochenta.

Si este Ateneo hubiera tenido la posibilidad de editar una revista, San Luis
se habría enriquecido culturalmente. Una revista a poder continuar con la
publicación de Croquis, periódico mensual cuyo Presidente fue don Armando
E. Molina, siendo Secretario de Redacción el joven Juan Miguel Otero Alric,
egresado de maestro el año anterior. CROQUIS apareció en agosto de 1933 y
sólo l egó al tercer número. ¡Lástima grande!. .Es una joya del periodismo
puntano. El Dr. Nicolás Jofré, Rosario M. Simón, Gilberto Sosa Loyola, Berta
Elena Vidal de Battini, Armando E. Molina, María Inés Franzini Her era, Julio E.
Ferramola, Francisco Santolaya e, inevitablemente, el pulcro cultor de la
palabra, el Secretario Miguel Otero Alric, fueron colaboradores.
Además de estos escritores, destacaremos otros socios del Ateneo “José
Ingenieros”: Juan Elías Alaniz, Rafael Arancibia, Reynaldo Anzulovich, Juan
Carlos Barbeito, Carlos Cuello, Roberto Domeniconi, Irene Di Gennaro,
Hortencia Despouy, Alejandro Jofré, Eleodoro Jofré, Emilio Logaldo, Mercedes
Mógica, Juan J. Nissen, Alfredo Samper, Rosa Síceles, Luis Sosa Her era,
Felipe S. Velázquez, Velia Villegas, Dr. Alfredo Zavala Ortíz, y otros.


Los socios propiciaron amables actos públicos y presentaron a
conferencistas de prestigio, de la provincia y de afuera. Los diarios y la revista
IDEAS reflejaron esta actividad cultural.

ARMANDO MOLINA era también fino poeta. Estando en San Luis publicó,
en imprenta de Buenos Aires, el poemario POLIEDRO. En algunas
composiciones, así “Bajo el cielo de San Luis”, se pone en evidencia la
dilección con que miraba nuestras cosas.






LA GENERACION LITERARIA DEL 40


En la provincia de San Luis podemos señalar, como en la historia de las
letras argentinas, salvadas las diferencias, una generación literaria que en la
década del 40 y algunos años después dio sus mejores frutos. Está formada en
general por los escritores nacidos en la segunda década del siglo que cor e o
algunos años antes. Aunque salvo contados casos los escritores puntanos no
se inscribieron en las escuelas Literarias, sin duda recibieron influencias,
acaso muy difusas, de los corifeos de la generación actuantes en la Capital
Federal. Los escritores sanluiseños de esa época tuvieron a su favor la
actividad que se desplegó en el tercer gran movimiento cultural, del que
después hablaremos. Varios habían escrito en la revista ideas, antes de
publicar libros. Todos lo hicieron en la revista San Luis, posterior.

Los dos más encumbrados poetas puntanos pertenecen a la generación
literaria del ’40: CESAR ROSALES, que residió en la Capital Federal, y
ANTONIO ESTEBAN AGUERO, en su provincia.





CESAR ROSALES-
Nació en San Martín, su pueblo entrañablemente
recordado siempre, raíz de su lirismo, en el año1908. Razones de orfandad lo
obligaron a alejarse tempranamente de su terruño. Se estableció por algún
tiempo en la provincia de Buenos Aires, primero en Tandil, donde en un diario
publicó por primera vez sus versos. Luego se trasladó más al sud, a Médanos,
donde funda el periódico “El Imparcial”, que dirige hasta 1936. En Bahía Blanca
es redactor del periódico literario “Nueva era”. Y colaborador literario del diario
“Nueva Provincia”. A raíz de un artículo suyo, “Radiografía de la Pampa”,
publicado en 1934 en “Nueva Era”, se vincula con Ezequiel Martínez Estrada.
En 1937 se radica en Buenos Aires, donde realizará su obra total. Desde
1939 empieza a colaborar en el Suplemento Literario de la Nación, y
mantendrá hasta el fin de su vida su puesto de colaborador y redactor del gran

diario metropolitano. Asimismo, fue Jefe de Prensa de la Universidad de
Buenos Aires. El periodismo, le ayudó a vivir.
Participa, desde el año 1940, del movimiento conocido por “La Generación
del 40”, y después se integró, con Alberto Ponce de León, Martín Alberto
Boneo, León Benarós, Juan Fer eyra Basso, Roberto Paine, el comité de
colaboración de la revista Literaria “El 40”. Durante dos periodos Cesar Rosales
integró la Comisión Directiva de la Sociedad Argentina de escritores, asimismo
del PEN Club.
Este lírico de admirable fluencia es autor de los siguientes libros de
poesías: Después del Olvido, con la infancia reconquistada; (1945, Bs. As.);
El Sur y la Esperanza, nacido de sus vivencias en la pampa bonaerense,
transfiguradas por el hábito poético (1946, Bs. As.); Oda a Rainer María Rilke
(1946, Bs. As.); El Exiliado (1952, Bs. As.); La Patria Elemental, de grata
resonancia telúrica y amplió vuelo espiritual (1953, Bs. As.); Vengo a dar
Testimonio, 1960, que obtuvo el Primer Premio Municipal de Poesía de la
ciudad de Buenos Aires; El Cristal y la Esencia, 1966, con ilustraciones de
Leopoldo Presas; Libro de Piedra, 1966, Ed. Por la Filial S. A. D. E. de La
Rioja; Cantos de la edad de oro, 1966, que mereció el Gran Premio Nacional
de las Letras de la ciudad de Necochea, instituido por la Subsecretaria de
Cultura de la Provincia de Buenos Aires. Con este libro Rosales cierra la
parábola de su itinerario poético: regresa a la fuente prodigiosa de la infancia,
en el terruño bienamado.
El poeta que estamos nombrando a través de sus poemarios es asimismo
un prosista notable por su ajuste conceptual, por su riqueza de vocabulario, por
la cuidada estructura de sus períodos. Dejó publicados el ensayo Poesía y
Profecia de 1964 y el libro Vicente Barberi, Vida y Poesía, trabajo biográfico
y crítico que mereció Mención Especial en un concurso Nacional de Letras.
Su labor crítica merece ser recordada; durante muchos años fue publicando
trabajos de crítica literaria en órganos periodísticos y en revistas
especializadas. César Rosales figura en varias antologías del país y del
exterior. Poemas suyos han sido traducidos al alemán, al francés, al inglés, y al
portugués.
Los escritores de San Luis le son deudores de su empuje para la creación
de la Filial San Luis de la Sociedad Argentina de Escritores, en 1965. La
muerte llegó sorpresivamente para César Rosales, poco después de un viaje a
la provincia de sus cantos, el 18 de diciembre de 1973. “La Nación”, en dos
artículos, dio testimonio de la grandeza humana de su colaborador de tantos
años, y de la pérdida que para las letras argentinas significo el silencio
definitivo de quien “Por la Magnitud de su obra, ganó ciertamente el derecho de
figurar entre los más lúcidos artistas-testigos de su tiempo” (La Nación, 19- XII-
73).
Este puntano, poseedor de señeras virtudes de gentes del interior, l egó a
ser muy conocido y considerado en los círculos intelectuales de Bs. As.; pero
lamentablemente no ocurrió lo mismo en su provincia natal, particularmente
hasta antes de su fallecimiento. En esta actitud influyó sin duda su temprano
alejamiento de San Luis, antes de que se publicaran las primeras
manifestaciones de su creatividad; asimismo a la brevedad de sus regresos a
la provincia, con la subsiguiente falta de contacto con sus hombres y mujeres, y
al desconocimiento casi general de los libros de intensa poesía con los que
Rosales se inscribió en la literatura nacional.

La dirección de Cultura de la Provincia y SADE-San Luis han procurado
suplir en parte esta ignorancia que parece culpable olvido. Con el inminente
traslado de sus restos mortales al pueblo de su nacimiento, San Martín, se
cumplirá el hondo anhelo del poeta de descansar definitivamente en su suelo
natal.
Escuchémosle en la vehemencia de su amor entrañable hacia las blancas
piedras de su origen, en el poema La Colina, de su libro “Después del Olvido”;
“¡Oh corona de espuma
blanco seno natal,
Oh, lámpara de nardo que alumbró mi niñez!
A el a quiero volver cuando más turbia
rebule la marisma, cuando más ultrajado
veo el dolor; en el a,
junto a su piel translúcida, en lo sumo
de su cáliz desnudo, entre sus piedras,
quiero yacer”.



ANTONIO ESTEBAN AGÜERO- Nació en Piedra Blanca, en el extremo
noreste de la provincia, el 7 de febrero de 1917. Terminó en Vil a Mercedes los
estudios primarios comenzados en Merlo, e ingresó después a la Escuela
Normal de Maestras de San Luis, donde realizó los únicos estudios
sistemáticos que tuvo. Se graduó en 1935, ya con prestigio de poeta, pues
durante los años de normalista ingresó en el Ateneo “Juan Crisóstomo Lafinur”
donde hizo sus primeras armas, adolescente aún, en las reuniones del Ateneo
y en la revista IDEAS.
Maestro Normal, vuelve a sus lares de Merlo, donde se levanta la casa
paterna. Ya está embarcado en la aventura que será la decisiva de su
existencia: la brega poética. De 1937 es su primer libro de versos, “Poemas
Lugareños”. Ese mismo año concur e al Primer Congreso de Escritores y
Artistas de Cuyo, que se reúne en San Luis. El joven poeta camina a largos
pasos. De 1938 son sus primeras colaboraciones en el diario “La Prensa”:
“Baladil a de los pies descalzos” y “Aldea”. Ese año también entrega su
segundo poemario ROMANCERO ALDEANO, y concurre en la delegación
representativa del Ateneo “Lafinur” al Segundo Congreso de Escritores y
Artistas de Cuyo que se reúne en San Juan.
En 1939 aparece su libro PASTORALES, “de un lirismo tan puro”, como
recuerda que señala el comentario bibliográfico de “La Nación” el máximo
biógrafo puntano de Agüero, el Prof. Hugo Arnaldo Fourcade.
Cuando publica varios años después ROMANCERO DE NIÑOS, al poeta
de Merlo se lo siente en su provincia como una promesa que se cumple
espléndidamente. Estamos en 1946. Y en una tarde inolvidable, en el Salón de
la Escuela Normal “Paula D. de Bazán”, la ciudadanía sanluiseña se agolpó
para escuchar y aplaudir al rubio vate, que recitaba romances, hondos, suaves,
mágicos. Por este libro Agüero obtiene en 1947 el Premio Regional de Poesía y
Literatura, otorgado por la Comisión Nacional de Cultura.
Esta Comisión Nacional le otorgó también una beca para realizar estudios
sobre la vida y obra de Leopoldo Lugones. De este trabajo el escritor dio una
muestra en una conferencia que pronunció en la capital puntana en diciembre

de 1953, y que después se publicaría fragmentariamente en la revista “San
Luis”, con el título de LUGONES Y SAN LUIS.
Un rumor de sortilegio verbal en develados misterios vegetales se extiende
por la provincia cuando en 1953 se publican las CANTATAS DEL ARBOL.
Agüero asume entonces la estatura de los árboles padres de los bosques
nativos, y creemos que la conservará siempre en su pueblo. Por este libro de
lejanos ecos virgilianos recibe el poeta, por segunda ves, el primer Premio de la
Literatura Regional (Zona Centro y Cuyo) de la Comisión Nacional de Cultura,
en 1955.
Gocemos un minuto de la dicha de la sombra del Abuelo Algarrobo:
“Sombra del árbol, transparente sombra,
casi impalpable como un velo fino
o la leve caricia de la nube,
o la queja que fluye en el suspiro,
algo tan puro, delicado y manso
como el sueño de un pájaro dormido
o la entraña del agua en la vertiente,
y cuyo elogio me estará prohibido
mientras yo sea nada más que un hombre
y no posea un corazón de mirlo”.

En 1960, año del sesquicentenario de la Revolución de Mayo, Antonio
Esteban Agüero es invitado a la Primera Reunión de Poetas a realizarse en
San Miguel de Tucumán. En 1960, también, el diario “EL CLARIN” distingue al
bardo puntano con el Premio “Provincia de San Luis”, por fragmentos de su
libro inédito UN HOMBRE DICE SU PEQUEÑO PAIS. Antes de que los DIGO
contenidos en este precioso libro fueran sellados en las prensas, echaron a
rodar por tierras de San Luis y otros espacios de la patria, adentrándose en el
alma popular, con la dilección con que se guarda un bien que de alguna
manera pertenece a todos y a cada uno.
Desde su rincón de Merlo Antonio Esteban, en un estado de gran pobreza
material, continúa elaborando la riqueza de su poesía, dando forma a la
radiante hermosura de su canto. De esa labor nacerán las CANCIONES PARA
LA VOZ HUMANA, también de edición póstuma.
Agüero es también prosista. En una conferencia que da en la Cátedra de
Estudios Sanluiseños, hace conocer algunos capítulos del libro autobiográfico
que tenía preparado y que intituló LA EDUCACION DE UN POETA. Escribió
asimismo numerosos artículos que publicó en diarios del país.
Sirvió también Agüero a su provincia desde la función pública: Presidente
Interventor en el Concejo Provincial de Educación, desde octubre de 1955, por
poco más de un año; Ministro de Previsión Social y Educación, Director de
Cultura, Ministro de Gobierno en los años 1958 y 1959. Durante su gestión se
creó la Escuela de Bel as Artes; se instituyeron premios para la producción
artística y científica; se empezaron a publicar los “Cuadernos de Cultura”, etc.
Agüero formó parte de la primera comisión Directiva de la Filial San Luis de
la S.A.D.E., y le dio el espaldarazo a VIRORCO, órgano de la naciente Filial, al
figurar entre sus primeros colaboradores.
Víctima de una dolencia súbita el poeta fue traído desde Merlo a San Luis,
donde falleció, el 18 de junio de 1970. Largo lamento y honda congoja popular

epilogó esta muerte prematura. Pero el creador de belleza continúa viviendo en
su pueblo, con creciente vigor. Es el triunfo de la inmortal poesía.




ATILIO ANASTASI- Nacido en San Luis en 1911, y residente en Mendoza
en cuya Universidad Nacional estudió y después ejerció la docencia, Atilio
Anastasi, poeta de los afectos hondos y simples, publicó su primer poemario
RIMAS DISPERSAS a los 25 años. Diez años después, en 1946, entrega al
público ANFORA Y GLORIFICACION, donde el verso se muestra depurado y
como trabajado con herramientas de amor. Su voz eminentemente lírica e
intimista se encauza en los puros afectos del hogar, en los recuerdos
nostalgiosos y durables: todo lo bello y bueno que el alma guarda en su ánfora.
Por otra parte, busca la expresión artística del paisaje en varios poemas de la
segunda parte del libro, “Glorificación”, con motivos de la tierra mendocina y
de la sanluiseña. Usa con soltura el soneto. El Profesor Anastasio es, además,
autor de varios trabajos filológicos.




ROBERTO BARROSO- Este escritor mercedino, Maestro Normal y algunos
años después Doctor en Filosofía egresado de la Universidad Nacional de
Córdoba, centró especialmente su vida en la acción docente y en el cultivo de
las letras. Fue profesor de mucho predicamento en la Escuela Normal “Juan
Llerena”, la que después dirigió con reconocida competencia, alentando
además vocaciones y favoreciendo toda actividad cultural.
Fue en Villa Mercedes Presidente Fundador de la Comisión Municipal de
Cultura y estuvo en el número de los profesores que fundaron el Instituto
Privado de Cultura Integral. Fue asimismo corresponsal del diario “La Prensa”
de Bs. As. .
El Dr. Barroso empezó a hacerse conocer como escritor por sus frecuentes
colaboraciones en diarios y revistas, por sus elocuentes discursos y sus
conferencias. En 1964 publicó su primer libro: SONETOS ELEMENTALES.
Ese mismo año apareció su ensayo “Espíritu y Grandeza del Libertador”; en
1967 su segundo poemario: SONETOS DE PRIMAVERA. Alcanzó maestría
en el soneto, esa forma clásica siempre abierta para contener
estremecimientos nuevos. Usó también formas modernas de versificación.
Roberto Barroso sirvió en la función pública como Ministro de Gobierno
durante varios años.



POLO GODOY ROJO- Nacido en Santa Rosa del Conlara en 1914, se
graduó de Maestro Normal en la vecina ciudad de Villa Dolores (Cba.). En un
periplo de amor y sacrificio por la infancia campesina dignificó como pocos la
profesión del maestro rural. Al final de ese itinerario residió durante varios años
en Concarán, amado pueblo de Val e del Conlara, en brega de educador, de

poeta y de cantor. Años de altos cantos compartidos con Atilio Jofré y su
esposa Dora Aostri, y Dora Ochoa de Masramón.
Polo Godoy Rojo ocupa un lugar de preferencia dentro de la literatura
regional, no sólo puntana, sino Argentina. Su obra toda en verso y prosa es
como un fruto, una cosecha intelectual y sensible de cierta región de su patria
chica, dulce en el sueño, pero en general duro suelo para vida dura, por donde
transitan hombres y mujeres en una existencia que con frecuencia se torna
sedienta y desesperada. Hombres, mujeres y niños hijos de esta naturaleza
que los envuelve y termina dominándolos.
¿Cómo pudo Godoy Rojo conocer así esos suelos y compenetrarse a tal
punto con el alma de sus gentes?. Fue en virtud de su magisterio rural, un
magisterio con ribetes de heroísmo, por Monte Carmelo, Balcarce, Pozo
Cavado… que lo l evó a amar el hombre y su circunstancia, compadecerse
con hondo patriotismo, e ir realizando una ennoblecedora empresa de
salvación.
Polo Godoy Rojo es un poeta puntano realmente representativo, y ocupa el
primer lugar en nuestra narrativa. Desde su primer libro de versos, De tier as
puntanas, se subraya la vinculación del poeta con el ter ón nativo. Le sigue un
libro de cuentos y estampas camperas, EL MALON, 1947, donde ya se
manifestó la pericia de un nar ador genuino; de 1949 en su segundo poemario,
EL CLAMOR DE MI TIERRA, del cual el diario metropolitano “La Prensa” dijo:
“Hay en EL CLAMOR DE MI TIERRA, un fuerte sentido de la naturaleza
argentina. Sus flores, sus rumores, sus paisajes, sus tipos humanos, su
madura belleza, trascienden en encendidos versos, trabajados con humildad y
emoción”. Los POEMITAS DEL ALBA, 1953, son deliciosos relatos para niños,
a quienes el gran maestro amara con tanta dilección. MI VALLLE AZUL,
poesía, aparece en 1955; con este libro culmina para Godoy Rojo una década
de intensa labor intelectual.
Vienen después sus grandes obras de nar ativa regional. En 1971 sale de
las prensas CAMPO GUACHO, ajustado nombre para una admirable novela de
ambiente rural, realmente notable por la penetración psicológica de los
personajes, por la fusión entre la tier a inhóspita y la sufrida humanidad que la
habita. Diez años después, un libro de cuentos y relatos: NOMBRAR LA
TIERRA, en el que se admira a un eximio cultor de la prosa narrativa que es un
apasionado testigo de los dramas callados que ocurren o pueden ocurrir en una
geografía que él ha vivido y padecido. Otra gran novela debemos a su pluma:
DONDE LA PATRIA NO ALCANZA, de 1972. Hay mucho amor de ciudadano
argentino y hondo dolor de frustraciones en esta novela esencial de nuestra
literatura regional. En 1977, su bello poemario DE PAJAROS Y FLAUTAS.
Entre sus premios nombraremos: “Premio Nacional de la Región Centro”,
otorgado por la Dirección Nacional de Cultura; “Premio Emecé” (1970); “Premio
Argentores” para Autores del Interior (1961); “Primer Premio del Certamen
Bienal de Literatura de San Luis (1969).
Publicó en 1979 Cuentos del Conlara, y en 1984 Nombrar la Luz, de fino
y gozoso lirismo.
Polo Godoy Rojo obtuvo el “Gran Premio Literario de la Fundación Domingo
Faustino Sarmiento”, otorgado por las tres Filiales: Mendoza, San Juan y San
Luis, de la Sociedad Argentina de Escritores, en 1984, por la novela Secreto
Concarán.

Desde hace muchos años, Polo Godoy Rojo reside en la ciudad de
Córdoba.



ENRIQUE OJEDA- Lírico y un poco bohemio por naturaleza, mal
estudiante de Derecho en la ciudad de La Plata, asiduo y desordenado lector,
Enrique Ojeda se vinculó con gentes de letras en ciudad de su bohemia
estudiantil, donde conoció también a eminentes escritores extranjeros; al í se
inició en el ejercicio de la palabra escrita, empezando por el periodismo.
Nuestra provincia le cuenta en el grupo representativo de escritores de la
Generación del 40. Es autor de poemas, de cuentos, de trabajos de crítica
literaria, de ensayos históricos y sociales. Como la mayoría de los escritores
puntanos, Ojeda siente poderosa atracción por la revisión y ahondamiento en la
historia argentina y la de nuestra provincia en particular.
Ha pronunciado numerosas conferencias sobre temas históricos y literarios.
Pertenece a la Filial “San Luis de la S.A.D.E. desde su fundación, en 1965, y
ha sido constante colaborador de VIRORCO, la revista de dicha entidad. Ha
sido frecuente su colaboración en diarios y otros medios publicitarios. En 1970
la Dirección de Cultura de la provincia publicó su ensayo El General Facundo
Quiroga en San Luis.



DORA OCHOA DE MASRAMON- Nació en 1912 en el pueblo de
Concarán, del Val e del Conlara.
Después de graduarse de Maestra Normal y Profesora de Música en la
ciudad de Villa Mercedes volvió a su pueblo, a su amado Val e, y al í vive y da
vida de proyección espiritual, estudiando, creando, enseñando. Desde su
apartamiento ha llegado a ser una escritora de nota dentro y fuera de la
provincia. Sus investigaciones en torno al folklore, la Ornitología, la Arqueología
son importantes, y sus publicaciones numerosas especialmente en revistas y
libros de carácter científico y literario. Entre sus trabajos publicados citaremos:
“Cien aves de San Luis”, premiada en 1957 por la Dirección de Cultura;
FOLKLORE DEL VALLE DE CONCARAN, que obtuvo el premio de la Región
Centro, trienio 1960-62, otorgado por la Secretaria de Cultura de la Nación; su
cuento” La Víbora mamona”. Fue incluido en el libro “13 Cuentos Argentinos”
por el Instituto de Amigos del Libro Argentino, en 1965; en la Segunda Bienal
Puntana de Literatura, la Dirección de Cultura de San Luis premió e hizo
publicar Catilandia, Cuentos para Niños. Su muy valiosa obra, Cancionero
tradicional de San Luis, que obtuvo una mención especial en la Secretaria de
Cultura de la Nación en el trienio 1963-65, permanece aún lamentablemente,
sin publicar.
Son numerosas las comunicaciones que ha presentado en congresos
provinciales, nacionales y americanos. Sus aportes para el conocimiento del
ARTE RUPESTRE en la Provincia de San Luis le han demandado mucho
esfuerzo y son realmente importantes.
En el campo de la pura creatividad literaria también se ha distinguido la
señora de Masramón. En colaboración con Polo Godoy Rojo escribió

PANCHIBIA, pieza de teatro para niños. Su fina intuición de la bel eza poética
ha encontrado feliz expresión en VILLANCICOS EN LA VOZ DE LA TIERRA,
libro que apareció al finalizar el Año Internacional del Niño.
Como León Benarós en sus romances ter ígenos y folklóricos, Dora Ochoa
busca la entraña de la patria para develar la poesía de la tier a natal y sus
criaturas. Después de su primer poemario, ha entregado, en 1982, Animalitos
del Señor, otra joya de nuestra literatura para niños. Últimamente ha dado
Cuando Cantan los Coyuyos, compilación de nar ativa breve.



JUAN MIGUEL OTERO ALRIC- Rasgos morales e intelectuales de incisiva
peculiaridad configuran la personalidad de Juan Miguel Otero Alric. Sus
compañeros de las aulas normalistas esperaron de Miguel Otero el destino del
escritor. Aun antes de egresar de la Escuela Normal en 1932, publicó poesías y
artículos reveladores de una precoz madurez, la que en parte adquirió por el
alimento espiritual de la lectura asidua.
Estando en el último curso de la Escuela Normal fue designado para ocupar
la primera Presidencia del ATENEO DE LA JUVENTUD. Al año siguiente,
como lo hemos dicho en su lugar, producida la escisión, fue nombrado
Presidente del ATENEO que denominaron JOSE INGENIEROS, a cuya ética y
programa civil adhería sin duda nuestro incipiente escritor.
La fugaz hoja de CROQUIS, ese periódico casi preciosista que apareció a
poco de ser fundado el Ateneo José Ingenieros, le dio espacio a Otero para
escribir bellas páginas literarias. Es autor de artículos que revelan profundidad
de pensamiento, vertido en un estilo renovador. Invitado al Primer Congreso de
Historia de Cuyo, en 1937, presentó un trabajo que intituló GERMAN AVE
LALLEMANT. La obra y la personalidad de este sabio alemán que vivió
muchos años en San Luis, donde formó su hogar, atrajeron poderosamente la
atención del joven puntano, que ha continuado después estudiando con
paciencia y cariño los escritores y otros documentos reveladores de la
capacidad científica, de la formación y el carácter de aquel sabio notable.
Otero Alric se alejó por varios años para ir a ejercer el magisterio en
General Alvear (Mendoza). Parécenos que apartado del ter ón natal se
mellaron sus ímpetus líricos, aunque continuó enviando esporádicas
colaboraciones a diarios y revistas. De regreso en San Luis, fue uno de los
colaboradores asiduos de la revista SAN LUIS, en la que ha dejado ensayos
definitivos sobre don Germán Avé Lal emant, y otros trabajos geográficos no
menos importantes. También prosas y líricas. Posteriormente, figura como un
colaborador conspicuo de la revista VIRORCO. Suyo es el interesante artículo
sobre un raro: el escritor puntano Manuel Orozco.




LEON BENAROS- Nació en Vil a Mercedes en 1915, donde su padre se
había establecido años antes. La niñez al í transcur ida le dejó suavidades de
aurora y sentires de una dulzura inolvidable. Después, el mayor conocimiento
geográfico y humano de su provincia le depararon vivencias que aumentaron
su cariño, lo que pone en evidencia en varios lugares de su obra. En alguna

parte Benarós ha escrito:… “provincia en cuyo estilo de vida me gozo y
reconozco”.
Se estableció en Buenos Aires, donde siguió estudios y se graduó en la
Facultad de Derecho y Ciencias Sociales. Con definida vocación por las letras,
no tardó en colaborar en los principales rotativos y revistas de la Capital. Poeta
de alma e intelecto, ocupa un lugar destacado entre los escritores argentinos
de la Generación del 40. Algún tiempo después integró, con Martín Alberto
Boneo, Juan Ferreyra Basso, Alberto Ponce de León, Roberto Paine y el poeta
comprovinciano César Rosales, el Comité de redacción de la revista literaria “El
40”. A Benarós le interesa profundamente toda la realidad argentina: la de la
riqueza en paisajes y la otra, semioculta, de raíces, tradiciones, leyendas…
Como otros poetas argentinos coetáneos suyos, él asumió, entre las
direcciones de su vigorosa poesía, la búsqueda intensa del alma nacional en la
historia y en la poesía folklórica, a fin de cantar con el mismo diapasón hechos,
personajes históricos, o celebraciones esenciales del pueblo.
Ingente es su producción en verso y prosa. De la primera daremos los
siguientes títulos: El rostro inmarcesible, 1944; Romances de la tier a, 1960;
Romancero Argentino, 1968; Décimas encadenadas, 1962; Memorias
ardientes, 1970; Romances de infierno y cielo, 1971; Las manos y los
destinos, 1973; Carmencita Puch, 1975.
De su producción en prosa: Urquiza, Biografía Histórico-Literaria, 1935;
Antiguas ciudades de América (En colaboración con Ema Felco), 1943; El
Buenos Aires de 1900, 1964; Pájaros criol os, 1946, etc. Tiene también
ensayos sobre Eduardo Gutiér ez, Juan Draghi Lucero, y los pintores Victorica
y Spilimbergo.
Romances de la tier a es una lograda expresión de esa voluntad admirable
de enriquecer líricamente a la patria con romances históricos de significativa
tonalidad folklórica. Otra es la intención y el ropaje expresivo de su libro LAS
MANOS Y LOS DESTINOS, donde la virtud poética se une a la hondura de
una oculta sabiduría ancestral, en un simbolismo revelador. Dice en el poema
La mano curativa. “La mano, esa antena de eternidad,/ convoca las palpables
conjunciones, y, sabedora del momento debido, / pone sobre la carne dolorida /
sus cálidos ungüentos emolientes”.
La provincia de San Luis se honra con este poeta de proyección nacional
que se siente dichosamente puntano.



OSCAR GUIÑAZU ALVAREZ- Nació en Candelaria, población del norte de
San Luis próxima a la provincia de Córdoba, en 1916. En la Escuela Normal
“Dalmacio Vélez Sarsfield” de Vil a Dolores, se graduó de maestro normal en
1934. Se había radicado con anterioridad en Vil a Dolores, donde desar ol a
una actividad cultural prominente.
Desde niño escribió versos, y su entrega a la poesía parece ahora total. A
los 20 años funda la Escuela del Verso, cuyos jóvenes integrantes publicaban
bajo seudónimo en el periódico Nuevos Rumbos. Encuentra una ubicación
cabal como hombre de letras y promotor de la cultura en la fundación de
Tardes de la Biblioteca Sarmiento, donde se reúnen escritores y poetas, para
lecturas, comentarios, presentación de libros, etc. Fundado en 1958, Guiñazú

Alvarez es desde entonces su presidente. Organizó el conjunto de Ediciones
Tier a Adentro, con publicaciones periódicas desde 1965. En ese año fundó y
costeó la revista Caminando, que distribuyó sin cargo y apareció hasta 1967.
Ha sido el fundador de la Filial Villa Dolores de la Sociedad Argentina de
Escritores.
Oscar Guiñazú Alvarez, fiel a la empresa de promover la vigencia de la
poesía, instituyó en 1962 los Encuentros Nacionales de Poesía, que se vienen
realizando anualmente y constituyen un evento de singular trascendencia.
De su producción buena parte permanece inédita. Ha publicado las
siguientes obras: El amor y el dolor de Eduardo Dawn, Villa Dolores, 1937.
(Eduardo Dawn fue su seudónimo), Muestrario, Villa Dolores. Edición del
diario Democracia. El polen de la inquietud, Córdoba, 1940. Orbita 50, Villa
Dolores, Ed. Tierradentro, 1968. Encuentros (Primera Muestra de Poetas de
traslasierras): Ed. Tierradentro, 1979. Contra reloj (Poesías, 1983). Tiene
varias publicaciones más.
Guiñazú Alvarez es Director de la Página Literaria del diario Democracia
de Villa Dolores. Ha dado conferencias, recitales, ha concurrido a congresos,
etc.



SILVIA MOYANO DEL BARCO- Nació en la provincia de San Luis, se
trasladó en la juventud a la Capital Federal, donde se ha desempeñado como
Profesora de enseñanza Secundaria. Empezó a escribir tempranamente;
colaboró en periódicos y revistas; en Atlántida aparecieron varias publicaciones
suyas.
Cuando el diario metropolitano La Nación l amó a concurso de Novela
Corta, Silvia Moyano del Barco se presentó con Luz era su nombre, novela
que obtuvo el Primer Premio. (1961). Tiene otros trabajos publicados. Fue
asimismo colaboradora de la revista ficción.



DORA FAVIER DE LAMAS- Nació en San Luis y egresó en los primeros
años de la década del ’20 de la Escuela Normal “Paula Domínguez Bazán”.
Pronto formó en la fila de los maestros puntanos que fueron a ejercer en las
Gobernaciones, con voluntad idealista y preparados para una empresa que
exigió muchas veces indudables sacrificios.
Dora Favier de Lamas trabajó durante más de veinte años en las escuelas
primarias de la gobernación de La Pampa, que la atrapó con su sortilegio
poético en donde fundó su hogar.
Se licenció en Letras en la Universidad Nacional de La Plata, realizó
investigaciones en Madrid, también seminarios y cursos especializados en
Chile, México y Estados Unidos. Se afincó definitivamente en Buenos Aires,
donde ejerció en colegios secundarios.
De su producción poética ha dado a la estampa sólo un libro; de esos
poemas ha grabado un disco: Pampa Nuestra, Realicó 1967. En el libro de
ensayos La Mujer Argentina (en adhesión al Año Internacional de la Mujer),
Buenos Aires, 1975, publicación del Consejo de Mujeres de la República
Argentina, firma el ensayo La Maestra en las provincias Argentinas.





DORA AOSTRI DE JOFRE-
Nacida en la provincia de San Luis,
educacionista de prestigio en cargos directivos de las escuelas primarias,
reside en la ciudad de Córdoba desde hace muchos años, donde ejerce una
meritoria labor cultural.
Su creatividad literaria se manifiesta en la poesía y en la prosa, y su amor
por la tierra natal es una constante en su obra. Ha publicado Tacita de
porcelana, (Editorial Provincia, Córdoba, 1969), dentro del género de la
novela, y plaquetas y colaboraciones conjuntas con otros poetas. Tiene en
prensa el poemario El maravil oso mundo del silencio; varios libros inéditos.
Con su esposo el conocido compositor puntano Atilio J. Jofré, obtuvieron el
Primer Premio en el Concurso Nacional La canción en la escuela primaria.
Dora Aostri de Jofré desempeña actualmente el cargo de secretaria de
S.A.D.E.- Córdoba.




MARIA ISABEL BERARDI DE LOAIZA- (1916)- Educadora de destacada
actuación en la docencia de la provincia de San Luis, con frecuencia orientó su
vocación literaria hacia la escuela y los niños. Ha fundado y dirigido durante
muchos años el Centro Puntano de Letras. Es directora de la Revista
Literaria, Educativa y Cultural “Nuestras Huel as”, órgano del centro nombrado.
Varios son los libros de poesía que ha publicado: Sendas Luminosas, San
Luis, Tier a Amada, Sentires del Alma, Susur os del Corazón. Últimamente
aparecieron, en dos entregas, diez largos relatos de pura tradición folklórica:
Los Cuentos de la Abuelita Liboria.
La señora de Loaiza es socia activa de S.A.D.E. San Luis y otras
instituciones culturales y sociales. Colabora frecuentemente en diarios y
revistas.




JOSE IGNACIO MALDONADO- (1915)- Egresado de la Escuela Normal
“Juan Pascual Pringles”, se entregó de l eno a una generosa docencia en
escuelas de la Ley Láinez. Así le fue dado a conocer en profundidad la zona
sud de la provincia, en la que ha hecho investigaciones de carácter histórico y
folklórico. Su gestión en la docencia le l evó a merecidos ascensos, hasta
jubilarse en el cargo de Inspector Técnico de Zona.
Ha dado númerosas conferencias sobre historia de la provincia,
arqueología, folklore, religiosidad popular, esto último, especialmente en lo
tocante al culto del Señor de la Quebrada, tema de que es un profundo
conocedor.
Desde su fundación, en 1963, el señor Maldonado es el Secretario General
del Centro de Investigaciones Folklóricas “Prof. Dalmiro S. Adaro”.
Sus publicaciones están un poco dispersas en diarios y revistas.




AMERICO GUIÑAZU- Este Escribano Nacional ha tenido frecuente
actuación en el periodismo. Su inclusión entre nuestros escritores de la
Generación del 40 finca especialmente en su aporte a la nar ativa por su
novela LOS PRISIONEROS DEL OASIS, publicada en 1964.



JUAN MARTIN GRILLO- Egresó de Maestro Normal, a car era que
enalteció su vivir como educador en la escuela primaria, en el año 1935, en
San Luis. Nacido pocos años antes de terminar la segunda década de este
siglo, pertenece pues, a la que llamamos la generación del ’40. Martín Gril o es
poeta y vive en poesía su vida de modesta plenitud. Las “razones” de su canto
son simples y naturales: la familia, la escuela, la niñez, la patria; sin que esto
signifique que están ausentes de su estro los grandes temas de la vida y de la
muerte.
Hasta hoy dos libros reúnen su cosecha lírica: Mieles de Angustia, San
Luis, 1983, del que me fue dado escribir el prólogo, y Poemas de Escuela y
Patria, 1984, con prólogo del Prof. Hugo Arnaldo Fourcade.
En aquella oportunidad escribí: “Martín Gril o es un bardo del pueblo,
poseedor del sano optimismo de los hombres buenos y de la hondura de los
creyentes fieles”.
En el retiro de la jubilación vive en el pueblo ser ano de El Trapiche, donde
enseña a gustar la poesía.



CLARISA CRUCEÑO DE FRANCOVIG- Nacida en Mercedes (San Luis)
en la primera década de este siglo, la señora Cruceño de Francovig, obstétrica,
ha derramado su poesía en el nacimiento del niño. Canta también entrañables
afectos de familia. Dos son sus poemarios: Vida, Mercedes (San Luis), 1973 y
Reencuentro con la vida, Mercedes (San Luis), 1979.




DALINDA HEBE FUNES DE PAGE- También mercedina, su producción
está volcada principalmente en versos. Escribió con frecuencia poesía
celebratoria. Ha publicado plaquetas y dos libros: Cantares a Carolina, Villa
Mercedes, 1979, y Sones de parches escrito, con motivo de la repatriación,
de los restos del General San Martín, y publicado en su ciudad natal en 1980.
La señora de Page toma a menudo parte en actividades culturales.






DOS ESCRITORES TESTIMONIALES


AGUSTIN ULADISLAO MONTIVEROS
(1902-1983)- Nació en Quines,
pueblo del Norte de la provincia, en cuya fundación tuvieron papel protagónico
sus ancestros. El menor de once hermanos, huérfanos de madre a muy corta
edad, creció en la numerosa familia, en ámbitos de soleados y libres espacios.
Hizo su escuela primaria en Quines, y el Colegio Nacional en Villa Mercedes.
Estudió Medicina en la Universidad Nacional de Córdoba, donde egresó en
1929. Ejerció su profesión durante más de cuarenta años, con fidelidad al
juramento hipocrático y profundo sentir cristiano.
Nunca se tuvo por escritor. Más, poseía una memoria admirable y sabía
narrar con encanto y soltura. Sus recuerdos estaban guardados como en
archivos interiores. Ya en su retiro jubilatorio le pedí que me dictara sus
recuerdos de infancia y adolescencia, en especial los vinculados al
establecimiento ganadero principal de su padre, El Mol ar. Es el origen del libro
de ese nombre, San Luis, 1972.
He creído un deber incluirlo en esta Pequeña Historia de las Letras
Puntanas por su importancia documental de una época significativa en el
desenvolvimiento socio-económico de nuestra campaña, en las primeras
décadas del Novecientos. Asimismo, por el valor testimonial de la vida familiar,
de los usos y costumbres, de la sociabilidad urbana de Quines, del respeto por
principios rectores de la conducta.
El doctor Montiveros dejó una relación escrita sobre la Epidemia de
Pneumonía Pestosa que en 1932 asoló La pampita, un vecindario próximo a
San Francisco de lo que tuvo conocimiento directo como joven médico en el
ejercicio de su profesión.



FRANCISCO JOAQUIN TULA- Nacido en el año 1906, ha pasado su vida
en la provincia, a al que conoce en toda su extensión. Es Maestro Normal,
egresado en 1924 de la Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”. Recor ió uno
a uno todos los eslabones de la carrera docente en el orden provincial, hasta
ocupar el cargo de Presidente del Honorable Concejo de Educación.
Este señor de la campaña y de la ciudad, verdadero representante de
virtudes tradicionales, ocupa un lugar similar dentro de las letras puntanas por
su obra narrativa de ambiente rural, Caminando Leguas (295 pág. Gráfica
Minerva, Mendoza).
La acción novelesca se desenvuelve en los extensos campos del sud de la
provincia, más propiamente en la estancia Chischaca y sus contornos, “pagos”
que don Joaquin conoció desde niño. Reflejo fiel de una época que se aleja
irremisiblemente, en esta obra el andar de los hombres de campo no podría
imaginarse sin la amistad y la servidumbre del caballo. Tula conoce los resortes
de pensamiento y la voluntad de aquellos campesinos, sean patrones o
subalternos. Y domina el lenguaje mediante el cual ellos se expresan de viva
voz… o cal an. El libro tuvo una acogida muy favorable y ha de seguir siendo
valorado cual corresponde.






POESIA NATIVISTA

Las esencias de la poesía nativista han sido captadas por muchos
puntanos, algunos escritores conocidos en su medio, otros, simplemente
gustadores de lo poético en la naturaleza y en la tradición. Entres los poetas ya
tratados hay que recordar, en la línea del nativismo, a Antolín Magal anes y a
Segundo Fernández, por una parte de su producción. Los poetas que a
continuación se considerarán han sumido una actitud nativista total.



FAUSTO AZCURRA- Este puntano de los campos nortinos de Ayacucho,
nacido en Balde de Azcurra en 1909, ha sido un autodidacto incansable. Su
instrucción sistemática no pasó de la escuela primaria.
Tenaz amador de la patria, obstinado buscador de sus más nobles
esencias, irremisiblemente disconforme con las formas extrajerizantes que
irrumpen en la cultura argentina, don Fausto sigue ocupándose de sus
investigaciones folklóricas, continúa escribiendo versos y canciones. Aprendió
de su padre y de otros guitarreros que escucho en su niñez y adolescencia a
tocar la guitarra y a cantar.
Fausto Azcurra, que según lo declara “no escribe por el oficio de escribir”,
sino por algo muy profundo vinculado con el ser de argentino, ha publicado
varios trabajos: Cantares, 1964; Cantando a la Tier a, 1966; El Car ero,
1967. Del año 1974 es su publicación principal: Senderos de Coplas, (versos,
Refranes, Estampas Argentinas). En sus poesías, de metros tradicionales,
palpita el alma argentina, la de “la patria vieja”, como él dice.
Puesto que don Fausto es también músico, ha musicalizado buen número
de sus letras para tonada, zamba, cueca, gato, bailecito, chacarera. El libro trae
también varias poesías de autor anónimo, por él recogidas, e incluye trabajos
en prosa.




ANTONIO Y. QUIROGA ALLENDE- Nació en Concarán, en 1915, pero se
crió y fortaleció en su hombría en la estancia “San Ramón”, próxima a Renca,
pueblo que fue la cuna de sus mayores. He aquí su propio testimonio: “Al í, en
ese escenario, comprendí, amé mi tier a, sus tradiciones y admire la forma
fugitiva del gaucho”…
En esos ámbitos de poderosa teluria Quiroga Al ende se consustanció con
el folklore vigente e hizo suya el habla rural de los paisanos. En este lenguaje
volcó los versos de su libro Tropiando Ensueños. Ya tropiar (tropear) es un
regionalismo que nuestro autor empleo poéticamente.
Quiroga Allende tuvo sólo los estudios secundarios del bachillerato.
Inclinado a la lectura y a las letras, colaboro en diarios y revistas. Se

desempeño durante muchos años como Oficial Primero Superior tribunal de
Cuentas y dos veces fue elegido Intendente de la ciudad de San Luis.
Este poeta nativista ha escrito letras que han sido puestas en música por
conocidos folkloristas puntanos. Tiene en preparación un libro de leyendas.




RICARDO ARANCIBIA RODRIGUEZ- Incluyo en esta Pequeña Historia el
nombre de Ricardo Arancibia Rodríguez, el cantor, compositor y bardo nativista
de mayor gravitación y permanente recuerdo en el pueblo puntano. Su amor a
la patria y a sus gentes, su cariño por el ter uño, se ponen de manifiesto en las
letras con que este fecundo compositor acompañó su música de inspiración
eminentemente popular.
El Centro de Investigaciones Folkloricas “Prof. Dalmiro S. Adaro” hizo
publicar una antología: Homenaje al Compositor y Poeta DON RICARDO
ARANCIBIA RODRIGUEZ con veinte de sus composiciones poéticas más
conocidas y cantadas. En él rendimos también homenaje a otros letristas de
prestigió en la provincia. Ricardo Arancibia Rodríguez había nacido en San
Luis, en el año 1883, y fal eció en 1931.



TERCER GRAN MOMENTO CULTURAL

El tercer gran momento cultural, que origina el movimiento que vamos a
señalar en esta Breve Historia de las Letras Puntanas, fue determinado por la
creación de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad
Nacional de Cuyo y la fundación de la Asociación de Empleados del Banco
de la Prov. de San Luis, al promediar la década del 40, y en 1952, por la
creación de la Dirección de Cultura de la Provincia. Nos ocuparemos
especialmente de la institución de origen comunitario, de accionar directo en el
pueblo que la apoyó y al cual tanto l egó a dar. Reconocemos a la vez la
peculiar importancia de la acción sistematizada de los organismos oficiales; así
pondremos de relieves el auge cultural despertado y mantenido por la Facultad
puntana de la Universidad Nacional de Cuyo, y la colaboración que buen
número de profesores universitarios prestó para la realización de empresas
culturales que con esfuerzo y constancia fue cumpliendo la Asociación de
Empleados del Banco de la Provincia. Fundada en 1945 con una laudable
preocupación gremialista y mutual, pronto amplió su programa de acción hacia
metas de carácter decididamente espiritual. Alma y nervio de esta alta empresa
fue el Sr. Pascual M. Racca, Presidente de la Asociación desde 1948, a quien
la puntanidad debe aún su homenaje de gratitud.
La primera preocupación de Racca fue que la Asociación instalara “una
Biblioteca publica suficientemente dotada”, a fin de que pudiera l egar a cumplir
en plenitud una función cultural. Así nació la Biblioteca pública San Luis el 15
de diciembre de 1948, creció rápidamente y llegó a ser la más importante
biblioteca pública de la provincia en su momento.

La aparición de la Revista SAN LUIS fue la segunda gran realización, y
tuvo una proyección que talvez superó la expectativa inicial. Conforme el
anhelo de su incansable promotor, la revista fue dándonos en cada entrega una
visión progresiva de la provincia en su fisonomía espiritual y en su ser material.
La tercera realización cultural fue la formación del Conjunto Puntano de
Arte Escénico ATALAYA, que con éxito creciente fue presentando selectas
piezas teatrales. Director de ATALAYA fue el español don Mariano Quintián
Díaz, escritor, mientras Antucó-Fernández ofreció su arte pictórico para la
escenografía.
Lleva el número cuarto de las empresas culturales de la Asociación
bancaria la creación del Coro Polifónico Mixto SAN LUIS, en 1951, que contó
con la sabia dirección, plena de virtuosismo artístico, del Dr. Alejandro Canale
Canova, de nacionalidad italiana, Profesor de la Facultad de Ciencias de la
Universidad Cuyana.
Finalmente, la ambiciosa empresa de la edición de libros.
…Y la Editorial SAN LUIS llegó a publicar varios libros. Uno sería de
mucha significación para la historia de nuestra literatura: MUESTRA DE LA
LITERATURA PUNTANA ACTUAL; se nombró una comisión para la selección
de las poesías y se encargó el prólogo de la MUESTRA al Profesor de la
Universidad, Plácido Alberto Horas.




LA REVISTA “SAN LUIS”- Ha sido, con la revista Ideas en su momento,
los dos más elocuente testimonios de dos movimientos literarios y culturales en
la provincia. Desde el punto de vista de la historia de la literatura puntana, dos
repositorios insospechada riqueza para quien deseara profundizar en el análisis
de tales movimientos, o simplemente tomar contacto con algunos escritores,
cuanto más con aquél os que no l egaron a publicar libros.
La revista SAN LUIS empezó a aparecer en marzo de 1948 y tuvo como
único Director a Pascual M. Racca. Continuó publicándose sin inter upción
durante más de tres lustros; después de una pausa y procediendo a la
celebración de los JUEGOS FLORALES que por iniciativa de Racca se
organizaron y realizaron economiásticamente en octubre de 1965, al cumplirse
el vigésimo aniversario de la benemérita Asociación, apareció en voluminosa
entrega esa revista tan cara a los puntanos. Ese número fue extraordinario no
sólo en presentación, si no principalísimamente por su contenido: síntesis de la
obra realizada durante veinte años por un conjunto de hombres que se
asociaron porque “CREYERON EN LA SUPREMACÍA DEL ESPIRITU”, como
reza la placa con que testimoniara su adhesión a ese acontecimiento la Filial
“San Luis” de la SADE.
El deseo de Pascual M. Racca había sido que la revista fuera un vehículo
de cultura periodística, una expresión progresiva del que hacer cultural y
económico, una manifestación de las riquezas materiales y de las posibilidades
de explotación de las mismas, para el engrandecimiento de la patria chica. Por
eso buscó colaboradores para la revista que respondieran a la multiplicidad de
sus
ideas:
geógrafos, ingenieros, agrónomos, médicos, abogados,
economistas, historiadores… Y, desde luego, representante de la creatividad
mediante la palabra. Porque supo buscar encontró en la provincia misma más

escritores que los que otros hubieran logrado. Y promovió a aquéllos que
estaban en la penumbra, para que salieran, sin temor a la luz. Los encontró
asimismo en personas de fuera, pero que vivían en San Luis. También, en
algunos números de la revista, encontramos colaboraciones que viajaron para
llegar a nuestras prensas.
La Universidad local, en una forma u otra, simpatizó con la revista y en el a
dejaron su mensaje varios profesores. Nombro a Plácido Alberto Horas,
Alejandro Canale Canova, Jaime María de Mahieu, Manuel Balanzat, Pedro
Humberto González, Luis Merlín, Manuel Horacio Solari, Humberto Mario
Lucero, Rodolfo kaiser Lenoir.
Entre los jurisconsultos nombro al Dr. Luis A. Luco, Adolfo Barbeito
Figueroa; entre los médicos a los doctores Manuel G. Vivas, Dalmiro Pérez
Laborda; en el amplio espectro de los cultores de las ciencias, a Agúndez
Molina, Domingo Sesín, Teófilo Arce Jofré, Ricardo G. Capitanel i, Dra. Ada I.
Pastore, José I. Maldonado, etc.
Y, del mayor interés en nuestra reseña, en la poesía y la literatura pura:
Antonio Esteban Agüero, Ricardo Nervi, Berta Elena Vidal de Battini, Raquel
Aljadeff, Polo Godoy Rojo, Claribel Morales de Barbenza, José Alejandro
Lucero, Julio Ferramola, Enrique Ojeda, Reynaldo A. Pastor, Miguel Otero Alric,
César Rosales, Gilberto Sosa Loyola, José Anel o, Nicolás Jofré, Isaac Sosa
Páez, Guil ermo Belgrano Rawson, Onésimo Alaniz, Antucó Fernández,
Carmen Quiroga de Chena, Ruth Lucero de Consigli, Emilio y Francisco
Casañas Lemos, Ricardo Raf aíni, Reynaldo Anzulovich, Jesús L. Tobares, y
varios más. Tuve la dicha de colaborar desde los momentos iniciales hasta el
final de la revista SAN LUIS.



CREACION DE LA FILIAL “SAN LUIS” DE LA SADE


Este trabajo tiene principalmente un sentido histórico. He necesitado, pues,
perspectiva de años. Es cierto que los grupos literarios se entrecruzan a
menudo; pero no podría escribir ahora la historia de las letras del 60 en
adelante. Con todo, he considerado necesario dar noticia de la creación de la
Filial “San Luis” de la Sociedad Argentina de Escritores y de su órgano la
revista Virorco, por la importancia que tuvo en un momento que empieza a
alejarse, y por su gravitación posterior.
Llegó por los caminos del espíritu, en marzo de 1965, la hora de la
fundación de la Filial “San Luis” de la Sociedad Argentina de Escritores. Fue su
promotor el encumbrado poeta César Rosales, residente en la Capital Federal.
Entre los socios fundadores figuró ese incansable propulsor de la cultura
puntana, don Pascual M. Racca. Le dio lustre al amado cantor de Merlo,
Antonio Esteban Agüero. Le dio sangre la juventud del alma y la esperanza.

La primera Comisión Directiva quedó constituida así:
Presidente: María Delia Gatica de Montiveros.
Secretario: Jesús L. Tobares.
Tesorero: Julio I. Ferramola.

Vocales Titulares: Antonio Esteban Agüero y Carlos A. Ponce
Vocales Suplentes: Angela G. de Frei y Pascual M. Racca




LA REVISTA VIRORCO


A los tres meses de la constitución definitiva de la entidad se hizo realidad
el anhelo de una revista como órgano propio. Apareció en junio de 1965. Desde
entonces empezó a colaborar en la revista y a actuar en la Filial Hugo A.
Fourcade, quien con Jesús L. Tobares constituyen permanentes sostenes de
SADE-San Luis.
Integraron el grupo de los primeros colaboradores de VIRORCO, además
de los miembros de la Comisión Directiva y Hugo Arnaldo Fourcade, los
siguientes escritores y poetas: Enrique Ojeda, Miguel Angel Lucero, Urbano J.
Núñez, Delia María Montiveros de Mol o, Juan Carlos Barbeito, Beba Belzunce,
Rosa Zavala de Hombre, Enrique Manoyo, Roberto Barroso, Estela Ruth
Lucero de Consigli, Ricardo de Pantano.
En las PALABRAS PRELIMINARES de aquel número escribimos: “Esta
revista de tierra adentro surge, como toda publicación similar, de un ahincado
querer, de un insoportable esperar. Cuando se han fundido los círculos de la
soledad individual en una institución de carácter cultural, se anhela la
prolongación de la hoja impresa. Porque una asociación que aspira cabalmente
a realizar obra de cultura no puede cerrarse en sí misma. Y una de las formas
mejores de hablar en voz alta a cuántos deseen escuchar es la revista.
¿El nombre elegido? VIRORCO, espiral sonora de consonantes y vocales
que se abre en pabellón. Juan Ramón Jiménez escribió alguna vez: “Creemos
los nombres; luego derivarán las cosas”. Y aunque esta palabra no es creación
nuestra, sino que tiene antigüedad de raíz en la tier a puntana, el tomarla para
denominar nuestra revista le damos valor de símbolo, que, como tal, es
creación.
“Con este prestigio añejo de misterio y bel eza, VIRORCO va a simbolizar
nuestras ansias de ahondar en lo propio para alcanzar universalidad, según el
consejo genial de Goethe”.
“Cuando los sueños se hacen realidad, como en este caso, parece que se
toca una cuerda de infinito”.
Los escritores que nos reunimos en 1965, y los que vinieron después a
SADE-San Luis, continuamos con el anhelo de tocar cuerdas de infinito.









SINTESIS BIBLIOGRAFICA


- Las obras principales
de los escritores considerados en esta
Pequeña Historia.
- Asociación de Empleados del Banco de la Provincia de San Luis.
Muestra de la Poesía Puntana Actual. Prólogo y notas del Prof.
Plácido Alberto Horas. Ed. San Luis.
- Casa de San Luis en Buenos Aires. Mesa Redonda Sobre la Poesía
de Antonio Esteban Agüero. Imprenta Oficial. San Luis. 1972.
- Centro de Investigaciones Folklóricas “Prof. Dalmiro S. Adaro”.
Homenaje al Profesor Antolín Magal anes”. Imprenta Oficial. San
Luis, 1976.
- Comisión pro-celebración del Centenario. Centenario de la Ciudad de
Vil a Mercedes (San Luis). Talleres Savino, Río IV 1956.
- Consejo de Madres. Juegos Florales. Imprenta “La Reforma” San
Luis, 1920.
- Chena, Carmen Quiroga de. Voces de San Luis. Talleres Gráficos
SEMCA, Bs. As., 1947.
- Reynaldo A. Pastor. San Luis. Su gloriosa y cal ada gesta. Imprenta
Chiesino, Buenos Aires, 1970.
- Gilberto Sosa Loyola. El Constituyente Llerena por San Luis, 1943.
- Escuela Normal “Juan Pascual Pringles”. Primeras Jornadas
Provinciales de Literatura Sanluiseña. Universidad nacional de San
Luis, San Luis, 1983.
- Gez, Juan W. Historia de la Provincia de San Luis. Talleres Gráficos
J. Wess y Prevche, Buenos Aires, 1916.
- Lucero Jesús T. Reseña Histórica de la Escuela Normal Superior
“J. P. Pringles”, en el 75º Aniversario de su fundación. Universidad
Nacional de Cuyo, San Luis, 1951.
- Vítor Saá. La Escuela Normal “Juan P. Pringles”. Boceto Histórico
y Juicio Crítico de su Magisterio Secular. Comisión Central
Ejecutiva del Centenario. San Luis, 1976.
- Montiveros, María Delia Gatica de. Mujeres de mi pueblo. Imp.
Oficial, San Luis, 1975.
- Montiveros, María Delia Gatica de. El Magisterio de don Dalmiro S.
Adaro. Imprenta Oficial, San Luis, 1975.
- Montiveros, María Delia Gatica de. Mujeres del Pasado Puntano. En
Revista Virorco, Nº 10 y 11, 1966.
- Núñez, Urbano J. La imprenta en San Luis. Talleres Gráficos
Celorrio, San Luis, 1953.
- Núñez, Urbano J. Historia de San Luis. Plus Ultra, Buenos Aires,
1980.
- Velázquez, Felipe S. (con la colaboración de Juan T. Zavala, Eulalio
Astudillo y Emeterio Pérez). Memoria Descriptiva de la Provincia de
San Luis. Imprenta “El Pueblo” San Luis, 1889.
- Diarios. De San Luis:
- “El Oasis”, en sus dos épocas.
- “La Reforma”
- “La Opinión”

- “El Diario de San Luis”
- “La Voz del Sud” (de Vil a Mercedes)
- “Hoja Puntana”, periódico, de los Rvdos. Padres Dominicos.
- “Croquis”, periódico del Ateneo José Ingenieros.
- “La Nación” y “La Prensa”, de Buenos Aires (números pertinentes)
- “Los Andes”, Mendoza.



REVISTAS:

-
“El Siglo” (1900)
- “Lafinur”
- “Pringles”
- “Carlos Guido Spano”
- “Revista Cultural”
- “Revista del Centro Puntano”, de Buenos Aires.
- Revista “Ideas”, colección.
- Revista “San Luis”, colección.
- Revista “Virorco”, en circulación.




* * FIN **